« La protervia de la diócesis de LinzMatrimonio: irreverencias desde Bélgica hasta Triana »

2.11.10

Dales Señor el descanso eterno. Y brille para ellos la luz perpetua

A las 4:33 PM, por Isaac García Expósito
Categorías : Liturgia

Por consiguiente, todo lo tocante a las honras fúnebres, a la calidad de la sepultura o a la solemnidad del entierro, constituye más un consuelo de los vivos que un alivio de los difuntos. De lo dicho no se deduce que hayamos de menospreciar y abandonar los cuerpos de los difuntos, sobre todo los de los santos y los creyentes, de quienes se sirvió el Espíritu Santo como de instrumentos y receptáculos de toda clase de buenas obras. Si las vestiduras del padre y de la madre, o su anillo y recuerdos personales, son tanto más queridos para los descendientes cuanto mayor fue el cariño hacia ellos, en absoluto se debe menospreciar el cuerpo con el cual hemos tenido mucha más familiaridad e intimidad que con cualquier vestido. Es el cuerpo algo más que un simple adorno o un instrumento: forma parte de la misma naturaleza del hombre. De aquí que los entierros de los antiguos justos se cuidaran como un deber de piedad; se les celebraban funerales y se les proporcionaba sepultura. Ellos mismos en vida dieron disposiciones a sus hijos acerca del sepelio o el traslado de sus cuerpos.

El afecto del que recuerda y reza. No hay duda de que el afecto que los fieles manifiestan para con sus difuntos más queridos aprovecha a aquellos que, viviendo aún, han merecido que todo les beneficie después de esta vida. Y cuando por alguna necesidad no sea posible sepultar los cuerpos, o sepultarlos en lugares santos, nunca hay que omitir los sufragios por sus almas. La Iglesia lo hace por todos los difuntos en la asamblea cristiana y católica, aun callando sus nombres, con una conmemoración general, de tal modo que, cuando los padres, los hijos, los parientes o amigos descuidan este deber, la única piadosa madre común los tiene presentes supliendo a todos. Pero, si faltan estos sufragios, que se hacen con fe recta y verdadera piedad por los difuntos, creo que no sería de ningún provecho para sus almas que los cuerpos sin vida estén enterrados en los lugares santos.

Resueltas las cuestiones principales, estemos bien convencidos de que llegan a los difuntos por quienes ejercitamos la piedad las súplicas solemnes hechas por ellos en los sacrificios ofrecidos en el altar, las oraciones y las limosnas, aunque no aprovechen a todos por quienes se hacen, sino tan sólo a los que en vida hicieron méritos para aprovecharlos. Pero, porque nosotros no podemos discernir quiénes son, es conveniente hacerlos por todos los bautizados para que no sea olvidado ninguno de aquellos a los que puedan y deban llegar esos beneficios. En efecto, es mejor que sobren tales bienes a quienes ni pueden perjudicar ni aprovechar, antes que falten a quienes pueden necesitarlos. No obstante, cada cual pone tanto más celo en hacer todo eso por los suyos cuanto mayor es su esperanza de que los suyos hagan otro tanto por él. Los cuidados empleados en el sepelio del cuerpo no son un salvoconducto de salvación, sino un deber de humanidad según el sentimiento natural por el que nadie odia su propia carne. Por tanto es conveniente rendir todo el cuidado y piedad que se pueda en favor del cuerpo de nuestro prójimo, cuando haya salido de esta vida aquel que así lo hacía. Y si hacen todo esto hasta los que no creen en la resurrección de la carne, ¿cuánto más deben hacerlo los que creen que ese servicio aplicado a un cuerpo sin vida, pero que ha de resucitar y vivir eternamente, es en cierto modo un testimonio de la misma fe?

Breviarium Romanum. Segundo Nocturno oficio de Maitines. Lecciones IV, V y VI.

San Agustín: La piedad con los difuntos. Obras Completas, tomo XL. Ed. BAC.

Requiem aeternam * dona eis Domine
Et lux perpetua * luceat eis

3 comentarios

Comentario de Catecúmeno
Se entiende mejor y más clarito a San Agustín (siglo IV), que las explicaciones enrevesadas de los que pretenden acercarse al "hombre de hoy" inventado doctrinas extrañas y falsas sobre la muerte y la resurrección. La verdadera doctrina de la Iglesia da aliento y esperanza, pues es el Espíritu Santo quien inspira.
02/11/10 10:34 PM
Comentario de Semper Fidelis
Los Tradicionales estamos totalmente en contra de la cremación, por atentar contra la dignidad del templo del Espíritu Santo. Los cristianos se distinguían de los paganos romanos y de los paganos vikingos en que enterraban a sus muertos, como Jesús en la sepultura, mientras aquellos incineraban a sus muertos y esparcían las cenizas. Gracias , don Isaac por recordarnos lo frágil y fugaz que es esta vida pasajera.
Una oración bella y sencilla por las benditas ánimas del Purgatorio,
"Oh, Padre Eterno, os ofrezco la más preciosa sangre de Vuestro Divino hijo Jesús, unido a las Misas celebradas hoy alrededor del Mundo por todas las Santas Almas del Purgatorio. Amén"
03/11/10 3:45 AM
Comentario de rastri
Semper Fidelis
Los Tradicionales estamos totalmente en contra de la cremación, por atentar contra la dignidad del templo del Espíritu Santo.

________________

La dignidad del -cuerpo- templo del Espíritu Santo no se degrada con la cremación del -cuerpo- templo de sacrificio; Sino todo lo contrario, pues se acelera la liberación del Espíritu Santo de su prisión y acrificio que es el -cuerpo- templo.


Y no obstante; a pesar de las diferencias existentes entre un judío pecador y un judío justo como Jesús que muere y resucita, Él dice: -He de recibir un bautismo de fuego,...
03/11/10 8:43 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.

Isaac García Expósito

Isaac García Expósito

Católico apostólico romano. Casado, con dos hijos. Adorador Nocturno. Ingeniero Técnico Industrial e Ingeniero Industrial. De Sevilla (¡Roma triunfante en ánimo y riqueza!), hermano de Jesús Despojado y la Macarena.

Gloria Patri, et Filio et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc et semper, et in saecula saeculorum. Amen.



    sígueme en Twitter

    En este blog

    Septiembre 2014
    Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
     << <   > >>
    1 2 3 4 5 6 7
    8 9 10 11 12 13 14
    15 16 17 18 19 20 21
    22 23 24 25 26 27 28
    29 30          

    Pon un crucifijo en tu blog


    Cristo del Amor

    ¡Sé siempre nuestra Esperanza!


    Esperanza Macarena

    Cum Petro et sub Petro


    Benedicto XVI

    Adveniat Regnum Tuum!


    Cor Iesu sacratissimum, miserere nobis!

    Rosarium


    Oremus Concede nos famulos tuos, quaesumus, Domine Deus, perpetua mentis et corporis sanitate gaudere: et gloriosa beatae Mariae semper Virginis intercessione, a praesenti liberari tristitia, et aeterna perfrui laetitia. Per Christum Dominum nostrum.Amen.

    Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras


    milites ergo cum crucifixissent eum acceperunt vestimenta eius et fecerunt quattuor partes unicuique militi partem et tunicam erat autem tunica inconsutilis desuper contexta per totum dixerunt ergo ad invicem non scindamus eam sed sortiamur de illa cuius sit ut scriptura impleatur dicens partiti sunt vestimenta mea sibi et in vestem meam miserunt sortem et milites quidem haec fecerunt

    Misa tradicional en las Salesas

    Misa tradicional en las Salesas
    Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso