« El lunes comienzaLa prioridad del Papa »

14.03.09

El santuario de Dios

A las 12:00 AM, por Guillermo Juan Morado
Categorías : Importado

El templo de Jerusalén contaba con un edificio sagrado, el santuario, y con grandes atrios. En los atrios se realizaban diferentes actividades; no así en el santuario, que era un espacio sagrado al que no todos tenían acceso. El santuario incluía dos partes: el Santo y el Santo de los Santos. En el Santo sólo podían entrar los sacerdotes, y en el Santo de los Santos sólo podía entrar el sumo sacerdote una vez al año.

A los judíos que le pedían signos que lo acreditasen, Jesús responde: “Derribad este santuario y en tres días lo reconstruiré”. San Juan anota que “hablaba del santuario de su cuerpo” (Jn 2,21). Jesús es el verdadero santuario, rechazado y destruido por los hombres, pero reconstruido por la fuerza del amor de Dios. El Señor anuncia así su misterio pascual: su pasión, muerte y resurrección.

El Señor es el Mesías crucificado; escándalo para los judíos y necedad para los griegos, pero, para todos los llamados, fuerza y sabiduría de Dios (cf 1 Cor 1,22-25). San Pablo expone así, con gran vigor, el mensaje de la cruz. En la cruz de Jesús se manifestó el amor gratuito y misericordioso de Dios. De ese árbol bendito brota para nosotros la gracia de la salvación.

Para los judíos, que ponían su esperanza en las obras y de ellas esperaban la salvación, la cruz era motivo de escándalo; constituía una trampa, una piedra de tropiezo. Dios se manifestaba, pensaban, con signos prodigiosos, no en el dolor, en el fracaso y en la aparente derrota de la cruz. Por su parte, los griegos, los paganos, veían en la cruz una afrenta a la razón y a la sabiduría humana; una locura, un insulto a la sensatez.

Comentando la teología paulina de la cruz, el Papa Benedicto XVI escribe: “El Crucificado desvela, por una parte, la debilidad del hombre; y, por otra, el verdadero poder de Dios, es decir, la gratuidad del amor; precisamente esa gratuidad total del amor es la verdadera sabiduría” (Audiencia, 29-X-2008). La gloria de Dios, su fuerza, su poder, se manifiesta en la renuncia a la propia superioridad y en la elección de la necedad del amor. Se abre de este modo, para cada uno de nosotros, un camino de identificación con Cristo: no vivir para nosotros mismos, sino, como dice San Pablo, vivir en la fe del Hijo de Dios, “que me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Ga 2,20).

Nuestra vocación es la de ser piedras vivas del santuario de Dios que es Cristo (cf 1 Pe 2,1-10). Para ello debemos dejarnos guiar por la gracia de Dios a fin de cumplir los mandamientos, rechazando toda idolatría – también la idolatría del dinero – , y abrazando, con amor, la Cruz de Cristo.

Guillermo Juan Morado.

Todavía no hay comentarios

Los comentarios están cerrados para esta publicación.

Guillermo Juan Morado

Guillermo Juan Morado

Guillermo Juan Morado es sacerdote diocesano. Doctor en Teología por la PUG de Roma y Licenciado en Filosofía.

En este blog

Abril 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Algunos libros de Guillermo Juan



Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso