Recordando a Juan Pablo II: La difícil visita a la Nicaragua sandinista

LAS BURDAS MAQUINACIONES DEL RÉGIMEN SANDINISTA PARA BOICOTEAR LA VISITA DE UN PAPA INCÓMODO

Uno de los momentos más difíciles del pontificado de Juan Pablo II -por supuesto, no el único, de otros más tendremos que hablar- fue la visita apostólica a la Nicaragua Sandinista, en 1983. Cuenta George Weigel que la Nicaragua gobernada por el régimen sandinista era, más que ningún otro lugar de América Latina, un laboratorio para las teorías de las diversas teologías de la liberación y la situación de la Iglesia era todavía más conflictiva que en otros países cercanos como El Salvador. Había dos sacerdotes con participación activa en el gobierno: Miguel D’Escoto, ministro de Exteriores, y Ernesto Cardenal, ministro de Cultura. Otro sacerdote, Fernando Cardenal, jesuita y hermano del anterior, dirigía el programa sandinista de alfabetización. El arzobispo de Managua, Miguel Obando Bravo, hombre robusto de procedencia campesina que inicialmente había prestado apoyo a la revolución contra la dictadura de la familia Somoza, se había convertido en el crítico más conspicuo y eficaz de los sandinistas, después de que los nuevos gobernantes no hicieran honor a sus garantías sobre los derechos civiles y las libertades políticas. Los sandinistas, a su vez, se oponían al arzobispo mediante el fomento activo de la «Iglesia popular».

El nuncio apostólico en Managua, el arzobispo Andrea Cordero Lanza di Montezemolo, noble italiano de cabello gris cuyo padre, dirigente antifascista en la Italia de Mussolini, había sido asesinado por los nazis, era uno de los personajes más respetados del servicio diplomático de la Santa Sede. El hecho de que fuera destinado a Nicaragua da fe de la gravedad que se atribuía a la situación. Los primeros encuentros de Montezemolo con a jefatura sandinista, que solía llamarle «camarada nuncio», rayaron en lo cómico, pero la comedia tenía su lado feo. En cierta ocasión, Daniel Ortega, cabeza del frente sandinista y jefe del gobierno, acudió a la nunciatura al volante de un deportivo rojo, seguido por varios jeeps llenos de tropas sandinistas armadas hasta los dientes. El arzobispo Montezemolo salió al encuentro de la extraña delegación, y dijo al comandante Ortega desde la puerta de entrada que él era bienvenido, pero que los soldados y sus armas debían quedarse fuera: “Esto es una embajada.”

Era tarea del nuncio negociar la visita de Juan Pablo a Nicaragua, que formaba parte de la peregrinación papal a América Central de marzo de 1983. El arzobispo Obando y los obispos nicaragüenses habían invitado al Papa porque, como diría más tarde Obando, “estábamos convencidos de que la presencia del Santo Padre redundaría en beneficio de la Iglesia, de nuestro pueblo”. Los sandinistas mostraron escaso ánimo de colaboración, como recordaría posteriormente el arzobispo Montezemolo. Su táctica inicial guardaba relación con el arzobispo de Managua. El comandante Ortega dijo a Montezemolo: “No queremos que el Papa sea visto a solas con el arzobispo Obando.” Montezemolo contestó que era imposible: “Es el arzobispo de nuestra capital, y el presidente de la conferencia episcopal.” A1 final se acordó que el Papa siempre apareciera públicamente en compañía de todos los obispos de Nicaragua, pero la solución creó un nuevo problema: no cabían todos en el papamóvil. El nuncio se puso a buscar un autobús, pero no se encontraba ninguno en toda Nicaragua. Entonces Montezemolo oyó hablar de un candidato político mejicano que había hecho campaña en un autobús con el techo cortado. Montezemolo hizo averiguaciones, y el gobierno mejicano lo envió a Managua por vía aérea.

El siguiente problema tenía que ver con los sacerdotes del gobierno. obstinados en hacer oídos sordos a las órdenes de sus superiores religiosos de que abandonaran sus cargos políticos. En un comunicado a la nunciatura de Managua, Juan Pablo había indicado la necesidad de evitar que dichos sacerdotes asistieran a los actos de la visita papal. Montezemolo dijo a Daniel Ortega que el Papa quería ver «resuelta» la cuestión de la presencia de sacerdotes en el gobierno. Ortega contestó que “para ellos es una cuestión de conciencia. No es asunto mío”. Preguntó a continuación que ocurriría si los padres D’Escoto y Cardenal estuvieran presentes en la ceremonia de bienvenida del aeropuerto, por poner un ejemplo. El nuncio repuso que era posible que el Papa no los saludase, porque se hallaban en abierta desobediencia. Ortega pareció contrariado, y Montezemolo fue a ver al ministro de Exteriores, Miguel D’Escoto.
El corpulento sacerdote de Maryknoll se mostró grosero y malhumorado. “Soy el ministro de Exteriores de Nicaragua -dijo-. Tengo que ver al Papa. Tengo que viajar con el Papa.” Montezemolo replicó que lo sentía, pero que en sus peregrinaciones el Papa nunca viajaba con figuras del la política. D’Escoto montó en cólera. Saliendo del Ministerio de Exteriores, el principal ayudante de Montezemolo musitó: “Para mañana, o se ha marchado el ministro de Exteriores o se ha marchado el nuncio.”

A continuación, Montezemolo fue a ver al padre Cardenal. En su primera entrevista, celebrada en 1980, el nuncio había quedado sorprendido por el despacho de Cardenal, una sala cubierta de baldosas dentro de un edificio bastante peculiar, que resultó ser uno de los palacios de la familia Somoza. El padre Cardenal, que a Montezemolo le había parecido un hombre espiritualmente intenso pero «muy abstracto», había explicado sin pestañear: “Ah, sí, era el cuarto de baño de la señora Somoza.” Una vez expuesta por Montezemolo la situación en torno a la visita papal, Cardenal contestó: “Pero tengo que estar presente; el régimen y Daniel Ortega quieren que esté.” El nuncio contestó que acababa de hablar con Ortega, y que el comandante le había dicho que no era asunto suyo, sino cuestión de conciencia del propio Cardenal. Éste no dio su brazo a torcer.

Faltaba, pues, por resolver la cuestión del encuentro de Ernesto Cardenal con el Papa. Ortega se ocupó del irritable D’Escoto, por miedo a un incidente embarazoso delante de la prensa internacional. Días después de su entrevista, llamó al arzobispo Montezemolo y le dijo: “Camarada nuncio, el otro día me olvidé de decirte que cuando esté aquí el Papa tendré que enviar al ministro de Exteriores a la India, a un encuentro internacional muy importante.”

El arzobispo Montezemolo no fue el único representante del Vaticano que tuvo problemas organizativos en Nicaragua. A finales de 1982 el padre Roberto Tucci SJ, jefe de organización de las peregrinaciones del Papa, estaba tan exasperado por los obstáculos de los sandinistas que aconsejó a Juan Pablo que amenazara con una anulación de la visita si el régimen no aceptaba una serie de condiciones básicas, entre ellas la libertad de acceso a los lugares que visitara el Papa y el control de la iglesia sobre la organización de la misa papal en Managua. Juan Pablo, que estaba decidido a ir a Nicaragua y dar ánimos a la Iglesia del país, a la que consideraba víctima de una persecución, dijo a Ricci que quería seguir adelante con la visita, por difícil que fuera.

Juan Pablo II llegó a Managua e14 de marzo de 1983. Cuando el avión aterrizó, todo el gobierno sandinista se había puesto en fila en la pista, esperando el momento de saludar al Papa. El arzobispo Montezemolo subió por la pasarela junto al jefe de protocolo del gobierno, y se encontró en la puerta con el cardenal Casaroli. Éste se llevó al nuncio a un lado y le dijo: “¿Está presente alguno de los sacerdotes del gobierno?” Montezemolo acompañó al secretario de Estado a una de las ventanillas del avión, señaló la hilera de miembros del gobierno y dijo: “Mire, ahí tiene a Ernesto Cardenal, pero D’Escoto no está.” Casaroli contestó: “Hay que decírselo al Papa.» Fueron, pues, al compartimiento delantero donde seguía sentado Juan Pablo y le indicaron al padre Cardenal por la ventanilla. El Papa pidió consejo al nuncio. Montezemolo respondió: “No me corresponde a mi daros instrucciones, Santo Padre, pero si no lo saludáis no se llevarán ninguna sorpresa.” Juan Pablo dijo: “No, quiero saludarlo, pero tengo algo que decirle.”

Después de los discursos de bienvenida, Daniel Ortega llevó al Papa hacia los miembros del gobierno, con Montezemolo a la izquierda de: pontífice. A pocos metros de la fila, Ortega, a quien la situación ponía muy nervioso, comentó a Juan Pablo: “No hace falta que los saludemos, podemos seguir.” El Papa repuso: “No, yo quiero saludarlos.” Ortega lo acompañó. Cuando llegaron delante de Ernesto Cardenal, el ministro de Cultura se quitó su boina y dobló una rodilla. Haciendo al sacerdote gestos vigorosos con la mano derecha, Juan Pablo dijo con voz cálida y amistosa: “Regulariza tu posición con la Iglesia. Regulariza tu posición con la Iglesia.” El nuncio, que después contó lo sucedido, no lo recordaba como un reproche, sino como una invitación.

La fotografía de este encuentro en el aeropuerto recorrió el mundo entero y, por lo general, fue interpretada como una dura reprimenda del Papa a Cardenal. La censura sandinista hizo que ningún periódico nicaragüense publicara la fotografía hasta dos semanas después de la visita papal. Pasado ese intervalo, una publicación preguntó a Cardenalqué le había dicho el Papa. El ministro de Cultura, aludiendo a la escena del Nuevo Testamento en que los licaonios querían ofrecer un sacrificio a Pablo y Silas después de que el primero hubiera curado milagrosamente a un tullido, aseguró al periódico que Juan Pablo había dicho: “No te arrodilles ante mí. Soy un hombre como tú.” [Hechos 14,15] Los testigos de momento conocían la verdad.

El verdadero enfrentamiento se produjo horas más tarde, durante la Misa papal en Managua. El lugar escogido, un parque que acogía concentraciones sandinistas, había sido uno de los puntos controvertidos en las negociaciones anteriores a la visita. Montezemolo había propuesto instalar la plataforma provisional del altar en el extremo opuesto al que ocupaba el escenario permanente que se usaba para las concentraciones sandinistas, y que estaba adornado con enormes pósters de César Augusto Sandino, Marx, Lenin y otros héroes revolucionarios. El comandante Ortega había dicho: “No, no puede ser, pero ya lo arreglaremos.” Días después. Montezemolo se fijó en que habían sido retirados los pósters y pensó. “Hombre, esto sí que es cooperar.” Más tarde, descubriría que habían sido descolgados con el objetivo de volver a pintarlos. Cuando se lo comentó al Papa, Juan Pablo contestó: “No se enfade. Cuando esté yo encima con todos los obispos no se fijará nadie en los pósters.” Resultó que el régimen tenía otros planes para manipular el acto, planes muchos más radicales.

El padre Tucci había llegado a Managua unos días antes que el Papa, junto con Piervincenzo Giudici, ingeniero de Radio Vaticana y experto en sistemas de sonido. Giudici había ido a ver el escenario de la misa papal, y había vuelto escandalizado por la instalación de un segundo sistema de sonido, nuevo, potente y controlado de manera independiente. El arzobispo Montezemolo preguntó al gobierno qué pasaba, y obtuvo una respuesta de puro compromiso: “Es que queremos estar preparados para una emergencia.”

Durante las negociaciones anteriores a la visita, Montezemolo había insistido en que se dividiera el parque en secciones y se reservara el sector más próximo al altar a los representantes de asociaciones y movimientos católicos. Estos últimos llegaron al parque a las cuatro de la madrugada, y descubrieron que la parte central de las primeras filas ya estaba ocupada por un nutrido grupo de militantes sandinistas, al igual que casi todo el espacio cercano al altar. La gente para la que se celebraba la Misa quedó acorralada al fondo, y en cuanto alguien intentaba acercarse al altar la policía disparaba tiros al aire.

Justo al lado del altar había otra plataforma llena de miembros del gobierno y altos cargos del Partido Sandinista. Su comportamiento no fue lo que se dice muy devoto. Durante la Misa, los nueve miembros de la dirección nacional sandinista, incluido Daniel Ortega, levantaron el puño izquierdo y exclamaron «¡Poder popular!». El enfrentamiento adquirió su máximo dramatismo durante el sermón del Papa. Los sandinistas habían escondido micrófonos en el sector contiguo a la parte delantera de la plataforma del altar, sector que había sido tomado por sus partidarios. Tanto aquellos micrófonos como los de la plataforma estaban controlados por técnicos sandinistas, gracias al sistema de sonido de emergencia instalado días antes. A1 principio de su sermón sobre la unidad de la Iglesia, la voz de Juan Pablo llegaba hasta los católicos del fondo. Más tarde, dijo que sabía que le oían porque vio y oyó sus aplausos. Sin embargo, cuando llegó el momento de explicar la imposibilidad de una «Iglesia popular» impuesta a los pastores legítimos de la Iglesia, la muchedumbre sandinista en pie delante del altar se puso a gritar para ahogar la voz del Papa. Los técnicos del país bajaron el micrófono del Papa y subieron el volumen de los que habían sido colocados entre los agitadores. A1 mismo tiempo, las autoridades de la tribuna contigua a la plataforma del altar seguían haciendo de las suyas, hasta que Juan Pablo no pudo más y exclamó: “¡Silencio!”. Al fin quedó restablecido cierto grado de orden, aunque faltaba la puntilla: al término de la Misa, el jefe de protocolo sandinista se dirigió a la mesa de control y exigió que se tocara el himno sandinista para acompañar la retirada del Papa. Juan Pablo permaneció al frente de la plataforma, cogió por la base su báculo rematado por un crucifijo y lo blandió para saludar a los cientos de miles de católicos nicaragüenses que se habían visto relegados al fondo del recinto.

Más tarde, los sandinistas dijeron que los esfuerzos de la multitud por ahogar la voz del Papa habían sido una reacción espontánea, pero se trataba de una burda mentira. Políticamente, su intento de profanar la Misa papal fue otro tiro que les salió por la culata. El padre Tucci había convencido al régimen de que se sumara a una conexión televisiva regional, y por ese motivo el desbarajuste de la Misa papal fue retransmitido a toda América Central. Millones de espectadores quedaron escandalizados por la vulgaridad de la mala conducta sandinista. A última hora del día, cuando regresó a Costa Rica, pais desde donde había viajado a Nicaragua, el Papa fue recibido por una multitud más nutrida v calurosa que la del día anterior. Poco a poco, el mito sandinista empezaba a desgastarse.

44 comentarios

  
pablo
gracias por estos detalles historicos. Me son de ayuda, ya que no los conocia.
Un saludo.
17/09/09 12:02 AM
  
Luis R.
Si, merece la pena conocerlos. Muchas gracias.
18/09/09 2:24 PM
  
luis
Medio patético todo, y no sólo por parte de los sandinistas. Uno no puede ponerse al nivel de ciertos adversarios, la Silla de Pedro exige la conducta de Pedro.
18/09/09 5:04 PM
  
Norberto
luis
Para hacer una tortilla hay que cascar los huevos,incluso manchándose la manos,mirándolos con desdén no se rompe la cáscara.
19/09/09 9:22 AM
  
Joaquín
Hoy sabemos que Daniel Ortega, a quien entonces los rojiprogres veían como una especie de santo, es un ladrón y un pervertido sexual.
21/09/09 5:58 PM
  
Eduardo Cardenas
Que desgracia en la que se ve Nicaragua cuando satanas esta en la presidencia Diosito ayudanos a que estos politicos de la malda abandonen el gobierno y dale la oportunidad a personas cristianas no ateas como ortega y la chayo.
31/12/09 12:23 AM
  
Valeria
Que pena que se recuerde este insidente con el sumo pontifice de juan pablo II un hombre lleno de amor y sabiduria. que mal que se comportaron en ese entonces los sandinistas, y ahora le hacen creer a todo el mundo que son fieles creyentes de Dios. es vergonzoso para la republica de Nicaragua que no hubiera educacion en aquel entonces, un millon de disculpas para todo el mundo de parte de Nicaragua.
09/03/10 9:53 PM
  
angeles
que desprestigio para los nicas que feo ese recuerdo
07/09/10 5:54 PM
  
Marthisabel
La noche oscura!!! Que fea imagen se llevo el Santo Padre de nuestra Bella Nicaragua... Lo bueno que despuès que vino otra vez a Nicaragua, la encontrò libre... Pero.. desgraciadamente y gracias a las artimañas de los DAnielistas( xq esa gente no son Sandinistas sino seguidores del caudillo de DAniel Ortega) volvieron al Poder... Dios Mio oye toda las plegarias que te hacemos los Nicaragüenses que queremos una Nicaragua Democràtica, libre y soberana... Quita del poder a todos esos serviles, fanàticos, ateos....Dios Bendiga a nuestra Querida Nicaragua...
30/12/10 1:11 AM
  
Alejandro Herrera
Una narración tendenciosa, parcial y difícil de creer la de Alberto.
12/01/11 2:06 AM
  
oscar orozco
En ese momento en Nicaragua la contrarrevolución había acecinaron a un grupo de jóvenes sandinistas, entonces lo que se pedía en los micrófonos que tenia la multitud era que el papa pidiera por la paz, el papa jamás hizo caso al llamado de las madres de las victimas y por eso se formo ese alboroto, hay que agregar también que Juan Pablo quería hacer una visita de iglesia a iglesia y es ilógico que lo haga cuando el vaticano es un estado, con esto quiero decir que Juan Pablo quería saltarse las bardas y desconocer al estado de Nicaragua, por tanto la respuesta sandinista fue correspondiente al agravio iniciado por el vicario de cristo (Esto según los católicos).
15/01/11 12:41 PM
  
Ruddy Josué (Nicaragüense)
Verdaderamente fué un día muy lamentable para el Papa, es hoy y el mismo presidente está en el poder gobernando con sus demonios. Quiere el servicio militar obligatorio para todos los jovenes cuando ni siquiera estamos en Guerra. Su esposa es una bruja y tiene como hipnotizados a muchos. Confiemos en Dios que en estas prontas elecciones no se vuelva a robar las elecciones. La paz es algo que viene de Dios, y LA PRIMERA QUE QUIERE LA PAZ ES LA IGLESIA!
15/01/11 2:37 PM
  
cristiano
no tiene nombre lo que isieron con el Vicaro de Cristo todo fue diabolicamente planeado y lo mismo que hicieron con el padre Cardenal tambien lo deben de haser cin muchos... de este tiempo. y todos estamos llamados a perdonar Mateo 7,14-15.
10/02/11 10:03 PM
  
Gerardo Moran
Verguenza para Nicaragua se ve muy bien de donde viene el comunismo La Iglesia del mismo mal y la intencion del hombre en ponerse en el centro del universo aun sobre DIOS. No tiene Nombre de lo que estoy seguro es que sera un contrapeso formidable el dia del juicio de las almas que hicieron esto. Dios les conceda perdon y su misericordia los acoja
19/02/11 3:29 PM
  
María José
Daniel anticristo!! la chayo Bruja!!! vayanse de Nicaragua me dan verguensa de lo que hicieron cuando vino el santo Papa, esta historia queda marcada en los corazones de los católicos. vayanse a vivir a Venezuela donde de su amigo el comunista Hugo Chavez ese otro anticristo los 3 malvados, inrespetuosos, ladrones. Ya dejen en paz a mi Nicaragua. VIVA LA IGLESIA CATÓLICA!!!
22/04/11 4:53 AM
  
salvador yàñez flores
Fue el encuentro de dos posiciones radicales, el conservadurismo de Juan Pablo II y la arenga de los fanàticos sandinistas. Estoy seguro que ante un socialismo democràtico, asì como de una Iglesia màs liberal, el resultado serìa distinto.
26/04/11 5:35 PM
  
Fatima
Que pena que hasta el dia de hoy el regimen de Ortega siga asi, una pena tambien haber recbido de esa manera al santo padre . ahi se demuestra la dictadura de el disque comandate.
29/04/11 5:55 PM
  
Gabriel
Y al final CRISTO se alzo por encima de la malda.... Y Pedro (Juan pablo II) siempre roca firme instituida por Jesus....Viva el Papa!!!!!!
05/07/11 5:50 PM
  
Francisco Gomez
Es de mucho interes que sea del conocimiento de quienes en ese entonces no supieron de tal ignominia, solamente asi podrian enterarse de verdades legitimas del desgobierno que aun permanece en nuestra Nicaragua. Ojala y SU SANTIDAD les haya dispensado, tal como lo hizo con quien tuvo la osadia de dispararle.
15/08/11 4:28 AM
  
Omar Efrain Roque Martinez
Francisco, te agradesco el poder compartirlo, y convido a todos que lo hagan en su muro, es extremamente vergoñoso tal actitud contra la mas alta autoridad de la Igesia católica. Pena que solo quien puede verlo atraves de Fecebook podera eerlo, seria bueno pubicarlo nuevamente en un periódioc en Nicaragua ou en una radio para recordarselos a os Nicaragueses que tienen que votar cierto y no cambiar e voto por un nacatamal ni por una amenaza. Mas los idctadores tienen su tiempo contado. y la espada está sobre sus cabezas pendiendo apenas por un gio de cabelo. Gracias.
18/08/11 2:46 AM
  
Pablo
Es un relato parcial, que esconde ciertos "detalles" que no pueden dejarse pasar por alto para entender verdaderamente que fue lo que paso ese día.Un día antes que llegue el Papa los contras asesinaron a 17 jóvenes (un acto "cristiano" de recibimiento al papa de los que se decían cristianos y accidentales!) Durante la misa, las madres de los asesinados esperaban una palabra del papa que condenase el hecho y llamara a la paz entre hermanos. Algo que el papa venía haciendo en las visitas por Centroamérica que estaba realizando. Pero el papa no hablo de paz en su sermón ni condenó los asesinatos, algo que despertó la desesperación de las madres que se acercaron al altar y a los gritos le pedían al papa una condena de los hechos, y él siguió como si nada. Tranquilamente podía haber realizado una oración por el eterno descanso de esos 17 jóvenes, pero no lo hizo. Los gritos fueron en aumento y cuando el papa exigió silencio a un pueblo que no estaba acostumbrado a que sus líderes le gritaran y exigieran silencio, despertó la ira de la multitud -que efectivamente era una multitud- y la cosa de fue de madres. Los que le gritaron efectivamente faltaron el respeto al papa y al consagración, pero el papa también les falto el respeto a su dolor. Y de eso nada dice esta artículo tendencioso e incompleto.
18/11/11 4:37 AM
  
Edwin
Viva la teología de la liberación!
01/12/11 5:42 PM
  
Augusto
El comentario de Pablo es absolutamente veraz y atinado. El papa Wojtyla en su gira por America Central en todos sus actos pidio por la paz y a los guerrilleros marxistas que depusieran las armas. Hizo una clara diferencia en la Nicaragua sandinista, donde los terroristas contras armados por Reagan empezaban a actuar. Aqui ni siquiera se hizo eco de los 17 jovenes asesinados y el reclamo de sus madres. Una clara intencionalidad politica y no pastoral de su viaje y su arenga. Algo que molestaba sobremanera al papa era que importantes miembros de la iglesia de Nicaragua hubieran tomado partido por la revolución sandinista y ésta no fuera una "revolución atea a la soviética". Por otro lado reprender a Ernesto Cardenal publicamente y bendecir a Pinochet muestra a las claras la posición ideológica del "vicario de Cristo"
08/01/12 5:15 PM
  
Eda
Que triste que todavia halla personas que justifiquen tan bochornoso ultraje a su Santidad que hoy goza del cielo, con todo respeto les digo que esos jovenes fue Daniel y sus allegados quienes los asesinaron pues fueron ellos los que los pusieron en frentes de batalla cuando deberian haber estado gozando de LIBERTAD.Bendito sea nuestro Beato Juan Pablo y estoy segura que esta horando por una Nicaragua Libre y Democratica.
05/03/12 4:44 AM
  
fernandi
q barabaridad!! con razon nicaragua esta condenada y nunca va prosperar mientras sigan gente asi gobernando..Q lastima con nuestri santo Papa juan pablo || . Esas personas no son seres humanos ni nadie d los q apoyaron todo eso en esa visita.
14/03/12 8:38 PM
  
Juan Almonte-castillo (República Dominicana)
Yo estaba ahi, en ese lugar, NO ES VERDAD que se tiraron tiros al aire, es una estupidez suponer que con tiros al aire, en una sociedad como la nicaraguense de la época, no se produjera una avalancha incontrolable de personas.Usted habla de manipulación, y no lo discuto, pero es exactamente lo que Usted esta haciendo en esta información.Bendito y beato es Oscar Anulfo Romero, relegado al sótano de la Catedral de San Salvador.
11/04/12 11:08 PM
  
Oscar Sanchez
La escritura nos habla que es bendito el que viene en el nombre del Señor y creo que en este mundo de maldad el amor vence todas estas cosas,para el papa esta visita fue unas de las tantas experiancias que Dios le permitio vivir para que la humanidad viera que las cosas de Dios no son faciles.Quiero mencionar que era un papa muy valiente y por eso es recordado por todos las catolicos del mundo.
13/04/12 4:24 AM
  
Alejandro Sevilla
Alberto Royo

Personalmente te felicito por tremenda pluma
Fui testigo de las dos visitas del Santo Padre a Nicaragua y puedo decirte que la historia es verdadera.
De verdad hay que rezar por Nicaragua siempre bendita por DIOS.
17/04/12 7:04 AM
  
Uno que ama la verdad
Lo que Uds cuentan sobre la visita del papa en nicaragua en 1983 es algo realmente falso. Hasta después de tanto tiempo es realmente horroroso leer cosas de tàn descarada mala fé. JP II tuvo el valor de comparar nicaragua a polonia. Sin embargo no parece que polonia tuvo una revoluciòn que haya derrocado una dictadura, ni que confiò cargos estrategicos de su gobierno a sacerdotes catòlicos. Hasta rehusò pronunciar palabras de paz y reconciliaciòn. Su ùnico afàn fué el de tratar de destabilizar un gobierno que contava con el apoyo de la mayorìa de los ciudadanos, en total acuerdo con los designos imperiales del presidente usa de aquellos entonces. Nunca un sucesor de san pedro llegò, en los tiempos modernos, tan bajo en terminos de caridad cristiana. Estaba preocupado de la difusiòn de la iglesia de los pobres, el vicario de cristo! Bueno, ahora que los planes reaccionarios se han cumplido y la revoluciòn ha sido derrotata, miren orgullosos los resultados. Nicaragua hoy es un paìs sin alma ni esperancia. Desde cuando el presidente ortega se ha vuelto un caudillo corrupto y enamorado unicamente de su propio poder personal el viejo cardenal obando se ha tornado gràn amigo suyo. Bueno, magnifico! Fariseos ipòcritas, miren los resultados! La misma iglesia catòlica està siendo desplazada en los corazones de los nicaraguenses por iglesias y sectas evangelicas, algunas de ellas de muy dudoso valor. Solo les deseo que usd sean algùn dìa juzgados como merecen. Tal como todos lo seremos.
30/05/12 12:44 AM
  
Alex Ruiz
DON DANIEL HOJALA DIOS T PERDONE X LA BRUTALIDAD Q COMETIST ENCONTRA DEL SANTO PADRE TENGO 23 AÑOS Y
E ESCUCHA ESA FRACE Q PRONUNCIASTE DICIENDO ´´CUANDO NUESTRO PUEBLO PIDE LA PAZ LA PIDE NO PARA ENRRIQUESERCE SINO PARA YENAR NUESTRAS NECESIDADES ELEMENTALES D VIDA Y D SUCCISTENCIA 29 AÑOS MAS TARDES ERES INMENSAMENTE RICO MIENTRAS Q NUESTRO PUEBLO TIENE Q EMIGRAR PARA PODER ALIMENTAR ASU FAMILIA



07/06/12 7:32 PM
  
Pedro
El papa pudo parar una guerra y no lo hizo. Abrazó a dictadores sanguinarios y criticó a los que liberaron al pueblo. Maldito sea, ojala se pudra en el infierno.
12/11/12 3:42 PM
  
kantabriko
Pedro y quien le dijo semejante cosa a usted , el papa Juan Pablo ll era una persona muy querida , alli en Nicaragua se encontro con este especimen guerrillero que en vez de prometer paz y alegria en sus discursos animalescos mas bien agregaba guerras y distancia , por la foto me puedo dar cuenta del momento dificil para su santidad Juan Pablo .
12/12/12 12:13 AM
  
ordonex
Vean el video con esa misma historia

http://www.youtube.com/watch?v=RAFSwv_5Uc8
25/01/13 6:16 AM
  
emelda
recuerden amigos lo quesalede nuestro corazon regresa a nosotros multiplicado. el amor es la mayor fuerza del mundo y contra ella no hay fuerza que triunfe, pero !ojo! no todo es amor
13/02/13 8:41 PM
  
Domingo
Agresión a Juan Pablo II en Nicaragua no fue deliberada: Ramírez.

http://www.sdpnoticias.com/notas/2011/04/29/agresion-a-juan-pablo-ii-en-nicaragua-no-fue-deliberada-ramirez

Yo estuve ahí. No hubo tiros. Creo en el Papa, pero en honor a la verdad, tengo que decir que los ánimos de aquella época eran encontrados. En lo personal, creo que hubo manipulación de los sectores que se encontraban en confrontación y creo que el Papa no fue totalmente informado. Creo que la muerte de esos 17 jóvenes fue el verdadero detonante. Recuerdo que la gente solo gritaba: Queremos La Paz!y de allí la excelente y audaz respuesta del Papa: La primera que quiere La Paz, es la Iglesia!. Pero la oración pública por la paz, de parte del Santo Padre, nunca llegó. Y si fue así, fue porque Dios así lo dispuso.
07/03/13 1:59 AM
  
Ortodoxo Izquierda
SALUDOS, ES LAMENTABLE Y TRISTE QUE OCURRA SEMEJANTE ACONTECIMIENTO, LA VERDAD ES QUE NICARAGUA VIVIA TIEMPOS DIFICILES TIEMPOS DOLOROSOS POR A GUERRA IMPUESTA POR LA LUCHA DE IDIOLOGIAS DE LA GUERRA FRÍA POR EL GRAN PAIS ESTADOS UNIDOS Y RUSIA O URSS EN ESE ENTONCES, LA VERDAD QUE ES EN LA HISTORIA DEL MUNDO NOS DICE QUE LAPOLITICA VENGA DE DONDE VENGA ES SUCIA ES BAJA, YO ME CONSIDERO EN IZQUIERDISTA PERO PORQUE PIENZO DIFERENTE AL CAPITALISMO, PERO NUNCA IRRESPETARIA A LA IGLESIA CATOLICA MUCHO MENOS A OTRAS RELGIONES PORQUE SI EXISTES EN POR ALGO HAY QUE DARLE RESPETO A TODOS LOS SERES HUMANOS, SI ES CIERTO QUE LA GUERRA ES DOLOROSA PORQUE SOLO DEJA RESENTIMIENTO, DOLOR MUERTE Y TRISTEZA VIVA EL IGLESIA CATOLICA!!!!, VIVA EL PAPA JUAN PABLO II!!!!, VIVA EL PAPA FRANCISCO!!!VIVA LA IZQUIERDA PATRIA O MUERTE!!!!
03/04/13 5:56 PM
  
abc
Que verguenza siente el pueblo de Nicaragua, ante la actitud de semejantes vulgares, atrevidos, no tienen el mínimo de educación.
16/05/13 2:29 AM
  
Oshi
Por sus frutos los conoceras.. a uno dentro de poco lo santificaran y el otro.. como la cancion... Hayyyy Nicaragua.. Nicaraguitaaaa.... el tiempo se encargo de poner en su lugar a quienes buscaban las mentiras y a quienes buscaban la verdad.
05/03/14 4:50 PM
  
AR
Sí, y días después de humillar publicamente a Ernesto Cardenal el ultraconservador Juan Pablo II aparecía sonriente al lado del asesino Augusto Pinochet en el balcón de la Moneda. Esta es la realidad de la Iglesia Católica oficial: ser indulgente con los poderosos y duro con los que cuestionan la estafa del capitalismo.
03/04/14 1:49 PM
  
Augusto Morales
Para ese entonces yo tenía 8 años y no conocía estos detalles acerca de la visita del ahora San Juan Pablo. Sin duda el demonio siempre usa muchas trampas para acallar la voz de Dios que le habla a su pueblo, como en esta visita del santo Padre a Nicaragua. Algunos religiosos que en aquella época eran férreos críticos del régimen ahora son sus apologetas, que ironía pero así es Satanás.
27/04/14 4:47 PM
  
Alma
Hay que leer la otra version, la que escribe Ernesto Cardenal, si se dicen justos, yo participe en esta misa y hay muchas mentirasen esta version, como siempre!!!
29/04/14 4:08 AM
  
javier salas
decis que los sandinistas y el papa no se llevaban, claro que si...
03/07/14 3:46 AM
  
adrian
Hola Hermanos Nicaraguenses, soy Mexicano y es importante ser imparciales y saber que Dios no es religion, lo que hizo en su momento Daniel Ortega fue muy bueno, pero de nada sirve por lo que hace hoy, es decir: Solo demostro que era un falso al igual que la figura de Juan Pablo II que solo servio a intereses, todos ellos merecen el infierno ya que solo condenaron a mucha gente inocente por sus intereses politico-religiosos,
17/07/14 2:31 AM
  
david
Juan pablo II tapó y encubrió sistematicamente los casos pederastia y de abusos sexuales dentro de la iglesia, no creo que la historia lo indulte
28/11/14 10:01 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.