Eppur si muove - Portales de Belén y portales del infierno (Sobre portales internáuticos católicos)

Es cierto eso de que de todo hay en la viña del Señor. Seguramente lo hay porque Dios quiere que lo haya pero no me negarán ustedes que hay cosas que son muy difíciles de entender.

La Iglesia católica, a lo largo de los siglos que lleva peregrinando por el mundo, ha tenido que enfrentarse, con sus medios, a todos aquellos que han querido hacerle daño. Pero no ha sido sólo la, digamos, “jerarquía”, que pastorea a la grey de Dios, la que ha tenido que dar la cara en muchos y determinados momentos sino que el laico, el católico seglar, ha dado el callo cuando ha sido necesario darlo.

Hoy día, bien entrado el siglo XXI las cosas, dado que existen medios de comunicación inexistentes hace siglos, se han puesto muy difíciles pues el arte del disimulo e, incluso, la más descarada actuación contra la Esposa de Cristo, está al orden del día.

En este sentido, los portales religiosos católicos dan una buena muestra de por dónde van las cosas y hacia qué camino se encaminan algunos o quieren encaminar a los que puedan llevarse por delante.

A este respecto, hay un índice, algo que marca lo que cada uno es, que no debería olvidarse nunca: acoger, en las páginas electrónicas a personas, pensamientos, hechos u omisiones contrarios o a favor de la doctrina ortodoxa católica.

Cuando, por una parte, se cumple con lo que la Iglesia católica dice que hay que cumplir y se ampara a quien cumple lo establecido, digamos que se actúa, sin temor a equivocarnos decimos esto, de forma correcta y en aras de la verdad; cuando, al contrario, en sus páginas se da cabida a quien procura sembrar cizaña, promover herejías claras y diáfanas y posicionarse contra la Iglesia católica so pretexto de querer “renovar” ciertas estructuras, lo bien cierto es que tales comportamientos son censurables, deberían serlo y, de hecho, lo son aquí mismo.

Entonces, cualquiera podría preguntarse qué sentido tiene que haya ciertas personas, pastores de las ovejas de Dios, que se empeñen en sembrar donde no va a crecer nada porque la superficie está marchita y bajo la superficie sólo puede haber raíces muertas donde nada puede fructificar.

Son cosas extrañas éstas porque resulta de difícil entendimiento y comprensión que, por acción u omisión, determinados obispos permitan que sus escritos (se pueden negar, si así lo quieren, a que eso pase) cuelguen de las páginas de ciertos portales religiosos que no amparan, en su seno, más que a la disidencia católica y, cada día, cada semana, cada mes y cada año, acojan con gusto mucho de lo más dañino que hay en el mundo católico. Y, a salvo de honrosas excepciones que en los mismos habitan, su comportamiento es, como poco, deleznable y, como un poco más, denunciable por quien debería denunciarlo.

Aquí, ortodoxia y heterodoxia con conceptos muy importantes. No se trata de ser extremadamente rígido o ultraconservador frente a lo imaginativo, nuevo o moderno. Se trata, al contrario, de otra cosa: saber a qué atenerse cuando se entra en según qué portales religiosos católicos según lo que en ellos pueda leerse, verse, escucharse.

Pues bien, y para que nadie se lleve a equívocos, aquí les traigo algo de lo contenido el texto publicado el 22 de febrero de 2002 por el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales de título “La Iglesia e Internet”. En concreto, en el punto 8 dice, entre otras cosas, esto:

“La proliferación de sitios web que se autodefinen católicos plantea un problema de tipo diferente. Como hemos dicho, los grupos vinculados a la Iglesia deberían estar creativamente presentes en Internet; y las personas bien motivadas e informadas, así como los grupos no oficiales que actúan por su propia iniciativa, también tienen derecho a estar en él. Pero origina confusión, por lo menos, no distinguir interpretaciones doctrinales desviadas, prácticas arbitrarias de devoción y posturas ideológicas que se autocalifican de ‘católicas’, de las posiciones auténticas de la Iglesia. Sugerimos un enfoque de esta cuestión más adelante.”

Ya ven ustedes: se habla de “confusión” o de “interpretaciones doctrinales desviadas” que puedan acogerse en determinados sitios internáuticos y de “posiciones auténticas de la Iglesia” que deben ser respetadas por los mismos.

Por eso, algunos son portales de Belén, donde nace, cada día, el Niño Dios y donde, con tal regalo, se procura no olvidarlo ni a Él ni a lo que supuso y supone para el mundo; otros, sin embargo, son portales del infierno porque dejan entrar en la Iglesia católica el humo de Satanás y, muchas veces, al Maligno en persona.

Que cada cual ponga nombre y apellidos. Parece fácil.

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………….

Por la libertad de Asia Bibi.
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La luz de Dios entra fácilmente en nuestras vidas. Sin embargo, también sale con facilidad si nos atenemos, en exclusiva, a las cosas del mundo.

…………………………….
Para leer Fe y Obras.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:


Y da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

4 comentarios

  
Alf_3
Y no es que tengan un error de apreciación, ocasionalmente, sino que desde su constitución nacieron para 'ser lobos disfrazados de oveja', para mentir diciendo que son verdaderos, siendo falsos. Como esas'católicas por el derecho a decidir', solo abusan del nombre, cuando su objetivo es originariamente, anticristiano. Hipócritas utilitaristas. Repugna tal maldad.
Me parece buen corolario al post de ayer, que yo quisiera fuera la 'puntilla', pero es solo un remache.
Gracias Eleuterio.
27/09/13 1:52 AM
  
Franco
Don Eleuterio, ha vuelto usted a escribir "y, ahora, el articulo de hoy" al final del articulo. Ademas de eso, muy buen post, y sobraria citar ejemplos.
Saludos.


---
EFG


Lo siento, de nuevo. Le aseguro que no volverá a pasar porque en el modelo que utilizo ya quité ayer ese añadido aunque, claro, no me había dado cuenta de que aún, en éste de hoy, estaba puesto.

Un abrazo.
27/09/13 3:52 AM
  
Antonio
"Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos."
27/09/13 7:40 AM
  
Alejandros
Lleva Vd. toda la razón. Pero no hay que olvidar a los curas que se han desviado y a los que se han infiltrado en la Iglesia, para desde los púlpitos enseñar herejías. Estos hacen mucho mas daño que los que escriben en internet. Porque el que está vestido de cura celebrando Misa, está de cuerpo presente engañando a todo aquel que no tiene formación religiosa dentro de un templo católico. Y a este desaguisado nadie quiere ponerle freno, por ese motivo está aumentando el numero de falsos creyentes.
Cuando ya no haya remedio de poco servirá quejarse.
¿Cuantos obispos encabezan manifestaciones contra el aborto?
¿Cuantos politicos supuestamente creyentes se han opuesto a las leyes cainitas promulgadas por los marxistas?
Sigue creciendo el numero de médicos abortistas y practicantes de la eutanasia...
27/09/13 11:41 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.