Dies Natalis del Beato Manuel Lozano Garrido-Serie “De Ramos a Resurrección” - El odio del mundo

Resultado de imagen de Dies Natalis Beato Manuel Lozano Garrido

Lolo murió para nacer. Por eso, nació entonces, aquel 3 de noviembre, como quien se ha pasado la vida atendiendo el espíritu ajeno para colmarlo de dicha. Y era como si al dar un paso, nada más que un paso, entre la vida y la otra vida, la eterna, todo hubiese cambiado para que sus merecimientos cobraran efectividad de cara a su propia salvación y, de paso, colaborara con aquellos que, desde entonces, pudieran dirigirse a tan esclarecido fiel católico.

Hoy recordamos, pues, el día en el que el Beato Lolo fue llamado por Dios. Y es que, con toda seguridad, el Creador quería tener muy cerca a quien nunca se había arredrado ante lo que le pasaba y había puesto muy buena cara y mejor corazón a tantas asechanzas físicas. A cambio de eso supo tener una fuerza de espíritu que ya querríamos muchos más dados a la tibieza en tal sentido.

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” -  El odio del mundo

  

“Si el mundo os odia, sabed que a mí me ha odiado antes que a vosotros. si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero, como no sois del mundo, porque yo al elegiros os he sacado del mundo, por eso os odia el mundo. acordaos de la palabra que os he dicho: el siervo no es más que su señor. Si a mí me han perseguido,  también os perseguirán a vosotros; si han guardado mi Palabra, también la vuestra guardarán. Pero todo esto os lo harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado. Si yo no hubiera venido y no les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa de su pecado. el que me odia, odia también a mi Padre. si no hubiera hecho entre ellos obras que no ha hecho ningún otro, no tendrían pecado; pero ahora las han visto, y nos odian a mí y a mi Padre. Pero es para que se cumpla lo que está escrito en su Ley:  ‘me han odiado sin motivo’”.

(Jn 15, 18-25).

 

Si había algo que debía atenazar el corazón de Jesús era lo que sus discípulos podían sufrir en su nombre, por estar con Él y guardar los mandamientos de Dios. Ya en el sermón de la montaña había dicho:

 

“Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa” (Mt 5, 11).

Ya hemos hecho referencia al tema del odio del mundo por el Hijo de Dios. Y siendo esto algo que preocupa a sus discípulos, bien podemos preguntarnos las razones de que el mundo hubiera odiado al enviado de Dios y que, acto seguido, hiciera lo mismo con  sus discípulos. 

El caso es que el mundo odiaba todo lo que no procediese de Él porque lo consideraba atentatorio contra sus intereses carnales. Por eso, la dignidad que mostraba Jesús en sus acciones era tenia por actitud a destruir y por eso iba a pasar otro tanto con sus discípulos empezando, precisamente, por aquellos que estaban comiendo la Pascua, en aquel momento, con el Hijo del hombre. Por eso Jesús, un poco después, diría, dirigiéndose a Dios:

“Yo les he dado tu Palabra, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como yo no soy del mundo. No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del maligno. ellos no son del mundo, como yo no soy del mundo” (Jn 17, 14-16).

En realidad, la persecución del mundo en contra del propio cristo como la inmediata de sus discípulos tiene relación con lo que Él dice: no aman la Palabra de Dios porque han manipulado la voluntad del creador a través de una Ley mundanizada y adaptada a los intereses de aquellos que la hacen. Por eso Jesús, en un momento determinado, lanza graves acusaciones contra aquellos, que, precisamente, están tramando su muerte. Y lo hace de una forma verdaderamente terrible a lo largo de siete manifestaciones de lo que podríamos denominar “santa ira”:

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, que cerráis a los hombres el reino de los cielos! ni entráis vosotros ni permitís entrar a los que querrían hacerlo” (Mt 23, 13).

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, que recorréis mar y tierra para conseguir un solo prosélito y cuando lo tenéis, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros!” (Mt 23, 14-15).

“¡Ay de vosotros, guías de ciegos, que decís si uno jura por el templo, eso no es nada, pero si jura por el oro del templo, queda obligado! insensatos y ciegos ¿Que vale más el oro del templo o el templo que santifica el oro? Y si alguno jura por el altar eso no es nada, pero si jura obre la ofrenda que esta sobre él, ese queda obligado ¡ciegos! ¿Qué es más la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda? Pues el que jura por el altar, jura por él y por lo que está encima de él Y el que jura por el templo, jura por él y por quien lo habita Y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por el que en Él se sienta” (Mt 23 16-23). 

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas, que diezmáis la menta, el anís y el comino y no os cuidáis de lo más grave de la ley la justicia, la misericordia y la buena fe! Y no es que sea malo hacer aquello, pero sin olvidar lo principal. Guías ciegos que coláis un mosquito y os tragáis un camello” (Mt 23, 23-25). 

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que limpiáis por fuera la copa y el plato, que, por dentro están llenos de rapiñas y codicias! Fariseo, ciego, limpia primero por dentro la copa y el plato y límpialo luego por fuera” (Mt 23, 25-27).

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que os parecéis a sepulcros blanqueados, hermosos por fuera, mas por dentro llenos de huesos de muertos y de toda suerte de inmundicia! así también vosotros por fuera parecéis justos a los hombres, mas por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad” (Mt 23, 27-28). 

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas y adornáis los monumentos de los justos y decís si hubiéramos vivido nosotros en tiempos de nuestros padres no habríamos sido cómplices suyos en la sangre de los profetas! con ello vosotros mismos os reconocéis hijos de asesinos de profetas. Colmad, pues, la medida de vuestros padres serpientes, raza de víboras. ¿Cómo escapareis del infierno? Por eso os envío yo profetas y sabios a unos los matareis y los crucificareis, a otros los azotareis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad, para que caiga sobre vosotros toda la sangre inocente derramada sobre la tierra” (Mt 23, 29-35).

Cada una de estas constataciones de la realidad era como un aviso, primero, a los mismos que criticaba y, luego, a los que, siguiéndoles, podían caer en sus mismos errores. Ellos, por su parte y según sus intereses, tenían mucho que alegar contra cristo y contra los suyos. Y, sin embargo, Jesús va un poco más allá en lo referido al odio que han tenido contra Él porque siendo Dios hecho hombre es más que cierto que también han odiado al propio Creador.

Es bien cierto que a Jesús, a pesar de conocer el corazón del hombre, se le hace duro aceptar qué ha pasado con muchos de los miembros del pueblo escogido por Dios. Sabiendo que gustan de pruebas de santidad y que las buscan en las señales… Él ha hecho muchas señales:

“Así, en caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus señales” (Jn 2, 11);

“Mientras estuvo en Jerusalén, por la fiesta de la Pascua, creyeron muchos en su nombre al ver las señales que realizaba” (Jn 2, 23);

“Fue éste donde Jesús de noche y le dijo: ‘Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede realizar las señales que tú realizas si Dios no está con él’” (Jn 3, 2);

“Después de esto, se fue Jesús a la otra ribera del mar de Galilea, el de Tiberíades, y mucha gente le seguía porque veían las señales que realizaba en los enfermos” (Jn 6, 1-2);

“Y muchos entre la gente creyeron en él y decían: ‘cuando venga el cristo, ¿Hará más señales que las que ha hecho éste?’” (Jn 7, 31);

“Entonces los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron consejo y decían: ‘¿Qué hacemos? Porque este hombre realiza muchas señales’” (Jn 11, 47);

“Jesús realizó en presencia de los discípulos otras muchas señales que no están escritas en este libro” (Jn 20, 30).

Y conociendo las escrituras judías como las conocían… muchas veces les ha dicho que de Él se hablaba en  ellas:

“Vino a nazará, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: ‘El espíritu del señor sobre mí, porque me ha ungido par a anunciar a los pobres la Buena nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos’ y proclamar un año de gracia del señor. Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. en la sinagoga todos los ojos estaban fijos en él. comenzó, pues, a decirles: ‘esta escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy’” (Lc 4, 16-21).

Les ha hablado, además, con una autoridad de la que han dicho, otros que no Él mismo, que era superior a la de los maestros de la ley: 

“Y quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas” (Mc 1, 22).

Pero hay algo que entristece mucho a Jesús: reconocer que los que actúan de tal forma lo hacen conscientemente. Es decir, que hacen lo que es su voluntad y no llevan a cabo acciones de tal jaez sin saber qué hacen: ellos creen que hacen lo correcto aunque, claro está, anden totalmente errados. el caso es que, de todos ellos, dirá luego Jesús aquello de “no saben lo que hacen” pues, en el fondo sabía el Hijo de Dios que eran ignorantes en lo más importante: quién era aquel con el que tanto se ensañaban y al que querían ver muerto. Y es que ignorar acerca de Dios o de su Hijo puede entenderse como causa de una determinada actuación pero en el caso de las personas a las que se refería Jesús no concurrían tales motivos. Ellos habían visto lo que había hecho, habían oído lo que había predicado y, sobre todo, eran más que conscientes de la naturaleza de los hechos y de la predicación misma. no obstante no se trataba de personas pobres en conocimientos de religión sino, al contrario, unas que eran consideradas como sabias por el común de la población judía. Por eso en ellas concurría una culpa mayor y por eso Jesús dice que le han odiado “sin motivo”.

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

2 comentarios

  
Fundacion Beato Manuel Lozano Garrido "LOLO"
D. Eleuterio Fernández Guzmán:Desde esta Fundación nos unimos a sus sentimientos en este Dies Natalis de nuestro querido amigo el Beato "LOLO", saludándole afectuosamente y deseándole toda clase de venturas, especialmente en este ultimo libro editado, cuyo contenido es de gran profundidad.

Que Lolo nos siga acompañando en nuestras vidas.

"Fundación Lolo"
03/11/17 11:53 AM
  
Eleuterio
En realidad, las gracias las tengo que dar yo... Y las doy tanto a Lolo como a todos vosotros.
03/11/17 12:16 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.