El debate de la pena de muerte y sus consecuencias para el edificio del Magisterio

El debate sobre la pena de muerte en el Magisterio católico reaparece con cierta asiduidad. Una cuestión que en Europa o Asia no provoca discusiones álgidas, bien porque la pena capital ya no existe en el primer caso, bien porque está tan asumida y el Magisterio de la Iglesia católica tiene una influencia tan marginal que ni se plantea el acabar con ella (según Amnistía Internacional fueron ejecutadas en el mundo el año pasado 1.032 personas, si bien “estas cifras no incluyen los miles de ejecuciones realizadas en China, donde los datos sobre el uso de la pena de muerte seguían estando clasificados como secreto de Estado. La mayoría de las ejecuciones tuvieron lugar en China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Pakistán, por este orden”). Como se constata, países todos ellos ajenos al cristianismo.

El debate alcanza cierta intensidad en los Estados Unidos al combinarse dos aspectos: un país en el que diversos estados la mantienen y en el que los católicos tienen un cierta influencia. Precisamente allí se acaba de publicar un libro que ha sacudido el debate sobre este tema: By Man Shall His Blood Be Shed, de los filósofos Edward Feser and Joseph Bessette(el título hace referencia a Génesis 9:6, donde se lee: “Si uno derrama sangre de hombre, otro hombre derramará su sangre; porque a imagen de Dios fue hecho el hombre.”)

Feser y Bessette repasan todos los argumentos que justifican la existencia de la pena de muerte, empezando por la concepción clásica del castigo que ellos resumen del siguiente modo: es parte del orden natural experimentar placer cuando hacemos el bien y dolor cuando hacemos el mal. El criminal quiebra esta conexión y encuentra placer al obrar el mal. “El castigo -escriben- es el modo de restaurar la conexión natural entre el dolor y el actuar contra los fines naturales”. Es lo que el Catecismo de la Iglesia Católica afirma en su punto 2266: “el castigo tiene el objetivo primario de restaurar el desorden introducido por la ofensa”. La pena tiene, ante todo, la finalidad de reparar el desorden introducido por la culpa.

Una vez sentada esta base, hay que analizar si el castigo de quitar la vida al criminal puede tener esa función de restaurar la justicia. Los autores revisan las objeciones y les van dando respuesta de manera equilibrada, a menudo aceptando parte de la objeción, pero resaltando que hay ciertos crímenes que, por su naturaleza, de no aplicarse la pena capital quiebran todo el edificio de proporcionalidad entre crimen y castigo y, en consecuencia, transforman en irremediablemente injusta la entera ley penal. También aparece, como no podía ser de otra manera, el paralelismo entre la legítima defensa personal y la legítima defensa que una sociedad, de modo colectivo, puede reclamar y ejercer, algo que así está explícitamente recogido por el Catecismo de la Iglesia Católica (punto 2263).

Se puede discutir mucho sobre este asunto, y matizar otro tanto, pero el interés del libro reside, en mi opinión, en el repaso riguroso que nos ofrece de lo que la Iglesia ha enseñado sobre este asunto a lo largo de la historia. Y la conclusión que uno extrae de este serio trabajo es que, si bien es lícito admitir numerosísimas restricciones a la pena capital, afirmar que ésta es ilegítima de modo absoluto, en todo lugar, tiempo y circunstancias, es separarse de lo que enseña la Iglesia.

Los autores rescatan un suceso notable y de profundas consecuencias. Cuando en 1210 el Papa Inocencio III ponía las condiciones para la plena reintegración de un grupo de herejes valdenses, estableció que estos tenían que hacer pública profesión de fe en una serie de cuestiones. Lo interesante del caso es que, junto a las obvias del Credo de Nicea, la creencia en la Santísima Trinidad o en los sacramentos, el Papa incluyó la adhesión a la afirmación de que “el poder secular puede sin caer en pecado mortal imponer un juicio de sangre”. O sea, que en el siglo XIII una de las condiciones para ser católico era admitir la pena de muerte. Quien no la admitía, por decisión del mismo Papa, quedaba fuera de la Iglesia.

No era ningún capricho de Inocencio III, sino que este Papa seguía la estela de numerosos papas, santos y doctores de la Iglesia que siempre enseñaron la legitimidad de la pena capital en determinadas circunstancias. Algunos de ellos sin especial entusiasmo. Citan los autores a San Ambrosio, quien a pesar de urgir al magistrado Studius a ser misericordioso, admitía que las Escrituras permitían la pena capital, citando por ejemplo Romanos 13:4 (“pero si obras el mal, teme, pues no en vano lleva la espada; porque está al servicio de Dios para hacer justicia y castigar al que obra el mal”). El repaso al Magisterio no deja duda, pasando por el Catecismo del Concilio de Trento y llegando hasta el mismo Pío XII… hasta el más reciente Catecismo, en el que se reafirma la enseñanza tradicional (“La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte”), si bien se añade que “si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana”. La edición de 1997 recoge el párrafo que aparece en el punto 56 de Evangelim Vitae: “Hoy, en efecto, como consecuencia de las posibilidades que tiene el Estado para reprimir eficazmente el crimen, haciendo inofensivo a aquél que lo ha cometido sin quitarle definitivamente la posibilidad de redimirse, los casos en los que sea absolutamente necesario suprimir al reo «suceden muy […] rara vez […], si es que ya en realidad se dan algunos»”.

Un juicio prudencial que, por mucho que disguste a algunos, no cambia (no puede cambiarlo) el Magisterio secular sobre este asunto. Como expresó el Concilio Vaticano I, nadie puede interpretar la Sagrada Escritura “contra el parecer unánime de las Padres”, y en el caso de la licitud de la pena de muerte es difícil argumentar que no estamos ante este caso.

Lo que lleva a una situación que quizás no se daba tanto en el pasado pero que ahora es probable que sea mayoritaria: uno puede defender la pena de muerte en teoría pero oponerse a ella en la práctica. Es perfectamente legítimo defender el principio en que se funda la pena capital y, al mismo tiempo, defender su abolición en las circunstancias concretas existentes en un país determinado. El cardenal Joseph Ratzinger en 2004, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, señaló que la pena capital “podía aún ser permisible” y que los católicos podían disentir los unos de los otros sobre la conveniencia o no de aplicarla de un modo completamente diferente, por ejemplo, al de la eutanasia.

El P. Robert Sirico, presidente del Acton Institute y opositor a la pena de muerte, ha reconocido en un artículo haber quedado impresionado por el “efecto acumulativo” del libro de Feser y Bessette. Este efecto le ha llevado a aceptar que “bajo ciertas circunstancias la pena de muerte sería aceptable”, si bien añade: “no consigo ver su necesidad ahora y por tanto debería de ser prohibida”. Una posición legítima que preserva el principio y, en base a un juicio prudencial, rechaza su aplicación en las circunstancias actuales, como también es legítimo discrepar de ese juicio prudencial.

Sirico hace también un comentario interesante sobre la equiparación que algunos católicos, bienintencionados, hacen de la pena de muerte y el aborto, que Sirico considera una distorsión. Piensan que poniéndolos en el mismo saco y dado el rechazo generalizado hacia la pena de muerte prevalente en las sociedades occidentales, conseguirán extender ese rechazo hasta el rechazo también del aborto. Pero más allá de que esta táctica no haya dado ningún fruto reseñable, es errónea porque no es verdad, y nunca es legítimo usar la mentira aún para un buen fin. No es lo mismo arrebatar la vida a un criminal que a un inocente, incluso en el caso de que no se esté a favor de hacerlo en ninguno de los dos casos. Feser afirma al respecto que “ha habido una especie de efecto bola de nieve en el que los clérigos afirman cosas cada vez más extremas y doctrinalmente temerarias sobre esta materia, contradiciendo la Escritura, los Padres y Doctores de la Iglesia, la historia de las enseñanzas papales y la ley natural”.

Lo que nos lleva a un último punto a considerar y que los autores señalan de pasada en su libro: ¿cómo se podría tomar en serio a una iglesia que ahora reconociera que algo que ha enseñado con tanta autoridad y seguridad durante casi dos milenios estaba errado? ¿Se dan cuenta algunos de que si así fuera nada impediría pensar que el juicio presente también estaría equivocado? Feser advierte de que estamos jugando, a veces con una frívola y sentimental inconsciencia, con material altamente inflamable, pues “sus implicaciones para toda la estructura de las enseñanzas de la Iglesia son funestas”. Ojalá todos tomemos conciencia de ello.

 

 

87 comentarios

  
Tulkas
100% a favor de la pena dde muerte según los criterios del Catecismo.

Los Estados tienen legítima autoridad para aplicar esos criterios que nonson de índole religiosa.
23/06/17 12:58 PM
  
Luisfer
Mi opinión es que si somos próvida es próvida para todas las vidas incluso de los más repugnantes seres que podamos imaginar.
Para eso está la cárcel con sus más y sus menos. Pero por encima de sistemas penitenciarios y parámetros relacionados, la pena capital no se sostiene con la defensa a ultranza de la vida que nos destaca.
Ni aborto, ni pena de muerte ni eutanasia.
23/06/17 1:01 PM
  
gringo
"¿Cómo se podría tomar en serio a una iglesia que ahora reconociera que algo que ha enseñado con tanta autoridad y seguridad durante casi dos milenios estaba errado?."
Pues igual que se tomaron en serio que después de poder disponer de esclavos desde tiempos apostólicos (San Pablo y San Pedro lo permiten), y después de que los reyes católicos de España, Portugal y Francia mandaran millones de africanos a las colonias americanas con la conciencia tranquila, a partir del s.XIX el comercio negrero se castigara con la excomunión.
23/06/17 1:03 PM
  
Alberto GT
Pero hoy en dia ya es innecesaria salvo en caso de guerra si acaso. Defender que hay que usarla con frecuencia eso va contra la cita de Evangelium vitae.
23/06/17 1:05 PM
  
Jorge Soley
Gringo, no es lo mismo actuaciones prudenciales, silencios, negligencias, etc... que obligar a alguien a aceptar algo para volver a la Iglesia. Estamos ante situaciones diferentes: nadie nunca ha obligado a aceptar la esclavitud para estar en plena comunión con la Iglesia católica. Es una diferencia sustancial que creo que hasta a ti no te habrá podido pasar inadvertida.
23/06/17 1:13 PM
  
Palas Atenea
Hay que tener en cuenta que la pena de muerte tiene sus secuelas, casi a la vez que se abolió también se abolió la cadena perpetua, aunque son dos cosas distintas.
Queda pendiente el asunto del magnicidio que también es problemático.
23/06/17 1:36 PM
  
Tony de New York
'Mi opinión es ' Hasta cuando las personas CATOLICAS entenderan que no es mi opiniòn la que cuenta mas la que dice el MAGISTERIO.
23/06/17 1:42 PM
  
Palas Atenea
En puridad, Luisfer, si la vida tiene un carácter tan absoluto habría que recomendar la apostasía antes que el martirio, si el martirio tiene sentido es porque hay algo superior a la propia vida. La Iglesia no ha dado ese carácter absoluto a la vida humana, de hecho nuestros mayores creían que había cosas peores que perder la vida (mi abuela, por ejemplo, admitía que un enemigo matara a otro pero no que le quitara su dignidad, refiriéndose a la tortura o a los malos tratos). En el caso del aborto lo horroroso es cortar la vida de alguien que no tiene posibilidad de defenderse, ni siquiera recurriendo a la apostasía, las criaturas ni siquiera pueden ser mártires, pasan del ser al no ser arbitrariamente. En la condena de muerte no hay arbitrariedad ninguna, lo que hay es un tratamiento radical. Comparar a un nonato con un criminal es ofensivo a más no poder.
23/06/17 2:01 PM
  
Scintilla
El tema pende de otra bicha para los modernos (de Erasmo hasta hoy): la guerra. Los católicos siempre hemos sostenido que es herético condenar la guerra sin paliativos. Bajo ciertas condiciones y desarrollada bajo ciertos parámetros, es justo hacerla. Hoy la condena genéricamente (no a la guerra) la indigente clase intelectual de occidente, ya no cristiandad, pero en la práctica se desarrolla con una extensión, motivos, condiciones, consecuencias... puestos por ese mismo occidente que son abominables para cualquier católico de hace siglos y ahora.
23/06/17 4:26 PM
  
Maite C
​No solamente es un tema que queda claramente definido en el catecismo preconciliar, sino que la pena de muerte es apoyada por los Doctores y Padres de la Iglesia con rotundidad, no solo como una medida de protección para con la sociedad, sino como una manera de reparación, es decir, que es justo que el comete un crimen tan grave reciba una pena proporcional a la gravedad del crimen cometido.

El Catecismo de la Iglesia Católica dice: "La enseñanza tradicional de la Iglesia ha reconocido el justo fundamento del derecho y deber de la legítima autoridad pública para aplicar penas proporcionadas a la gravedad del delito, sin excluir, en casos de extrema gravedad, el recurso a la pena de muerte".

Para cualquier católico queda clara,cristalina, la posición de la Iglesia. Por lo tanto, cualquier objeción sobre el tema resulta innecesaria.

23/06/17 5:04 PM
  
IvanRC
Entiendo, respeto y me apego a la enseñanza del Magisterio, pero creo que mucho se tiene qué escribir sobre cómo esta enseñanza convive sanamente con el quinto mandamiento.
23/06/17 5:31 PM
  
Menka
De aquí:
"“el castigo tiene el objetivo primario de restaurar el desorden introducido por la ofensa”."

entre otras cosas, se justificaba siempre la pena de muerte, debidamente aplicada, considerando toda la sociedad como un organismo al cual proteger.

No se trata de que un familiar de la víctima, por ejemplo, "perdone" al asesino. Es el Estado que tiene derecho y obligación de proteger la sociedad de los futuros males. También debe educar, y para esto sirve, en su medida que le corresponda, la pena de muerte.
23/06/17 5:39 PM
  
Palas Atenea
IvanRC: Convive con el 5º Mandamiento porque los mandamientos son personales. Jesús no hablaba a la sociedad, hablaba a cada uno de nosotros, el poner la otra mejilla, por ejemplo, es un mandamiento a la persona, no a la sociedad porque, si así fuera, obligaría a rendirse al enemigo a cualquier nación cristiana.
Por lo tanto una cosa es que yo mate a quién mató a uno de mi familia y otra cosa es que lo haga el estado con las debidas garantías de defensa, presentación de pruebas, jueces, etc...
Las víctimas del terrorismo en España han cumplido escrupulosamente con ese mandamiento, pedirles que, además, renuncien a la justicia sería peor que emplear la venganza personal. La justicia colectiva es la que se encarga de eso, que no se encargue nadie sería nefasto.
La venganza es muy mala, la ausencia de justicia es todavía peor.
23/06/17 6:34 PM
  
Palas Atenea
A veces los cristianos enfocamos las cosas como si fuéramos ateos, aferrados a esta vida como si no hubiese otra. Sin embargo hay diferencias: En la prisiones nazis había capellanes, y todos los condenados a muerte se confesaban y recibían los Santo Óleos antes de la ejecución; en las prisiones rusas no. ¿Es lo mismo? Para un ateo sí, para un cristiano no. Muchísimas cosas que sabemos de las últimas horas de los condenados a muerte por los nazis lo sabemos por los capellanes y esos mismos capellanes hablaban o escribían a las familias.
23/06/17 6:45 PM
  
IvanRC
Palas Atenea: Gracias por la respuesta, me ha resultado clara y útil. Saludos desde México.
23/06/17 7:11 PM
  
Martin Ellingham
En castellano, recomiendo un documentado artículo del P. M. Zalba Erro, Sj.
Saludos.
23/06/17 7:20 PM
  
Palas Atenea
El aborto y la eutanasia tienen un tratamiento muy diferente a la pena de muerte para un cristiano. Existe algo que se llama libre albedrío y que tiene unas consecuencias, el libre albedrío es inaplicable en el caso del aborto y en el caso de la eutanasia la convierte en suicidio. Gustavo Bueno, que como todo el mundo sabe era un filósofo ateo, decía que si un criminal reconociera lo que había hecho aceptaría la pena de muerte, el que no lo haga indica, precisamente, que no se ha arrepentido.
Creo que hay un beato o santo francés que fue un criminal, en la prisión se arrepintió y entró en la Iglesia, aceptó los sacramentos pero no pidió la revisión de la pena y fue ejecutado. Su conversión fue cierta precisamente por la aceptación de su responsabilidad. No quiso alargar su vida, quiso entrar en la Vida Eterna por la misma puerta de San Dimas.
¡Ojo, que el mundo está cambiando nuestra visión de las cosas!
23/06/17 8:30 PM
  
Néstor
Por fin un poco de sentido común humano y católico sobre el tema. Me refiero ante todo al "post", y por eso, también a muchos comentarios. Muchas gracias y saludos cordiales.
23/06/17 8:32 PM
  
Néstor
Y si ser provida es estar en contra de la pena de muerte, con el mismo tipo de argumento podría implicar el vegetarianismo, o más aún, el mineralismo (que no es lo mismo que el milenarismo:))

Porque si no cuenta la diferencia entre ser criminal y no serlo, tampoco tiene porqué contar la diferencia entre ser humano (o viviente) y no serlo.

Saludos cordiales.
23/06/17 8:36 PM
  
chico
Si Santo Tomás sostiene que puede existir la pena de muerte, no se puede disentir a la ligera de su afirmación. Y sí, yo estoy de acuerdo en que muchos clérigos para congraciarse con la concurrencia, van contra Santo Tomás...... "porque estoy quedando divinamente". Osea están defendiendo una chorrada.
24/06/17 9:19 AM
  
Eiztarigorri
Excelente artículo se puede decir más alteo, pero no más claro. Vamos a ver si la justicia de los actos no depende de quien los realiza sino de si al acto es en sí justo o no, el problema de la pena de muerte se relaciona con el problema del juicio final. Si es lícito la condena a la pena eterna sin remisión, o sea al infierno, mucho más lo es la pena de muerte que es una pena infinitamente inferior. Lo que subyace detrás del buenismo que se opone a la pena de muerte es la afirmación que subyace de que en el fondo el bien y el mal no existen y por tanto no es legítimo el castigo. Si no reconocemos la justicia del Juicio de Dios, ¿cómo vamos a reconocer la legitimidad del juicio del hombre, cuya legitimidad deriva de ser imagen de Dios? El problema de los buenistas católicos es que están contaminados de progresismo.
24/06/17 9:26 PM
  
Luisfer
Eiztarigorri, entonces tengo que entender que cualquier cosa fuera de su corta visión intelectual es buenismo progresista. Y ese es su mejor argumento. Enhorabuena a sus profesores y a su librero.
Palas, me sorprende la cantidad de giros que dan a un tema cuando ae sale de la órbita conservadora. Y todavía más el hecho de que conozca los matices que pensó Dios al crear el quinto mandamiento. Es curioso, pensó a su favor. No matarás, pero sólo se refería a quien a Vd. le conviene. Se puede ser más osado.
Nestor. Esperaba algo más. Veganismo, mineralismo... Venga, inténtelo de nuevo... seguro que le sale mejor.
Conclusión. Nos encanta que se pueda matar en nombre de la ley y nos gusta la guerra justa. Y se quedan tan anchos. Amaos los unos a los otros pero si alguno, se despista... al paredón.
Católicos, de boquilla. De misa aparente. Católicos aburridos. Católicos a la carta.
Y se quejan de la AL. Al infierno los casados divorciados pero los verdugos no, a esos... la bendición.
Rezaré por Vds. de verdad. El diablo debe frotarse las manos cada vez que lea las barbaridades que publican.
25/06/17 12:33 AM
  
Palas Atenea
Luisfer: Dios hizo un pacto con el Pueblo de Israel en el Sinaí, Jesucristo habló a las personas, no a los pueblos, si lo hubiera hecho Hitler se hubiera tenido que quedar con todos los pueblos conquistados sin resistencia alguna porque su defensa provocaba muertes.
El que eres más papista que el papa eres tú, el que eres más testigo de Jehová o cuáquero que católico eres tú. El Diablo se frota las manos por muchas razones, entre otras porque el no busca cuerpos, busca almas y las almas se pierden por muchas cosas, entre ellas la soberbia.
No nos gusta la pena de muerte ni la guerra justa pero la admitimos. Resulta que Santo Tomas de Aquino iba a Misa falsamente y que Chesterton, que escribió aquello de "Por qué no soy pacifista" era peor que tú. Pero ¿tú quién te has creído que eres? ¿Crees que vas a salvar almas inmortales a base de salvar cuerpos a como dé lugar?

25/06/17 1:49 AM
  
Palas Atenea
Me extraña que tengas móvil u ordenador, Luisfer, teniendo en cuenta la pobreza evangélica, porque me temo que no entres por el ojo de una aguja si planteas la pobreza al mismo nivel que poner la otra mejilla. A ver si te vas a condenar por eso. Si nos ponemos radicales ya sabes lo que hay.
Aparte de que el Infierno si que es una condena importante, supongo que la pondrás en cuestión porque si la vida de un asesino múltiple te parece tan importante que hay que preservarla, el hecho de que se condene debe ser insufrible para ti. Darás por sentado que Dios no va a ser menos misericordioso que los hombres. Es decir ¿tú crees de verdad en el libre albedrío?
25/06/17 2:34 AM
  
Scintilla
Feliz día del Señor tenga, querido Luisfer. Muchas gracias por sus oraciones. Lo mismo haré por usted en este día. No nos olvidemos nunca los unos de los otros ante el Padre como buenos hermanos.
Por lo que me toca en su crítica le recuerdo que la tesis de las guerras malvadas per se era propia de maniqueos, que condenaban por eso el antiguo testamento; san Agustín ya dio cuenta de ellos. La herejía luterana, los Erasmo y Ecolampadio volvieron al asunto (Erasmo sólo se cayó del burro con las tropas turcas a la puerta de Viena: un símbolo del actual occidente), y entonces san Juan Fisher y toda la escuela tridentina recordaron que esa afirmación es herética. Hoy el catecismo sigue sosteniendo que hay guerras justas, aunque las condiciones de la guerra parecen hacerla imposible (y a eso se puede atribuir su menor rotundidad). El magisterio está claro. Como católico que lo estudia me convencen sus razones. Usted no ha dado ninguna respuesta fuera de la temperamental, tan amiga siempre de las reducciones al absurdo o el argumento ad hominem.
Creo que hay un problema de fondo que ha apuntado Palas que usted no termina de considerar. Se trata de que la muerte es una cosa que nos pasa a los hombres. No somos naturalmente inmortales. Pero gracias a Cristo la muerte puede ser para un bien, la inmortalidad, o para mal (la condena eterna). Un hermano de Cristo no se aferra a la vida porque sabe que la muerte, como cantamos en Cuaresma, no tiene la última palabra, o muerte, dónde está tu victoria, que decía san Pablo. Y esto, que no quita la muerte como hecho del mundo real que nos acontece, impide que pueda equipararse al tipo de hechos morales que son intrínsecamente perversos a los que usted asimila la muerte: la envidia o la codicia del bien ajeno, pongamos por caso. El caso del que se casa ante Dios y luego vive maritalmente con otra persona está por eso condenado y no la pena de muerte. El caso del que habla Palas, el de Jacques Fesch, el criminal arrepentido que llega a la santidad de vida y acepta la pena de muerte como aceptamos los demás hermanos de Cristo la muerte por cualquier otro motivo, no tiene nada que ver con el que vive de continuo sin arrepentirse de lo que no deja de ser una continua codicia del bien no sólo que no debería desear, sino que además se comprometió ante Dios a no desear por haber hecho otra opción. La Iglesia no puede tratarlos de la misma manera porque uno y otro no se muestran dispuestos ante Dios de la misma manera. Y su muerte, me temo, no lleva al mismo sitio.
25/06/17 11:40 AM
  
Palas Atenea
Por influjo del cristianismo se valoraban las vidas en peligro según debilidad: niños, mujeres y ancianos debían ser protegidos por los hombres. Y ese concepto duró hasta la IIGM, en que los bombardeos sobre la población indefensa "acostumbró" a todo tipo de muertes. Incluso antes del cristianismo pueblos como los germánicos o los iberos procedían así y el cristianismo no varió la costumbre. El mismo caso del Titanic es una muestra de ello y con un criterio moderno tendría que ser puesto en cuestión por qué se les dio a las mujeres preferencia en las barcas de salvamento, sin que las feministas del momento-que las había-y las modernas hayan dicho jamás ni pío sobre el asunto.
Eso no significa que la vida de un hombre-y entonces los hombres podían ser considerados así desde los 16/17 años-valga menos que la de una mujer, pero ante una catástrofe algún criterio hay que tener y el más fuerte, o considerado como tal, será siempre el último.
El criterio de inocencia versus culpabilidad es otro más, si los bomberos tienen que priorizar un servicio es lógico que vayan antes a un asilo de ancianos que a una cárcel.
Incluso una sentencia de muerte puede contener un elogio, como ocurrió en el caso de Helmuth Hübener. Hübener fue condenado a muerte por el Volksgerichtshof por actividades subversivas cuando tenía 17 años. La defensa ante ese tribunal no tenía valor alguno, pero en ese caso presentó dos cartas pidiendo clemencia: una de ellas era de la familia del muchacho y la otra de la Gestapo que lo detuvo. La Gestapo argumentó que aquel joven no tenía edad para saber lo que hacía y que había sido "pervertido" por las malas compañías, por lo que enviándole a un campamento de nazificación intensiva podría ser reencauzado para la causa. El tribunal contestó que, después de su declaración y las respuestas que daba a sus preguntas habían llegado a la conclusión de que la edad mental y la cronológica no se correspondían en su caso porque era irrecuperable, sabía lo que hacía y no tenía intención ninguna de cambiar de opinión, así que ratificaron la pena de muerte. Es decir, lo convirtieron en un adulto antes de matarlo. Podía haberse salvado con un chupete en la boca, supongo.

25/06/17 2:05 PM
  
Palas Atenea
Es decir: no es posible sostener un criterio tan fijo como Luisfer supone, necesariamente hay que matizar: que los turcos entren en Viena o los franceses en España y no nos movemos; que un gobierno nos prohiba la práctica de los sacramentos y se ponga a matar curas y tampoco nos movemos; que hay una catástrofe y todos valemos igual (porque en teoría así es) y no ponemos ningún criterio de salvamento...y el que no piense así no es católico. Hay momentos en que un cristiano tiene que apelar al Espíritu Santo y prepararse a bien morir, y un hombre valiente tiene que sostener sus criterios-como hizo Hübener-y no parecer un mandando cuando lo cierto es que su estrategia, con 17 años, la había generado él solo sabiendo los riesgos que corría.
No es que la pena de muerte mate a criminales, es que la pena de muerte mata a inocentes con ciertos gobiernos porque sólo los inocentes se ponen a tiro. A ver si ahora la pena de muerte se va a convertir en la roja insignia del valor de la que están exentos, precisamente, los criminales. Nos hemos acostumbrado tanto a las víctimas inocentes de los terroristas que ya nos parece que tiene que ser así.

25/06/17 4:27 PM
  
JCA
A ver: el 5.º mandamiento propiamente es «No asesinarás». En hebreo se emplea רצח (ratsach) y no הרג (harag “matar, quitar la vida”, empleado mucho en el contexto bélico). La pena capital es percibida, dentro del sistema teocrático del Antiguo Testamento, como justificable, incluso requerida, en caso de asesinato (Núm. 35:30). En el Nuevo está el versículo citado de Rm 3, 4. Y hasta en los evangelios (Lc 23 39ss) se recoge cómo el buen ladrón creía merecida su condena:

«Uno de los ladrones crucificados le injuriaba diciendo: “¿No eres tú el Cristo? Sálvate a tí mismo y a nosotros”. Pero el otro le respondía: “¿Ni siquiera tú que estás en el mismo suplicio temes a Dios? Nosotros, en verdad, estamos merecidamente, pues recibimos lo debido por lo que hemos hecho; pero éste no hizo mal alguno”. Y decía: “Jesús, acuérdate de mí, cuando llegues a tu Reino”. Y le respondió: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso”.»
26/06/17 12:29 PM
  
JCA
Además, esa interpretación torcida del 5.º mandamiento impediría a un cristiano ser militar o policía. Y precisamente es a un centurión (que hacía las dos funciones) a quien elogia Jesucrisfo en los evangelios.
26/06/17 4:03 PM
  
gringo
Entonces para ser católico hay que admitir que la pena de muerte puede ser lícita pero que casi mejor no aplicarla nunca ¿es eso?.
Yo personalmente no entiendo eso de devolver el equilibrio o la reparación o restauran el orden.
Que alguien mate a una persona y que a su vez el Estado mate a ese alguien no restaura ningún orden, ni equilibra nada. Simplemente añade un muerto más.
Ni tampoco sirve para disuadir.
Durante una década la pena de muerte estuvo en suspenso en los EEUU (1967-1977) y cuando fue restaurada, los crímenes violentos aumentaron hasta llegar al máximo histórico a principios de los noventa.
Ahora que varios Estados han suspendido la pena capital y que por razones técnicas otros Estados no pueden ejecutar, los homicidios están a niveles tan bajos como los años 50.
27/06/17 12:46 PM
  
Néstor
Lo mismo se puede decir de la pena de cárcel. Está muy bien todo eso de la reeducación y la protección de la sociedad, pero el motivo de fondo es la justicia. Simplemente no puede ser que alguien robe, mate, estafe, etc., y todo quede así como está. Porque se ha roto, precisamente, el equilibrio, por el exceso, la demasía del delincuente, que ha invadido los derechos de los demás. Por eso mismo, debe sufrir una pérdida en sentido contrario, que compense. No se puede tratar igual al delincuente y al honrado. Y al honrado no se lo está premiando continuamente, simplemente cumple con su deber. Por eso al otro se lo debe penalizar. Y por eso, las penas de cárcel son más o menos largas según la gravedad del delito.

Es un sistema imperfecto, porque es humano, pero es mejor que todas sus alternativas. La gente de hecho hace cosas horribles, y hay que tomar posición frente a ellas. O la ley y las sanciones, o la selva. Es mejor que haya pena de muerte y no que haya vendetta privada.

Hablar de justicia y no sólo de defensa propia de la sociedad es humanizante. Es frente a las bestias que sólo cabe la defensa propia, el ser humano requiere justicia. Ha incurrido libre y voluntariamente en una falta contra la sociedad y por eso se ha hecho culpable, cosa que nunca sucede con un tigre o un tiburón.

Y obviamente, la compensación a veces no ocurre, pero por la razón contraria, porque por ejemplo, si alguien toma 35 vidas en un atentado, sólo tiene una que dar a cambio. Pero mucho peor sería si ni eso diera y pasara a ser mantenido el resto de su vida por el Estado.

Saludos cordiales.
27/06/17 2:12 PM
  
Antonio1
No Gringo, para ser católico no hay que estar a favor De la Pena de muerte, para ser nacionalcatólico sí.
Defender la pena de muerte en Estados Unidos es sencillamente contravenir el Catecismo De la Iglesia Católica. Sencillamente en un país avanzado como Estados Unidos no se dan las condiciones necesarias para cumplir con los requisitos exigidos por el catecismo. El papa lo dijo clarito clarito.
El argumento del génesis, que utiliza el título del libro este que se nos recomienda, es sencillamente ignorar las palabras de Cristo, que frente a la sangre por la sangre , ojo por ojo, opuso el pero yo os digo: el que te abofetee...
Pero algunos es que las palabras de Cristo en numerosos temas de la pasan por el forro. No hay catolicosmo más descafeinado que el nacionalcstolicismo, en el que el mensaje de Cristo está muy pero que muy por detrás de su ideología autoritaria y vengativa. Pero esto es lo que hay.
27/06/17 4:28 PM
  
Antonio1
“De hecho, hoy día la pena de muerte es inadmisible, por cuanto grave haya sido el delito del condenado. Es una ofensa a la inviolabilidad de la vida y a la dignidad de la persona humana que contradice el designio de Dios sobre el hombre y la sociedad y su justicia misericordiosa, e impide cumplir con cualquier finalidad justa de las penas. No hace justicia a las víctimas, sino que fomenta la venganza”.
El Pontífice también explica que “el mandamiento ‘no matarás’ tiene valor absoluto y abarca tanto a los inocentes como a los culpables”.

Papa Francisco.


"Es un signo de esperanza", dijo el Pontífice, "el creciente reconocimiento de que la dignidad de la vida humana no debe ser nunca arrebatada, ni siquiera en el caso de los que han hecho un mal enorme. La sociedad moderna cuenta con los medios para protegerse a sí misma, sin necesidad de negar a los delincuentes la oportunidad de rehabilitarse". Por ello, Wojtyla volvió a pedir a los cristianos, como hiciera las pasadas Navidades y el sábado 25 de enero en Ciudad de México, que trabajen para llegar a un consenso "que ponga fin a la pena de muerte, que es además de cruel, innecesaria".

Noticia de 28 de enero de 1999 recogiendo palabras textuales de Juan Pablo II.
27/06/17 7:01 PM
  
Palas Atenea
gringo y Antonio 1: Meterlo en la cárcel tampoco restaura nada y tampoco sirve para disuadir, teniendo en cuenta lo caro que nos sale la policía y el sistema judicial lo mejor, más barato y más evangélico sería no hacer nada. ¿Por qué tenemos que hacer algo? Lo que sea preventivo, bueno, pero lo punitivo no.
27/06/17 7:13 PM
  
Palas Atenea
El tipo de nacionalcatólico no existe más que en tu mente calenturienta, Antonio 1, la misericordia divina no llega nunca a esas personas que tienes en la cabeza y son los únicos que se van a condenar y, además, a los que habría que aplicarles la pena de muerte por el simple hecho de existir y producirte urticaria.
27/06/17 7:22 PM
  
Palas Atenea
¿Cuántos años pueden echarle a la joven que el otro día atropelló a un ciclista y se dio a la fuga? Probablemente unos cuántos y por un hecho circunstancial, que es homicidio y no asesinato premeditado, ¿le van a arruinar la vida a alguien con antecedentes y todo eso que luego el estigma le va a perseguir toda la vida? Muy cruel me parece a mi eso.
El ciclista ya está muerto y eso no va a cambiar, seamos misericordiosos.
¿Y el que mató a John Lenon que lleva en la cárcel desde 1980? Horroroso. No es la pena de muerte lo que hay que revisar sino todas las penas porque 37 años en la cárcel son muchos años, con tres habría bastado ha habido etarras que les ha salido a menos tiempo cada uno de sus asesinatos.
27/06/17 7:45 PM
  
gringo
Santo Tomás argumentaba que si se ejecutaba a los falsificadores de moneda con más razón a los herejes, pues falsificaban la fe.
Bueno, supongo que ya ningún católico pensará en matar ni a falsificadores de moneda ni a los protestantes.
Tampoco a los homosexuales.
Algo hemos avanzado.
Aunque el presidente de Filipinas tiene admiradores confesos en esta web, y eso que las más de sus víctimas son simples camellos y drogadictos, ejecutados extrajudicialmente.
Por desgracia los nacionalcatólicos no son sólo una obsesión de Antonio1. Todavía quedan unos cuantos.
27/06/17 9:30 PM
  
Palas Atenea
¿Y quién es un nacionalcatólico según vosotros? Porque entiendo que se hable de católicos anticuados pero ¿qué tiene que ver eso con el nacionalismo? ¿Qué pasa, que el internacionalismo es pacifista?
27/06/17 9:38 PM
  
gringo
Nacionalcatólico es una forma de decir facha.
Cuando por un lado se te llena la boca hablando de Jesucristo, y lo buena que es la religión cristiana porque es civilizada y no salvaje como otras, pero por otro lado aplauden que se pegue un tiro en la nuca en plena calle a un desgraciado porque se sospecha que vende o consume drogas, eres un facha. Un fascista católico. Un ustacha.
28/06/17 6:45 AM
  
Palas Atenea
Yo creía que este post trataba de la pena de muerte, no de pegar tiros por la calle al que se sospecha que vende droga, y como haces siempre, para dar la vuelta a la tortilla a tu conveniencia. Pasamos de la pena de muerte regulada por la justicia a dar tiros a todo el mundo, eres un sectario impagable, gringo. Tampoco veo que tiene que ver el fascismo con esa práctica cuando los comunistas la usan también.
¿Un ustacha? ¿y por qué no Pol Pot?
Nadie ha justificado tal cosa hasta que, como siempre, has entrado aquí, una persona partidaria de la pena de muerte no es un ustacha, un ustacha-como sendero luminoso-es un asesino por su cuenta. Desde luego nadie ha negado que haya asesinos católicos pero no los partidarios de la pena de muerte. Lo mismo que Gustavo Bueno, que también era partidario de ella, no era un asesino ateo.
28/06/17 8:23 AM
  
Palas Atenea
Y ya puestos ¿cómo se llama a las FARCS, a Sendero Luminoso y a los Jemeres Rojos? ¿fascistas también?
28/06/17 8:33 AM
  
Antonio1
Gustavo Bueno es un grande (con sus cosas, que las tiene) pero está pelín gagá. Y es incapaz de mantener un debate escuchando serenamente al otro.
28/06/17 8:36 AM
  
Antonio1
Los terroristas y asesinos de izquierdas son terroristas y asesinos. La ceguera ideológica y autoritaria y vengativa existe en la derecha y la izquierda. Faltaría más.
28/06/17 8:38 AM
  
Palas Atenea
Antonio 1: Gustavo Bueno ya no está de ninguna manera, supongo que se habrá disuelto en la nada, que era lo que esperaba, pero, desde luego, si nos fijamos exclusivamente en la inteligencia su cociente era muy superior al tuyo.
En cuanto a esa ceguera vengativa que tú apodas nacionalcatolicismo ¿qué nombre tiene en la izquierda? porque el nombre es importante, lo que no se nombra no existe y tú, que tan bueno eres calificando, deberías hacer un esfuercito para llamar de alguna manera a eso que dices que existe pero que no tiene la suficiente importancia para nombrarlo.
28/06/17 9:13 AM
  
Maite C
Los terroristas y asesinos (normalmente de izquierdas) son marxistas leninistas. ETA siempre se ha definito tal cual.
Igualmente marxistas son los Montoneros de Argentina, y parafraseando a Palas Atenea con la que coincido en muchas cosas, añado lo ya dicho por ella misma: las FARCS, Sendero Luminoso y los Jemeres Rojos entre algunos más.
Y los que parece desconocen el Catecismo de la Iglesia Católica deberían leer lo que dice sobre la pena de muerte cuya constacia dejé en mi comentario del 23/06/17 5:04 PM.

28/06/17 4:51 PM
  
gringo
Este post trata de la pena de muerte, y yo comento que algunos participantes frecuentes de esta web, a cuenta de la campaña emprendida por el presidente de Filipinas contra el narcotráfico se declaraban a favor de la pena de muerte extrajudicial y a sangre fría por parte de la policía, contra drogadictos y camellos.
Y señalo que ese tipo de actuaciones no son compatibles con la doctrina católica que nunca admitiría una ejecución sin garantías judiciales.
Por eso digo también que quienes aplauden al criminal Duterte no son católicos, sino fascistas católicos que me recuerdan a otros grupos violentos de inspiración católica pero que violaban la doctrina y moral católica, como los ustachi.
Y sí, claro que hay en la historia grupos marxistas que han ejercido la violencia. Vamos que a estas alturas es querer inventar la pólvora.
28/06/17 6:11 PM
  
gringo
Y un matiz para evitar confusiones: aunque la pena de muerte implica obviamente la muerte de alguien, no todo homicidio es pena de muerte.
Un atentado terrorista o una acción bélica como un bombardeo conllevan la muerte de personas pero no son pena de muerte.
La pena de muerte implica que el Estado te condena a morir.
Un grupo terrorista o la mafia puede ejecutarse pero eso no es pena de muerte, porque partimos de que solo el Estado puede legítimamente quitar la vida en determinados casos .
Cuando el Gobierno filipino da a la policía la potestad de hacer de juez y verdugo de algunos criminales, es pena de muerte pero totalmente ilegítima, porque carece de garantías.
28/06/17 6:18 PM
  
Palas Atenea
Naturalmente que no es pena de muerte son asesinatos a tutiplén que es lo que se lleva hoy en día. La pena de muerte puede que esté suprimida pero eso no obsta para que el mundo se divida entre víctimas y verdugos.
No sé que diantres tiene que ver un chiflado como Duarte, u otro como Maduro, al que curiosamente no se le cita, con la pena de muerte. Al muchas formas de no tener pena de muerte y librarse del que molesta. Estamos hablando de la pena de muerte en estados que ofrecen suficientes garantías legales.
Y por cierto sigo sin saber como se llaman los jemeres rojos, las FARCS y los paramilitares de izquierda porque tanto dar vueltas a la ustasha ya huele. Como el único insulto posible es fascista habrá que llamarles fascistas a ellos también con el consiguiente desgaste del término. Fascista ya no significa nada, gringo.

28/06/17 8:29 PM
  
Palas Atenea
Maite C: Marxista-leninista no es insulto sino un epíteto muy digno a pesar de los asesinatos que cometieron, esa es precisamente la trampa. Para ser un asesino solo puedes ser fascista, si no eres fascista no hay forma de insultarte ni de que seas un asesino. Ya se ha encargado la izquierda de salvar la hoz y el martillo.
28/06/17 8:31 PM
  
gringo
Ya te gustaría que fascista no significara nada...
28/06/17 8:56 PM
  
Maite C
Palas: Por supuesto que no es un insulto, es lo que es, sin más. Y se aplicaron en su momento justas sentencias de muerte por delitos de sangre a los asesinos pertenecientes a la banda terrorista.
Algunos hablan de los etarras como nazis expresamente para confundir, o simplemente por que no dan más de sí.
El Catecismo en el punto sobre la pena de muerte se refiere claramente en los estados en los que impera la ley.
Hay un par de comentaristas que no acabo de comprender. Creo que tienen una empanada mental importante.

28/06/17 8:58 PM
  
Palas Atenea
¿Y qué significa? ¿cómo se llaman los jemeres rojos, las FARCS, Sendero Luminoso, la ETA y demás asesinos no fascistas? ¿Rojos? Es más, ¿cómo se llaman aquellos que son partidarios de ellos aunque no sean asesinos? Porque fascista se puede ser sólo con el pensamiento ya que tú llamas así a gente que no ha matado a nadie en su vida.
Tu sectarismo va in crescendo y no da señales de moderarse. ¿Son fascistas también los terroristas islámicos o esos no?
Fascista es un genérico que te sirve para meterte con el que te conviene y salvar a quien te da la gana y siempre con la Ustasha por delante como banderín de enganche.
Maite: Una empanada gallega de tamaño monumental tienen sí. Hasta los ateos se permiten decirnos si somos católicos o no.



28/06/17 9:49 PM
  
Daniel Argentina
Me vino a la memoria aquello de "...Moisés lo permitió porque sois duros de corazón..."
No me cabe la mas mínima duda sobre la licitud en la moral católica de la pena de muerte en general.
De la misma manera, no me cabe la más mínima duda de que es un disparate su aplicación en cualquier circunstancia, especialmente porque la justicia humana muchas veces se equivoca, y no hay forma de revertir una muerte. Y más aún, si tenemos en cuenta que hoy en día cada vez mas la "respetable opinión pública" tiende a parecerse a una "turba inculta y brutal con intenciones de linchamiento". Ya sea en juicios por jurados o por jueces, la presión y la contaminación, a través de los medios y ahora las redes sociales, hacen imposibles un juicio justo.
Por otro lado, el cristianismo ha ido permeando en la sociedad, de manera tal que cosas que naturalmente emergen de él, basadas en la caridad, son consideradas hoy parte del acervo cultural de Occidente, aún hasta por los mas ateos. Esto quiere decir que lo que era aceptable en sociedades del siglo I, o del XII, ya no se vea de la misma manera. Es una cuestión de caridad.
Hace bien el catecismo en sostener la doctrina tradicional, para inmediatamente desaconsejar la aplicación.
Espero se publique el enlace a este artículo en español de La Stampa, donde Benedicto XVI pide la abolición de la pena de muerte. Convengamos que frente a cualquier otro teólogo, me adhiero a Ratzinger.

www . lastampa . it /2011/11/30/vaticaninsider/es/vaticano/benedicto-xvi-pide-la-abolicin-de-la-pena-de-muerte-BPFiOGdcdXJuZKOX3XEhaL/pagina.html
29/06/17 2:42 AM
  
Palas Atenea
Daniel: Se `puede estar a favor de la abolición de la pena de muerte y ser católico porque esa cuestión está abierta. Lo mismo que se puede ser pacifista y católico, pero ninguna de las dos cosas pertenecen a la Tradición ni al Magisterio.
De todas maneras hay una trampa en el asunto de la pena de muerte porque en los países que se abolió también acabaron con la cadena perpetua.
Es decir el asunto va por penas de 1000 años que se convierten en treinta, que luego se convierten en veinte y hay delincuentes que entran con 25 años y salen con 45, una edad estupenda para seguir con su actividad delictiva. Si no que se lo digan a Idoia López Riaño que ha salido más guapa que cuando entró. Un éxito de la justicia, vamos.
29/06/17 9:33 AM
  
gringo
Fascista es una persona de ideas reaccionarias, de extrema derecha, racista,antisemita, que odia a los inmigrantes especialmente los musulmanes y detesta a los homosexuales, contrario a la democracia liberal y al comunismo, y partidario de gobiernos autoritarios y de ejercer la violencia para resolver cualquier problema.
De esos hay unos cuantos por aquí.
Hay otras ideologías que se parecen al fascismo porque también usan la violencia y gustan del autoritarismo, pero no son fascistas.
Como no son católicos los protestantes.
Y respecto a la pena de muerte, no es cierto que en los países donde se abolió se prohibiera también la cadena perpetua. Sin ir más lejos en Europa hay países sin pena de muerte o Queen la práctica nunca se aplica como Italia, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Suiza o Dinamarca, donde existe la figura de la prisión perpetua revisable.
29/06/17 12:58 PM
  
Palas Atenea
La prisión perpetua revisable no es cadena perpetua porque ésta no es revisable, la figura de la prisión perpetua revisable es ambigua a más no poder.
"Hay otras ideologías que se parecen al fascismo", es decir que antes de Mussolini el mundo era una maravilla. El molde de la maldad es el fascismo y uno es malo en tanto se parezca al fascismo, Pol Pot era malo porque se "parecía al fascismo" no porque fuera comunista ??? Seguimos en lo mismo, fuera del fascismo no se puede reconocer maldad alguna ni hay insulto alguno para describir a alguien si no es el de fascista.
La extrema izquierda, por ejemplo, carece de identidad, no existe, y si algo malo hace se le califica también de fascista. Stalin llamó fascista a Bujarin porque era menos estricto que él pero también se puede llamar fascista a otro que sea más estricto que uno mismo, y seguimos en las mismas: el bien está en la izquierda y el mal en la derecha. Fascista, gringo, es el que te parece a ti, lo mismo que judío era aquel que le convenía al gauleiter de Viena.
29/06/17 3:30 PM
  
Palas Atenea
Stalin, por ejemplo, se convirtió en un nacionalista ruso que obligó a todas las nacionalidades a tomar ese modelo aunque él fuera georgiano. También persiguió a los judíos en su última etapa llamándoles "cosmopolitas desarraigados" de manera que el antisemitismo no es exclusivo de los fascistas, a no ser que consideres que Stalin lo era, lo cual ya sería el desiderátum.
En cuanto a tu definición de que fascista es el que recurre a la violencia para solucionar cualquier problema a los comunistas esa definición les cae como un guante. Los musulmanes y los budistas tampoco lo pasaron muy bien con el comunismo. De manera que, o amplias el espectro a gente que no es de derechas, o sólo dices galimatías porque los comunistas odiaban a los homosexuales, depuraron a todas las minorías étnicas (racismo), en ciertas etapas fueron antisemitas, ejercieron la violencia como solución de problemas, y en cuanto a las mujeres, las aceptaron en todos los estamentos excepto en la política y la violencia doméstica era muy común.

29/06/17 5:14 PM
  
gringo
No tengo que ampliar el espectro.
Si eres antisemita y violento pero de izquierdas, no eres fascista. Eres otra cosa igualmente despreciable pero no fascista.
Lo que pasa es que en Occidente la palabra fascista tiene más connotaciones negativas que otras como comunista o anarquista, aunque sin duda hubo comunistas y anarquistas que mataron tanto como algunos fascistas.
Tal vez se deba a que en Occidente nunca hubo un gobierno comunista y sin embargo sí sufrimos a gobiernos fascistas.
29/06/17 9:43 PM
  
Palas Atenea
En Occidente, en Oriente, en el Medio y en la periferia. "Eres otra cosa igual de despreciable pero no fascista", una cosa despreciable que no tiene nombre no es nada, es una licencia para matar que imposibilita su definición. Si crees que Polonia, Hungria y Alemania no están en Occidente, entonces ¿dónde están?
29/06/17 9:57 PM
  
Antonio1
Maite C. Tu cita del catecismo está totalmente amputada, por lo que no es una verdadera cita del catecismo y te lleva a conclusiones falsas. Pongo la cita completa del catecismo que no os deja muy bien parados.

Los extremistas de izquierdas pueden recibir muchos nombres, totalitarios, terroristas cuando lo sean, comunistas , marxistas leninistas, rojos de izquierda. Cuando debato con ellos les expongo las barbaridades que han cometido y la incoherencia de su pensamiento. Pero ahora estoy debatiendo con autoritarios de extrema derecha.

Esto dice el catecismo De la Iglesia católica:

"2267 La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas.

Pero si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana.

Hoy, en efecto, como consecuencia de las posibilidades que tiene el Estado para reprimir eficazmente el crimen, haciendo inofensivo a aquél que lo ha cometido sin quitarle definitivamente la posibilidad de redimirse, los casos en los que sea absolutamente necesario suprimir al reo «suceden muy [...] rara vez [...], si es que ya en realidad se dan algunos» (EV 56)"

Después de esto, poco más tengo que añadir. Si acaso recomendar que volváis a leer las frases de San Juan Pablo II y del papa Francisco que he puesto antes.
30/06/17 8:00 AM
  
Palas Atenea
¿Quiénes son los autoritarios de extrema derecha? ¿y quién eres tú para pontificar sobre eso? ¿y en qué lugar discutes tú con gente de extrema izquierda? Habrá que creerte por tu palabra.
30/06/17 10:06 AM
  
gringo
A ver Palas, deja de hacerte la tonta.
Si quieres saber lo que es el fascismo puedes leer a Stanley G. Payne, que seguro ya lo has hecho.
Aunque te puedes hacer una idea bastante precisa de quién es fascista leyendo los blogs de Milenko, Javier Olivera o los comentarios de Francisco de México o Ricardo de la Argentina.
Y no uso con ellos la palabra "fascista" como insulto sino como definición de una ideología política.
30/06/17 10:23 AM
  
Palas Atenea
La utilizas siempre como insulto, jamás como ideología política. Sabes que yo no estoy de acuerdo con ellos en muchas cosas pero tampoco con otros y lo digo, tú no. Si siempre cargas para un lado por algo será.
Cada vez que entras en una página que habla de mártires cristianos, en donde, teóricamente, no habría nada que decir siempre entras a quitar mérito diciendo que otros también padecen. Estás más cargado que el dado de un tramposo.
No me gusta Trump, no me gusta Putin, no me gusta Erdogan y no me gusta Maduro. Todavía estoy esperando que digas algo de este último.
30/06/17 12:08 PM
  
Palas Atenea
Por otra parte para un ateo el fiel de la balanza no puede ser la moral, necesariamente tiene que ser la democracia, lo que una democracia apruebe bien aprobado estará y lo mismo que acaban de aprobar el matrimonio de los homosexuales en Alemania, con la oposición de Ángela Merkel, muchos estados norteamericanos mantienen la pena de muerte porque así lo quieren sus ciudadanos, por lo tanto no hay nada que decir.
30/06/17 12:28 PM
  
gringo
Maduro es al igual que Putin y Erdogán un autócrata, alguien que ganó unas elecciones aparentemente democráticas pero que luego tiene comportamientos dictatoriales.
Lo mejor que podría hacer por Venezuela es dimitir y convocar nuevas elecciones.
30/06/17 12:55 PM
  
gringo
Y respecto a Merkel y el matrimonio gay lo que digo es que cada vez se casa menos gente por la Iglesia, y vosotros en lugar de preocuparos porque los vuestros ya no se casan ante un cura, perdeis el tiempo obsesionados con que los que nunca pisan una parroquia se casen por lo civil.
30/06/17 12:58 PM
  
Palas Atenea
Sí, a tirones te he sacado tu opinión sobre Maduro porque como no puedes llamarle fascista mejor ni lo mencionas. Siempre tendrá algo bueno, igual que los Castro, que no es fascista y eso ya suma puntos.
30/06/17 1:17 PM
  
gringo
Es que Maduro no es fascista. No puedo llamar fascista a quien no lo es.
Tampoco son fascistas Putin, Trump, Rajoy ni mucha otra gente.
Cada uno es lo que es.
Y si alguien públicamente se expresa en contra de la democracia, en contra del marxismo, en contra de la inmigración, si quiere que se expulse de España a la gente sólo por ser musulmán, si considera que los que practican la homosexualidad son pervertidos y enfermos y la mayoría pederastas, si son partidarios de un Gobierno militarizado y autoritario, si está obsesionado con una conspiración judeomasónica, si está en contra de los nacionalismos vasco y catalán pero quiere sacar a España de la UE y se condidera españolista, si quiere que el catolicismo sea la religión oficial y otras como mucho podrían ser toleradas... pues a lo más que se parece buscando en cualquier manual político es al fascismo.
30/06/17 1:29 PM
  
Palas Atenea
Tantos condicionantes no se dan en todas las personas y tú llamas fascistas a muchos que no cumplen todos los requisitos. Por otra parte no hay razón para que un nacionalista catalán o vasco no sea fascista, también los famosos ustashas, que tanto te preocupan, eran nacionalistas croatas y lo es el Partido Nacionalista Vasco en sus orígenes, por más que disimulen. Mi padre se casó con mi madre sin que le llamaran maqueto porque mi abuelo era carlista, si hubiese sido nacionalista otro gallo habría cantado.
El considerarse español no tiene nada que ver con el fascismo, lo mismo que el considerarse francés, lo de "españolista" es otro de tus fantasmas bastante raro en una persona que pertenece a la Benemérita. ¿Por qué no te fuiste a la Ertzaintza? Con unos cuantos cursillos hablas euskera y ganas más. A ver si vas a ser más españolista que nadie, o eso o eres malo para los idiomas. Españolista soy yo para los nacionalistas vascos, por eso y por no haber escupido sobre la tumba de mis parientes paternos, y ahora resulta que un guardia civil me va a decir que por eso soy fascista. Hamaika gauza ikusiko dugu! A ver si te enteras de quiénes os mataron en Euskadi, que, desde luego, no eran fascistas.
30/06/17 2:01 PM
  
gringo
Nunca te he llamado fascista.
No me vengas con victimismo.
Dime tú un nombre de una persona a quien yo haya llamado fascista, y que no encaje con la definición de fascista de cualquier manual.
Los etarras son asesinos terroristas marxista-leninistas. No son fascistas.
Y en cuanto a los que "nos mataron" en Euskadi y cualquier otro lugar, ser guardia civil no es lo único que me identifica.
También soy una persona de izquierdas y demócrata.
Nos mataron los etarras por ser guardias y los fascistas por ser demócratas de izquierdas.
Pero al fascista no le llamo etarra ni viceversa, aunque odio a ambos.
30/06/17 5:39 PM
  
gringo
Y sinceramente date una vuelta por los blogs que he citado y dime si esa gente no reúne todos esos requisitos.
Dime que no se declaran al mismo tiempo contrarios a la democracia liberal, al marxismo, a la inmigración de musulmanes, a la práctica de la homosexualidad, y que no son partidarios de gobiernos autoritarios, de la pena de muerte, del militarismo, de la existencia de complots de judíos y masones...
¡Pero si son fascistas de manual!.
30/06/17 5:47 PM
  
Palas Atenea
Que una persona como tú utilice el lenguaje conque insultaban los etarras: "españolista", ya tiene bemoles. Y claro yo también soy una "españolista" de manual para ti y para los etarras, extraña compañía.
No te he acusado de llamarme fascista sino de llamarme españolista que es uno de los signos del fascismo, según tú. Hasta que has dicho esa palabra nadie estaba hablando de ella, si tu consideras que es un signo de fascismo evidentemente lo soy porque llevo cuarenta años oyéndola. Quizá no encaje en todos los signos del "fascismo" pero en ese sí porque creo que España es un solo país y no una "nación de naciones", no sabía que era obligatorio trocear España para ser buen español. En cuanto la troceen se te va a quedar reducido el territorio porque en muchos sitios no os quieren y lo sabéis y todavía la policía depende del país, no de la UE.
30/06/17 6:19 PM
  
Palas Atenea
Por otra parte tú también podrías ser un rojo de manual ¿y qué? yo te llamo ateo porque dices que lo eres pero no te meto en el manual del rojerío porque no sé cuál es ese manual más que en casos declarados como los castristas, los de Sendero Luminoso o el Partido Comunista y no me consta tal cosa. No das todas las características de un rojo, más bien pareces un progre desnortado.
30/06/17 8:23 PM
  
Palas Atenea
A las personas que estén interesadas en la difícil definición del fascismo-nazismo y similares-les aconsejo que miren el término "modernismo reaccionario" y verán que para que se dé fascismo los dos términos son necesarios, si no hay modernismo no hay fascismo, lo que hay es una persona reaccionaria de carácter conservador poco fascinada por la técnica y muy tradicional a la que son frecuencia se confunde con los fascistas pero a la que los verdaderos fascistas las consideraban enemiga, como mucha de la aristocracia alemana, los partidos clásicos de derechas-de los de entonces-el obispo von Galen, etc...El que muchos resistentes alemanes fueran aristócratas o emparentados con ellos avala la diferencia. Los aristócratas y los muy religiosos no sentían la fascinación por el progreso técnico que era una de las características del fascismo y sin eso no se puede ser fascista.
01/07/17 8:17 AM
  
Palas Atenea
Es más los que están en contra del aborto, la eutanasia, el control de la natalidad, desconfían de los avances técnicos descontrolados y de que la ciencia lo solucione todo no pueden ser fascistas porque no son modernistas. Modernista reaccionario no es un oxímoron como quieren hacernos ver algunos sino un movimiento que surgió en el s. XX fuertemente antitradicional. Las personas que gringo ha tenido a bien citar no son modernistas, a mi entender, y si no lo son tampoco pueden ser fascistas. La pena de muerte no es fascista, estaba antes del fascismo y fue practicada por fascistas, nazis y comunistas antes de que la evolución de la historia les llevó a arrinconarla, no por razones morales, sino por inconveniente para sus fines. El modernismo es lo que ha quedado común a todas estas ideologías y es lo que sufrimos en este momento, ya sin ninguna etiqueta particular, porque viene de todos los lados: de la derecha, de la izquierda, del centro y hasta de la periferia y es lo que hace imposible hoy distinguir a la derecha de la izquierda.
01/07/17 8:42 AM
  
Palas Atenea
Perdón, rectifico: "La pena de muerte fue practicada por fascistas, nazis, comunistas, demócratas, liberales y todo tipo de gobiernos en el pasado, por lo que es inidentificable con ideología alguna sino con un poder gubernamental que ejercía ese derecho que nadie cuestionaba ni siquiera la Iglesia"
01/07/17 9:06 AM
  
gringo
¿Alguna vez te he llamado "españolista"?
¿Seguro?
¿Puedes decirme cuándo y dónde? .
En cualquier caso para ser fascista hay que reunir una serie de características, tener una o unas pocas de esas características no te hace fascista.
En cuanto a que si no hay modernismo no hay fascismo, me parece una chorrada.
Simplemente Palas, por aquí hay fachas a patadas. Aunque ya ni me acuerdo de por qué empezamos a discutir sobre eso.
Te lo pondré más fácil :
"Yo sí pienso que en España haría falta un nuevo Franco. Lo que pasa es que en la historia los grandes hombres no suelen repetirse".
El comentarista Proby el 14-12-13 en el blog de Milenko.
Y como estas citas, a montones. Los árboles no te dejan ver el bosque.
01/07/17 11:57 AM
  
Palas Atenea
Francamente, gringo, lo que a ti te parezca una chorrada y tu incapacidad para distinguir a un reaccionario de un fascista no es mi problema.
01/07/17 12:13 PM
  
gringo
Reaccionario era Hernández Mancha.
Estos son fachas.
01/07/17 1:06 PM
  
Alfonso
Conferencias episcopales y diplomaticos vaticanos contra la pena de muerte se basan en el deseo,sin base en la realidad, de que los progresistas rebajen su hostilidad a la Iglesia Católica. También en la falsa creencia que la abolición de la pena capital llevará a suprimir el aborto, en realidad ocurre justamente lo contrario: -pena de muerte para asesinosaborto para bebes inocentes. Adam Smith señalaba: ´´La piedad con los culpables es crueldad con los inocentes´´. El castigo era, para él, un deber doloroso. Para la visión progre, sin embargo, el crimen es contrario a la naturaleza humana. Por consiguiente, la gente realiza crímenes por razones sociales. Y, por consiguiente, la forma de reducir el crimen es reducir esas razones especiales.
03/07/17 12:25 PM
  
Alfonso
Independientemente de lo que suceda en el derecho civil, el problema es más delicado para un creyente cuando surge de una perspectiva religiosa. La Iglesia católica (con el consenso, por otro lado, los ortodoxos y los protestantes, y con excepción de algunas sectas heréticas menores de reformarse) nunca ha negado que la autoridad legal posee el poder de infligir la muerte como castigo. La propuesta de Inocencio III, confirmada por el Cuarto Concilio Lateranense de 1215, según la cual la autoridad civil "sin pecado puede infligir la pena de muerte, siempre que actúe motivada por la justicia y no por el odio y llevarla con cautela y no indiscriminadamente" De fide matter (Vittorio Messori dixit)
De modo que si el maestro reconoce la legitimidad de la pena de muerte, la única explicación que los teólogos y las conferencias episcopales en su totalidad han ido más allá, definen cualquier tipo de pena capital como "contraria al espíritu cristiano" o "en desacuerdo con el Evangelio". Un intento desesperado de los obispos para eliminar o reducir el anticatolicismo de la izquierda. Los obispos creen que al apoyar las batallas culturales de la izquierda liberal disminuirá su anticatolicismo y su apoyo al aborto. Por supuesto que es una estrategia fallida, Amnistía Internacional se ha convertido en un grupo de presión pro-aborto. En otras palabras, los obispos sacrifican a las víctimas ya sus familias en un patético esfuerzo por obtener el apoyo de los progres..
03/07/17 2:43 PM
  
Alfonso
Uno podría preguntarse por qué un católico e incluso un sacerdote o monja bebería involucrarse en las actividades del movimiento anti-pena de muerte, cuya ideología, al poco que se estudie, es claramente hostil a la religión en general, o al menos a la relevancia social de la religión, Algo especialmente querido para un católico.

Algunos creen que la colaboración de algunos católicos con el movimiento anti-pena de muerte se explica por su irritación con las violaciones de los derechos humanos de los presos ", lo que los lleva a elegir, erróneamente, porque confunden el tono violento con un crítico poderoso - la línea más dura y Se opuso a los movimientos por los derechos de las víctimas de delitos violentos.

Sin embargo, mi experiencia me dice que esta explicación es válida para un número mínimo de católicos, cuyo ingenio es tan grande como su incapacidad para comprender plenamente los problemas relacionados con movimientos como Human Right Wacht y Amnistía Internacional. Para otros católicos, la decisión de colaborar con Lobby de Soros opuesto a la pena capital responde a una lógica perturbadora. Son católicos que no ignoran el esquema ideológico secular, pro-aborto y pro-gay l; Lo conocen bien, pero planean usarlo como un arma para atacar a sus oponentes dentro de la Iglesia, llamándolos "fundamentalistas"
03/07/17 2:46 PM
  
Alfonso
Todo esto confirma una vez más la necesidad de no dejar de interesar-se incluso, cuando sea necesario, intervenir- por los derechos violados de reclusos y prisioneros, pero partiendo de un punto de vista y según categorías específicamente católicas. Con cada día que pasa se vuelve más claro que trabajar con Amnistía Internacional no sólo es inútil, sino incluso reprochable y perjudicial.
Por otro lado, sé que los jesuitas norteamericanos han financiado durante años Human Rights Watch.
03/07/17 2:48 PM
  
Palas Atenea
Sí, el canje pena de muerte por aborto no se va a dar nunca, es una falsa esperanza. Los países occidentales ya han hecho desaparecer la pena de muerte-excepto en algunos estados de la Unión-pero están legalizando el aborto y más bien parece que la desaparición de uno propicia la aparición del otro. El aborto y la eutanasia, que son penas capitales, se venden como derechos. En el caso del niño británico no les han dolido prendas en decir que la pena de muerte era una anticipación de lo que inevitablemente iba a venir, pero no se ejecuta a un reo por tener cáncer terminal, se le eutanasia aparte porque se ha revestido a la eutanasia de compasión y a la pena de muerte de crueldad.
03/07/17 6:09 PM
  
Juan Caballero
No hay tu tía. La Iglesia NO PUEDE DECLARAR INMORAL LA PENA DE MUERTE. Éstá avalada por múltiples textos de la Sagrada Escritura, en el Nuevo Testamento en Romanos 13,4, en todos los Padres y los Doctores más excelsos d la Iglesia como son San Agustín y Santo Tomás, muchos concilios y Papas, también recientes. El Papa Francisco ha decclarado en un vídeo que es contraria los derechos humanos, es venganza y otras cosas, pero NO PUEDE ÉL REVERTIR LO QUE TIENE TANTO AVAL EN LA ESCRUTURA , LA TRADICIÓN, Y MAGISTERIO. Lo único que les queda a los opositores a ultranza de la Pena de Muerte es lo declarAdo por San Juan Pablo II como juiciio prudencial en Evangelium Vitae, que hoy en día no parece necesario dado que los Estados cuentan con otros insturmentos eficaces para castigar a los malhechores.
04/07/17 2:22 PM
  
Antonio1
O sea que lo que dice el catecismo De la Iglesia Católics y los textos de San Juan Pablo II o Francisco nos lo pasamos por el forro. O sea que primero vuedtrsnifeologia autoritariaby vengativa y luego la Iglesia. Muy esclarecedor todo.
09/07/17 7:44 PM
  
Eiztarigorri
Recuerdo que cuando, hace años, hice esta cita del génesis, la profesora doña Adela Cortina me llamó mentiroso en público.
20/07/17 7:14 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.