26 de Mayo: San Felipe Neri: humor y humildad

“Felices los que saben reírse de sí mismos, porque nunca terminarán de divertirse” (Santo Tomás Moro)

Desde hacía muchos años por las calles de Roma se solía encontrar a un humilde capuchino de estatura mediana y de modales amables y graciosos.

Llevaba siempre en sus espaldas una bolsa y era llamado por la población “Fra Deo gratias”, ya que a quienquiera que encontrase por el camino, se dirigía a él con este particular saludo, que significa “Gracias a Dios”. Era el religioso una especie de hermano lego que pasaba la vida haciendo el bien por las calles de Roma y pidiendo limosnas. Su nombre era Felice da Cantalice, quien, por humildad, solía llamarse a sí mismo “el asno de los capuchinos”.

Un día, teniendo cierta prisa y en medio de una multitud, comenzó a decir:

- ¡Paso, señores! ¡Dejad pasar el asno de los frailes!

La gente, haciéndose a un lado, se preguntaba dónde estaría dicho animal.

- ¿No lo veis? –respondía Fra Felice–, soy yo, ¡el asno de los capuchinos!.

Su compostura era tan similar a la del santo florentino que casi podría decirse que eran almas gemelas. Cuando ambos se encontraban parecía como si quisiesen ver quién hacía el mayor ridículo.

Uno se arrodillaba frente al otro; el otro bailaba una pieza en su honor y, cuando se despedían, se decían:

- ¡Podría verte morir reventado por amor de Dios!

A lo que el otro respondía:

- ¡Y yo podría verte colgado y destrozado por el mismo amor!

La gente que asistía a estos extraños encuentros se divertía sobremanera y quedaba totalmente edificada por tanta gracia y simplicidad.

Narremos otro episodio entre ambos.

Una calurosa tarde, Fra Felice se encontró en Vía dei Banchi Vecchi con Felipe; luego de las acostumbradas payasadas de bienvenida, le preguntó:

- ¡Eh, florentino!, ¿tienes sed?

- Es la Providencia que te manda con este calor endemoniado –respondió Felipe.

- ¿Sabes? Tengo aquí un vino realmente bueno –dijo el fraile.

En tanto, algunos de los que pasaban por allí comenzaron a observar el espectáculo.

Fra Felice tomó la botella que le acababan de donar para los capuchinos y se la dio al Padre Felipe. Éste, mostrando mucha avidez, la tomó con ambas manos y la llevó hasta la boca como si fuese todo un borracho profesional, bebiendo con enorme placer.

La gente reía y se decía para sí:

- ¡Mira, mira a estos dos frailes cómo beben!

Luego de que Felipe bebiera, le tocaba el turno a su amigo:

- Ahora quiero que tú también te mortifiques públicamente –le dijo en voz baja.

Fra Felice haciendo lo mismo, se llevó la botella a la boca y después de haber terminado hasta la última gota, se saludaron mutuamente y siguieron cada uno su camino.

Eran muestras públicas de humildad para no pasar por santos.

18 comentarios

  
José Luis
Si vemos aquí, los santos no querían presumir, y tenían la necesidad de decir cosas y obrar como "locos", y el mundo se reía.

Leer la vida de los Santos, pero no por simple curiosidad, sino para imitar sus virtudes,

Tampoco debemos fiarnos de todos los pensamientos que hay en Internet, que tratan de atribuir a Santo Tomás Moro por ejemplo. Cuando quise comprobar que hay de acierto en esa frase de Santo Tomás Moro, la Biblioteca de Autores Cristianos, en la vida que nos presenta de este santo, no he encontrado esa frase.
A propósito del humor a costa de los Santos, cuando leyendo biografías bastantes serias e inteligentes como la Biblioteca de Autores Cristianos, en su colección «Año Cristiano»; que cuando lo conocí había cuatro tomos, siempre estuve buscando y esperando que nuevamente pudiera aparecer y poder comprarlo. Fue una grata sorpresa, que de aquellos 4 tomos, ahora son 12, uno por cada mes del año, biografías extensas, y otras menos extensas.

A los santos se les mete en la zambra de los videntes, los adivinos, la superchería y las voces de ultratumba. Ahora hay santorales para agnósticos y santorales de puro humor a costa de los santos que pueden alcanzar cotas notables de acidez o de impiedad. ¿No es el caso de anuncios y montajes publicitarios a cargo del santoral y al servicio de cualquier producto del mercado? » (Joaquín L. Ortega. Director de la BAC. Año Cristiano, Introducción, Enero pág. XVI. Biblioteca de Autores Cristianos. 2002).

Una vida de santo, de santa, bien escrita, vemos su penitencia, sus sacrificios, como superaron terribles tentaciones. Ahí se busca el espíritu de la fe, pues el humor puede ser una cosa aparte, pero no es eso lo que a mi parecer pretendían los santos, sino su entrega radical y obediente a Jesucristo. Pienso también que aquellos escritores, a costa de los santos, buscan su propia gloria. Por eso, y con frecuencia, también se dice, en algunos medios de noticias, que tal pastor hizo reír por su chiste, por su humor, por sus bromas. Pero creo que no estamos para esas cosas, sino como enseña la Palabra de Dios, la penitencia, el sacrificio, llorar los pecados. No hace mucho, alguien compartió una estampa, Cristo todo herido, llagado, colgado en la cruz, muerto, Y debemos poner más nuestra mirada en los sufrimientos de Cristo. El cristiano de por sí, es alegre, pero sin la caza del humor.
Si lo que buscamos en los Santos, son sus anécdotas, solo eso, para pasar un buen rato, nos estamos perdiendo cosas bellísimas del Espíritu Santo.

No soy de los que tienen confianza de tales frases que atribuyen a los Santos, pero que no indican donde han sido tomada.

La vida del cristiano es alimentarse del conocimiento de Cristo, no dejarnos llevar por las fantasías de muchos escritores que están lejos de la verdadera piedad.

Los santos padecían, incluso mucho más que nosotros, tentaciones espantosas, como he referido. Pero no querían pactar con la medida del pecado, y no aceptaba la medida de nuestro hombre viejo.

Cuando leemos algunas escenas de algún santo, simpáticas, tenemos que fijarnos también en sus ayunos, en que han sido incomprendido, despreciado. Sin embargo, vivían felices. La naturaleza del cristiano no es dejarse someter a la amargura ni a las incomprensiones que tenemos en este valle de lágrimas, peregrinos somos para la verdadera Patria que nos espera el Señor.
26/05/17 4:07 PM
  
José Luis
De las Admoniciones de San Fancisco de Asís, Biblioteca de Autores Cristianos.

Cap. VI: De la imitación del Señor
Consideremos todos los hermanos al buen pastor, que por salvar a sus ovejas sufrió la pasión de la cruz. Las ovejas del Señor le siguieron en la tribulación y la persecución, en la vergüenza y el hambre, en la enfermedad y la tentación, y en las demás cosas; y por esto recibieron del Señor la vida sempiterna. De donde es una gran vergüenza para nosotros, siervos de Dios, que los santos hicieron las obras y nosotros, recitándolas, queremos recibir gloria y honor.

[Cap. XX: Del religioso bueno y del religioso vano]
Bienaventurado aquel religioso que no encuentra placer y alegría sino en las santísimas palabras y obras del Señor, y con ellas conduce a los hombres al amor de Dios con gozo y alegría (cf. Sal 50,10). ¡Ay de aquel religioso que se deleita en las palabras ociosas y vanas y con ellas conduce a los hombres a la risa! (1-3)
26/05/17 4:22 PM
  
Carlos Enrique Correa
José Luis: tienes razón en lo de hacer parodias con los santos. Sin embargo, y aunque no he verificado, me parece que la frase sí puede ser de Tomás Moro debido a su buen sentido del humor. Como bien dices, vivimos en un valle de lágrimas (por el dolor que nos produce nuestros pecados y no por otra cosa). Pero la felicidad de la salvación gratuita vuelve al cristiano un ser lleno de gozo y de alegría, que es una nota característica de los santos. A Francisco de Asís se le atribuye la frase: "un santo triste es un triste santo". Independiente de que sea verdadera o falsa la atribución, lo cierto es que (pienso yo) ningún cristiano puede ser triste.
26/05/17 7:24 PM
  
Cipriano
El otro santo que menciona el padre Javier en el post es Felice da Cantalice. Hay una anécdota curiosa con éste santo y mi pueblo. Resulta que san Félix (por ahora así a secas) es el co-patrono del pueblo donde nací (la patrona principal es la Inmaculada Concepción y el templo principal ésta dedicado a ella) Pueblo enclavado en el estado Bolívar, Venezuela, y que hoy conforma con Puerto Ordaz una gran urbe: Ciudad Guayana.

Pues bien por un largo tiempo los citadinos no sabíamos nada de éste san Félix. Nadie hablaba de él, de sus origines, etc., ni siquiera se celebraba su día como corresponde al santoral. Un día (estoy hablando de 20 años más o menos) colocaron en el templo una estatua con la imagen, presumiblemente de un santo, pero lo llamativo era que cargaba a Jesús niño en los brazos. Intrigado por el asunto pregunto y me responden que es san Félix, y la verdad es que representaba doble sorpresa para mí, porque no sabía de algún otro santo que cargara al niño Dios en los brazos, recordaba a san Antonio de Padua, a san Cayetano, a san Cristobal (sobre los hombros) incluso a san José, hasta ahí, pero no a un "san Félix".

Entro en internet a investigar, pero resulta que en el santoral de la Iglesia hay veintidós Félix (entre ellos tres papas) ¿cual será? Finalmente encuentro el coincidente, y ciertamente, san Félix de Cantalicio (Felice da Cantalice) lo representan con el niño Jesús en brazos. Por cierto la estatua parece que estaba en la curia parroquial hasta que el último Obispo de Ciudad Guayana decidió pasarla al templo de la Inmaculada Concepción en san Félix.

Total para no hacer tan largo esto, termino diciendo que el poblado fue fundado el 20 de noviembre de 1724 por capuchinos catalanes con el nombre de la Purísima Concepción del Caroní, y que san Félix de Cantalicio era, como dice el padre Javier un hermano lego capuchino y su fiesta se celebra el 18 de mayo, recién hace unos días.
26/05/17 7:54 PM
  
Palas Atenea
José Luis: Imitar sus virtudes sí, creer que la insipidez es una virtud, no. La seriedad (entendida como "cara de palo" y aspereza) no es ni un don del Espíritu Santo ni virtud alguna, ni siquiera cardinal. La seriedad sólo puede entenderse como virtud cuando va unida a las virtudes de la Templanza y la Fortaleza, pero no hay razones para que tales virtudes sean incompatibles con un carácter irónico. Fuera de dichos atribuidos lo que sí parece ser cierto es que, tanto San Felipe Neri como Santo Tomás Moro, tenían "salidas" que podían entenderse como irónicas.
Te lo puedes creer o no, pero es más fácil creer que los santos tuvieran caracteres distintos que creer que hicieran milagros.
Eso es como suponer que Chesterton tiene un problema con la santidad por ser como era. Si tiene problemas con la santidad, desde luego, no es por eso.
A mi me han hecho sonreír hasta los Evangelios, quizás porque tengo facilidad para ello, pero los últimos versículos del Evangelio de San Juan (21, 18-23) cuando Jesús le dice a Pedro lo que le espera cuando sea viejo y él mira hacia atrás y ve al Discípulo Amado y pregunta: -¿y éste qué? a mi siempre me hace gracia porque me da ternura que San Pedro quisiera apoyarse en el mal de muchos.
Ten en cuenta que nadie es gracioso si el otro no se ríe y entonces el problema no es del gracioso sino del malaje* que le está escuchando.

*Para el que no sea andaluz malaje ("mal ángel") es todo aquel que es cenizo, plomo, insípido y taciturno, porque "tener ángel" significa, precisamente, tener gracia.
26/05/17 8:28 PM
  
Palas Atenea
Además, ahora tenemos dos calendarios: el litúrgico y el de la ONU. Comparad ambos y veréis que el litúrgico, quitando la Cuaresma y la Semana Santa, es muchísimo más variado y divertido, por ejemplo: según el calendario litúrgico hoy es San Felipe Neri, según el de la ONU es el "Día del cáncer de pulmón". El día de mi cumpleaños, 5 de junio, es el día de San Bonifacio-santo al que se le atribuye haber puesto el primer abeto por Navidad-según el de la ONU es el "Día Mundíal del medio Ambiente" en el que nos informarán con pelos y señales de los últimos augurios sobre el fin del mundo ahogado por los plásticos. ¡Ni color!
La última sonrisa que el mundo vea será la de un cristiano contemplando la Segunda Venida de Jesucristo.
26/05/17 8:43 PM
  
José Luis
Carlos Enrique, Dios te bendiga,

Fíjate a quienes han sido atribuidas la frase: "Un triste santo es un santo triste":
a Santa Teresa de Jesús,
a San Francisco de Sales,
a San Francisco de Asís.
No sé si habrá algún otro, pero a mí me han llegado así.

Hay carmelitas descalzas, de las que conocen la vida de Santa Teresa de Jesús, dice que la frase se le atribuye a la Santa Doctora. Se le atribuye, pero que no es original de ella.

En un mensaje del Papa Francisco:

• «Teresa de Jesús invita a sus monjas a «andar alegres sirviendo» (Camino 18,5). La verdadera santidad es alegría, porque “un santo triste es un triste santo”. Los santos, antes que héroes esforzados, son fruto de la gracia de Dios a los hombres. Cada santo nos manifiesta un rasgo del multiforme rostro de Dios. » (Mensaje, Vaticano, 15 de octubre de 2014).

A no ser que se haya equivocado en la redacción de este mensaje del Papa Francisco, en las obras completas de Santa Teresa de Jesús, dice algo distinto:

«Y es esta nuestra naturaleza tan negro, flaca, que aún quitándonos la ocasión con decir no es nada, lo sentimos, cuantimás viendo lo sienten por nosotros. Hácenos crecer la pena pensar que tenemos razón, y pierde el alma todas las ocasiones. que haya tenido para merecer, y quéda más flaca para que otro día venga el demonio con otra cosa peor. Y aún acaece hartas veces que, vos no queráis sentirlo, os dicen que si sois bestia, que bien se sientan las cosas, u que hay alguna amiga.» (Obras completas de Santa Teresa de Jesús, Camino de perfección, 18,5. pág. 233. Biblioteca de Autores Cristianos. BAC. 1982)

Qué importante es colocar las frases o pensamientos espirituales, si no, pues terminamos haciéndonos la vida más complicada.

Lo de Santo Tomás Moro, bueno, era un cristiano, no era un monje, tenía una misión que cumplir, no era predicador, y él pensaría de esa forma, si la frase se atribuye a Él.

Pues lo que hemos tenido más tiempo para ir conociendo la Sagrada Biblia, las diversiones no son compatibles con la vida cristiana. Ya sé que habrá cristianos que lo pasan bien, que dirá lo que quiera decir. pero no podemos anular la Palabra de Dios por las tradiciones humanas.

En la vida de los Santos no estamos a la caza del humor, aunque nos alegre la vida como San Felipe Neri y San Felix Cantalicio, hace algunos años ya lo había leído, me hizo gracia. Pero la vida del creyente está en padecer por amor a Cristo, pues no suceda que nuestras risas se conviertan en el futuro en llantos y amargura. La alegría cristiana está por encima de toda mediocridad.

Las anécdotas de los Santos nos estimula a vivir la vida de piedad auténtica. La alegría del Evangelio cuando se comprende, el alma deja de ser mundana. La alegría del cristiano el mundo no puede conocerlo, El cristiano aunque sufra, y derrame lágrimas por amor al Señor nuestro Dios, es más alegre que cualquier cosa que pueda haber en este mundo.
26/05/17 9:36 PM
  
José Luis
Pala Ateneas, el Señor te bendiga siempre.

No debes cambiar las cosas, no iba yo por ahí, de tener "cara de palo", o cualquier otra cosa. No,

La alegría cristiana está por encima de la medida de nuestro hombre viejo.

Hecha un repaso: del P. José María Iraburu, aquí en Infocatólica:
La alegría cristiana (I) -
La alegría cristiana (II)
La alegría cristiana (y III)

(315) La alegría pascual cristiana (I), la que falta al mundo (9-04-2015).
(316) La alegría pascual cristiana (II), hay que pedirla y procurarla (14-04-2015).. -Oración y alegría
(318) La alegría pascual cristiana (y III), y sus cien motivos (26-04-2015).

Etc.,

Aparte de esto, no nos puede ayudar en el crecimiento, si solamente leemos el Evangelio para reírnos, pero luego no nos parecemos a Jesús, en la obediencia a Dios Padre, en el amor tan intenso que tenía por salvar a las almas.
La Sagrada Biblia no es un libro de entretenimiento, de "pasar un buen rato". Pues es necesario vivir para el cielo, vivir para Dios, que para eso hemos sido creado. No para hacer el payaso, ni buscar los aplausos.
26/05/17 9:51 PM
  
José Luis
Corrección, Si es que tal frase se atribuye a Santo Tomás Moro, pues sería del Santo, pero ¿y si no es así?.
26/05/17 9:52 PM
  
Palas Atenea
José Luis: No estoy de acuerdo. Santo Tomás Moro no pensaba de otra forma, si lo hubiera hecho con sólo echar su firma sobre un documento habría salvado la vida. Ten en cuenta que estás hablando de un mártir.
Nadie está a la caza del humor, lo sabrías si tú tuvieras ese don, el humor es parte del carácter de una persona. Nadie se salva por tener buen humor pero tampoco se condena y, además, el humor nada tiene que ver con la vida plácida, el relajo, la salud o la alegría.
Mi propio padre tuvo una larguísima y dolorosa enfermedad y no perdió el sentido del humor que, de vez en cuando, afloraba porque él era así.
Si entiendes que la vida de piedad auténtica está reñida con las personas cuyo carácter tiene esa tendencia te estás inventando un pecado que no existe, no aparece en los Evangelios, ni en la Tradición, ni en ninguna encíclica y dejas fuera de la piedad a todo aquel que no sea un muermo. La vida del creyente no es padecer por amor a Cristo, eso te lo has inventado tú, la vida del creyente es alabar a Dios en las alegrías y en las penas y saber cuando es tiempo de sembrar y de cosechar, de acudir al festejo de las Bodas de Caná y de morir en la Cruz. El carácter triste puede llevar a la acedia y ésta, según los Padres de la Iglesia y Santo Tomás de Aquino, es un problema muy serio.
Separar la alegría del humor es un artificio que te has inventado y que no existe, no es lo mismo pero tampoco son términos opuestos ni tampoco son sinónimos el humor y la mediocridad. ¡Menudo cacao mental!
26/05/17 10:32 PM
  
Palas Atenea
Yo no he dicho que leo el Evangelio para reírme ¡qué atrocidad! he utilizado el término sonreír que no es lo mismo. Si todo el que sonríe, ríe o hace una broma es un payaso ¿cómo expresas la alegría? ¿hacia dentro?
¿Y la ternura? ¿cómo la expresas? ¿A cinco metros de distancia del sujeto y poniendo cara de ajo porro?
La verdad es que no te veo como evangelizador con esa forma de entender las cosas. ¿A quién se puede convencer diciendo que el humor pertenece al hombre viejo? ¿en qué parte de los Evangelios dice tal cosa? ¿Vas a reprender a todo el que haga una broma por "mediocre"? ¿crees que la falta de humor te va a salvar de la mediocridad? ¿crees de verdad que el Día del Juicio a alguien se le va a reprochar el haberse reído alguna vez en su vida aunque haya sido un ejemplo de misericordia? ¿piensas que la frase "por sus frutos los conoceréis" se está refiriendo a los que no sonríen como más fructíferos que aquellos que jamás lo hacen?
Yo no percibo en tus escritos ninguna alegría, será por torpe, pero más bien parece todo lo contrario. ¿Cómo demuestras que estás alegre?
Los sistemas nazi y soviético sólo entendían el sarcasmo (la parte mala del humor) pero odiaban el humor sano, por algo sería.
26/05/17 10:48 PM
  
Palas Atenea
Perdón, rectifico: "¿piensas que la frase "por sus frutos los conoceréis" se esta refiriendo a los que no sonríen como más fructíferos que aquellos que jamás lo hacen?" debería ser cambiada por: "¿piensas que la frase "por sus frutos los conoceréis" se está refiriendo a los que no sonríen como más fructíferos que los que lo hacen?", de lo contrario no tiene sentido.
26/05/17 11:11 PM
  
José Luis
Pala Ateneas, déjalo, que estás perdiendo los nervios.


Es mejor que te dediques en serio a leer el Evangelio, pero con amor y fe,
EN el comentario anterior te he dejado unos temas, que puedes leer del P. José María Iraburu.

Pero me has hecho sonreír, y es que en el Nuevo Testamento nos explica muchas cosas interesante, la Palabra de Dios. Pero cuando, quien sea, leyendo la Sagrada Biblia, no busca la gloria de Dios, no llega a entender nada. Palas Ateneas, en ningún momento te he acusado, pero hay muchas personas que son muy mal pensadas. Porque no se les dice siempre las cosas a su propio gusto. Pero tus comentarios hacia mí, no me molestan nada, pues no tienen sentido las preguntas que has hecho.

Cuando comencé, ya hace muchos años, a leer la Sagrada Biblia, Antiguo y Nuevo Testamento, habla sobre las necias risas, locura, las carcajadas de los necios, y el Señor nos pide que no tengamos semejantes conductas, porque ellos se muestran así, porque no aceptan al Señor, y son enemigos de los hijos e hijas de Dios, disfrutan de este mundo.
Tus comentarios han sido demasiado precipitados. Tómate tu tiempo, y mira esas enseñanzas del P. Iraburu, pues él te lo explica muchísimo más claro. Y espero que lo entiendas.

27/05/17 7:36 AM
  
José Luis
Lc 1,46-55:

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.
Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.
Amen.
27/05/17 10:35 AM
  
Palas Atenea
José Luis: No mandes leer los Evangelios a quién no conoces porque eso es pecado de orgullo. Puedo haber leído los Evangelios mucho más que tú y estás dando doctrina. Hay que saber cuando se está hablando con un pagano y cuándo con un católico, cuando con un tibio y cuándo con alguien que no lo es y, finalmente, cuándo con una persona que ha leído mucho y cuándo con un analfabeto.
Yo no te trato a tí como una persona que no sabe lo que los Evangelios dicen si con alguien que un punto, que no es de doctrina, ve las cosas de un modo bastante extraño.
No es mi costumbre cuando hablo por mi misma citar los Evangelios, dado el tema del post, pero si quieres puedo cogerlos, hacer corta-pega y quedar como una reina.
¡Carcajadas necias y locas, risas estentóreas, quién ha hablado de eso!
27/05/17 3:21 PM
  
Palas Atenea
Por otra parte no has venido a buen sitio a menospreciar el humor porque algunos blogueros de Infocatólica, cuyo nombre no voy a citar pero que no son pocos, tienen el sentido del humor muy acusado por lo que presumo que habrá ciertos blogs donde no entres nunca. A ellos también deberías sermonearles y mandarles a leer la Biblia porque les falta mucho para ser ese "hombre nuevo" que, según tú debe carecer de tan poco cristiano carácter. Por cierto, los ateos que entran aquí son pocos pero, si es por eso, son más católicos que yo y que los blogueros. Sin hablar, ¡qué horror! del Padre Castellani y su famosa ironía.
27/05/17 4:12 PM
  
José Luis
Pala Ateneas, desde luego que usted se complica la vida.

Nadie ha menospreciado el humor de los santos, pero es necesario aprender de la Palabra de Dios.
Hace años comencé a escribir una serie de temas, y entre ello está eso que es el humor, las risas y carcajadas, necesité de la Sagrada Biblia, y también el pensamiento de los Santos Padres. "Corta y pega", lo justito, cuando no tengo esos datos en los libros en casa, pues claro que me hace falta. Por eso me he dedicado a comprar determinados libros, para comprobar si eso que dice tal santo o santa está o no está. Normalmente, lo que muchos encuentran en internet, son esas frases que tratan de atribuir a los Santos... pero que no se llega a encontrar en los libros importantes. Y por tanto, cuando en una frase, no pone ni capítulo, ni número de página, ni el título, sino que lo atribuye a tal, muchas veces lo he dejado pasar, porque no era verdad.

Sobre las risas necias, la encontramos en una meditación atenta a la Sagrada Biblia en el Antiguo Testamento. Sería demasiado fácil si yo pusiera la cita, aunque lo tengo en el documento que escribí, no lo voy a copiar.

Luego, también en el Nuevo Testamento Jesús también le desagrada esas risas, porque en un futuro se convertirán en llanto eterno, si el alma no se convierte a tiempo. Antes de leer la Sagrada Biblia, yo también reía como los necios, a carcajadas, pero son risas del diablo. La Sagrada Biblia a todos nos ayuda a comprender.

También los Santos, como San Francisco de Asís, que ya dejé dos admoniciones arriba.

Y si lees lo que en el primer comentario había escrito, que no ha sido "copia y pega", pues lo he pasado digital. «Ahora hay santorales para agnósticos y santorales de puro humor a costa de los santos que pueden alcanzar cotas notables de acidez o de impiedad...» (Joaquín L. Ortega. Director de la BAC. Año Cristiano, Introducción, Enero pág. XVI. Biblioteca de Autores Cristianos. 2002).

Muchas personas desean divertirse a costa de los Santos, y de ahí no pasa, se olvidan de sus ayunos, de sus sufrimientos, etc. para parecerse a Cristo. EL olvido de los padecimientos de Jesús y de María Santísima, enseguida desaparece cuando quieren pasar un rato divertido. Pues entonces en lo que leen de esos santos, no es la búsqueda por la gloria de Dios, sino los deseos del hombre viejo.

(Eclesiástico 27,13)
(Lc 6,25).
(Ga 3,3-4)
San José María Escrivá de Balaguer, «Amigos de Dios; 129, 178, 258»

También podría añadir otros textos que enseña otros Padres de la Iglesia como San Juan Crisóstomo, San Francisco de Sales, San Jerónimo, San Clemente de Alejandría, San Bernardo, etc.


Pero de nuevo, esfuércese un poco más, y a vaya a esos sitios, donde el P. José María Iraburu ha escrito enseñanzas espirituales que pueden ayudarla mucho mejor. Pero por comodidad, sé que no lo hará. Entonces, si se siente aburrida, rece con devoción el Santo Rosario, y espero que encuentre el verdadero sentido de la alegría espiritual, que no es ruidosa.

Y con esto ya pongo punto y final a este tema.

28/05/17 8:47 AM
  
Palas Atenea
No envíe a nadie a rezar, a leer o a meditar si no sabe quién es, lo contrario es arrogancia. Se lo he dicho y lo repito. Yo tampoco le enviaré a hacer penitencia porque mi mirada no es vertical sino horizontal, no sé si usted es sacerdote o no lo es, pero ensaye con la horizontalidad de vez en cuando, mirar de arriba a abajo es una práctica que suelen utilizar mucho los testigos de Jehová, razón por la cual casi nadie les quiere oír. Sentar a una persona para que escuche el discurso con el dedo levantado no es el camino, tal cosa se hace en la iglesia porque allí la jerarquía está clara.
28/05/17 8:04 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.