« El Arzobispo de St Louis (EEUU) excomulga públicamente a tres mujeresJesucristo ha resucitado, ¡Aleluya! »

24.03.08

Los dramaturgos del siglo I

A las 2:07 PM, por Director InfoCatólica
Categorías : General, Anti-magisterio

Juan Masiá Clavel, sj
El insigne y nunca bien ponderado miembro de la Compañía de Jesús, padre Juan Masiá Clavel, con motivo de un post sobre la ¿resurrección? de Cristo nos regaló ayer una de esas perlas con las que acostumbra a apoyar sus catoliquísimas tesis doctrinales:

Ya sabemos, por la hermenéutica, que Lázaro no fue devuelto a la vida milagrosamente por Jesús, sino que el capítulo 11 del evangelio según Juan es una dramatización narrativa del evangelista para escenificar y repensar la verdad profunda de que Jesús es la Resurrección y la Vida, liberando así al discipulado del miedo a la muerte.

Ay, ignorante de mí, que no sabía tal cosa. Ay, cuán estúpido y crédulo soy que me he tragado toda mi vida que Lázaro existió, que realmente murió y que Cristo le resucitó cuando su cuerpo ya presentaba obvios síntomas de descomposición. Pues no, no es así. La hermenéutica dice que naranjas de la China. Que lo que ocurre es que los evangelistas tenían la vocación oculta de guionistas de teatro -entonces no había cine-, y aprovecharon los evangelios para dar rienda suelta a su imaginación y destapar el dramaturgo que llevaban dentro. Por supuesto, con motivos muy beatíficos como es el de evitar que la gente tenga miedo a morir. ¿Y qué mejor manera de acabar con ese miedo que presentar a Cristo resucitando a la gente? Está claro. Veinte siglos creyendo que era historia lo que en realidad era un drama mitológico.

Como quiera que Masiá es más listo de lo que parece, no llega a decirnos abiertamente que los relatos sobre la resurrección de Jesucristo son más o menos lo mismo con un poco de más adorno dramático, pero yo tiendo a pensar que eso es lo que en su corazón cree. Es decir, sospecho que Masiá no cree que el cuerpo de Cristo se levantó de entre los muertos. Sospecho que para él la resurrección ocurrió más bien en la imaginación de los discípulos del Señor, en el corazón de una fe que supo ver más allá de la muerte física el triunfo de unos ideales que bla, bla, blaaaaa, bla…. Al fin y al cabo, la hermenéutica también está para eso. Si sirve para presentar lo de Lázaro como una dramatización, no digamos nada el “peazo” drama que sale de un Cristo que carga una cruz, sube al Calvario, muere y…. su cuerpo se lo comen los gusanos como a todo hijo de vecino. Viva la hermenéutica que limpia nuestra fe de aspectos infantiloides y mitológicos. Vivan los sacerdotes como Torres Queiruga y los jesuitas como Masiá. Abajo las caenas de la credulidad fundamentalista preconciliar y arcaica.

¿Sabéis lo peor de todo esto? Que la Iglesia no hace apenas nada para librarse de esta gangrena que nos corroe por dentro. La Iglesia permite que desde su seno se hagan afirmaciones que minan la fe de la gente sencilla, que sirven para alimentar la carcoma de los que disfrutan viviendo en la heterodoxia sesentayochista, que consiguen el aplauso complacido de un mundo que no quiere verse enfrentado ante la locura de la cruz y del verdadero evangelio. Masiá es un síntoma de la Iglesia del postconcilio. Masiá es un titular de prensa cotidiano que nos anuncia en manos de quién está hoy Aquella que Cristo dijo que construiría sobre la fe y la persona de Pedro. Menos mal que algunos seguimos creyendo que las puertas del Hades no prevalecerán. Para pocas cosas se necesita tener tanta fe como para confiar en aquella promesa de Cristo.

Luis Fernando Pérez Bustamante

7 comentarios

Pero mira que eres fundamentalista Luis Fdo.
La cosa es asi: si dejas pasar suficiente tiempo aparece el hidrógeno y luego de unos 13.000 millones de años aparece (puf!) la gente que es muy "primitiva" y entonces aparece Jesucristo que es como un hippie californiano con una máquina del tiempo y les enciende la luz a los apóstoles que son unos pescadores hebreos con una imaginación que les viene de su dieta de pescado. Luego, ellos se inventan el cristianismo de pura tristeza porque se les murió Jesús por culpa de unos primitivos romanos y fariseos. Luego extienden sus cuentos por todo el mundo, le venden el puente a Constantino que forma la corporación Vaticano Inc. y ahora--FINALMENTE--viene Masiá Clavel y nos cuenta lo que realmente pasó pa' que nos dejemos de idioteces y nos busquemos un par de tias bien buenas y nos dediquemos "al amor" y nos olvidemos de este cuento de judios pescadores que ya viene durando veinte siglos. Mira que ingeniosos esos tipos que a Homero casi nadie lo conoce y a ellos el mundo entero les cree como los socialistas a Zapatero. Joé!!!
24/03/08 11:15 PM
Comentario de Memorex
Me sumo a Carlos el de la esquina.
Masiá es un incomprendido! Igual no se comprende ni él mismo! A saberse!
25/03/08 5:45 AM
Comentario de Memorex
No había reparado en lo de "nunca bien ponderado". Jejeje, no das puntada sin hilo...

Por cierto, yo creo que hay que mejorar -en algún momento- la estética de los comentarios. Son un poco ilegibles, no?
26/03/08 3:30 PM
Comentario de Unitas
Por lo que parece, Masiá no sale bien parado de esta. No sabe que puestos a sentarnos en corro todos iguales, él no manda más en la interpretación del drama que lo que mande yo. El caso es que no lo tienen nada sencillo los obispos y los superiores para con los teólogos fanáticos de la desmitificación. A ver, el Señor le de talento y capacidad de sufrir por causa de la justicia. A los obispos y superiores, digo; de los teólogos semejantes no se espera sufran ni un mosquito.
28/03/08 6:46 PM
Comentario de Disidente
La inconsistencia es que si Jesús es la Resurrección y la Vida, no tendría sentido un simulacro (dramatización) de resurrección (revivición, en el caso de Lázaro y la hija de Jairo) y de devolución a la vida (mortal, en este caso), sino realmente resucitar y devolver a la vida, a modo de paradigma anticipatorio, a Lázaro y la hija de Jairo (y la propia Resurrección -esta sí- de Cristo). Es un sinsentido lógico-teológico decir que Cristo pudiera ejemplificar, como significa el presbítero comentado, su Resurrección y la resurrección de todo humano mediante, no una resurección real, sino un simulacro de la misma. Además, dado que Cristo no es un simulacro de Dios, sino Dios mismo, los actos de Cristo han de ser concordantes con su naturaleza divina, de la que además da testimonio real mediante estos milagros.
01/04/08 3:30 PM
Comentario de mikiman
Coincido con disidente, el argumento no es teo-lógico. El movimiento se demuestra andando.

Respecto a lo de la Iglesia Postconciliar, estamos de acuerdo en que lo que tú llamas "Iglesia postconciliar", refiriendote a ciertas malas situaciones, no son sino malas interpretaciones del concilio, no?
01/04/08 5:01 PM
Bueno, lo que dice sobre la creencia o no creencia del Padre Juan Masia no son más que especulaciones que usted hace sacándoselas por completo de la manga. Sinceramente, no creo que tenga ninguna validez objetiva, sino que tan solo es una sospecha sucia con un religioso con el que parece realmente obsesionado. La Iglesia no hace nada por librarse de esa gangrena porque esa gangrena es la Iglesia, le guste o no. Usted no quiere aceptar una comunidad, es un problema suyo y no mío, desde luego tampoco del Padre Masia que tiene todo el derecho del mundo a decir sus opiniones en público cuando encima estas no solo no atacan las creencias de la Iglesia sino que encima ni siquiera las contradice, las complementa. La verdad es que no creo que nadie pierda la fe por lo que diga Juan Masia o no, a mi no me influye mucho en la fe, a veces no estoy de acuerdo con lo que dice y otras veces su material me parece muy útil (no soy el único), es una trabajador más en la viña del señor, como yo, pero en otro escenario que el señor le a deparado (el de las tertulias de bioética, el sacerdocio etc...). En fin, si alguien tiene una fe que depende de lo que diga un jesuita español, pues ese alguien tiene una fe con unas bases muy blandas, sinceramente, le invitaría a profundizar en su fe y buscar las verdaderas razones de esta.
01/04/08 9:01 PM

Dejar un comentario


Tu dirección email NO será mostrada en este sitio.
(Los saltos de línea se conviertan a <br />)
(Nombre, email y página web)
  • No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.
  • Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Luis Fernando Pérez Bustamante

Seglar, casado y padre de tres hijos. Dedicado durante años a la apologética católica en foros, chats y blogs de internet, en la actualidad es director de InfoCatólica. Los artículos de este blog pueden ser reproducidos citando la fuente, salvo prohibición expresa del autor.



El hilo invisible

El hilo invisible. Un candidato a presidente, Juana la Loca, sectas apocalípticas, tabernas, el genocidio de Ruanda, condenas a muerte, un parto, la Biblioteca de Babel, una tía monja, madres que esperan, padres que sufren, dioses griegos, personas corrientes, mártires y malvados.
Los veintidós relatos cortos recogidos en este libro difícilmente podrían ser más variados, amenos e impactantes. De alguna forma, reflejan la gran riqueza del ser humano, cuyos sentimientos, convicciones, conflictos y vivencias constituyen una fuente de inspiración inagotable para la literatura.

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso