¿Morir pronto o tarde?

“No importa morir pronto o tarde; morir bien o mal es lo que importa".

Lucio Anneo Séneca, Cartas a Lucilio, VIII

……………..

Coda: Y eso que el viejo pagano cordobés no conocía la maravilla, el milagro y el consuelo que es una muerte cristiana.

62 comentarios

  
Bruno
Si alguien prefiere el latín:

Citius mori aut tardius ad rem non pertinet, bene mori aut male ad rem pertinet.
12/12/17 2:48 PM
  
Luis López
"Y eso que el viejo pagano cordobés no conocía la maravilla, el milagro y el consuelo que es una muerte cristiana"

Bueno, algunos dicen que pudo conocer personalmente a San Pablo... O al menos sus doctrinas... Y él murió -se suicidó, presionado por Nerón- en la misma época en la que este abyecto emperador hizo sus grandes persecuciones contra los cristianos, y es posible que quedase conmovido por la manera en que muchos de ellos morían.

Y en todo caso ese principio de Séneca es una prueba de que lo mejor de la moral de los paganos se contiene en la Verdad del cristianismo.
12/12/17 3:11 PM
  
Bruno
Luis López:

"Bueno, algunos dicen que pudo conocer personalmente a San Pablo..."

Sería un tema bonito para una novela.

"Y en todo caso ese principio de Séneca es una prueba de que lo mejor de la moral de los paganos se contiene en la Verdad del cristianismo"

Así es, pero se contiene purificado, debidamente orientado y, me atrevo a decir, transfigurado. Por eso los cristianos mueren mártires, pero no se suicidan.

En cualquier caso, no puedo evitar la sensación de que el mundo pagano, aun con sus grandísimas carencias y burradas, era incomparablemente más noble que la sociedad poscristiana, que se arrastra por el suelo para devorar su propio vómito.
12/12/17 3:17 PM
  
Pedro (el original)
¡Bah! ¿Diferencia? Ninguna. Lo sé de buena tinta. Todo hombre, cristiano o no, será juzgado con el mismo criterio: por el amor concreto que haya ofrecido o haya dejado de ofrecer a sus hermanos.
12/12/17 3:18 PM
  
Bruno
Pedro:

Tengo pendiente escribir un post sobre esa pregunta que me hiciste, pero estoy escaso de tiempo estos días, lo siento.
12/12/17 3:19 PM
  
Pedro (el original)
No hay problema. Al revés. Te agradezco mucho el interés que te has tomado.
12/12/17 3:24 PM
  
Fulgencio
Muy buena la cita, Bruno.
12/12/17 4:01 PM
  
Manuel Perez
Me permito apuntar algo a esa respuesta pendiente y que se me viene a la memoria al leer recientemente al padre Royo. Jesús dijo dos mandamientos: primero, amaras a Dios por encima de todo. Segundo, amaras al prójimo.
Los dos son dos caras de la misma moneda. Pensar en el amor al prójimo como lo único válido es dejar cojo el argumento. El juicio será en el amor a Dios y el amor al prójimo. Que si nos olvidamos del amor a Dios.....
12/12/17 4:04 PM
  
chico
Entiendo que hoy, la gente piensa poco en su muerte. Y de los que la piensan , muchos la piensan mal, porque no creen o creen mal o sea al margen de lo que Dios enseña por su santa Iglesia.
12/12/17 4:06 PM
  
Oscar
En general tiendo a pensar que Dios es providente permitiendo que nos muramos en el mejor momento posible: suficiente tiempo de vida para la conversion del "predestinado" (no me gusta la palabreja), o a veces una muerte prematura para el impío, para ahorrarle profundades del infierno, que una mas larga vida de impiedad le hubiera merecido mayores castigos eternos.
12/12/17 4:06 PM
  
Milton
Entre mas rápido muramos mas rápido dejamos de ofender a Dios
12/12/17 5:20 PM
  
Francisco de México
Milton, eso me recuerda un pequeño chiste:

El que se emborracha se duerme, el que se duerme no peca, el que no peca se va al cielo. Conclusión: Embriagarnos nos lleva al cielo.

La moral del antiguo testamento es una moral del no: No matarás, no fornicarás, no.... Esto es, una moral de MINIMOS que debemos cumplir, pero no nos deja ahí, sino que propone su complemento donde nos habla del amor a Dios y luego al prójimo como uno mismo.

Estamos aquí para cumplir la voluntad del señor, ni antes ni después. El afirmar que mejor morir antes para dejar de ofender a Dios abre una puerta a una falsa interpretación en el que embriagarse, el suicidio, la eutanasia y hasta el aborto para una muerte mas rápida y, en consecuecia, dejar de ofenderlo son algo moralmente bueno, siendo malos en realidad.

Morir bien o morir mal es lo que importa.
12/12/17 6:07 PM
  
Luis E
Morir en estado de gracia es morir bien.
12/12/17 6:25 PM
  
rastri
Según el postulado del principio del movimiento continuo o control de la energía libre ilimitada.

-En nuestra escuela se postula que: El Tiempo o Universo -como dimensión limitada y transitoria de oscuridad y muerte donde el Hombre mora, mientras more- es inversamente proporcional al infinito Espacio - donde en Luz y Vida- Dios mora.

Y que, por ende, así como a mayor Tiempo o Universo de oscuridad y de muerte se corresponde menor Espacio de Luz y de Vida. Y viceversa que a mayor Espacio de Luz y de Vida se corresponderá menor Tiempo Universo de oscuridad y de muerte.

Según este principio: Cuanto antes hayamos desintegrado este Universo de oscuridad y de muerte, más pronto estaremos integrado en el infinito Espacio donde Dios mora.

De aquí que el morir, por y contra este mundo, cuantos antes mejor.
Siempre y cuando, lógicamente, se tenga conciencia cierta de que el otro mundo, donde Dios mora, existe
12/12/17 7:06 PM
  
josep
vivir y morir santamente.
12/12/17 8:12 PM
  
Palas Atenea
Bernal Díaz del Castillo empleaba un término para indicar quiénes habían muerto por causas naturales y quiénes no, de los primeros decía: "murió de su muerte". Es un término muy descriptivo porque cuando nacemos ya llevamos la muerte que nos toca, sin embargo Séneca no murió de su muerte.
12/12/17 8:18 PM
  
Roblete
Ahora se considera morir bien a morir sin darnos cuenta. Yo recuerdo a mis padres rezar siempre tras el rosario un padrenuestro a San José para obtener la gracia de una buena muerte. Mi madre aún vive, pero mi padre murió confesado, comulgado, rodeado de su familia y consciente de que entregaba su alma a Dios. Esa es la muerte que yo anhelo.
12/12/17 8:51 PM
  
Milton
"Prefiero morir antes que pecar" Santo Domingo Savio
12/12/17 10:03 PM
  
Bruno
Milton:

Supongo que entiende que eso no significa que quisiera morirse cuanto antes para no pecar más, sino que, si alguna vez querían obligarle o inducirle a pecar, estaría dispuesto a morir antes que hacerlo.

Permanecer o no en esta vida no depende de nosotros, sino de la voluntad de Dios. Si Dios quiere que sigamos viviendo, aunque vayamos a pecar, será por algo. Él sabe mejor que nosotros lo que es bueno.
12/12/17 10:08 PM
  
rastri
Desde que por principio de herencia genética heredamos la causa del Pecado original; necio aquel quien no entienda que nacimos con y por causa del pecado; y que tenemos que morir con y por causa de este pecado.

-He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre. (Salmo 51)

12/12/17 10:10 PM
  
Miguel
Rastri
Nacemos con el pecado original, pero no POR causa de pecado, sino por el amor que Dios nos tiene desde toda la eternidad, y muchos, además, por el amor que sus padres se han tenido, que se añade al de Dios. Esa preposición POR significaría que todo acto sexual es pecado, lo que no es verdad.
12/12/17 10:23 PM
  
Luis Fernando
Fil 1:21-24
Porque para mí, el vivir es Cristo, y el morir una ganancia. Pero si vivir en la carne me supone trabajar con fruto, entonces no sé qué escoger. Me siento apremiado por los dos extremos: el deseo que tengo de morir para estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor, o permanecer en la carne, que es más necesario para vosotros.

12/12/17 11:17 PM
  
Emilio
Gracias, Bruno, por darnos la frase también en latín: se memoriza mejor, y farda "cantidubi".
En otro tono, asoma el misterio de la existencia de la "lex naturalis" sostenida sobre todo por los estoicos en la antigüedad pagana. Próximos a la Navidad, a mí me gusta relacionarla con el "Gloria in excelsis Deo et in terra pax hominibus bonae voluntatis". ...bene mori aut male ad rem pertinet: pero ¿qué era lo bueno y lo malo para Séneca?. Sin mayores estudios, quiero pensar que lo que estuviese de acuerdo con la verdad. ¿Y quién dijo que El era el Camino y la Verdad y la Vida?. Pues eso.
13/12/17 1:15 AM
  
Almudena1
Vivir muriendo para vivir resucitando. Saber vivir muriendo a todo lo que nos impide vivir resucitando. Morir poco a poco al pecado, por gracia, nos resucita más a Dios, ya aquí. Cuanto más muramos al mundo que nos impide gozar más de Dios en esta vida, más estaremos resucitando en El aquí también. Es un proceso que nos acerca a esa muerte definitiva, sin miedo, por que vivir en Cristo y por Cristo es la primicia de vivir resucitando. No importa el tiempo que dure ese proceso, importa que lleguemos ligeros, con la muerte más vencida. ¿Porque qué es la muerte sino la ausencia de Dios en el hombre? El hombre en Dios no muere, tan sólo duerme descansando en El la lucha.
13/12/17 9:20 AM
  
Ulpiano Galiana
¡¡Pero bueno!!
Usted loando a un pagano
Si estará en los infiernos, por morir fuera de la Iglesia.
Mal, mal, mal
13/12/17 12:54 PM
  
juanlui
Milton,

Le entiendo... pero si Dios la vida es para hagamos de ella una obra de arte que le guste a Él y así _merezcamos_ la Gloria de Su Presencia.

¿ O no ?
13/12/17 3:21 PM
  
Meditador
Milton, precisamente escribí yo sobre ese punto: la historia de la madre que mató a su hijo recién nacido, después de bautizarle, para que fuese directo al cielo y sufriendo lo menos posible. Nadie ha rebatido todavía ese argumento. Hay alguien que pueda hacerlo ahora? Será interesante leerles.

PD Es solo una historia sin sentido, por supuesto. Pero doctrinalmente... impecable? Me gustaría ver donde está el fallo.

👍
13/12/17 5:07 PM
  
rastri
Miguel
Rastri
Nacemos con el pecado original, pero no POR causa de pecado, sino por el amor que Dios nos tiene desde toda la eternidad, y muchos, además, por el amor que sus padres se han tenido, que se añade al de Dios. Esa preposición POR significaría que todo acto sexual es pecado, lo que no es verdad.
12/12/17 10:23 PM
_________________

Nacemos y morimos por causa del pecado original. El pecado original, causa de nuestra dolorosa existencia y muerte, desde Adán y Eva hasta nuestro días, se transmite por principio de herencia genética.
Y de aquí el salmo: -He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre. (Salmo 51)


-Cristo y la Virgen María no entran dentro de este contexto temporal de pecado original y sus consecuencias, a pesar de que Cristo haya muerto, y resucitado.-

Para entender esto del pecado original, o primer pecado, de donde emana el resto de todos los pecados en que el Hombre puede caer; hay que saber en qué y cómo consistió y sigue consistiendo este "pecado de origen" causa, primera y principal de nuestra muerte. Y por ende hay que saber cómo era la vida de Adán y de Eva en aquel su Paraíso Terrenal antes de que ellos cometieran este, susodicho pecado. Y de aquí cómo será la vida en este planeta Tierra para aquellos dignos de volver nacer, tal cual y cómo así está escrito.

Para quien sea digno y haya resucitado de esta nuestra actual muerte temporal, que será pronto y para todo ser vivo racional, irracional o vegetal habido; para nunca más morir. Para el ser Hombre y Mujer racional y para el irracional ya no será el crecer y multiplicarse por causa de la cópula carnal; sino por el virginal poder del Dios creador.

A veces el demonio, revestido de internet me juega estos trucos borrando mis comentarios; espero que esta vez no lo haga; pues creo, más o menos y de forma similar haber respondido ya anteriormente a este comentario.


13/12/17 5:13 PM
  
Bruno
Estimado Meditador:

"precisamente escribí yo sobre ese punto: la historia de la madre que mató a su hijo recién nacido, después de bautizarle, para que fuese directo al cielo y sufriendo lo menos posible. Nadie ha rebatido todavía ese argumento. Hay alguien que pueda hacerlo ahora? Será interesante leerles. PD Es solo una historia sin sentido, por supuesto. Pero doctrinalmente... impecable? Me gustaría ver donde está el fallo."

El fallo está en que no conoce la doctrina católica.

Su razonamiento no tiene nada que ver con la moral de la Iglesia. Según la moral católica, hay acciones intrínsecamente malas que no se pueden hacer en ningún caso con conciencia recta. Es decir, que siempre están mal sean cuales sean las circunstancias. La más evidente de esas acciones intrínsecamente malas es la que usted pone en el ejemplo. Matar intencionadamente a un inocente siempre es moralmente malo y no se debe hacer en ninguna circunstancia.

La madre no puede matar a su hijo inocente aunque sea con un fin bueno. Afirmar que algo intrínsecamente malo se puede hacer si se persigue un fin bueno es decir que el fin justifica los medios, algo que es diametralmente opuesto a la doctrina católica.

13/12/17 6:02 PM
  
Pepe Jacobo
De todas formas creo que no se puede aislar esto de la manera en que murio. Una buena muerte que incluya el suicidio, no tiene version cristiana alguna.
13/12/17 6:40 PM
  
Meditador
Bruno, lo cierto es que tengo un conocimiento básico de la doctrina católica, y conozco sus contradicciones, que no son pocas. Una de ellas queda patente en esa historia, pues si bien es cierto que la doctrina católica prohíbe matar, no cabe duda que al bebé le viene muy bien que lo maten, para ir al cielo. La madre tendrá su oportunidad también, qué duda cabe, ya que siempre podrá confesarse y arrepentirse, y en todo caso, le quedará la seguridad de haber enviado a su hijo al cielo. Eso, si nos atenemos a la letra, claro, porque ninguna madre, salvo que esté loca, haría una cosa así. Pero, reconozca que la doctrina ha quedado un poco en mal lugar. Hay otros puntos en los que queda mucho peor, de todas formas.

Las doctrinas tienen todas fallos, y la católica no es la excepción. Pero no tome esto como un ataque personal a la doctrina, no es esa mi intención al poner de manifiesto uno de sus puntos débiles. Por ni parte, no ne adhiero a las doctrinas, sea cual sea, porque solo son solo aproximaciones racionales a la verdad, y toda aproximación racional, se queda corta. Llegados al punto en que la doctrina no apuntala la fe, hay que ir más allá de ella. Yo creo que la gente se marcha en masa de las iglesias, porque no es tan difícil ver los fallos. Están demasiado a la vista, en estos tiempos.

Gracias por su contestación.

👍

13/12/17 6:45 PM
  
Pedro (el original)
Dios ama la libertad. Por eso no provoca la muerte súbita al recién nacido. Y es todopoderoso. Las madres también aman la libertad de sus hijos y si aman a Dios les hablará de Él. Tú mismo dices que es una locura.
13/12/17 7:08 PM
  
Pedro (el original)
Recién bautizado quiero decir.
13/12/17 7:10 PM
  
Pedro (el original)
Por otra parte, la doctrina cristiana no manifiesta ningún fallo con esta macabra posibilidad de la madre asesina.
13/12/17 7:19 PM
  
Rafa
Luis López y Bruno:

"Bueno, algunos dicen que pudo conocer personalmente a San Pablo..."
"Sería un tema bonito para una novela."

La relación entre ambos no es en absoluto descabellada, pero sí que daría para una novela:
www.primeroscristianos.com/index.php/san-pablo/item/3194-un-epistolario-entre-seneca-y-san-pablo

13/12/17 9:10 PM
  
Bruno
Estimado Meditador:

"Bruno, lo cierto es que tengo un conocimiento básico de la doctrina católica"

No quiero ofenderle y ya sé que usted piensa que es así, pero créame, no es cierto. Cada vez que escribe un comentario muestra que no conoce la fe católica.

"y conozco sus contradicciones, que no son pocas. Una de ellas queda patente en esa historia"

Veámoslo.

"pues si bien es cierto que la doctrina católica prohíbe matar, no cabe duda que al bebé le viene muy bien que lo maten, para ir al cielo"

De nuevo, el problema está en el desconocimiento de la doctrina católica. El fin de la vida cristiana, como dicen los antiguos catecismos es "conocerle, amarle y servirle (a Dios) en esta vida y gozarle eternamente en la otra". No tiene sentido decir que la madre puede decidir que al bebé le conviene que le priven de la mitad de ese fin de la vida cristiana.

En segundo lugar, como también enseña la doctrina cristiana, aunque en el cielo todos seremos completamente felices, unos lo serán más que otros, porque distinta será nuestra capacidad de felicidad según haya sido nuestra vida en la tierra. Igual que Cristo resucitado lleva en sus manos la marca de los clavos, el sufrimiento terreno que hayamos asumido para hacer la voluntad de Dios será parte de nuestra gloria en el cielo. Luego carece de sentido privar de esa gloria al niño.

En tercer lugar, esa decisión sobre lo que es conveniente para el niño siempre la toma mejor Dios, que lo sabe todo. Y fue Dios quien estableció un mandamiento para enseñarnos que no había nunca que matar al inocente.

"Pero, reconozca que la doctrina ha quedado un poco en mal lugar"

No, lo que ha sucedido es que usted no conocía esa doctrina. Pero no pasa nada. Para eso estamos aquí, para aprender.

"Las doctrinas tienen todas fallos, y la católica no es la excepción"

Las doctrinas humanas tienen todas fallos. La Revelación del mismo Dios, que se manifiesta en la doctrina católica, por su propia naturaleza, no puede contener error.

"Por ni parte, no ne adhiero a las doctrinas, sea cual sea, porque solo son solo aproximaciones racionales a la verdad, y toda aproximación racional, se queda corta"

Eso que usted llama "doctrinas" son las filosofías. En cambio, la fe católica no consiste en las reflexiones filosóficas o religiosas del hombre que busca a Dios, sino en la Palabra de verdad que Dios mismo nos ha manifestado en su Hijo Jesucristo y que se transmite en la fe católica.

"Llegados al punto en que la doctrina no apuntala la fe, hay que ir más allá de ella"

Si la "fe" va más allá de lo que nos ha revelado el mismo Dios, eso significa que no es fe, sino error y oscuridad.

"Yo creo que la gente se marcha en masa de las iglesias, porque no es tan difícil ver los fallos. Están demasiado a la vista, en estos tiempos"

O quizá, como hemos visto, se trate de ignorancia. Y de tibieza y mal ejemplo por parte de los católicos. Y de deseo de que nadie, ni siquiera Dios, me diga lo que tengo que hacer.

Saludos.
13/12/17 10:07 PM
  
Tebeimia
Meditador:

¡Vaya! Estaba escribiendo una respuesta mencionando los distintos grados de felicidad en el cielo cuando veo que Bruno le ha contestado mucho mejor de lo que lo hubiera hecho yo.

Tan sólo quisiera hacer una pequeña apostilla adicional. Dice Vd.: «La madre tendrá su oportunidad también, qué duda cabe, ya que siempre podrá confesarse y arrepentirse». Pues no, no puede darse eso por sentado. ¿Y si no encuentra un sacerdote? ¿Y si sufre un accidente poco después? ¿Y si desespera ante el horror de su crimen y se suicida? Es un error muy común vivir pensando que «ya habrá tiempo de confesarse» y pecar entonces sin mayor preocupación. Eso no es católico. Por un lado, cuanto más se peca, más se endurece el corazón y se dificulta el arrepentimiento. Y, por otro lado, nadie sabe ni el día ni la hora en que Dios lo llamará a su presencia. Pecar creyendo que ya habrá ocasión de confesar es tentar a Dios y una completa insensatez, consecuencia de la pérdida del sentido del pecado y del temor de Dios.
13/12/17 10:30 PM
  
feguher
Menos mal que usted, Meditador, reconoce que tiene “un conocimiento básico de la doctrina católica”. Yo diría que muy básico.
Le están diciendo, y usted mismo lo repite, que la doctrina católica prohíbe matar injustamente. Lo cual es cierto.

Pero la enseñanza católica NO dice que “después de inmediatamente bautizado, al bebé le venga muy bien que lo maten, para ir al cielo” Eso lo está diciendo usted y sólo usted. Por tanto, sólo usted introduce una contradicción en este tema.

La enseñanza católica dice que, independientemente del bautismo cristiano, “al bebé NO le viene bien que lo maten” porque le privan de un bien natural que le es debido por gratuita creación divina.

La enseñanza católica dice también que “al bebé le viene muy bien que lo bauticen cristianamente” porque así queda libre del pecado original heredado, que le impede gozar del amor de amistad de parte de Dios.

La enseñanza católica también dice que “al bebé le viene muy bien gozar directamente de Dios si muere (sea naturalmente, sea injustamente a mano de otro, sea con bautizo, sea sin él)”.

La enseñanza católica igualmente dice que es inmoral querer conseguir un fin bueno o justo mediante uno o más medios malos o injustos.

En caso de que el niño bautizado sufra la injusticia de que otro lo mate, su goce directo de Dios (en caso de que se produzca) será una consecuencia positiva, pero no deseada ni buscada a través del crimen, porque es contrario a la voluntad de Dios.

La salvación eterna (“ir al cielo”) no se deberá nunca al hecho reprobable de haber sufrido injustamente la muerte, sino a que Jesucristo se la quiera regalar, puesto que es Él quien la ha merecido para el niño y para cualquier agraciado.

Desconozco la meditación básica por la que usted se ha convencido de que en esta doctrina hay una contradicción, pero yo no la veo.
Hago votos para que, las “contradicciones de doctrina católica” que usted anuncia que tiene en la reserva, estén mejor meditadas que ésta, a la luz de un conocimiento un poco más que básico de la auténtica y congruente enseñanza católica.
13/12/17 10:59 PM
  
Meditador
Excelents respuestas, todas. Han llenado mi alma de agradecimiento, por el tiempo que se han tomado para responder, así como el tono usado, comedido y amable, que no pasa desapercibido para qien esto lee🙏. Bruno , Tebeima, mi mas sincero agradecimiento🙏. Gracias, gracias, gracias🙏
14/12/17 6:49 AM
  
Francisco de México
Para los anticatólicos de siempre, con nicknames nuevos y que quieren presentar una mala caricatura de las creencias cristianas, malas noticias, el argumento de que "hoy peco al cabo mañana me confieso", malas noticias. El sacramento de la Penitencia no es magia, requiere algunos "pequeños" pasos. Copia Textual.

1. Examen de Conciencia.
Ponernos ante Dios que nos ama y quiere ayudarnos. Analizar nuestra vida y abrir nuestro corazón sin engaños. Puedes ayudarte de una guía para hacerlo bien.

2. Arrepentimiento. Sentir un dolor verdadero de haber pecado porque hemos lastimado al que más nos quiere: Dios.

3. Propósito de no volver a pecar. Si verdaderamente amo, no puedo seguir lastimando al amado. De nada sirve confesarnos si no queremos mejorar. Podemos caer de nuevo por debilidad, pero lo importante es la lucha, no la caída.

4. Decir los pecados al confesor. El Sacerdote es un instrumento de Dios. Hagamos a un lado la “vergüenza” o el “orgullo” y abramos nuestra alma, seguros de que es Dios quien nos escucha.

5. Recibir la absolución y cumplir la penitencia. Es el momento más hermoso, pues recibimos el perdón de Dios. La penitencia es un acto sencillo que representa nuestra reparación por la falta que cometimos.

Fuente; es.catholic.net/op/articulos/17216/cat/681/pasos-para-una-buena-confesion.html
14/12/17 9:50 AM
  
Meditador
Por supuesto, no estoy de acuerdo con todo lo que aquí se ha dicho sobre la doctrina, pero no sirve de nada entrar en debates sobre ideas o creencias. Yo respeto sus creencias, Bruno y demás católicos tradicionales, y no tengo interés en rebatirlas. Si hiciera tal cosa, tendría que entrar en debate ideológico, pero es que yo no tengo ideología alguna. De alguna manera todas las creencias, doctrinas o filosofías, me han abandonado. Se han caido, como si dijéramos, porque no son ya necesarias. No hay necesidad de creer en Nueva York, cuando se ha estado en Nueva York, verdad?

Yo he regresado a mis raices cristianas (probablemente, no católicas, dirán ustedes) no porque busque una doctrina. El evangelio, no habla solo de doctrina, sino de experiencia de Dios, y como alcanzar la unidad. Hoy sin ir mas lejos, Jesús nos dice como hacerlo: el reino de los cielos es tomado por los violentos. Que me dicen de eso? Eso no es nada doctrinal. Y es una indicación de lo mas claro, de cual es el camino. Volver a mis raíces es volver a Cristo, no como personaje histórico, sino como maestro. Muchos misticos cristianos nos enseñan desde el evangelio, igualmente. Es un lenguaje íntimo, que no se olvida nunca.

Un saludo. No entro a discutir😗. Cuidense mucho.
14/12/17 6:37 PM
  
Francisco de México
Hablando de Nueva York, el Padre Jorge Loring, que en paz descanse, hacía un magnífico resumen muy racional de tres pasos de por qué ser católico es la mejor alternativa, o mejor dicho, la única.

a) Decidir entre ateísmo y creer en Dios. La decisión es fácil, la disputa está entre creer la existencia de Dios o en la ciencia ficción. La ciencia siempre ha estado de parte de los creyentes en un Ser supremo, y de manera abrumadora desde el descubrimiento del Big Bang, que pone a los ateos contra la pared: argumentan que hay un "algo" que no saben que es, pero con características de dios, con minúscula porque le niegan la conciencia, pero le atribuyen la, omniponencia y la eternidad, por lo que aceptan la existencia de un dios menor.

b) Decidir entre las religiones actuales o inventar una nueva. La decisión vuelve a ser fácil, los cristianos son los únicos que ofrecen pruebas de la omnipotencia de Dios a través de los milagros, curaciones milagrosas que la ciencia médica afirma que son imposibles: todos y cada uno de los casos estudiados con las mismas características en la historia de las ciencias médicas jamás se han curado.

c) Escoger ser católico entre las diferentes religiones cristianas. Otra vez una fácil decisión, la historia prueba que es la original fundada por Cristo.
15/12/17 8:51 AM
  
Pedro (el original)
La mejor muerte fue la peor.
15/12/17 2:28 PM
  
Pedro (el original)
¿O es al revés? ¿La peor muerte fue la mejor?
15/12/17 2:50 PM
  
Alcide
A veces el momento de la muerte no es tan decisivo pues con la vejez en algunos casos poco a poco se van perdiendo facultades y en el tiempo final uno ya no es responsable de sus actos.
16/12/17 5:21 PM
  
Pedro (el original)
A los padres siempre les parecerá que sus hijos se les mueren muy pronto y a los hijos les sucede lo mismo con respecto a sus padres.
Sólo Dios sabe por qué un bebé pierde a sus padres, pero nadie puede pedirle explicaciones porque Él sabe siempre lo que hace. Conoce nuestro día y nuestra hora.
16/12/17 11:11 PM
  
Juan Mariner
El Derecho Natural existe.
19/12/17 8:49 PM
  
feguher
Me dejas perplejo, Meditador, porque vienes aquí, acusas a un punto de la doctrina católica de caer en contradicción, otros te replicamos razonando que no se trata de una contradicción sino de una incomprensión de tu parte, nos das las gracias irónicamente, insinúas que tienes un montón más de contradicciones que van contra la doctrina católica, muestras tu rechazo a las réplicas o explicaciones que te han dado y, finalmente, lo dejas todo plantado.
No me parece un procedimiento serio.
A pesar de ello respetaré tu decisión de no querer debatir. No debatiré, sólo comentaré lo que has escrito:

MEDITADOR.- …no estoy de acuerdo con todo lo que aquí se ha dicho sobre la doctrina (católica)…

MI COMENTARIO.- Eres libre de estar de acuerdo o no, pero no has dicho en qué punto (de los que aquí se han tratado) no estás de acuerdo, ni das razones ni argumentos para justificar tu desacuerdo. Que conste, nada más.
19/12/17 11:56 PM
  
feguher
MEDITADOR.- …no sirve de nada entrar en debates sobre ideas o creencias.

MI COMENTARIO.- Aparentemente, en la cuestión que has planteado te apuntas al utilitarismo antiintelectualista, pero eso no te ayudará a rechazar posibles errores ni a encontrar la verdad (que supongo que admites que existe).
MEDITADOR.- Yo respeto sus creencias, Bruno y demás católicos tradicionales, y no tengo interés en rebatirlas.

MI COMENTARIO.- Hubiera sido interesante conocer qué entiendes por “católico tradicional”. Me disgustaría saber que usas esa expresión de forma peyorativa. ¿Tendrías algo que objetar a un catolicismo tradicional que es fiel a la Biblia milenaria, a la Tradición Apostólica y al Magisterio universal de la Iglesia Católica?

Yo prefiero ser un católico a secas que siente el interés intelectual de analizar respetuosamente las creencias que expones en este blog, para poder decirme (a mí mismo y a quien quiera escucharme) con datos y argumentos, si las puedo compartir o no.
Por otro lado, si utilizas el verbo “rebatir”, hubiera sido interesante conocer tus argumentos rebatidores. Porque lo que dijiste (eso de que habías encontrado una o más contradicciones en la doctrina católica) no tiene nada que ver con la auténtica y congruente doctrina católica.
19/12/17 11:56 PM
  
feguher
MEDITADOR.- Si hiciera tal cosa, tendría que entrar en debate ideológico, pero es que yo no tengo ideología alguna.

MI COMENTARIO.- Parece que no te has dado cuenta de que la doctrina católica no es una ideología. Ella no es fruto de alguien (persona o grupo) que se haya exprimido el cerebro ideando y razonando. No, en absoluto. Es fruto de la Revelación Cristiana y de su desarrollo razonable, independientemente de que tú creas o no en tal Revelación.
El debate, en todo caso, debería servir para dilucidar si lo que dijéramos es fiel o no, coherente o no, con dicha Revelación (que exige una toma de postura ante la calidad divina de la Persona que la ha producido), transmitida a través de la Biblia, la Tradición Apostólica y el Magisterio universal de la Iglesia Católica.

MEDITADOR.- De alguna manera todas las creencias, doctrinas o filosofías, me han abandonado.

MI COMENTARIO.- El valor de las creencias, las doctrinas y las filosofías se mide por su relación con la verdad. Unas se acercan o se alejan más que otras con respecto a la verdad. Ellas no te abandonan. Ellas se te presentan. Eres tú el que las puedes abandonar cuando no te convencen porque te parece que están más o menos lejos de la verdad. Pero ese abandono que haces no te exime del trabajo de averiguar si las razones, motivos o circunstancias que aduces para abandonarlas son verdaderas, erróneas o falsas.
19/12/17 11:58 PM
  
feguher
MEDITADOR.- Se han caído, como si dijéramos, porque no son ya necesarias.

MI COMENTARIO.- No sé cómo defines tú lo que es una creencia, una doctrina o una filosofía. Me parece que sufres un espejismo. Puedes abandonar unos tipos de creencias, doctrinas o filosofías, pero siempre te quedará algún tipo, o puedes ir adquiriendo alguno nuevo a través del tiempo, porque nadie puede vivir en este mundo sin creencia alguna, sin alguna doctrina, sin alguna filosofía. Aunque no lo veas ni lo quieras ver, tú sigues teniendo algún tipo de creencia, de doctrina, de filosofía, … porque el sentido de tu existencia humana sigue siendo un misterio que sobrepasa tu capacidad sensorial, perceptiva, intuitiva, razonadora, intelectiva, informativa, ..., y tú necesitas aferrarte a lo que te parece la explicación más verdadera, creyéndola.

MEDITADOR.- No hay necesidad de creer en Nueva York, cuando se ha estado en Nueva York, ¿verdad?

MI COMENTARIO.- Concedo que lo que se constata por experiencia directa ya no se admite por fe, sino por evidencia. Pero te equivocas si crees que lo que ya sabes o has experimentado tiene un mayor volumen que lo que te queda por experimentar y saber.
El ejemplo del “Nueva York geográfico” no es pertinente en este asunto. Lo que quizá se te escapa es que tú no has estado todavía en tu muerte corporal. Tú no has estado todavía en la explicación completa de la total realidad existente. Tú no has estado todavía en lo que la Revelación Cristiana nos anuncia para la eternidad. Eso, y más, no es ni la conocida ciudad física de Nueva York, ni ideología ni filosofía.
19/12/17 11:59 PM
  
feguher
MEDITADOR.- Yo he regresado a mis raíces cristianas (probablemente, no católicas, dirán ustedes) no porque busque una doctrina.

MI COMENTARIO.- Quiero creer que esas raíces que mencionas son: Cristo y su Iglesia (la de los Apóstoles y sus sucesores legítimos). Si de verdad has vuelto a esas raíces, tengo que alegrarme. Son las raíces cristianas católicas. No hay otras. Y son raíces que no son ni exclusivamente tuyas ni exclusivamente mias.

Ahora bien, si separas a Cristo de su doctrina, comienzas a entristecerme y a ponerme en guardia. Porque, siendo cierto (como lo es efectivamente) que Cristo es más que su doctrina, también es cierto que Cristo es su doctrina, su palabra. Son inseparables. Cristo es el Verbo de Dios.
Todas las verdades que Cristo ha revelado pueden ser organizadas en un conjunto coherente. Ese conjunto coherentemente organizado de verdades, que incluye su desarrollo teológico histórico, conforman la doctrina cristiana católica, que no es más que la enseñanza de Cristo y de su legítima y autorizada Iglesia para instrucción de los que tienen la sobrenatural fe cristiana católica.

MEDITADOR.- El evangelio no habla sólo de doctrina, sino [también] de experiencia de Dios, y [de] cómo alcanzar la unidad.

MI COMENTARIO.- Obvio. Es que para los cristianos católicos Cristo es Dios y es La Verdad total y definitiva, ¡no es “una tierra sin caminos” (eso será para un pagano)!
Teniendo experiencia de Cristo nos acercamos a La Verdad total y definitiva, cuya expresión parcial y temporal es todo lo que Cristo ha enseñado o revelado y está contenido en su doctrina interpretada autorizada y fielmente por su Iglesia, y guardada celosamente por ella.
20/12/17 12:00 AM
  
feguher
MEDITADOR.- Hoy, sin ir más lejos, Jesús nos dice cómo hacerlo: el reino de los cielos es tomado por los violentos. ¿Qué me dicen de eso? Eso no es nada doctrinal. Y es una indicación de lo más claro, de cuál es el camino.

MI COMENTARIO.- Antes de lanzar juicios inexactos, escuchemos primero lo que nos dice Cristo a través del testigo Mateo: “Y desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos sufre violencia, y los violentos lo conquistan por la fuerza”. (Mt 11, 12)
¿Cuál era la doctrina predicada por Juan Bautista para entrar en el Reino de los Cielos? Era el cambio de vida, el rechazo del mal y la práctica del bien, o sea, la conversión.

¿Me pides qué te digo de eso?
Que el Reino de los Cielos es conquistado por los violentos, es decir, por los que reciben y corresponden a la Gracia Divina de hacerse violencia a sí mismos, de luchar contra lo peor de sí mismos (mediante la conversión, cargando su propia cruz, resistiendo a los malos actos, deseos y pensamientos, haciendo penitencia, tomando el camino estrecho de la virtud, cumpliendo los mandamientos de Dios, etc.) para vencer el mal y obrar según la voluntad de Dios. Porque el Reino de Dios es exigente, no es para perezosos ni cobardes. “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”. (2Tim 1, 7)
Ahora bien, ¿cómo te enterarás de por qué y cómo tienes que corresponder al Amor de Dios que te ayuda a hacerte violencia a ti mismo para conquistar el Reino de los Cielos? Te enterarás confiando (creyendo) en Cristo, escuchando su enseñanza completa (o sea, su doctrina), y obedeciéndole.

¿Dices que experimentar a Cristo “no es nada doctrinal”?
Cristo mismo te responde y contradice, enseñándote el camino:
“Entonces Jesús dijo a sus discípulos: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. ».(Mt 16, 24)

Experimentar a Cristo es negarte a ti mismo, tomar la cruz de Cristo y obedecerle.

Dice Jesús: “Mis ovejas escuchan mi voz (doctrina); yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano. El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno." (Jn 10, 27-30)

Experimentar a Cristo es acoger lo que Cristo enseña (o sea su doctrina) y obedecerle.


Dice Jesús: "Quien a vosotros (Apóstoles presididos por Pedro y sus legítimos sucesores) os escucha (doctrina), a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado."”. (Lc 10,16)

Experimentar a Cristo es acoger lo que el Padre enseña a través de Cristo (o sea su doctrina) y a través de sus apóstoles o de sus respectivos legítimos sucesores, y obedecerle.


Conclusión: Si dices que lo que te interesa es experimentar a Cristo, pero no atiendes ni cumples lo que enseña Cristo (su doctrina) ni tomas su cruz, entonces inevitablemente no experimentarás a Cristo, irás por mal camino.
20/12/17 12:01 AM
  
feguher
MEDITADOR.- Volver a mis raíces es volver a Cristo, no como personaje histórico, sino como maestro. Muchos místicos cristianos nos enseñan desde el evangelio, igualmente. Es un lenguaje íntimo, que no se olvida nunca.

MI COMENTARIO.- ¿Quién te ha hecho el daño de separar al Cristo de la historia del Cristo Maestro, como si fueran dos personas distintas, una desdeñable y otra apetecible?
El verdadero Cristo es histórico y es El Maestro. Las dos cosas juntas (y muchísimas más, todas juntas).
Cristo no sería El Maestro si no fuera el histórico Hijo de Dios, hecho hombre sin dejar de ser Dios.
Cristo no sería histórico si no fuera El Camino (Maestro), La Verdad y La Vida Eterna que todo ser humano debe seguir en este mundo espacio-temporal.

Volver verdaderamente a Cristo tiene que ser, por fuerza, volver al Cristo histórico de carne y hueso nacido en Belén de María Virgen alrededor del año 4 a.C., crucificado, muerto, sepultado y resucitado, que es el Maestro único, infalible e insuperable, y el mejor Pastor amoroso, y el Dios infinito, y la Verdad Absoluta, y la Vida Eterna, …, todo junto y a la misma vez.

Eso es lo que enseñan los místicos cristianos católicos, siguiendo al auténtico Evangelio “completo” (que, a propósito, no está formado por más que por cuatro redacciones “canónicas”, o sea, admitidas por la Iglesia como auténticas por estar avaladas por testigos directos o por acompañantes de apóstoles, y porque verdaderamente son consonantes con lo que Cristo es, hizo y dijo de acuerdo con la Tradición Apostólica; los demás evangelios [apócrifos] no cumplen con esos requisitos por haber sido escritos por gnósticos y otros fabuladores, ideologizados o sincretistas, y porque son posteriores a la era apostólica, aunque repitan algunos textos de los “canónicos” o contengan algún dato digno de tenerse en cuenta para la historia, y aunque para muchos como tú sean “joyas preciosas”).

No puedes soslayar ni olvidar que el Hijo eterno de Dios Padre e hijo histórico de María de Nazareth tiene un lenguaje íntimo y público, individual y social, temporal y eterno, corporal y espiritual, humano y divino, …
20/12/17 12:03 AM
  
Meditador
Mi muy estimado amigo o hermano feguher, Perdóname si no había contestado antes, puesto que no esperaba que nadie me escribiera. Muchísimas gracias de nuevo🙏

No puedo ni quiero entrar en debates, feguher. No es asunto mío poner a prueba tus creencias. Permite que las respete sin tocar de ellas ni un ápice. Sin tuyas, amigo mío, enteramente tuyas. Quien soy yo para robartelas o poner la duda en tu corazón? Por favor, admite mi respeto. Yo no busco lucha. Solo quiero paz.

Pero tal y como te dije, no hay en mi creencias ya. Por qué? No lo se. No las necesito, supongo. Veras, las creencias tienen que ver con lo que M. Eckhart llama la parte inferior del alma, aquella que está inmersa en el tiempo. Si se llega, aunque sea una sola vez, a la parte superior, esa experiencia borra las creencias para siempre. Las creencias estan en el tiempo, no en la eternidad. La parte superor del alma es eterna, solo Dios la conoce, y ahi no hay creencias. Lo que haya, si es que hsy algo, solo Dios lo sabe.

Pero no se vive solo en la cuspude del alma, amigo feguher. Mientras estemos en este cuerpo, la parte inferior del alma (la mente pensante) tambien existe. Lee a los misticos cristianos, para cerciorarte de ello, porque ninguno dice otra cosa. Las experiencias de Dios no borran la mente. Se regresa a ella. Y entonces se ven las creencias como lo que son, simples verdades relativas. No la Verdad.

Me cuestionas las razones por las que he regresado a mis raices, que sin católicas. No puede hablarse de razones, sino mas bien un deseo de beber en las fuentes de donde bebí de niño. Soy catolico, feguher, mi lengua materna sigue siendo católica, y mus raices se nutren de la gracia de Dios.

Si algo sé, amigo mío, es que no hay experiencia alguna, sin Gracia. Nadie consigue nada por sus solas fuerzas. Solo la Gracia puede lograrlo. Y la Gracia está siempre presente en el aqui ahora eterno. El por qué no la bebemos, estando siempre presente, es el mayor de los misterios para mí. Ninguna creencia, doctrina o filosofía sirve de nada. Solo la Gracia.

Un abrazo amigo, no puedo escribir mas ahora. Por favor, sigue. No lo dejes. Está s en el camino.

🙏
22/12/17 6:56 PM
  
feguher
Acabo de darme cuenta de que has seguido escribiendo.
Sigo comentando, pues, si me lo permites.

DICES: [Tus creencias] son tuyas, amigo mío, enteramente tuyas.

DIGO: Yo deseo tener las creencias de la Iglesia, que no son exclusivamente mias.
Mis creencias se resumen en la persona divina de Cristo.
Y, dado que Cristo ha decidido formar un solo cuerpo místico con la Iglesia que Él ha fundado sobre Pedro y los demás apóstoles, mis creencias se resumen en la persona divina de Cristo tal como es transmitido fielmente por su Iglesia.
08/01/18 2:22 PM
  
feguher
DICES: Yo no busco lucha. Sólo quiero paz.

DIGO: Yo sólo comento. No me interesa otra paz que la de la verdad.

DICES: Pero tal y como te dije, no hay en mí creencias ya.

DIGO: Y tal como te dije, permíteme que dude de que no creas en nada.

08/01/18 2:24 PM
  
feguher
DICES: [Las creencias] No las necesito, supongo.

DIGO: Yo estoy seguro de que necesito creer en Cristo. Más todavía, Cristo me pide que crea en Él.
Me estoy acordando de una catequesis del Papa Juan Pablo II sobre este asunto (Octubre 21 de 1987).

Mi persona (en la que está incluída mi alma) está inmersa en el espacio-tiempo. Todavía no estoy en la eternidad (ni aunque tuviera regalados éxtasis místicos).
Cuando esté en la eternidad dichosa (sin presunción), ya sé desde ahora por fe cristiana que no necesitaré creencias porque experimentaré a Cristo cara a cara y para siempre. Eso es lo que nos ha asegurado Él, y lo creo aquí y ahora. Forma parte de mis creencias actuales e intramundanas.
08/01/18 2:29 PM
  
feguher
DICES: Y entonces se ven las creencias como lo que son, simples verdades relativas. No la Verdad.

DIGO: Obvio. La Verdad Total y Definitiva es solamente Cristo, Creador de todo, en unidad con el Padre y el Espíritu Santo.
Los demás solamente hemos recibido y tenemos las verdades parciales que Él nos ha revelado. Pero esas verdades parciales son verdaderas, son partes de la Verdad Total, expresan aspectos ciertos de la Verdad Definitiva y Completa.
08/01/18 2:30 PM
  
feguher
DICES: …un deseo de beber en las fuentes de donde bebí de niño. Soy católico, feguher, mi lengua materna sigue siendo católica, y mis raíces se nutren de la gracia de Dios.

DIGO: Estupendo.
Espero que tengas en cuenta que la Gracia de Dios no borra ni destruye las creencias que sean verdades parciales de la Verdad Completa y Eterna.
La Gracia no suple la naturaleza, la razón, …
La Gracia no hace inútil la Encarnación, ni la Resurrección, ni todas las verdades que ha transmitido Cristo (que conforman la doctrina de nuestras creencias).
08/01/18 2:31 PM
  
feguher
DICES: Si algo sé, amigo mío, es que no hay experiencia alguna, sin Gracia. Nadie consigue nada por sus solas fuerzas. Sólo la Gracia puede lograrlo.

DIGO: Yo no he puesto en duda esa verdad parcial enseñada por la Iglesia Católica. Es una creencia. Es parte de mis creencias.
08/01/18 2:32 PM
  
feguher
DICES: Ninguna creencia, doctrina o filosofía sirve de nada. Sólo la Gracia.

DIGO: Pues no. Esto suena a sologracismo y fideísmo.

Según el plan de Dios, creer en Cristo y en su Iglesia es fundamental para llegar a la Verdad Definitiva y Completa que sólo es Dios. Lo cual implica conocer la doctrina cristiana y tratar de entenderla también usando la reflexión y la argumentación.

Los católicos no somos ni antiintelectualistas, ni racionalistas, ni relativistas, ni fideístas.
Tener las creencias cristianas, recibir la doctrina cristiana y encontrar una filosofía que esté en consonancia con esa doctrina, ya son gracias recibidas que nos ayudan a unirnos a Cristo (Camino, Verdad y Vida definitivos y eternos), si nosotros no les ponemos obstáculos.

San Pablo nos ha enseñado que a Dios se le puede conocer también observando y razonando [filosofía]. “ya que lo que se puede conocer de Dios, ellos [los hombres] lo tienen a la vista, pues Dios mismo se lo ha manifestado. (Rom 1, 19)

También nos ha enseñado con el ejemplo que hay que extender la doctrina cristiana:
“Discutía en la sinagoga con los judíos y con los que adoraban a Dios; y diariamente en el ágora con los que por allí se encontraban.

Trababan también conversación con él algunos filósofos epicúreos y estoicos. Unos decían: "¿Qué querrá decir este charlatán?" Y otros: "Parece ser un predicador de divinidades extranjeras." Porque anunciaba a Jesús y la resurrección.
Lo tomaron y lo llevaron al Areópago; y le dijeron: "¿Podemos saber cuál es esa nueva DOCTRINA que tú expones? Pues te oímos decir cosas extrañas [verdades parciales cristianas] y querríamos saber qué es lo que significan." (Hech 17, 17-20)


Y San Pedro nos ha dicho: “estad siempre dispuestos a dar razón de vuestra esperanza [cristiana]” (1Pe 3, 15)
08/01/18 2:34 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.