« La supresión de la Compañía de Jesús (1750.1773)- y 2ª parteLa supresión de la Compañía de Jesús (1750-1773) - 1ª parte »

31.01.10

El día en que la Virgen se apareció a la última del convento

A las 10:17 PM, por Alberto Royo
Categorías : General, Medalla milagrosa, Santa Catalina Labouré

“¡OH MARÍA, SIN PECADO CONCEBIDA,ROGAD POR NOSOTROS QUE RECURRIMOS A VOS!

En la Rue du Bac, número 140, en pleno centro de París, en la casa madre de la Compañía de las Hijas de la Caridad, que fundaran san Vicente de Paúl y santa Luisa de Marillac, habitaba en 1830 una novicia llamada sor Catalina Labouré, a quien la Santísima Virgen confió un mensaje salvador para todos los que con confianza y fervor lo aceptaran y practicaran. El 27 de noviembre de 1830 sor Catalina escuchó una voz en su interior que decía: «Haz que se acuñe una medalla según este modelo. Todos cuantos la lleven puesta recibirán grandes gracias. Las gracias serán mas abundantes para los que la lleven con confianza». Entonces se creó una forma ovalada en torno a la Virgen y en el borde interior apareció escrita la siguiente invocación: «María, sin pecado concebida, rogad por nosotros, que acudimos a vos».

De esta aparición primera y otra posterior, surgió años después un movimiento mariano que hoy conocemos como la asociación de la Medalla Milagrosa, y que este año está de jubileo. Aprobada por San Pío X en 1909, la asociación cuenta con más de seis millones de miembros en todo el mundo. Su fin es fomentar la devoción a la Virgen María, Madre de Dios, concebida sin pecado original y modelo de la Iglesia Peregrina, conscientes de que el culto a la Madre redunda en gloria y alabanza de su Hijo, el Salvador, por medio de la Medalla Milagrosa y el apostolado que se ejerce mediante la Visita Domiciliaria.

Todo comenzó comenzó aquel 27 de noviembre de 1930. A Catalina Labouré se le apareció la Virgen para enseñarle y recomendarle que propagara la Medalla Milagrosa. Nació en Francia, de una familia campesina, en 1806. Al quedar huérfana de madre a los 8 años le encomendó a la Virgen que le hiciera de madre, y la Madre de Dios aceptó su petición. Como su hermana mayor profesó en la filas de San Vicente de Paúl, Catalina tuvo que quedarse al frente de los trabajos de la cocina y del lavadero en la casa de su padre, y por esto no pudo aprender a leer ni a escribir.

A los 14 años pidió a su padre que le permitiera irse a un convento pero él, que la necesitaba para atender los muchos oficios de la casa, no se lo permitió. Ella le pedía al Señor que le concediera lo que tanto deseaba: consagrarse a él. Una noche vio en sueños a un anciano sacerdote que le decía: “Un día me ayudarás a cuidar a los enfermos". Al salir de visitar a una enferma vio otra vez a aquel sacerdote que le dijo: Hija mía, tu ahora huyes de mí, pero un día será feliz de venir a mí. Dios tiene designios sobre ti, no lo olvides imagen de ese sacerdote se le quedó grabada para siempre.

A los 24 años, logró que su padre la dejara ir a visitar a su hermana en Chatillón - Sur -Seine, y al llegar a la sala del convento vio el retrato de San Vicente de Paúl y se dio cuenta de que ese era el sacerdote que había visto en sueños y que la había invitado a ayudarle a cuidar enfermos. Desde ese día se propuso ser hermana vicentina, y tanto insistió que al fin fue aceptada en la comunidad.

Después de un año de prueba la destinan al hospital de Enghen a servir a los ancianos durante 36 años. 5 años ayudante de cocina, 4 en la ropería, 15 años cuidando de las vacas que proporcionan la leche parar los ancianos del asilo. Lleva las cuentas de la compra de las vacas y cuando pierde más que gana suprimen las vacas y sustituyen las vacas por cerdos. Las hermanas ancianas la buscan para rezar el rosario con ella, pues lo reza con singular fervor. El día de la Inmaculada cae enferma y comenta que es el ramillete de flores que cada año le ofrece la Virgen. Obediente hasta los más pequeños pormenores, observante del silencio, amante de los oficios más humildes, que declara son las perlas de las Hijas de la Caridad. Le pregunta una sobrina por qué siempre es una simple cuidadora de animales y nunca la hacen superiora: “Las superioras son elegidas inteligentes. Ella no ha podido ir a la escuela.”

Era aún una joven novicia, cuando tuvo unas apariciones que la han hecho célebre en toda la Iglesia. En la primera, una noche estando en el dormitorio sintió que un hermoso niño la invitaba a ir a la capilla. Lo siguió hasta allá y él la llevó ante la imagen de la Virgen Santísima. Nuestra Señora le comunicó esa noche varias cosas futuras que iban a suceder en la Iglesia Católica y le recomendó que el mes de mayo fuera celebrado con mayor fervor en honor de la Madre de Dios. Catalina creyó siempre que el niño que la había guiado era su ángel de la guarda.

Pero la aparición más famosa fue la del 27 de noviembre de 1830. Estando por la noche en la capilla, vio a la Virgen resplandeciente. De sus manos salían hermosos rayos de luz hacia la tierra. La Virgen le encomendó que hiciera una imagen de Nuestra Señora así como se le había aparecido y que mandara hacer una medalla que tuviera por un lado las iniciales de la Virgen MA, y una cruz, con esta frase “Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Ti". Y le prometió ayudas muy especiales para quienes lleven esta medalla y recen esa oración.

Catalina le contó a su confesor esta aparición, pero él no le creyó. Sin embargo el sacerdote empezó a darse cuenta de que esta monjita era sumamente santa, y se fue al Arzobispo a consultarle el caso. El Arzobispo le dio permiso para que hicieran las medallas, y entonces empezaron los milagros. Las gentes empezaron a darse cuenta de que los que llevaban la medalla con devoción y rezaban la oración “Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Ti", conseguían favores formidables, y todo el mundo comenzó a pedir la medalla y a llevarla. Hasta el emperador de Francia la llevaba y sus altos empleados también.

En París había un masón muy alejado de la religión. Su hija consiguió que aceptara colocarse al cuello la Medalla de la Virgen Milagrosa, y al poco tiempo pidió que lo visitara un sacerdote, renunció a sus errores masónicos y terminó sus días como creyente católico. Catalina preguntó a la Virgen por qué de los rayos luminosos que salen de sus manos, algunos quedan como cortados y no caen en la tierra. Ella le respondió: “Esos rayos que no caen a la tierra representan los muchos favores y gracias que yo quisiera conceder a las personas, pero se quedan sin ser concedidos porque las gentes no los piden". Y añadió: “Muchas gracias y ayudas celestiales no se obtienen porque no se piden".

Después de las apariciones de la Virgen, la joven Catalina vivió el resto de sus años como una cenicienta escondida y desconocida de todos. Muchísimas personas fueron informadas de las apariciones y mensajes que la Virgen Milagrosa hizo en 1830. Ya en 1836 se habían repartido más de 130,000 medallas. El Padre Aladel, confesor de la santa, publicó un librito narrando lo que la Virgen había venido a decir y prometer, pero sin revelar el nombre de la monjita que había recibido estos mensajes, porque ella le había hecho prometer que no diría a quién se le había aparecido. Y mientras esta devoción se propagaba por todas partes, Catalina seguía en el convento barriendo, lavando, cuidando las gallinas y haciendo de enfermera, como la más humilde e ignorada de todas las hermanitas, y recibiendo frecuentemente maltratos y humillaciones.

En 1842 el rico judío Ratisbona, fue hospedado muy amablemente por una familia católica en Roma, la cual como único pago de sus muchas atenciones, le pidió que llevara al cuello la medalla de la Virgen Milagrosa. Él aceptó esto como un detalle de cariño hacia sus amigos, y se fue a visitar como turista el templo, y allí de pronto frente a un altar de Nuestra Señora vio que se le aparecía la Virgen y le sonreía. Se convirtió al catolicismo y se dedicó todo el resto de su vida a propagar la religión católica y la devoción a la Madre de Dios. Esta conversión fue conocida y admirada en todo el mundo y contribuyó a que miles y miles de personas empezaran a llevar también la Medalla de Nuestra Señora.

Desde 1830, fecha de las apariciones, hasta 1876, en que murió, Catalina estuvo en el convento sin que nadie conociera que ella era a la que se le había aparecido la Virgen para recomendarle la Medalla Milagrosa. En los últimos años consiguió que se pusiera una imagen de la Virgen Milagrosa en el sitio donde se le había aparecido y al verla, aunque es una imagen hermosa, ella exclamó: “Oh, la Virgencita es muchísimo más hermosa que esta imagen". Al fin, ocho meses antes de su muerte, fallecido ya su antiguo confesor, Catalina le contó a su nueva superiora todas las apariciones con todo detalle y se supo quién era la afortunada que había visto y oído a la Virgen. Por eso cuando ella murió, todo el pueblo se volcó en sus funerales, el que se humilla será ensalzado. Poco tiempo después de la muerte de Catalina, fue llevado un niño de 11 años, inválido de nacimiento, y al acercarlo al sepulcro de la santa, quedó instantáneamente curado. En 1947 el Papa Pío XII declaró santa a Catalina Labouré, y con esa declaración quedó también confirmado que lo que ella contó acerca de las apariciones de la Virgen era Verdad. Su cuerpo se venera en la Iglesia de las Hijas de la Caridad donde está también San Vicente de Paúl, en la Rue du Bac, en París.

12 comentarios

Comentario de conchi
Yo he estado allí.Soy una antigua alumna, de las Hijas de la Caridad, de San Vicente de Paul.Estuve de invitada y he visto a Sor Labouré incorrupta.La noche que el Niño la despierta,la capilla está toda iluminada y espera como la ordena el Niño,aparece una hermosa Señora y se sienta en el "sillón del Obispo";al lado izdo.del Evangelio.La Señora la llama y ella se postra poniendo sus brazos, sobre las rodillas de la Virgen.Son los brazos que están verdaderamente incorruptos.El cuerpo está recubierto con una capa de cera.
31/01/10 10:44 PM
Comentario de Michel
Los restos de San Vicente de Paul NO ESTAN en la rue du Bac, que es donde se encuentra la Capilla de la Milagrosa, sino en la Capilla de San Vicente de Paul, situada en 95 rue de Sèvres en el distrito 6 de Paris y que es la Iglesia de los Lazaristas, Congregación fundada por San Vicente de Paul.
15/02/10 1:08 AM
Comentario de Alfonso
Al fin después de mucho tiempo he recibido la Medalla de La MilagrosA, Y el Rosario de madera de la Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima.
Me gustaríaconcer más, recibir, si es posible estampas y reliquias.
Estoy en una residencia de la tercera edadd.con un tumor muy grande en el abdomen, catarata en el ojo derecho, y, artritizs en todo el cuerpo.
Menos mal que aprendí mecanografía con una Hispano Olivetti, Lexicon 80, y, después aprendí a usar el ordenador, y, puedo esvribir cartas
09/09/10 12:36 PM
Comentario de Alfonso
Al fin después de mucho tiempo he recibido la Medalla de La MilagrosA, Y el Rosario de madera de la Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima. Me gustaríaconcer más, recibir, si es posible estampas y reliquias. Estoy en una residencia de la tercera edadd.con un tumor muy grande en el abdomen, catarata en el ojo derecho, y, artritizs en todo el cuerpo. Menos mal que aprendí mecanografía con una Hispano Olivetti, Lexicon 80, y, después aprendí a usar el ordenador, y, puedo esvribir cartas
09/09/10 12:37 PM
Comentario de Jenny w. Gonzales Guzman
A mi se me presento el Señor que le brota las luces de colores claros y en todos los cuadros que esta en las iglesias dece "EN TI CONFIO", no me hablo fue una cosa de segundos me quede muda y al mismo tiempo feliz.
09/10/10 3:40 AM
Comentario de gladys
Tengo 67 años y recomiendo crean en la santisima virgen consevida sin pecado original.Yo personalmente creo en las apariciones de nuestra madre,cuendo he tenido angustias de enfermedad ella se me aparecio tres veces y es cierto no me hablo pero sane y otra vez que estuve en intencibo me entregue a ella cuando crei, que ya no podia soportar la angustia de la muerte y solo le dije que me llevara con ella y en ese mismo momento sane pues al siguiente dia el medico me dijo que me daba de alta al otro dia pues estaba perfectamente de mi corazón. y otra vez lleve a mi nietecito que entonces tenia como 3 añitos a la iglesia que estaba en gran silencio, cuando de pronto mi nietecito corrio frente al altar de la virgen y la buscava atras del altar decia que ahí estaba la virgencita, y que se sescondio en donde se pone el padre para celebrar la Santa EucaristíA. LE PREGUANTE QUE SI ERA LA VIRGENCITA que estaba en el escaparate y me contesto nooo es mas linda es muy bonita pero se fue- yo estoy inscrita en la campaña salvame virgen de fatima y trato de ayudar para que nuestra madre tenga mas hijos buenos. oremos por la paz del mundo, nuestro nuestra madre se lo bendecira.
16/07/11 11:44 PM
Comentario de sebastian
gracias por todo
25/04/12 12:55 AM
Comentario de Rosa M Leon
Hoy dia de la Virgen de la Medalla Milagrosa , lei todo referente a las apariciones de ella a la monjita de la Caridad, me gusto mucho saber todas las gracias concedidas de la Virgen por medio de su Medalla, que ella promete a quien la lleve con fe.
27/11/12 11:17 PM
Comentario de Alfonso
Yo quiero pedir a Santa Catalina Laboure, que interceda ante la Virgen de la Medalla Milagrosa, para que la Seguridad Social no me quite la pensión y el viernes cuando vaya al banco tenga dinero para pagar lo que debo.
Por mi familia de Madrid, qe no cree en nada, por 2 hermanas qe hanmuerto.
Por los que van a morir hoy.
Como mi compañero de abitación abte todo, paso frio. que la Virgen haga que yo me encuentre cliente y cómodo.
Para que encuentre el mondero que he perdido, y 10€ hoy
28/11/12 6:17 PM
Comentario de Marta Mejia
He visto a la virgen de la milagrosa dos veces Amen
21/03/13 12:58 AM
Yo no he tenido apariciones de la virgen pero se que su amor es infinito y que intercede por cada uno de nosotros,que nos ama mucho. y quisiera alguna vez poder tener esa cercania con ella porque se que ella podria cambiar mi vida y acercarme mas a Cristo jesus. yo no pido Bienes materiales solo pido fe y amor en mi corazon intercede por mi virgensita linda intercesora nuestra Maria sin pecado concebida rogad por nocotros que recurrimos a vos
24/03/13 1:27 AM
Comentario de Carmen teresa Agüero Piwonka
Creo firmemente en la Virgen de la medalla milagrosa,la llevo todos los días y he recibido grandes gracias de Ella
23/09/13 3:00 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Alberto Royo Mejía

Alberto Royo

Sacerdote de la diócesis de Getafe (Madrid).



En este blog

Libros de Alberto Royo


Historias de la Historia de la Iglesia

Alberto Royo

Precio: 21,90 € papel

Precio:  4,00 € electr.

Sacerdotes que dejaron huella en el siglo XX

Alberto Royo

Precio: 21,90 € papel

Precio:  4,00 € electr.

Santos por las calles de Nueva York

Alberto Royo

Precio: 9,50 € papel

Precio: 4,00 € electr.

TEMAS DE HISTORIA DE LA IGLESIA
LA HISTORIA, AUTÉNTICA MAESTRA, NOS ENSEÑA MUCHO SOBRE NUESTRA QUERIDA IGLESIA

LOS VIDEOS DE ESTOS TEMAS

Contenido

SI QUERÉIS PUBLICAR CON VUESTRO NOMBRE ALGÚN ARTÍCULO INTERESANTE SOBRE LA HISTORIA DE LA IGLESIA, ENVIADLO A MI CORREO ELECTRÓNICO: royomejia@gmail.com

LA HISTORIA EN VIDEOS

Historia Antigua I

Historia Antigua II

Historia Antigua III

El Cisma de occidente I

El Cisma de occidente II

La impronta humanista I

La Reforma Protestante I

La Reforma Protestante II

La impronta humanista II

El Concilio de Trento I

El Concilio de Trento II

Los frutos de Trento I

Los frutos de Trento II

El Concilio Vaticano II

El Concilio Vaticano II

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso