« ¡Gracias Ramón!Buscar lo que une más que lo que desune »

7.02.11

Los "niños" que no quieren crecer: una realidad preocupante.

A las 3:22 PM, por Reme
Categorías : General

“Wendy, ¿por qué tenemos que crecer?…
Los adultos organizan el mundo en el que los niños y los piratas juegan.
Debemos agradecerles y compadecerlos por lo demás. Pobres, torpes… atrapados por el decoro, por la humillación ante las autoridades y atormentados por los sentimientos…
Olvídalos a todos. Ven conmigo adonde no tendrás que pensar en las cosas de los adultos… donde siempre seremos niños…”

Hace ya algunos años escribí un artículo que también comenzaba con esta cita del libro “Peter and Wendy” escrito por J. M. Barrie en 1911.

Lo que entonces se conocía como la historia de un niño que no crece y por tanto tampoco muere, hoy en día, desgraciadamente, es el nombre de una enfermedad de tremenda actualidad:”El síndrome de Peter Pan”.

¿Quién no tiene cerca a algún amigo, familiar, o compañero de trabajo, entradito en años, que no quiere crecer, y que, por supuesto, se resiste a asumir las obligaciones y responsabilidades que conlleva ser adulto?¿Cómo reconocerlos?

Según vienen advirtiendo los expertos desde hace varios años, el aumento de esta enfermedad está haciendo estragos no solo entre los adolescentes o jóvenes adultos, sino que se ha ampliado a todas las etapas de la vida adulta. Puesto que, como señala Gary Cross, profesor de historia en la Universidad Estatal de Pensilvania: “la cultura de los niños-adultos responde más a un estilo de vida que a una etapa de la vida”.

Ahora se les llama kidults (kid + adult) pero fue el psicólogo norteamericano, Dan Kiley, el padre de la expresión “síndrome de Peter Pan”, tras la publicación de The Peter Pan Syndrome: Men Who Have Never Grown Up (“El síndrome de Peter Pan, el hombre que nunca crece”).

Según Kiley, estos “eternos adolescentes”, aunque parezcan ser personas muy seguras de sí mismas, suelen tener unos rasgos muy característicos: “irresponsabilidad, rebeldía, cólera, narcisismo, dependencia, manipulación, y la creencia de que está más allá de las leyes de la sociedad y las normas”.

Es más, son capaces de manipular y abducir a los que les rodean, como a los niños perdidos, en aras de unos negocios de éxito ilimitado, de unos proyectos fantásticos, o incluso, de un amor “ideal”, sin asumir como propio los deberes y responsabilidades que estos con llevan.

Y, si las cosas se tuercen (siempre se tuercen), si no llegan los resultados esperados (nunca llegan), o si por el camino “pringa” los sentimientos de los suyos (siempre ocurre), “buscan (…) la culpabilidad de todo lo que sucede a su alrededor, en los demás, sin que nunca se sientan realmente parte del problema, y ni siquiera de la solución”.

Es más, “dentro de su familia creen tener el derecho para exigir a los demás cualquier sacrificio, maniobran para que todo su entorno inmediato esté pendiente de ellos y ser el centro de atención, no toleran ni la más pequeña crítica negativa, aunque esté bien fundamentada”, según publicó el Dr. Antonio Arbulú Neira, en su artículo titulado “¿Te acuerdas de Peter Pan?”.

Pero estos “niños grandes” que, como en el cuento de Peter Pan y su País de Nunca Jamás, solo quieren soñar y volar, que son incapaces de amar , y que son ajenos a los efectos dañinos que su actitud y las consecuencias de los mismos pueden provocar en los demás; tienen siempre a su lado a una “Wendy” que toma las decisiones, asume sus responsabilidades , y además, le justifica ante los demás.

Unas “Wendy” que no son conscientes de que permitir a Peter Pan salir a través de la ventana, en busca del País de Nunca Jamás, para esconderse de sus compromisos, es, generalmente, la causa de muchos conflictos familiares, conyugales y sociales , que minan las relaciones y quiebran los vínculos, en muchos de los casos, de manera irreversible.

21 comentarios

*****
Excelente artículo. Da vd. en el clavo es un tema de candente actualidad, que por otra parte se trata poco en los medios de comunicación.
07/02/11 3:30 PM
Comentario de crispopa
*****
Pues si... conozco bien ese síndrome. Un familiar lo sufre y él mismo ni se entera.... en cambio los que estamos alrededor lo sufrimos.

No todos se dan cuenta en la familia, con los amigos,en el trabajo... pues le rien las gracias, le dejan ser el centro de atención, cuenta cosas que no se ajustan a los hechos...y tiene los 40 largos, largos....y este Peter Pan también tiene su Wendy.

Me ha encantado el artículo. Gracias
07/02/11 5:15 PM
Comentario de Maricruz Tasies
*****
Qué gran desafío para un cristiano convivir con un Peter Pan! De seguro que nos llevarán al cielo... :)
08/02/11 4:20 AM
Comentario de JacinTonio (Católico, laico fiel, tercera edad, España)
*****
¡Vaya!, ¡yo que tenía la ilusión de ser como un niño…! , pues ¿no dijo el Señor que si no nos hiciésemos como niños no entraremos en el Reino de los Cielos? Ya sé que el Señor no se refería a que asumamos el síndrome de Peter Pan, sino a que la inocencia propia de los niños no tiene que perderse con los años. Pero seguir el consejo del Señor trae tantos problemas, que puede que alguien confunda el sentir de los que lo siguen con el síndrome de Peter Pan.

Y es que no es para menos ¡Con cuánta frecuencia los mayores tenemos el síndrome opuesto…, un síndrome aún no descubierto y que, por lo tanto, aún no tiene nombre! Los mayores somos tan enrevesados… tan retorcidos… Sin embargo, le es más fácil al “mayor” hacerse como niño que al niño hacerse como “mayor”. Y eso es lo que muchos mayores esperan de los niños: que se hagan como mayores. ¡Cuántos malos educadores hay por la vida que presionan a los niños para que obedezcan sus indigeribles órdenes, y no se molestan en ponerse en el pellejo del niño para sentir lo que ellos sienten. Los mayores somos tan enrevesados porque acudimos a la “ingeniería moral” para justificarnos, pues hemos perdido el hilo de la inocencia. ¿Cómo nos van a comprender los niños? ¿No será que muchos mayores no quieren mirarse en la mirada inocente de los niños, porque quedan al descubierto sus propios defectos?

Los niños no pueden pensar como “mayores” porque los “mayores” han perdido la inocencia, y la falta de inocencia es incomprensible para el que siempre ha sido inocente, en cualquier edad. (No me refiero, pues, a la capacidad de comprender enrevesados cálculos, sino a la capacidad del corazón para ver y juzgar la vida con inocencia, rectitud y ese romanticismo e idealismo aceptables que anidan en todo corazón humano, y del que no hay por qué desprenderse, pues no tienen por qué ser incompatibles con la visión objetiva de la realidad).

Cuando el niño pierda la inocencia, empezará a comprender a los mayores, y al revés, cuanto empiece a comprender a los mayores es cuando estará en condiciones de perder la inocencia, porque empezará a justificar conductas muy “cómodas” y “pacíficas”, ya que las comprende. Y eso es lo que ocurre, que, ya desde niños empezamos a ser mayores de esa forma tan… ¡adulta!, perdiendo la inocencia y haciéndonos pícaros y mentirosillos; y a ello ¿no contribuye decisivamente ese síndrome del mayor que muchos tienen?, aunque, también, la seriedad inalcanzable de ciertos hombres equilibrados, hechos y derechos, que no son víctimas de ningún síndrome, y que han asentado su personalidad de una forma inamovible…¡pero sobre cimientos nada inocentes! , por lo que se ven en la imposibilidad de comprender la inocencia de los niños y no tan niños, a los que juzga sin personalidad.

Después, el niño inocente llega a la adolescencia y la juventud. ¿No se le presiona, entonces, para que “salga del cascarón”, y se haga malicioso? Y más tarde, en algunos internados y colegios mayores, o en el servicio militar, ¿no se gastan, para que el novato espabile, bromas y novatadas, harto pesadas y castigables si se aplicaran las disposiciones vigentes? Pero, según dicen estos espontáneos educadores, compañeros veteranos que, acaso, pasaron por el mismo trance, ¡todo sea porque el “niño-joven” recién incorporado salga del cascarón y se haga mayor de una vez por todas! En realidad, lo que buscan, es divertirse, con una total falta de caridad, a costa del no prevenido “novato”. ¿Y a eso llaman algunos “mayoría de edad”?

Parece como si fuera el destino de todos los hombres el dejar de ser niños para ser mayores… ¡pero abandonando las buenas cualidades del niño y adquiriendo los malos defectos de los mayores!, que, por ser asumidos por la generalidad de las personas, se toman como cualidades normales de la “mayoría de edad”, viéndose al que no quiere asumir esta “adultez”, como un bicho raro, expuesto a ser marginado, como así ocurre, pues hay personas que se empecinan en seguir siendo inocentes a pesar de todo, es decir, en seguir teniendo esa naturalidad inicial que todos tuvimos, concretada posteriormente en virtudes, ¡y hasta en virtudes cristianas!, y claro está, causan muchos problemas en el entorno social en que viven. ¿Se va a decir que estos tienen el síndrome de “Peter Pan”?. Si es así, ¡bendito síndrome! Se niegan a mentir, y buscan decir “sí” cuando hay que decir “sí”, y “no cuando hay que decir “no”, según corresponda, pues, con el Evangelio, consideran que lo que de ahí pase, viene del maligno. Y esta manera de ser les causa muchos sufrimientos: ELLOS SON LOS PRIMEROS QUE ACUDEN A LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA cuando se les obliga a maliciarse. Y no sólo sufren ellos, sino que causan muchos problemas a los que han de convivir con ellos, y que no son tan… “niños”. Pero si el inocente sigue el Evangelio, encuentra alivio en muchas de sus frases: como por ejemplo, “No he venido a traer la paz sino la guerra”, “Os doy la Paz, no como la da el mundo”, etc. Entendido así el síndrome de “Peter Pan”, yo también quiero tenerlo. ¡ME GUSTA SER “NIÑO”. LO SIENTO!

Con todo, es verdad que existe un síndrome llamado de “Peter Pan”. También a mí me ha parecido encontrar personas que aparentan haberse quedado en la adolescencia. Pero no creo que sea porque se hayan negado a crecer… ¿o sí? Puede deberse a diferentes causas, desde una mala educación, o una errónea educación que no tiene que ser ‘mala’, antes de llegar a la adolescencia, hasta una cierta incapacidad de asumir presiones sociales por encima de sus capacidades, pasando por aquellos que no se han 'desarrollado' o 'crecido' lo suficiente, o que ocupan puestos para los que no tienen capacidad o preparación, y les viene grande…, pero hay, supongo, muchas causas que motivan el síndrome de “Peter Pan”, no, necesariamente las que he expuesto. Pero creo que, ni aún en estos casos, hay que presuponer que tienen este síndrome.

En cualquier caso, conviene DELIMITAR LA CONDUCTA del que lo padece para no caer en injustas comparaciones, sobre todo, si “la cultura de los niños-adultos responde más a un ESTILO de vida que a una etapa de la vida”. Un “ESTILO” de vida que puede ser una defensa de las virtudes de la etapa infantil por la que todos hemos pasado, y no una salida egoísta y cómoda para seguir con las picardías aprendidas desde pequeños, a veces, inducidos por los mayores.

Debemos, pues, DELIMITAR LA CONDUCTA del que aparentemente sufre el Síndrome de Estocolmo, si no queremos cargarnos conductas verdaderamente válidas, que lo único que hacen es purificar el “ESTILO” de vida viciado del entorno en el que viven y se desenvuelven.
08/02/11 11:35 AM
Comentario de JacinTonio (Católico, laico fiel, tercera edad, España)
Rectificación: al final, donde dice "Síndrome de Estocolmo", debe decir: "Síndrome de Peter Pan".Disculpen el error. Es que hay muchos síndromes en esta vida.
08/02/11 12:27 PM
Comentario de Fredense
*****
Remedios, excelente planteamiento del problema.

Un saludo muy cordial.
09/02/11 12:02 PM
*****
No sólo hay personas con ese síndrome Peter Pan, sino sociedades enteras que actuan en su mayoria ajenas a los efectos dañinos que su actitud y las consecuencias provocan. Irresponsables totales
10/02/11 5:57 PM
Comentario de Anónimo...
En defensa de Peter Pan...

'Os reis de mí por que soy diferente... pero yo me rio de vosotros por que sois todos iguales' (Peter Pan).

Ser adultos (e iguales) no nos hace ser mejores (en principio -y por lo que se puede apreciar a grandes rasgos-... peores). Es un concepto que se refiere (fundamentalmente) a la edad... no a la ética, ni a la sensibilidad, ni al talento ni al saber estar.

En cualquier caso... http://infocatolica.com/blog/geniofemenino.php/1101301147-unir-mas-que-desunir-dar-doct

: )
14/02/11 2:45 PM
Comentario de José Manuel
*****
Excelente síndrome para definir el infantilismo de Zapatero. En realidad no es nada de infantil, ningún bambi, porque a los niños se les explica algo y al momento comprenden a sus mayores. El Peter Pan es un tipo terco, tozudo, mimado, cabezón, consentido pero que no consiente que nadie le lleve la contraria, un incapaz de aprender de sus errores. Todos los que no reconocemos nuestros pecados y somos incapaces de arrepentirnos tenemos este síndrome. El dócil real es humilde a la verdad, la diga Agamenón o su porquero.
15/02/11 6:12 AM
Comentario de una duda
***--
CHE QUE NOMBRE TIENEN LAS 2 NOVELAS DE PETER PAN?

1: EL PAIS DE NUNCAS JAMAS Y EL OTRO?


si responden gracias.
14/05/11 10:14 PM
Comentario de Peter Pan
Editado por InfoCatólica:
Recordamos al personal que usar los comentarios para calumniar y difamar a otras personas puede ser constitutivo de delito en muchos países. Y nosotros estamos dispuestos a colaborar con la justifica enviando la información (IP y otros datos) que queda grabada en nuestras bases de datos.
10/02/12 5:15 PM
Comentario de Editado
Editado por InfoCatólica:
Dirección IP: 190.238.13.xxx
12/02/12 7:10 PM
Comentario de CAMILA
*****
TENGO 15 AÑOS, Y SE QUE MI ACTITUD DEBERIA SER OTRA, ME JUZGAN Y CRITICAN PERO NADIE SE ATREVE A IR MAS ALLA. No quiero crecer por que tengo miedo a que me dejen de querer....por que he notado que los adolecentes en muchas ocaciones parecieran ser un estorbo para la sociedad...
04/04/12 3:19 AM
Comentario de Marìa.
*****
Tengo 15 años, y NO QUIERO CRECER!, siento que el tiempo me pasa y se me pasa muy ràpido, escribo esto con los ojos llenos de làgrimas, me acuerdo como si fuera ayer que empezaba PRIMER GRADO! y de un dìa para el otro me encontrè con 15 años, con ya este año, cuatro años de secundaria, a solo tres años de hacerme mayor de edad!..
Dònde quedaron las novelas que veìa?, los dibujitos que tanto amaba? mis muñecas? los consuelos de mamà? las muñecas que papà me regalaba porque ERA la màs chica de la familia?, donde quedaron aquellos recuerdos? cuando jugaba con mis hermanos mayores, invetamos tantas cosas, que hoy los veo con 19 y 22 y me acuerdo de esos juegos y me sensibilizo muchisimo.
Tengo una hermana de cinco años y envidio muchisimo su edad! ella tiene tanto por disfrutar y yo tan poco.
Me acuerdo lo que era cumplir 12 años, lo que era terminar la primaria y sentirse tan bien, tan grande! me encantarìa volver a aquellos años.
Estoy tan cansada que me traten de 'mujer' me encantaba ser una nena, yo quiero seguir siendo una nena...
21/02/13 4:45 PM
Comentario de peter pan
les dedico a todos la cansion q compuse para q la cante chalo reyes y dise asi
http://www.youtube.com/watch?v=aD20mfDN-PU
Antonio arbulu neira a.peter pan
24/06/13 4:44 AM
Comentario de antonio arbulu neira
Mis poemas.
Por Antonio arbulu neira

Hoy encontre un jardín en tus labios...
pronto el silencio esconderá mis palabras
en una almuada de sueños
que la morderé toda la noche.

Otro:

Beber de tus manos
el océano
el mar
el rio
cárgame de vida por dentro
hasta sentir que me llenes
con todo tu hermoso aliento.

el ultimo:

Cargo en mis adentros
un equipaje de recuerdos.
Tus labios envuelven mi trusa
como palabras caídas del cielo.

Antonio arbulu neira
el prófugo que le dicen *peter pan*
03/07/13 6:59 AM
Comentario de stefany
no solo es no querer tomar obligaciones sino jugar eternamente , no ser un aburrido individuo pensando en el amor y cosas sin sentido que te encierran en 4 paredes.
abran los ojos hay tantas cosas por las que soñar y que cuando te vas haciendo grande las vas olvidando ....no quisiera eso jamas de los jamases.soñar es lo unico que me mantiene aca
saltar ,,,,juguar,juguar,juguar algo de lo un adulto no tiene y cuando creces lo vas perdiendo ¿quien quiere jugar contigo a los 16 años ' como quisiera tener el poder convertirme en un niño por un dia e ir a los juegos del parque sin que nadie me mire ---con esa mirada tan...y que te digan que ya estas grande
13/01/14 5:21 PM
*----
Odio este articuló,me da asco,soy una niña que nunca crecerá,sus amigos siempre serán de entre 4 a 15 años mas o menos,¿que tiene de bueno ser adulto? No puede jugar,correr,saltar,leer por plaser,en esta sociedad esa tratando a los niños como adultos porque creen que así maduran mas rápido pero no,cuando me trataban como un adulto hacia muchas tonterías y ahora que me tratan como niña( que es lo que soy) soy mas lista y feliz.
Estoy enamorada de un árbol que yo sembre y he protegino¿amor humano? ¿para que? Yo he conocido muchos adultos aburridos sin imginacion ni creatividad,cuadrado e ignorante,si quieres juzgarme por lo que les digo hazlo a mi no me importa
Amor no es solo a un "novio" puede ser a tu madre o padre ñ
23/04/14 1:06 AM
*----
Mis ídolos son peter pan y el principito porque nos hacen ver lo malo del mundo adulto.
Tengo 11 años y no quiero crecer y a mi mama le gusta.
Los que han escrito esto ( el articulo del supuesto sindrome)no metesen ni una estrella pero si no no puedo comentar aci que que sea solo 1.
Los adultos nunca me entienden ni lo harán.
Para vivir sembrare mis propias calabazas y seré libre y jugaré...
23/04/14 1:10 AM
Comentario de Peter Pan
*----
Ha ha que rídiculo,yo no soy haci, entiendo lo que dicen los adultos si me explican aunque no comparta las mismas opiniones.Dejen en paz a estos niños,¿crecer? Claro que no ha ha
23/04/14 1:14 AM
*----
Y...¿acaso tiene algo de bueno crecer?
Me parece que no.
23/04/14 1:16 AM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
PobreExcelente
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Remedios Falaguera

Remedios Falaguera

Diplomada en Magisterio por Edetania (Valencia) y en Periodismo por la Universidad Internacional de Cataluña (UIC). Casada desde hace 25 años actualmente compagina su trabajo de madre y de periodista con su gran afición: reivindicar el «genio femenino» como columna vertebral que humanice al ser humano en el ámbito familiar, educativo, político, económico, cultural y eclesial.

En este blog

Algunos libros de Reme


Agosto 2014
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
 << <   > >>
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso