InfoCatólica / Cor ad cor loquitur / Categoría: Santos y beatos

5.06.17

La Iglesia no ha de ser abandonada a sí misma, sino gobernada

Del oficio de Lecturas del lunes de la novena semana del Tiempo Ordinario

La Iglesia, que como una gran nave surca los mares de este mundo, y que es azotada por las olas de las diversas pruebas de esta vida, no ha de ser abandonada a sí misma, sino gobernada.

De ello nos dan ejemplo nuestros primeros padres Clemente y Cornelio y muchos otros en la ciudad de Roma, Cipriano en Cartago, Atanasio en Alejandría, los cuales, bajo el reinado de los emperadores paganos, gobernaban la nave de Cristo, su amada esposa, que es la Iglesia, con sus enseñanzas, con su protección, con sus trabajos y sufrimientos hasta derramar su sangre.

Al pensar en éstos y otros semejantes, me estremezco y me asalta el temor y el terror, me cubre el espanto por mis pecados, y de buena gana abandonaría el gobierno de la Iglesia que me ha sido confiado, si para ello encontrara apoyo en el ejemplo de los Padres o en la sagrada Escritura.

Mas, puesto que las cosas son así y la verdad puede ser impugnada, pero no vencida ni engañada, nuestra mente fatigada se refugia en aquellas palabras de Salomón: Confía en el Señor con toda el alma, no te fíes de tu propia inteligencia; en todos tus caminos piensa en él, y él allanará tus sendas. Y en otro lugar: Torre fortísima es el nombre del Señor, en él espera el justo y es socorrido. Mantengámonos en la justicia y preparemos nuestras almas para la prueba; sepamos aguantar hasta el tiempo que Dios quiera y digámosle: Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Tengamos confianza en él, que es quien nos ha impuesto esta carga. Lo que no podamos llevar por nosotros mismos, llevémoslo con la fuerza de aquel que es todopoderoso y que ha dicho: Mi yugo es suave y mi carga ligera. Mantengámonos firmes en la lucha en el día del Señor, ya que han venido sobre nosotros días de angustia y aflicción. Muramos, si así lo quiere Dios, por las santas leyes de nuestros padres, para que merezcamos como ellos conseguir la herencia eterna.

No seamos perros mudos, no seamos centinelas silenciosos, no seamos mercenarios que huyen del lobo, sino pastores solícitos que vigilan sobre el rebaño de Cristo, anunciando el designio de Dios a los grandes y a los pequeños, a los ricos y a los pobres, a los hombres de toda condición y de toda edad, en la medida en que Dios nos dé fuerzas, a tiempo y a destiempo, tal como lo escribió san Gregorio en su libro a los pastores de la Iglesia.

De las Cartas de san Bonifacio, obispo y mártir
(Carta 78; MGH, Epistolae 3, 352. 354)

¿Y qué habría yo de añadir a lo escrito por san Bonifacio? Nada. Si acaso, una oración.

Leer más... »

8.10.16

San Francisco no sabía halagar los pecados de nadie

Ahora que algunos sucesores de los apóstoles son tan “modernos” que prostituyen la fe católica de forma pública, sin que sus hermanos en el episcopado les reprendan, creo que viene bien saber lo que nos cuenta San Buenaventura de una de las características de San Francisco de Asís

Y como primero se convencía a sí mismo con las obras de lo que quería persuadir a los demás de palabra, sin que temiera reproche alguno, predicaba la verdad con plena seguridad. No sabía halagar los pecados de nadie, sino que los fustigaba; ni adular la vida de los pecadores, sino que la atacaba con ásperas reprensiones. Hablaba con la misma convicción a grandes que a pequeños y predicaba con idéntica alegría de espíritu a muchos que a pocos.

Ya ven ustedes que el santo con más fama de ser todo dulzura y comprensión no se andaba por las ramas a la hora de afrontar las situaciones de pecado ajenas. Una Iglesia que no hiciera tal cosa, no sería la verdadera Esposa del Cordero:

Ap 21:2 
Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén que descendía del cielo, de parte de Dios, preparada como una esposa que se ha adornado para su esposo.

La verdadera esposa no puede ser esa que anda buscando amantes con los que fornicar, esa que se exhibe cual ramera que anhela el aplauso del mundo, prostituyendo el mensaje del evangelio a fin de que no sea instrumento de salvación para los que viven en pecado y en depravación.

Leer más... »

7.09.16

Madre Teresa, el secreto de su "éxito"

Entre los recuerdos de mi infancia católica sobresalen tres figuras que marcaron, quizás más de lo que incluso hoy puedo vislumbrar, mi vida cristiana. Hoy la Iglesia los ha reconocido como santos: San Pío Pietralcina, San Juan Pablo II y Santa Teresa de Calcuta. 

Antes de que alguno me lo recuerde, efectivamente el Padre Pío murió antes de que yo naciera. Pero mi madre tenía un libro sobre su vida que de vez en cuando caía en mis manos y siempre, siempre, dejaba alguna marca en mi alma. Tan es así que incluso cuando dejé la Iglesia y pasé por otras realidades “espirituales", cada vez que visitaba a mi madre y veía la cara del santo italiano en la portada del libro, sentía un “halo” especial.

San Juan Pablo II fue el Papa de mi niñez y adolescencia y el Papa que seguía al frente de la barca de Pedro cuando el Señor me trajo de vuelta a bordo de la misma. Le quise antes, le quise después y le quiero y venero ahora.

Madre Teresa era para mí el ejemplo vivo de en qué consistía lo de dar de comer al hambriento y de beber al sediento. Pero era algo más. Su mirada me parecía a la vez triste y llena de paz, aunque pueda parecer un contrasentido. Cuando he ido conociendo más su espiritualidad, todo ha encajado. La tristeza de un alma que era testigo del sufrimiento de tantos deshauciados encontraba en la oración y la Eucaristía la paz que el mundo no conoce y que sólo está al alcance de quienes se dejan llevar por la gracia de Dios.

Si Madre Teresa pudo hacer lo que hizo fue por amor a Cristo -"lo hacemos por Jesús", decía-. Si Madre Teresa pudo entregar su vida a la causa de los pobres, fue por vivir en Cristo. Encontraba al Señor en los más necesitados porque lo descubría en la Eucaristía, en la oración -cuatro horas diarias, una de ellas de adoración eucarística- Si Madre Teresa es ya un referente para la Iglesia desde ahora hasta la Parousía, es por Cristo. Cuando el Señor prometió a sus apóstoles que se quedaría con nosotros hasta el fin, no hablaba de una presencia etérea, inaprensible. Hablaba de su presencia real en el pan y el vino consagrados, que son su verdadero cuerpo y su verdadera sangre que operan nuestra redención por el sacrificio de la Misa.

Leer más... »

1.10.15

El venerable Rivera o cómo ser santo porque Dios así lo dispone

Cuando el Señor nos concede una petición, no son pocos los que dan las gracias porque “Dios me ha dado lo que yo quería". Y bien está que así se haga. Pero mayor alegría debería ser hacernos conscientes de que nuestra voluntad ha coincidido, siquiera sea en esa ocasión, con la de Dios. Él siempre desea lo mejor para nosotros así que la oración es ese proceso por el que nos ponemos en sintonía con la voluntad divina y no tanto la voluntad divina con la nuestra. Por eso no hay mejor petición que la de “hágase tu voluntad", lo cual no quiere decir que no debamos manifestar humildamente como hijos al Señor nuestros deseos, anhelos, súplicas y angustias.

Entre las peticiones que le he hecho a Dios en los últimos meses figuraba la de que la Iglesia reconociera la santidad de D. José Rivera, sacerdote toledano. Sabía que su expediente estaba en la fase final en la Congregación para la Causa de los Santos, pero a veces estos procesos se dilatan en el tiempo o, por las razones que sea, no llegan a feliz término. En esta ocasión, Dios ha escuchado mis torpes palabras y las de tantos otros fieles (obispos, sacerdotes, religiosos y seglares) que le hemos pedido lo mismo. El mismo Señor y Salvador que convirtió a D. José en santo y sembrador de santidad es el que ha querido que su Iglesia reconozca públicamente sus virtudes. Y probablemente quiera que sea elevado a los altares a su debido tiempo.

Soy de aquellos que no han podido conocer en vida al venerable Rivera pero que puede considerarse sin embargo hijo espiritual suyo. O como poco, nieto, ya que uno de sus principales discípulos y colaboradores, el P. José María Iraburu, sí que es padre espiritual de este pobre pecador. De D. José Rivera he leído prácticamente todo lo que está publicado, he escuchado sus audios en la web de la Fundación que lleva su nombre y he sido y soy testigo de cómo su paternidad espiritual ha producido grandes frutos en algunos obispos, muchos sacerdotes y cada vez más fieles.

La característica que más me llama la atención, a la vez que más guía mis pasos, de la persona de don José fue la naturalidad con la que caminaba por los senderos de santidad. Para él la gracia de Dios no era una teoría que queda muy bonita en los libros de teología o a la que nos acercamos de cuando en cuando, sobre todo en los momentos de aprieto, que nos ayudan a sentir la necesidad de dicha gracia. No, él vivía en la gracia, lo cual le hacía ser a su ver fuente de gracia para otros. Buen maestro tuvo en su hermano, el ángel del Alcázar, cuyo testimonio martirial fue abono para la santidad de don José.

Para que se hagan una idea de cómo vivía y predicaba sobre la gracia de Dios este hombre santo, cito sus palabras de su diario:

“Perdonar quiere decir, realmente, reiterar el ofrecimiento del don íntegro de la amistad, anteriormente rechazada. Decir que hemos perdido la vida, es medir a Dios con medida humana. En el hombre rara vez una ruptura se puede soldar sin dejar señal, y pensamos lo mismo de Dios; pero ellos es absolutamente injusto. Mi vida -y la vida de todas las personas que trato- puede alcanzar la gracia a que estaba destinada. Puede ser levantada mucho más allá de las altísimas cismas soñadas en mi adolescencia. Nada se ha perdido. Como un niño que fuera perdiendo sus juguetes, pero su padre los fuera recogiendo. Perdidos los creía, pero en realidad estaban mejor guardados. Las gracias anteriores desatendidas, incluso con todas las rentas -lo que reperesenta caudales de vida superlativamente torrenciales-están guardadas para mí en los armarios del Padre, y en suma tan seguras, como si las tuviera yo presentes".

Don José Rivera entendía bien que la esperanza del evangelio no consiste en una felicidad mundana por la cual peregrinamos por esta vida sin problemas, cruces, caídas y pecados, sino la certeza de que Dios está obrando en nosotros la santidad a la que nos ha llamado. Una santidad que recrea en nuestro interior a Cristo mismo, transfigurándonos, dejando atrás, aunque sea poco a poco, al viejo Adán.

Sabiendo que un buen sacerdote es garantía de frutos espirituales abundantes, don José se volcó durante gran parte de su vida en formar y dirigir espiritualmente a seminaristas y sacerdotes ya ordenados. Se robaba horas de sueño con tal de cumplir fielmente ese ministerio al que el Señor le había llamado. Sólo Dios sabe cuántos buenos sacerdotes han salido del ejemplo personal y de las charlas con su siervo José Rivera. 

Una faceta todavía no conocida, pero que se conocerá, de la obra de don José era su clarividencia profética sobre la situación de la Iglesia en este tiempo. Siempre fue obediente pero eso no le impidió ser claro cuando tenía que serlo, incluso ante alguien de la categoría episcopal de don Marcelo, arzobispo de Toledo y cardenal primado de España. Quiera Dios que puedan salir a la luz muchas de sus reflexiones que quedaron por escrito. Iluminarán mucho en medio de la confusión reinante. Su preocupación era tan inmensa que se ofreció al Señor como víctima propiciatoria por la Iglesia, siguiendo los pasos de San Pablo:

Ahora me alegro de mis sufrimientos por vosotros: así completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo, en favor de su cuerpo que es la Iglesia

Col 1,24

Ahora que tantos hablan de la opción preferencial por los pobres, sin vivirla ni de lejos, don José Rivera la vivió de forma tan auténtica que puedo decir, sin temor a equivocarme, que se ha convertido en un referente indispensable para la pastoral de la Iglesia en esa materia. Don José no solo ayudaba económicamente a los pobres. No sólo removía Roma con Santiago para proporcionarles sustento. También se ocupaba, y mucho, de su salud espiritual. Don José iba con un pan debajo de un brazo y algún buen Catecismo debajo del otro. Su sola presencia era catequética en palabra y obras. Había además otro tipo de pobres que eran de su predilección: los afectados por enfermedades psiquiátricas, a quienes amaba y servía como pocos.

En otras palabras, D. José encarnaba a la perfección el remedio para aquello que el papa Francisco denunció en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium:

Puesto que esta Exhortación se dirige a los miembros de la Iglesia católica quiero expresar con dolor que la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual. La inmensa mayoría de los pobres tiene una especial apertura a la fe; necesitan a Dios y no podemos dejar de ofrecerles su amistad, su bendición, su Palabra, la celebración de los Sacramentos y la propuesta de un camino de crecimiento y de maduración en la fe. La opción preferencial por los pobres debe traducirse principalmente en una atención religiosa privilegiada y prioritaria.

Para quienes vivimos ciertas tribulaciones a causa de las circunstancias históricas que nos toca vivir, el reconocimiento de las virtudes heroicas de D. José Rivera por parte del papa Francisco es un refrigerio espiritual de primer orden, un derroche de gracia del cielo. Ahora toca pedir al Señor que la Iglesia reconozca algunos de los posibles milagros que se han obtenido presuntamente por su intercesión. La Iglesia necesita figuras de referencia como la de este sacerdote toledano que vivió por y para Cristo.

Laus Deo Virginique Matri

Luis Fernando Pèrez Bustamante

Web de la Fundación José Rivera

19.12.14

¿Cuántos de vosotros sabíais que San Josemaría era profeta además de santo? (II)


Seguimos paladeando la primera campanada de San José María Escrivá de Balaguer, profeta. Recordad. Lo que importa de este post es lo que él dijo, no lo que yo comento:

Considerad, hijos míos, que la lucha interior no es una simple ascesis de rigor humano. Es la consecuencia lógica de la verdad que Dios nos ha revelado acerca de Él mismo, acerca de nuestra condición y acerca de nuestra misión en la tierra. Sin esa batalla interior, sin participación en la Pasión de Cristo, no se puede ir detrás del Maestro

Muchos hemos querido, o queremos, el gozo del evangelio sin cruz. Muchos queremos la resurrección sin el Calvario, sin la angustia del huerto de Getsemaní. Pero ya dijo Cristo que “el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí” (Mt 10,38) y “no es el siervo mayor que su señor. Si me persiguieron a mí, también a vosotros os perseguirán” (Jn 15,20).

Quizá por esto participación en la Pasión de Cristo, no se puede ir detrás del Maestro. Quizá por esto contemplamos una dolorosa desbandada: muchos pretenden componer una vida según las categorías mundanas, con el seguimiento de Jesucristo sin Cruz y sin dolor

Ay de los que quieren aguar el evangelio, presentándolo como una donación de perdón sin arrepentimiento, como un camino de rosas sin espinas, como una santidad sin santificación y transformación del alma, que pasa de estar presa del pecado a la libertad gloriosa de la gracia en la que viven los verdaderos hijos de Dios.

La lucha interior —en lo poco de cada día— es asiento firme que nos prepara para esta otra vertiente del combate cristiano, que implica el cumplimiento en la tierra del mandato divino de ir y enseñar su verdad a todas las gentes y bautizarlas (cfr. Matth.XXVIII, 19), con el único bautismo en el que se nos confiere la nueva vida de hijos de Dios por la gracia.

Yerran todos aquellos que piensan que pueden combatir la batalla de la fe sin haber forjado el alma en el crisol de la voluntad de Dios. No basta con conocer la sana doctrina. Hay que ser santos, cada uno en la medida que Dios le da.

Mi dolor es que esta lucha en estos años se hace más dura, precisamente por la confusión y por el deslizamiento que se tolera dentro de la Iglesia, al haberse cedido ante planteamientos y actitudes incompatibles con la enseñanza que ha predicado Jesucristo, y que la Iglesia ha custodiado durante siglos. 

Leer más... »