8.12.15

Teología moral en crisis

Indudablemente nos encontramos en un contexto en el que la crisis de la Teología Moral ha alcanzado uno de sus momentos más álgidos en la Historia de la Iglesia Católica. La separación entre la libertad y la verdad junto con la separación entre las costumbres y la fe, han traído las consecuencias que hoy vivimos en distintos ámbitos incluso dentro de la organización y jerarquía de la misma Iglesia. Esto también responde a que los problemas morales como el aborto, la eutanasia, el matrimonio, la familia, la moral sexual, etc., en las sociedades plurales se han estado abordando, por décadas, desde una perspectiva totalmente ajena a Dios y a la ley natural. Pero últimamente esto ya no se ha limitado al orden secular, sino que la autonomía moral se ha producido incluso en algunos de los sectores más altos de la jerarquía eclesiástica encargada de la doctrina de la fe y la moral. Grandes sectores de jerarcas y laicos católicos han estado promoviendo una autonomía de la razón en el ámbito de las normas morales relativas al recto ordenamiento de la vida en el mundo. Aunque parezca increíble, coinciden con la promoción de una moral únicamente intramundana, en la que el hombre se da las leyes a sí mismo de modo que estas leyes tienen su origen únicamente en la razón humana.

Leer más... »

3.12.15

Algo sobre la mística cristiana

 

 

Todo bautizado, por la gracia del bautismo, está llamado a alcanzar, en algún grado, la participación en la vida mística, es decir, en una visión o experiencia mística de Dios. En relación con esta mística, Santo Tomás destaca dos cuestiones que no deben faltar. Por un lado la verdad del conocimiento de sí, que debe estar relacionado interiormente con el conocimiento de Dios hasta el punto de que si falta esa conexión, el hombre cae en el desaliento y hasta puede llegar a la desesperación. Por otro lado, el hecho de que el mero conocimiento sobre Dios, por la dificultad que implica, puede conducir a la soberbia. Por eso el hombre en su interior conoce la bondad de Dios y de este modo puede tener un verdadero conocimiento de su limitación y de su indigencia frente a Él. En su interior, el hombre puede verse a sí mismo con los ojos de Dios que es la bondad infinita, y de este modo no perder la paz al percatarse de su propia precariedad.

Leer más... »

24.11.15

Educar en valores para el auténtico desarrollo y para la paz

Todos los acontecimientos de la vida humana que constantemente nos plantean retos y oportunidades para conocer y comprender nuestro entorno y para transformarlo en un entorno más humano y mejor, ponen de manifiesto que el hombre ha nacido para conocer la verdad sobre sí mismo, sobre su origen, sobre su destino y sobre todo lo que le rodea. En efecto, la conquista de la verdad constituye el fin último de la vida humana pero este fin es imposible de alcanzar si no se considera seriamente la naturaleza personal y social del hombre. La inteligencia humana es el medio con que el hombre cuenta para alcanzar la verdad, pero es un hecho que en el conocimiento, cada persona conoce muy poco. Es muy poco lo que cada uno puede alcanzar en comparación con lo que la humanidad en su conjunto ha logrado. Por eso, la solidaridad resulta imprescindible para alcanzar la verdad porque si somos conscientes, en el conocimiento de la verdad es mucho más lo que recibimos que lo que cada persona puede aportar. De estas ideas de carácter introductorio se puede concluir que de la naturaleza personal y social del hombre, es decir, de su capacidad natural para relacionarse y para conocer la verdad de las cosas y entre ellas la verdad del orden social,  se fundamenta la llamada sociedad del conocimiento. El fin de la sociedad del conocimiento debe ser conocer la realidad objetiva y transformar el entorno en un entorno mejor, lleno de valores, en un entorno más humano. El objetivo de este breve texto es resaltar el papel de la educación, el papel de los valores en la sociedad del conocimiento, de modo que ell punto de partida es el conocimiento de lo que son los valores para ubicar dentro de los valores a la educación para el auténtico desarrollo y la paz.

Leer más... »

10.11.15

El fin último: la gloria objetiva y gloria formal.

 

                                                                                                                                                  

Para iniciar esta breve reflexión sobre el fin último como gloria objetiva y gloria formal, es necesario inicar diciendo que Santo Tomás afirma que, en términos muy generales, la palabra fin significa el término de una cosa. Y con relación a las actividades de un agente cualquiera, el fin es aquello cuya consecución le hace descansar y cesar en su actividad[1].

Leer más... »

15.10.15

El pluralismo democrático relativista como paradigma "cultural" global

No es nada nuevo ni tampoco deja de ser evidente que poco a poco los Estados, los grupos sociales, las religiones y el mundo globalizado se han ido moviendo hacia sociedades más plurales abanderadas por una democracia relativista, incluyente, tolerante y alérgica a cualquier tipo de discriminación por raza, religión, pensamiento, sexo, inclinación…y totalmente alérgica a verdades totales, excepto la única verdad dogmáticamente establecida que consiste en que no hay o no se puede llegar racionalmente prácticamente a ninguna verdad total, totalizadora o totalizante.

Leer más... »