Psicópatas

Definición

La compasión es una cualidad específicamente humana (como el arte, el amor, la trascendencia o la metafísica), que no se halla en los animales. Si bien ordinariamente pensamos en su sentido virtuoso (esto es, en la práctica de compartir los sufrimientos del otro y en el acto amoroso de ayudarle a remediarlos, o misericordia), el origen etimológico de la palabra (del latín cum-passio, que se podría traducir por “padecer con”) simplemente hace alusión a un impulso del alma que nos hace identificarnos con los males ajenos. En terminología psicológica, sería una de las características dentro del concepto de empatía (del griego empathos, emoción) o identificación afectiva con el otro; una habilidad- como decía antes- puramente humana.

La compasión sólo la pueden sentir las personas, y principalmente hacia las personas (aunque no únicamente, pues también hacia animales sensibles), lo que la convierte en uno de los instrumentos más importantes para el fortalecimiento de los lazos sociales (algo sumamente importante dado que las personas vivimos naturalmente en sociedad). El desarrollo de la compasión depende de numerosas variantes, entre las que se cuentan como principales el fortalecimiento del propio yo y la experiencia social en la relación con los otros, que se hace mayor cuanto más profunda y larga es esa relación.

Como comentaba al inicio, tendemos a equiparar la compasión a la virtud de la misericordia, pero no olvidemos que (técnicamente) define simplemente un fenómeno. Es decir, que el conocer con precisión el grado de sufrimiento del otro con el que nos identificamos es una herramienta que moralmente podemos usar para hacer un bien (remediar o paliar dicho sufrimiento) o para hacer un mal. En efecto, precisamente una persona cerrada al Bien puede emplear ese conocimiento para castigar al otro en aquello que más le duele, con objeto de obtener algo a cambio, o para satisfacer un deseo de venganza. Asimismo, aquellos que manipulan a terceros para hacerles cometer maldades, suelen primeramente despersonalizar a sus víctimas evitando así que surja el sentimiento de compasión hacia ellas (que podría despertar la misericordia). Sabemos que es una práctica conocida en la historia desde muy antiguo. Hay muchos ejemplos del empleo malvado de la despersonalización de personas concretas o grupos humanos en función de su raza, etnia, nación, religión o ideología. Se podría decir que la mayoría grandes masacres de la humanidad han venido precedidas de una deliberada despersonalización de la víctima de la misma.

Por último, la falta de compasión, por una ausencia o bajo desarrollo de la empatía da lugar a alteraciones psicosociales denominadas genéricamente psicopatías. Y de ese tema vamos a hablar en este artículo.

_

Características de la psicopatía

La psicopatía es una definición patogénica relativamente reciente (aunque hay testimonios clínicos desde la antigüedad, el término no se comenzó a usar de forma regular hasta el siglo pasado) y evidentemente ambigua, estando de hecho en constante revisión al ser uno de los temas en investigación actual en psicología. Con frecuencia se han publicado listados de síntomas que más o menos vendrían a corresponder a un psicópata, pero no todos ellos se hallan en todas las personas afectas de este mal, y de hecho no se puede decir que los definan, aunque sí sean orientativos.

Actualmente se tiende a pensar que un psicópata es una persona que, en diversos grados, presenta un trastorno de la personalidad con una pobreza variable pero siempre significativa de compasión. No se debe confundir con una restricción emocional (rasgo que caracterizaría más bien al trastorno de personalidad esquizoide). El psicópata entiende perfectamente las emociones, su problema es de orden interpersonal: no ve al otro como alguien ontológicamente semejante a él, por tanto, es incapaz de sentir lástima o ejercer la misericordia. Es decir, cosifica a las demás personas. La consecuencia lógica es que todo psicópata es primordialmente egocéntrico.

Esta tara de base da lugar al desarrollo de una serie de comportamientos muy bien definidos.

1) Ante todo, la instrumentación, es decir la manipulación de los demás para obtener sus propios objetivos, careciendo de escrúpulos o remordimientos acerca del daño que pueda causarles. El utilitarismo es su único fin moral. Por algún motivo que se desconoce, tienen mayor habilidad y emplean profusamente la seducción.

2) Secundariamente, una actitud antisocial: el psicópata no se siente concernido por las reglas sociales, y las viola sin sentimiento de culpabilidad alguno. Únicamente se siente responsable ante sus propias y personales reglas. Dado que no comprende el sentido del concepto de honra, el psicópata tampoco es capaz de sentir pudor o vergüenza.

3) Una cualidad característica (derivada de las anteriores) es el uso continuado y consciente de la mentira. Nuevamente, recordemos que el psicópata distingue perfectamente la falsedad de la verdad (engaña, pero no se auto-engaña), pero es capaz de mentir sin presentar reacciones emocionales que revelen sentimiento de culpa. Una persona con rasgos de psicopatía empleará habitualmente la falsedad como una arma para evitar castigos u obtener beneficios.

4) Como es esperable, es incapaz de afectividad, por lo que sus relaciones interpersonales jamás son sinceras. El psicópata carece de verdaderas amistades o verdaderas relaciones sentimentales.

5) Como derivadas aparentemente inconexas (luego hablaremos de ello) se suele asociar a la psicopatía diversas conductas claramente antisociales como la constante necesidad de estímulos y el abuso de drogas, la crueldad (por ejemplo el maltrato), la impulsividad y la asunción de riesgos desproporcionados, la violencia, las conductas delictivas (verbigracia, la piromanía es mucho más frecuente entre psicópatas) o la promiscuidad sexual. Aunque con frecuencia en la cultura popular se suelen destacar estos aspectos más extremos, la realidad es que no son definitorios ni se presentan conjuntamente, y la mayoría de los psicópatas presentan una aparente inserción normal en la sociedad, manifestando su tara de forma velada.

Los anglosajones hablan de la “Tríada Oscura” (Dark triad) de rasgos de personalidad que tienden a asociarse: el narcisismo, la psicopatía y el maquiavelismo.

Por cierto, que un psicópata particularmente inteligente y hábil puede descollar en el mundo de los negocios (donde algunos de sus rasgos son valorados positivamente) o en el de la política. Algunos de los gobernantes más destacados de la historia han presentado rasgos psicopáticos (y no sólo tiranos en los que podamos pensar de forma más obvia).

_

Diferenciación con otros trastornos psiquiátricos

Es importante distinguir claramente la psicopatía de otros trastornos mentales con los que podemos cometer el error de confundirla.

Trastornos psicóticos o psicosis (esquizofrénicos y paranoides). Aunque pueden presentar conductas antisociales (incluso brotes agresivos), los psicóticos se caracterizan por una desconexión evidente con la realidad y pensamiento desorganizado. Ninguna de estas características aparecen en la psicopatía, que son plenamente conscientes y por tanto responsables.

Trastornos de corte neurótico. Están caracterizados por sentimientos exagerados o infundados de angustia e hipertrofia de los mecanismos compensadores de la misma (entre otros, la negación, la represión, la proyección, la compulsión, el desplazamiento, etc). En realidad, se podría decir que la psicopatía es casi exactamente lo opuesto a la neurosis, puesto que el psicópata presenta una frialdad emocional extrema. El interés reside en que se ha observado que, precisamente por esa complementariedad, se hallan frecuentemente parejas de psicópata-neurótico, en la que el psicópata tiene una víctima muy manejable, y el neurótico encuentra una falsa seguridad que a la larga le destruye.

Trastorno de hiperactividad/déficit de atención. Se define por una alteración de la conducta en la que hay dificultad para concentrarse, hiperactividad incontrolable e impulsividad. Se diagnostican comúnmente en la infancia, y parecen combinar causas genéticas y funcionales. Este trastorno de la conducta no presenta dificultad para empatizar con el otro, sino para expresar ordenadamente los sentimientos propios de compasión.

Algo parecido (aunque en el otro extremo) sucede con los diversos trastornos agrupados bajo el nombre genérico de autismo, donde la dificultad se produce por pobreza de expresión emotiva, y no por falta de empatía.

Trastorno de personalidad antisocial o sociopatía. Este trastorno parece asociarse en muchos puntos con la psicopatía (egomanía, ausencia de sentido de responsabilidad o remordimiento, conductas de riesgo, maltrato familiar o escolar), compartiendo además una común ausencia de empatía. También presenta, no obstante, otras características divergentes, como la baja autoestima o el aislamiento social. Muchos autores consideran que la psicopatía, la sociopatía y el narcisismo (anhelo de admiración, megalomanía, manipulación, autoestima distorsionada… es más frecuente en mujeres que los otros dos) son diversos grados o manifestaciones distintas de un mismo y único trastorno de la personalidad por ausencia de empatía.

_

Causas

No se han establecido las causas definidas de la psicopatía, aunque se postulan orígenes orgánicos y funcionales. Entre los orgánicos, la neuroimagen ha hallado alteraciones de función en la corteza cerebral prefrontal, la estría ventral y la amígdala cerebral, tanto en adultos como en niños y adolescentes (Sobhani; Breeden), es decir entre la conexión entre la parte emotiva y la que toma las decisiones, así como niveles bajos de la enzima monoamino oxidasa-A en los casos más agresivos (Kolla). No olvidemos, no obstante, que esto no son sino registros de una tara, sin informarnos necesariamente de su etiología, del mismo modo que la fiebre no es causa sino consecuencia de la gripe.

En cuanto a los funcionales, los estudios coinciden en la existencia de experiencias traumáticas infantiles detrás de el origen de la psicopatía (y de la sociopatía o el narcisismo). Por ejemplo, agresiones físicas paternas (Gobin) o desubicación cultural por inmigración (Latzman).

En cambio, una relación padre-hijo fuerte y positiva parece mejorar las expectativas de niños con rasgos psicopáticos (Lyons), lo que hace pensar que a la inversa funcionará como desencadenante.

Estas alteraciones se manifiestan en déficits de modulación de la respuesta emocional (Maurer, donde se aprecia una relevante diferencia de esa respuesta entre sexos, siendo más grave en varones), dificultad para el aprendizaje tras correción por conducta equivocada (Finger) o ausencia de remordimiento o vergüenza en adolescentes (Spice).

Muy interesante es un artículo (Wallace) que relaciona los modelos de relación atomizada (individualista) característicos en la cultura occidental con la aparición de psicopatía y sociopatía, mucho más raras en otras culturas. Lo cual nos lleva a otra consideración, la de la implicación en este trastorno de algo que excede el campo de la psiquiatría, y que nos lleva al campo de la cultura y las costumbres morales. Es decir, a la metafísica.

_

Entonces ¿qué es la psicopatía?

Quedan muchos interrogantes sobre esta patología que esperan respuesta. Por ejemplo ¿por qué es mucho más frecuente entre hombres que entre mujeres (excepto el narcisismo)? ¿cuál es la causa real? ¿tiene tratamiento efectivo, visto que en la mayor parte de los casos los psiquiatras buscan detectar este comportamiento pero para alejar a las víctimas de los psicópatas, más que para intentar curarlos? Es más ¿podemos hablar de “enfermedad” y consiguientemente de “curación”? A fin de cuentas los afectos de psicopatía presentan una egosintonía (es decir, armonía con la autoimagen del ego, y por tanto, carencia de conciencia de enfermedad).

Según algunas escuelas de psiquiatría, esta mera característica implicaría que no estaría indicado el tratamiento, salvo que causara efectos negativos a otros.

La misma palabra psicópata no define ninguna entidad nosológica concreta, pues la traducción de sus términos del griego significa literalmente “enfermo mental” (psycho: mente, pathos: enfermedad). Es decir, nada.

Nuevamente se nos escapa entre los dedos algo concreto sobre este trastorno desde un punto de vista médico psiquiátrico.

Se dice con razón que la medicina es la menos científica de las ciencias. Ello es porque el objeto de estudio es uno mismo (o su semejante), y es difícil mantener la objetividad en esas circunstancias. A su vez, la psiquiatría es la menos científica de las disciplinas médicas, lo cual la coloca en el borde de lo que podríamos llamar filosofía médica o simplemente humana (pese al esfuerzo de los psiquiatras por hacerla retornar al redil de la ciencia naturalista).

Entre todos las patologías mentales, pocas hay tan dificilmente encuadrables dentro de una nosología como la psicopatía. De hecho, con mucha frecuencia se aluden a sus efectos sociales como motivo para su estudio y tratamiento (y la literatura o la filmografía policíaca, que destacan sus efectos más extremos de criminalidad, han contribuido poderosamente a ello). Con frecuencia se afirma (incluso entre profesionales) que la psicopatía no tiene cura alguna.

Sin embargo, lo que tenemos aquí es una persona sin empatía ni misericordia por sus semejantes. Los efectos sociales y negativos (también contra sí mismos en no pocas ocasiones) provienen de unas causas que en sí mismo describen a un individuo deshumanizado. Y ello debería preocuparnos más que las consecuencias que tal hecho supone.

_

Reflexiones finales

Después de exponer sucintamente las características de la psicopatía, uno no puede evitar que lo primero que le venga a la cabeza a una persona de la calle sea una definición muy simple: llamaría psicópata a una persona que no tiene conciencia, o no la escucha de ningún modo.

Resulta muy significativo que en este trastorno tan complejo y vago, la psicología y la moral se hallen tan próximas que prácticamente se tocan. De hecho, no es raro que en artículos especializados de psiquiatría se mencione la palabra “moral” (verbigracia Cardinale, Tassy, etc) dentro del elenco de síntomas de la enfermedad. Un empirismo estricto nos diría que ese empleo es impropio en un artículo científico.

Ciertamente, el maltrato infantil, la figura paterna debilitada o las adicciones tóxicas en los padres han demostrado un papel en la etiología de la psicopatía, pero estos factores están en la historia personal de otro tipo de patologías psiquiátricas, y también en no pocas personas mentalmente equilibradas. Por tanto, no explican por sí mismas la psicopatía.

El psicópata, pues, es una persona con la conciencia gravemente dañada, que escoge conductas que dañan a los demás en beneficio propio, y lo hace sin alteración del juicio moral. ¿Acaso hay un nombre mejor en nuestro diccionario para definir esta conducta que el de malvado?

En nuestra sociedad se ha impuesto un concepto relativista de la moralidad. La moral se ha convertido en algo subjetivo y por tanto incomoda hablar de conceptos morales comunes a todos. Y, de hecho, los hechos morales se juzgan por sus alteraciones sobre el orden social, más que por su propia naturaleza.

Cuando un malvado obra un crimen particularmente abyecto, causa un enorme miedo en las personas normales. En esos casos, lo cómodo es rehuir afrontar el problema y decir que “está loco” (¿cuántas veces no hemos oído eso ante asesinatos sangrientos o masacres causadas por una persona?), lo cual en sí mismo es una ofensa para tantísimos enfermos mentales que no hacen daño a nadie (salvo tal vez a sí mismos), y que son víctimas y no verdugos.

En ese sentido, el mismo término de psicópata proporciona una cálida sensación de seguridad: sin duda se trata de alguien con un trastorno mental de quién se ocuparán los médicos (de hecho, muchas personas confunden la psicopatía con la psicosis por la similitud de ambos términos, siendo así que tienen muy poco que ver). Una etiqueta para describir una anomalía del sistema que alguien se encargará de aislar y procesar, como si se tratase de una infección externa. Los demás podemos seguir funcionando como si no fuese con nosotros.

Sin embargo, el narcisismo, la deshumanización del otro, la ausencia de compasión, la manipulación, no son síntomas de un déficit de neurotransmisores, sino conductas moralmente malvadas que todos podríamos llegar a desarrollar en ciertas condiciones. Y de hecho la inmensa mayoría de los psicópatas jamás saldrán en las noticias, y estarán entre nosotros con apariencia de normalidad.

Es por ello que la relación con el progenitor del mismo sexo juega un papel importante en la aparición y pronóstico de la psicopatía (tanto positivamente como negativamente), en lo cual incide directamente la tasa de divorcio parental antes de la adolescencia (tal vez por eso es más frecuente en hombres).

Es por ello que en culturas menos individualistas y más fuertemente familiares y comunitarias que la occidental contemporánea este trastorno es mucho más raro.

Únicamente una moral correctamente formada en los conceptos del Bien y del Mal, y en la identificación del otro como semejante y no como ajeno nos impide a la inmensa mayoría profundizar en el camino del egoísmo hasta el extremo, como hacen los psicópatas.

Lo que los psicoanalistas llaman superyo y los cristianos conciencia.

¿Ha dejado este artículo de sonar a psiquiatría y a parecer teología? Es porque la psicopatía nos ofrece un modelo empiricamente estudiable de lo trascendente en nuestra vida, de la importancia personal y social de la metafísica. Y nos ofrece una prueba palpable del error roussoniano.

Una cultura individualista termina potenciando el egoísmo, y eso lo vemos día a día. Cuando hay predisponentes congénitos o traumáticos que favorecen la aparición de la psicopatía, esa atomización social y personal la hace aflorar con mayor facilidad y fuerza en esa persona concreta.

Puedo terminar tranquilamente este artículo afirmando que el psicópata no es más que aquel que ha escogido el camino satánico de ser como Dios, de hacer girar sobre sí toda su vida, de cerrarse a los demás hasta el extremo de verlos como objetos y no como prójimos.

Y la apostasía generalizada, la pérdida de una moral natural y objetiva y de los lazos familiares y comunitarios contribuyen a facilitar la manifestación de esas tendencias en Occidente.

La liberación del hombre de todas sus ataduras tal vez lo que nos esté revelando no es un santo, sino un monstruo. Tal vez algunas de esas normas tenidas por ataduras esterilizantes, en realidad eran correctores de nuestros malas inclinaciones innatas (¿es el hombre el lobo del hombre?); caminos que nos llevaban al Bien.

Dios no quiera que con el tiempo, nuestra cultura moderna no acabe convirtiéndonos, en sí misma, en una sociedad psicópata.

Si alguno dijere “amo a Dios” pero aborrece a su hermano, miente. Pues el que no ama a su hermano, a quien ve, no es posible que ame a Dios, a quien no ve. Y nosotros tenemos de Él ese precepto: que quien ama a Dios ame también a su hermano.

1 Juan 4, 20-21

77 comentarios

  
Palas Atenea
En muchas series americanas en los juicios, en caso de duda sobre el estado mental del encausado, se pregunta al psicólogo si distingue el bien del mal. A mi, hoy en día, la pregunta me parece, como mínimo, bastante curiosa.

-------------

LA

Ese fallo en el juicio moral puede ocurrir ciertamente en algunos trastornos psíquicos temporales o permanentes, pero ese no es evidentemente el caso de los psicópatas.
25/06/15 10:45 PM
  
Tomás Bertrán
Antes que nada, presentarme. Soy médico y ya jubilado. He leído tu interesante artículo sobre las psicopatías (los psicópatas), y lo que primero me ha llamado la atención es lo que dices en un par de párrafos:
1.- "Se dice con razón que la medicina es la menos científica de las ciencias. Ello es porque el objeto de estudio es uno mismo (o su semejante), y es difícil mantener la objetividad en esas circunstancias".
Este párrafo me ha recordado la sentencia, creo que del Dr. Marañón, de que en la medicina no hay enfermedades, sino enfermos. Y es que la misma enfermedad no afecta del mismo modo a un paciente que a otro.
2.- "Resulta muy significativo que en este trastorno tan complejo y vago, la psicología y la moral se hallen tan próximas que prácticamente se tocan".
En mi experiencia, tanto de médico como de paciente (hace seis años me extirparon un cáncer de colon), he constatado que el ser creyente ayuda muy mucho, aunque la enfermedad sea mortal, a soportar dicha enfermedad.
Y nuestra cultura moderna (modernismo) se está convirtiendo en una sociedad psicópata, si ya no lo es, porque se ha olvidado de Dios.
Guardo todavía la carta que me mandó mi padre cuando era estudiante, en la que me decía "si quieres llegar al equilibrio del hombre perfecto, no olvides la oración ni los Sacramentos"
PD.- Procuraré leer tu artículo con más calma para sacar más conclusiones.

----------

LA

Gracias, colega. Un abrazo.
25/06/15 11:02 PM
  
Luis Fernando
Dices:
Dios no quiera que con el tiempo, nuestra cultura moderna no acabe convirtiéndose, en sí misma, en una sociedad psicópata.


Digo:
Andamos muy cerca. En algunos aspectos, por no decir muchos, lo es.
25/06/15 11:12 PM
  
Luis Fernando
A todo esto, magnífico post.

---------

LA

Gracias, jefe.

:)
25/06/15 11:25 PM
  
Arturo Moreno Herrera
Me parece interesante el Artículo porque habla de una realidad, donde la misma sociedad genera a los Psicópatas, pues son personas con una carencia afectiva importante y esto se genera en la misma familia.

Espero que muchos matrimonios lo vean el artículo para tomar prevenciones en la formación de sus hijos.

Un saludo a tod@s
26/06/15 12:10 AM
  
Cos
Magnífico artículo. Excelente resumen.

Definitivo diría yo :) : "La misma palabra psicópata no define ninguna entidad nosológica concreta, pues la traducción de sus términos del griego significa literalmente “enfermo mental” (psycho: mente, pathos: enfermedad). Es decir, nada".
Esta simple frase debería de bastar para que alguien que se encuentre despistado termine de entender de que se está hablando cuando alguien se refiere a la ley natural.

Pensando sobre la psicopatía, a veces, me ha dado por imaginar qué tipo de respuestas podrían acabar dándose desde el ámbito social a este problema. Por ejemplo: si habría que hacer un análisis de carácter psiquiátrico a los responsables políticos, o si en el futuro nos veremos en la necesidad de buscar algún tipo de terapia que trate de solucionarlo. De momento el desafío está ahí, gritando bien fuerte. Valga como ejemplo para roussonianimos, relativismos y demás "especies".

Tomás Bertrán
"1.- "Se dice con razón que la medicina es la menos científica de las ciencias. Ello es porque el objeto de estudio es uno mismo (o su semejante), y es difícil mantener la objetividad en esas circunstancias".
Este párrafo me ha recordado la sentencia, creo que del Dr. Marañón, de que en la medicina no hay enfermedades, sino enfermos. Y es que la misma enfermedad no afecta del mismo modo a un paciente que a otro".

Yo no soy médico, si a caso me ha tocado ser alguna vez paciente :), pero entiendo que el texto va mas allá. Es decir que la medicina lo que hace es trabajar utilizando estándares que buscan adecuar las diversas funciones corporales. Por eso se pueden discutir cosas como si determinada masa corporal es sobrepeso o no. Y por eso, al final, la medicina topa siempre con el componente moral. En asuntos de la psique se ve más claro, porque aquí ya no se está en un terreno puramente personal, en el que lo que se hace es comparar un cuerpo con el del resto de los individuos dentro de un contexto social en el que se busca la capacitción para desarrollar ciertas tareas que el mismo cuerpo social demanda, sino que entra en juego el factor puramente social, la incidencia del comportamiento de un indiciduo en relación con los otros.
Es que lo de la psicopatía como ejemplo no puede ser mas claro.

26/06/15 1:01 AM
  
Oscar
Bueno, quién no es algo psicópata? Yo creo que solo los santos. Hay que mirar también los efectos del mal recibido especialmente en los inocentes y débiles, y resultar en una psicopatía. La sociedad enferma que enferma a sus hijos. Se ven por ahí psicólogos categorizando niveles de felicidad del adulto según haya sido su infancia, basados en la ciencia... naturalista claro, nada nuevo.
Los psicólogos pueden hacer mucho mal, lanzando dudas sobre la veracidad de los evangelios por ejemplo, a un paciente que conozco que enseguida lo empastillaron, pero que se curó al momento que retornó a los sacramentos. La cuestión es qué cura tiene el mal? Qué puede curar un psicólogo ateo ante el psicópata? El misterio del mal solo lo cura Cristo, nuestras psicopatías solo las cura Cristo, la Eucaristía es la medicina que hizo y hace tornar el mal, especialmente a los inocentes, en sobreabundancia de gracia, en santidad. Qué queda de la psicología sin la Eucaristía?: Pastillas, animalización, en el mejor de los casos perder el tiempo. Algo positivo se les supone a los psicologos psiquiatras fuera de Cristo, supongo que en cuanto se dejan influir por la ley natural.
26/06/15 9:33 AM
  
¡Bah...!
Hola Luis:

Muy buen artículo y creo que es necesario que se hable del tema, aunque desde el punto de vista de la religión plantea muchos problemas. Usted señala que el psicópata "ha escogido el camino satánico de ser como Dios". Esto es discutible, pues no escoge, ha nacido así pero no es un enfermo. No se puede arrepentir, no tiene conciencia, por lo tanto la afirmación que hace la Iglesia de que de que todos los seres humanos se pueden redimir aquí se va al traste y plantea un auténtico problema al que no se encuentra solución (se lo digo por experiencia, nadie en la Iglesia ha sabido responderme a esto). Quizás la mejor respuesta sea la que da Vicente Garrido, un conocido psicólogo criminalista, de que el psicópata es el ejemplo de lo que sería el mundo si Dios no existiera.

Dicho lo anterior, por otra parte también se puede aprender a despersonalizar al otro (usted lo señala cuando habla de que todos podemos llegar a comportamientos similares); es decir, sin ser psicópatas, se puede llegar a tener algunas de esas características en momentos puntuales, como mecanismo de defensa o hacia ciertas personas o grupos, inducido y aprendido por diferentes motivos -la despersonalización sobre todo hacia grupos concretos es más frecuente de lo que pensamos, y también se daba con profusión en las sociedades tradicionales-. No es que seamos monstruos, pero sí lo albergamos (por eso es mejor tenerlo bien encerrado bajo siete llaves en la "mazmorra" -¿dejarlo salir?. Solo para la defensa propia en caso extremo, sabiendo lo que se hace y sin perder el control, y rápido volverlo a encerrar-).

No estoy de acuerdo en que el narcisismo sea más frecuente en las mujeres; en las mujeres es más frecuente la vanidad, que no es lo mismo. El narcisismo lo he visto más en los hombres. Aunque todo esto también se da en las mujeres, pero en número muy inferior, como usted indica en su magnífico artículo.

Es un tema muy interesante y además preocupante, unido a que no es nada sencillo, por lo que muchas gracias por abordarlo.

Cordiales Saludos.

PD.- Personalmente ya empiezo a pensar que son una mutación, una variación de la especie. Los perfectos depredadores de los humanos.


------------

LA

Precisamente, que se nazca sin capacidad de compasión o de empatía es una afirmación no demostrada científicamente. Intuitivamente se podría decir que parecen existir condicionantes congénitos, pero cobran más fuerza cada vez las experiencias personales y, ¿por qué no decirlo? la selección que hacemos de actitudes ante los eventos vitales, la cual va conformando también nuestra psique. Ese superyo del que hablaba Freud y que es tan inconsciente como consciente.

Las manifestaciones malvadas de la psicopatía pueden presentarse en personas no psicópatas, pero la ausencia de empatía es específico de la psicopatía. Por tanto, no todos "podríamos ser psicópatas"; hay una diferencia fundamental.

Por otra parte, es muy común en lenguaje popular afirmar hoy en día que muchas tendencias o actitudes humanas son innatas ("he nacido así"). Desde un punto de vista psicológico esa tipo de afirmaciones no se pueden demostrar con pruebas. Más aún, parece existir un consenso cada vez mayor en que la personalidad propia es mucho más un resultado del ambiente (aunque sea desde la primera infancia) y nuestra respuesta a él que de los genes.

En ese "nuestra respuesta" entra la voluntad.

Por último, esta frase: "No se puede arrepentir, no tiene conciencia, por lo tanto la afirmación que hace la Iglesia de que de que todos los seres humanos se pueden redimir aquí se va al traste y plantea un auténtico problema al que no se encuentra solución"

Primero, no es el hombre el que se redime. Es Jesucristo quien redime al hombre.
Segundo, para Dios no hay nada imposible. Por tanto, con la misma argumentación se puede afirmar que no es que los psicópatas no puedan ser redimidos por Dios, sino que son aquellos que han rechazado la redención.
Los psicópatas son inteligentes, pueden entender de filosofía y teología, pueden realmente comprender de un modo teórico su falla en la identificación con los demás. Poseen la libertad de modificar su comportamiento.

Cordiales saludos.
26/06/15 9:33 AM
  
Juan Mariner
Lo que tradicionalmente ha sido "malo", ahora se considera "bueno" (y viceversa); esto sume a las nuevas generaciones en la confusión hasta que no solidifique la idea en un tiempo y en un espacio entre las personas. Peo es que lo que hoy puede considerarse "bueno", mañana mismo, atendiendo a los poderosos, puede considerarse "malo"; y la empanada mental puede ser de aúpa.

La mayoría de politicastros y análogos presentan rasgos psicopáticos manifiestos; el psicópata es una persona (los conozco) que incluso se mueve muy bien entre sus vecinos: les hace creer que se preocupa de ellos, es atento, servicial, se presta a representarles... pero en el fondo de su alma considera a sus semejantes una m...., le importa un bledo su destino o sus suerte, los utiliza para sus propios fines de poder sobre ellos.

He visto comportamientos en animales, concretamente en gatos domésticos de una misma estirpe a los que les hechas la comida en un mismo plato para todos y los mayores dejan comer primero al pequeño, o los demás dejan comer primero al que está enfermo... No sé si es algo de "compasión" animal.

------------------

LA

Entre los animales sociales hay comportamientos de protección a la siguiente generación. no obstante, eso es un instinto guiado por el objetivo de perpetuar los propios genes.
Ponga usted una camada de gatos hambrientos con poca comida, y veamos si dejan comer primero a los enfermos o más débiles...
26/06/15 11:07 AM
  
gringo
Ahora se estrena la película "El niño 44", basada en hechos reales: en la antigua URSS un asesino en serie acabó con decenas de víctimas ante la pasividad de las autoridades soviéticas, que se negaban a admitir que todos esos asesinatos fueran cometidos por una sola persona, pues la propaganda oficial decía que los psicópatas solo eran producto de la decadente cultura occidental.
Creo además que entre los terroristas del ISIS, a pesar de que no son precisamente demócratas ni individualustas, sino orientales con un sentido comunitario de la sociedad y de la familia patriarcal, hay bastantes elementos psicópatas.
Antes de dar por sentado que nuestra cultura por ser democrática e individualista está más inclinada a producir psicópatas, habría que ver los datos y estadísticas.
Al menos podemos afirmar que al ser democracias y respetar los derechos humanos, ningún psicópata puede tener un poder absoluto y matar impunemente a millones usando los recursos del estado, como sí ocurre en las dictaduras "colectivistas".
Afortunadamente los padres de la democracia americana sabían que los hombres no somos ángeles, y crearon un sistema de controles y contrapesos.

--------------------

LA

Precisamente, en el ISIS se cumple lo que comentaba en el primer apartado del artículo: el empleo de la deshumanización de aquellos a quienes se quiere destruir. Un mecanismo normalmente ingeniado por un psicópata, pero cuyos objetivos no tiene porqué serlo.

Un ejemplo clásico sería el de los SS del nazionalsocialismo: eran personas perfectamente normales en muchos aspectos: amaban a sus esposas e hijos, cuidaban de sus vecinos y animales de compañía y estaban dispuestos a morir sinceramente por defender a su patria. Y, sin embargo, con aquellas personas pertenecientes a una clase a la que la propaganda que habían integrado consideraba no humana (judíos, gitanos, eslavos, enemigos políticos) podían ejercer una crueldad totalmente desprovista de compasión.

Tal vez nos sorprendería lo cariñosos y desprendidos que pueden ser los del ISIS con sus familiares y amigos, e incluso con los sunníes que entren dentro de sus parámetros de comportamiento correcto (tal vez por eso muchos jóvenes musulmanes europeos se sienten atraídos por lo que a los demás nos parece aberrante). Es el mismo mecanismo explicado anteriormente: una psicopatía parcial e ideológica.

Cómo personas equilibradas emocionalmente pueden llegar a desarrollar comportamientos psicópatas selectivos es una de las cuestiones más interesantes a estudiar por la psiquiatría moderna.
26/06/15 11:29 AM
  
Tomás Bertrán
"Sin embargo, el narcisismo, la deshumanización del otro, la ausencia de compasión, la manipulación, no son síntomas de un déficit de neurotransmisores, sino conductas moralmente malvadas que todos podríamos llegar a desarrollar en ciertas condiciones. Y de hecho la inmensa mayoría de los psicópatas jamás saldrán en las noticias, y estarán entre nosotros con apariencia de normalidad".
Parece la mismísima imagen del diablo. Como la serpiente de la película de dibujos "El libro de la selva", que no para de cantar de forma seductora diciendo "confía en mí, confía en mí" para comérselo.

"Es por ello que en culturas menos individualistas y más fuertemente familiares y comunitarias que la occidental contemporánea este trastorno es mucho más raro".
Un aviso para volver a la familia, mal llamada, tradicional, en donde los hijos ven a sus padres en casa, sin necesidad de llevar la llave colgada al cuello.

"¿Ha dejado este artículo de sonar a psiquiatría y a parecer teología? Es porque la psicopatía nos ofrece un modelo empiricamente estudiable de lo trascendente en nuestra vida, de la importancia personal y social de la metafísica. Y nos ofrece una prueba palpable del error roussoniano".
Menudo pájaro el tal Rousseau. Se quitaba las castañas de encima diciendo que la culpa del mal no la tenía el hombre, sino la sociedad. Es lo que pasa hoy en día, que muchas veces decimos que nuestro pecado es de muchos o culpa de otros, en vez de ser personal. Somos unos genios para adormecer nuestras propias conciencias.
26/06/15 12:36 PM
  
Néstor
Muy clarificadora la distinción entre psicosis y psicopatía. ¿Puede haber grados de responsabilidad moral en este último caso, es decir, puede ser menos voluntaria o incluso involuntaria la carencia de empatía?

Saludos cordiales.

-----------------

LA

Ese es el quid de la cuestión, como ya le comento a Bah... El psicópata, según todos los indicios, entiende de forma racional perfectamente que no es diferente en cuerpo y alma a cualquier otra persona ¿por qué no es capaz de identificarse con ella y, lo que es más revelador, no intentarlo?

Sería interesante un psicópata que escribiese un libro contando que le pasa por la cabeza y su forma de razonar sobre esa ausencia de empatía (como han hecho algunos autistas), pero hasta donde yo sé, no existe tal libro. Probablemente tampoco podríamos fiarnos, pues un psicópata tiene tendencia a la mentira para salvaguardar sus propios interes.

¿No será que el cuadro que describimos en psiquiatría con el nombre de psicopatía no es en realidad el comienzo de un problema sino su manifestación final y evolucionada?

Lo que desde luego no limita es su responsabilidad moral sobre las consecuencias de sus actos: el psicópata entiende que aquello que hace puede dañar o de hecho daña a los demás (cosa que por ejemplo un psicótico o un retrasado mental pueden no entender). Sencillamente, no le importa.
26/06/15 1:48 PM
  
¡Bah...!
Luis:

Pero usted habla de adultos; existen casos de niños psicópatas, casos demostrados y "tratados" por psicólogos especializados en el tema. Y que desde el principio han ido mostrando todas las características. No, no todo es el ambiente ni mucho menos, ya que también existen casos de psicópatas que han crecido en entornos perfectamente normales.

Por supuesto que la falta de empatía es lo característico, y lo que diferencia a unos de otros, pero también le he dicho que aunque no somos monstruos, lo podemos albergar por supuesto referido a los comportamientos. Usted mismo señala que "Cómo personas equilibradas emocionalmente pueden llegar a desarrollar comportamientos psicópatas selectivos es una de las cuestiones más interesantes a estudiar por la psiquiatría moderna". Pues la respuesta es esa, ¿no se habla en religión del pecado?, ¿no se habla del mal?, ¿qué mal es peor que la deshumanización de otra persona?.
Los seres humanos somos muy complejos y por ello también muy frágiles, podemos albergar a la vez un ángel y un demonio (y mil cosas más) y que conste que en este momento no estoy hablando de los psicópatas pues en realidad los psicópatas no tienen nada de complejo.

Pero tocando el tema de la voluntad, bajo terapia algunos pueden modificar la conducta en el sentido de desviarla evitando así el daño a otros, pero jamás lo hacen por atención a los otros, es por evitar lo que les perjudica a ellos, nada más, y pretender otra cosa es engañarse. Un psicópata jamás puede ni podrá sentir empatía.

Cordiales Saludos.

PD.- Ya sé que Jesucristo es el que redime, y que para Dios no hay nada imposible. Pero en ellos no se trata de que exista un rechazo de la redención, es que ni les va ni les viene. A ver, ellos conocen la letra, pero no son capaces de captar la música.


----------

LA

Es que cuando hablo de entorno, o de ambiente, me refiero desde luego y principalmente al infantil. Por supuesto que existen niños pre-psicópatas y adolescentes psicópatas. Ello no obsta a que los agentes influyentes hayan comenzado desde la primera infancia y hayan actuado de modo inadvertido. Con todo, como comento en el artículo, no se puede descartar la causa orgánica e incluso congénita. De ahí a decir que todos los psicópatas lo son de nacimiento hay un trecho demasiado largo para salvarlo con los datos que poseemos en la actualidad.

En este artículo de Salvatore se postula unos genes asociados con la sociopatía (no he encontrado ninguno en el que demuestre relación directa genética en la psicopatía), pero los autores reconocen que la asociación hallada en la muestra no alcanza el mínimo significativo estadístico. Es decir, sugiere, pero podría estar equivocado.
Lo mismo se puede decir en cuanto a ciertos alelos genéticos asociados a la baja actividad de la enzima Monoaminooxidasa-A en personas de comportamiento violento (lo cual en sí, como hemos visto, tampoco es exclusivo de la psicopatía), los resultados de cuyos estudios a veces son contradictorios, aunque parece haber una cierta relación: Jordan, Kolla, Cheknita, etc.

En cualquier caso, al igual que en el alcohol u otras adicciones, parece que dichos genes serían predisponentes, pero no determinantes a padecer el trastorno. Por tanto, la libertad no queda completamente obscurecida ni mucho menos anulada.

En cuanto al tratamiento (basado principalmente en la terapia cognitiva afectiva), repasando la bibliografía me ha llamado mucho la atención este artículo de Spice, "Remorse, Psychopatology and Psychopathy among adolescents offenders", donde una de sus principales conclusiones es "underscore shame and guilt as potentially important targets for adolescent offenders", que se puede traducir como "subrayar la vergüenza y la culpa como objetivos potencialmente importantes en el tratamiento de adolescentes infractores [en el marco de la sociopatía y la psicopatía]".

¿Un tratamiento moral para un trastorno de personalidad? ¿Fortalecer el sentimiento de culpa por el daño hecho a otros como forma de arrepentimiento y evitación de dicha conducta en el futuro?
Eso suena a cosas que ya hemos oído. Cosas que lleva enseñando la moral cristiana desde hace 2 milenios.

Eso no quiere decir que los católicos tengamos la solución mágica, pues órdenes morales objetivos han existido en todas las culturas de la humanidad desde los albores de la historia. Quiere decir que en ocasiones los científicos acaban hallando la solución a su problema moderno entre los trastos que habían acumulado en el patio trasero como inútiles.

Precisamente en la cultura occidental contemporánea está muy en boga señalar la culpa en los niños como algo negativo para su desarrollo, algo que hay que matizar y evitar en lo posible.
¿Entonces? ¿Puede esa corriente pedagógica estar ayudando a aflorar psicopatías más o menos latentes?

Saludos cordiales

PD: desde luego no hace falta ser psicópata para que ni te vaya ni te venga la salvación; hay mucha gente así. Tampoco estoy seguro de que todos los psicópatas vayan a mantener esa actitud de por vida inevitablemente. Habría que ver qué se ha escrito sobre ello por parte de gente que lo haya estudiado.
26/06/15 2:31 PM
  
¡Bah...!
Luis:

Existen algunos testimonios como por ejemplo Dennis Rader (BTK) y sus cartas y "poemas o confesiones y confesiones fiables conseguidas por los psicólogos forenses, como es el caso de Anatoli Onoprienko (el diablo de Ucrania). Este último señaló: "Sé que es cruel, pero soy un robot con impulsos de matar. No siento nada". "Soy un hombre, pero mi naturaleza es la de un animal. Soy como un animal que contempla a su presa". Dice muchas más cosas que muestran a la perfección como funcionan pero tampoco es el caso de traerlo.

Todo lo anterior procede del estudio de Vicente Garrido, "Perfiles criminales".

Y por cierto, lo que señala Gringo respecto a Chikatilo fue así. Las autoridades rusas no aceptaban que hubiera un psicópata en su sociedad pues para ellos eso era un producto de la sociedad capitalista occidental individualista y demás, pero sí que hicieron redadas entre homosexuales y otros grupos estigmatizados. Por cierto, el mismo Chikatilo dijo de sí mismo: "Soy un error de la naturaleza, una bestia salvaje".
Son depredadores, no hay que darle más vueltas.

Cordiales Saludos.


---------

LA

Bueno, gringo lo ponía como ejemplo de que la psicopatía no era más frecuente en Occidente que en otras culturas, como yo había dicho en el artículo.
A ello he de hacer varias consideraciones.

1) La más obvia: yo no dije que no existieran psicópatas, sino que era mucho menos frecuente. Aducir un caso a modo de refutación es inoperante en sentido estadístico.

2) Como digo en el artículo, la inmensa mayoría de los psicópatas no son asesinos socialmente relevantes (por no hablar de los asesinos que no son psicópatas). Focalizar en la cantidad de psicópatas asesinos a modo de prueba (no digamos en lo crueles o reiuncidentes que hayan sido) nos habla más del tipo de sociedad y ambiente en el que se han movido, o de sus necesidades, que de la frecuencia de su aparición en sí.

3) Y esto me parece más interesante: cuando hablaba de otras culturas no individualistas a diferencia de la actual occidental, no estaba pensando ciertamente en la soviética. La realidad es que el socialismo leninista alimentó una sociedad muy individualista, aunque estuviese férreamente controlada por el estado y el partido. Las familias fueron fieramente atacadas con las legislaciones más precoces del mundo sobre divorcio, aborto y limitación de la natalidad. Las asociaciones naturales también (por sospechosas de contrarrevolucionarismo y pensamiento anticomunista), siendo sustituidas por organismos oficiales más o menos disfrazados de sociales. Es obvio que los soviets y los koljós no emanaban espontáneamente de la sociedad, sino que estaban organizados y dirigidos desde el poder.
Precisamente la Unión Soviética sería un buen ejemplo precoz de sociedad individualista, sólo que bajo la égida de un estado totalitario de partido único, en vez de democracia parlamentaria multipartidista.

Cordiales saludos.
26/06/15 4:51 PM
  
¡Bah...!
Bueno, no sé que decirle. Un caso que presenta Robert D. Hare en su magnífico estudio "Sin conciencia" es el de unas niñas gemelas dicigóticas, que aunque su parecido físico era impresionante, sus personalidades eran opuestas. Cito textualmente, "Helen, su madre, estaba sorprendida de ver como incluso a la edad de 3 o 4 años Alice sabía cómo usar su encanto de niña pequeña para conseguir sus fines...Helen se sintió todavía peor cuando encontraron muerto a un gatito que les habían regalado. Había sido estrangulado en el jardín. Ariel estaba claramente triste; las lágrimas de Alice parecían un poco forzadas...Alice era siempre la agresora y parecía experimentar cierto placer arruinando las cosas a su hermana". El caso sigue y resulta muy, muy interesante. Es un libro que recomiendo vivamente; es un clásico.

Francamente, no creo que se consiga nada tratando de hacerles sentir culpa o vergüenza; es que no la tienen. Y hoy por hoy son así hasta que se mueren, ni un solo remordimiento.

Cordiales Saludos.

PD.- Por cierto, claro que la iglesia no tiene la solución mágica; más bien lo ha padecido. ¿Recuerda a Maciel?, (dicen que murió sin arrepentirse de nada), y lo peor es que además no se lo quieren creer que exista gente así. Y se cuelan en todos los sitios, allá donde mejor puedan sacar lo que más les beneficie.

--------------

LA

Los estudios con gemelos monocigóticos pueden aportar información clarificadora sobre las causas genéticas de un trastorno, pero los de gemelos dicigóticos en realidad no son muy distintos que los hechos en cualquier tipo de hermanos. Incluso dos hermanos coetáneos pueden recibir influencias muy diversas durante su desarrollo.

"Y hoy por hoy son así hasta que se mueren, ni un solo remordimiento."
Parece una afirmación muy categórica para no ir acompañada de pruebas. Me permitirá que sea más prudente, al menos pensando que, habiendo terapias en adolescentes que tratan de reforzar sus sentimientos de culpa por el mal hecho, alguna curación debe haberse obtenido o esperado.

En cuanto a "no creer que exista gente así", hasta hace relativamente poco (y todavía existe en muchos sectores poblacionales) ha ocurrido en toda la sociedad.

Cordiales saludos.
26/06/15 5:16 PM
  
¡Bah...!
¡Ah!, perdone. Se me olvidó responder a su última pregunta. Bueno, respecto a la pedagogía contemporánea, ¿qué quiere que le diga?. Cualquier cosa es posible pues en mi opinión les falta el sentido común. De acuerdo que no se les puede culpabilizar -a los niños- en exceso (rigorismo), pero tampoco pretender que todo el monte es orégano. En mi opinión deberían aprender que los actos tienen unas consecuencias y que se tiene que pagar por ello, y ser responsables de lo que hacen. Y que si bien existen unos derechos, también y sobre todo existen unos deberes. Cumplimiento del deber, responsabilidad y respeto a los demás son, en mi opinión, le esencia de la libertad. Y en eso creo que se les debería educar.

Cordiales Saludos.
26/06/15 5:36 PM
  
Palas Atenea
En el caso de Andréi Chikatilo, que es al que se refiere la película a la que hace mención gringo, es muy difícil que se tratara de un ser normal por su espantosa infancia. Chikatilo nació en Ucrania en 1936, 3 años después de la hambruna provocada por Stalin, y creció en un ambiente de hambre y terror donde los relatos más recientes hablaban de canibalismo-especialmente de niños-que se dieron durante la hambruna. Los niños, especialmente los niños, estaban amenazados. Ser un niño la Ucrania de aquellos tiempos era tener multitud de enemigos. Cuando tenía cinco años los nazis invadieron Ucrania y se llevaron prisionero a su padre.
Me parece que, en esas condiciones, las posibilidades de generar empatía son muy difíciles y no sé hasta que punto este caso venga a cuento aquí por ser un caso extremo.
26/06/15 5:39 PM
  
¡Bah...!
Bueno, Luis, ¿y qué quiere que haga si los únicos testimonios o confesiones que conozco son de psicópatas asesinos que, efectivamente, son un minoría respecto a los que andan por ahí y que arruinan la vida a la familia, los compañeros de trabajo y cualquiera que tenga la desgracia de cruzarse con ellos?.

Lea a Hare; ahí habla del tema de la terapia. No, no existe arrepentimiento; sí pueden simularlo, pues incluso en alguna ocasión han engañado hasta a los mismos especialistas que los trataban. ¿Y qué más pruebas necesita que mueran sin arrepentirse?. Esperar sí, la esperanza es lo último que se pierde. Mire, cuando se trata de psicópatas lo mejor es grabarse bien claro: "El que entre aquí pierda toda esperanza". Y por cierto, ¿usted sabe la cantidad de víctimas -normalmente mujeres, aunque también hombres- que ha generado eso de "va a cambiar", "le voy a ayudar a cambiar", "el o´ella no es así, es el tal o cual". Es un desastre; hoy por hoy lo mejor y más prudente, cuando se tiene la suerte de detectar a uno -pues no siempre se detecta a tiempo de evitar los daños-, es alejarse (si se puede, claro, pero tener las cosas claras e intentar neutralizarlo, siempre).

Cordiales Saludos.

------------

LA

Es obvio que la experiencia personal le hace a uno tener una postura muy sólida, y contra esa convicción no hay argumento.

Con todo, un apunte: las expresiones "el no es así" o "yo lo cambiaré", evidentemente no forman parte de ningún tratamiento psicológico, sino de la panoplia de autoengaño de la víctima de un psicópata manipulador hasta que se da cuenta de su error.

Cordiales saludos.
26/06/15 6:27 PM
  
Oscar
Bah!
Para entender de psicologías mejor leer a los santos y no prestar tanta atención a tanto presunto sabio, que suele ser naturalista. Lea a santa Teresa de Lisieux, la conversión del gran criminal Pranzini el impenitente, en el último momento antes de la horca. El aseverar que no existe en vida el arrepentimiento, no parece muy catolico. Empezando porque los sabiondos psicólogos excluyen las medicinas más potentes en sus terapias: orar por el paciente, e intentar llevarlo a los sacramentos. La conversión de Pranzini invalida las teorías de Hare.
26/06/15 8:36 PM
  
¡Bah...!
Luis, y sí, le diré que sí. La sociedad occidental actualmente es bastante psicopática, de hecho potencia estas conductas debido a lo que se valora: poder, dinero, éxito por encima de todo sin poner reparos en los medios, competitividad feroz, egocentrismo... Lo digo ahora y lo he dicho siempre, pero me fastidia que se pueda utilizar como arma ideológica, ya que considero que el individualismo no conduce necesariamente a lo anterior (aunque sí el egocentrismo), y tampoco me gustan las sociedades con férreo control social, al estilo rebaño y donde la persona queda anulada y ahogada por una serie de prejuicios y papeles impuestos desde que nace, y en las que además se castiga muy duramente a quienes se salen de la norma -y no precisamente psicópatas; por ejemplo, hasta hace nada, a las madres solteras o a los homosexuales u otros colectivos "marcados"-. Esa sería la sociedad tradicional. Ni me gusta, ni lo acepto. Casi prefiero enfrentarme a una hiena que a una jauría; en el primer caso, siempre tendría la posibilidad de librarme, en la segunda, ninguna.

Cordiales Saludos.

-------------------

LA

Considerar que una sociedad tradicional católica equivale a "una sociedad con férreo control social" es equivocarse de medio a medio, y confundir un orden de jerarquía de valores con un régimen político concreto.
La sociedad tradicional no precisaba de un control estatal férreo, porque los valores que profesaba eran seguidos de forma natural por sus miembros. No necesitaba policía del pensamiento, porque, como dice la Escritura, en los preceptos morales "eran todos de un mismo sentir".

Y llamar a una comunidad que comparte unos valores cristianos "jauría", equiparándola además a un psicópata (que sería la "hiena"), cuando precisamente la forma de actuar y pensar de un psicópata es exactamente lo opuesto del primer mandamiento de Jesucristo, manifiestamente injusto.

Cordiales saludos.
26/06/15 8:51 PM
  
Palas Atenea
Hay que tener en cuenta que este tipo de análisis de conductas sólo son válidos en circunstancias de una sociedad estabilizada o normal. En casos de situaciones anormales-campos de concentración de cualquier clase-la empatía mata. Los mejores mueren antes porque la bondad, de alguna forma, es debilidad.
El problema que tendríamos que analizar es si los casos extremos que se dieron en circunstancias también extremas se pueden estar dando en sociedades como la nuestra, porque eso ya supone otra cosa: supone que la empatía con los demás se considera una traba y eso cuestiona a la sociedad toda, porque una sociedad no puede sostenerse con personas aisladas que tengan conductas prosociales, necesita que esas conductas sean la norma y no la excepción.
La frase de Santo Tomás Moro: "los tiempos no son nunca tan malos como para impedir que un hombre bueno viva en ellos" está muy bien pero socialmente no sirve y la propuesta de Bah de detectar al individuo y ponerse a salvo tampoco.


-----------------

LA

Cuando las conductas prosociales no son la norma, sino la excepción, no hace falta plantearse muchas interrogantes sobre esa comunidad social: está llamada a desaparecer en un plazo no muy largo.

La instauración de la empatía y la compasión como valores socialmente positivos y promocionados no es una especie de plus, es la esencia de toda sociedad.
No es una cuestión optativa, sino esencial.
Es algo así como plantearse qué evolución puede tener una pared de ladrillos sin cemento: se cae; no hay más pared sobre la que discutir.

Si la empatía y la compasión entre sus miembros no están entre los valores innegociables de una comunidad (como mínimo entre sus miembros), esa comunidad dejará de existir.
26/06/15 10:10 PM
  
Silvia Liliana Sueyro
Si las personas que integran una sociedad y que no tengan los mismos pensamientos de orden y de valores , todos piensan distintos,como van a ser empaticos con el semejante.En cada pais las leyes que imponen revalorizando lo impropio, lo contrario a las leyes de Dios ,esas personas son psicopatas,porque imponen sus propios criterios ,sin importarle nada de la verdad,y ven al otro como enemigo por querer decir la verdad.Entonces la empatia ,nos hace ser misericordiosos y la psicopatia nos permite ser impunes antes las atrocidades que dejamos que nos hagan con leyes antinaturales.Gracias por este post ,inmejorable gracias doc y colega catequista ,muy enriquecedor.

---------------

LA

Gracias, Silvia, por su amabilidad.
No obstante, hay un trecho entre tener de empatía con el semejante y tener los mismos valores. están relacionados en cierto modo, sin duda, pero la mera compasión es humana, mientras que diversas comunidades humanas pueden tener valores distintos. Precisamente, la identificación hacia personas que no comparten nuestros valores es un rasgo de civilización elevado, y el cristianismo lo predica con el nombre de misericordia.

No obstante, estoy de acuerdo que los miembros de una comunidad que comparten un ideario y unos principios refuerzan su empatía social, y eso los hace más humanos y más fuertes como grupo.
27/06/15 3:08 AM
  
Oscar
Palas Atenea
Perdóneme pero los que así piensan, lo que comenta de que la empatía bondad, en casos extremos, en campo de concentración, es debilidad y son los primeros es caer; se cumple solo en el caso de no tener a Cristo en el corazón. En realidad es justo lo contrario de lo que usted dice (y la Pasión ( y nuestro compartir su Cruz) comporta empatía extrema). Lo que pasa es eso para un no cristiano es locura, la locura de la Cruz, para un naturalista es debilidad en la supervivencia.
La verdad es que solos con la empatía de Cristo, hasta el martirio, por la gracia de Dios se puede ser muy feliz en el campo de concentración: san Maximiliano Colbe en el campo de concentración era el mas alegre de los presos y el que mas les animaba a los demás y el mas empatizante o entregado. Hay multitud de ejemplos: los soldados y civiles se deprimían y desesperaban al ver tanto muerto en la guerra, no así los asistentes de la cruz roja, porque estaban mas empalizados.
En fin, las psicologías que no consideran a Cristo y su Pasión y redención, acaban siendo frías y al final sin esperanza, y además irreales y equivocadas. Psicologo que no lee a los santos, pierde bastante su tiempo en sus terapias.
27/06/15 7:34 AM
  
¡Bah...!
A ver, Luis. Yo he hablado de férreo control social, no estatal y no he especificado religión, ya que cuando lo escribí lo que tenía en mente era lo común en distintas sociedades con distintas religiones y en todas ellas se castiga muy duramente a quien se sale de lo que el grupo tiene establecido y predeterminado para cada uno de sus miembros, así como a colectivos a los que se han "marcado". No es injusto considerarlos jauría cuando se comportan como tal (más arriba usted mismo ha hablado de comportamientos psicopáticos en personas que no lo son), y ya que usted lo ha mencionado, en el caso del cristianismo, pasándose por el forro valores realmente cristianos (o tergiversándolos), pues no creo que tenga nada de lo anterior abandonar a su suerte a una madre soltera, agredir a un homosexual por el hecho de serlo o tantas otras cosas (y no quiero hablar del tema de la esclavitud o de los judíos, pues eso sería como el eterno retorno de lo mismo).

No Luis, en la sociedad tradicional también había "valores" que para nada eran valores cristianos.

Cordiales Saludos.
27/06/15 8:55 AM
  
Palas Atenea
Se sabe que las conductas prosociales generaron una tipología. que es contraria a la del sociópata, que es la tipología del salvador, de la que ya he hablado en otras ocasiones. Esa tipología según Nechama Tec y Samuel Oliner, que tiene un Instituto de conductas prosociales o altruistas en la Universidad de Humboldt (California), incluye una moral familiar.
Lo individuos que tienen esos rasgos son:
*De gran autoestima
*Capacidad de tomar decisiones
*Moral familiar
*Periféricos en la sociedad (lo que me recuerda el título que John P. Meier dio a su libro: "Jesús, un judío marginal")
Si al mismo Jesucristo se le aplicara esta tipología le encajaría perfectamente.
Tenían también otros rasgos pero en estos cuatro coincidieron todos los sociólogos y psicólogos que hicieron trabajo de campo.
Si esto es así la sociedad no parece afectar positiva sino negativamente. Nechama Tec, que fue ella misma salvada por una familia polaca, estima que la mayoría de los polacos que se aprestaron a ayudar a los judíos tenían poco o ningún contacto con medios de comunicación, vivían metidos en sus cosas y eran "sordos" a todas las ideologías que pululaban.
Esto mismo podía ser aplicado a las famosas mujeres ucranianas que todos los historiadores detectan en distintos pueblos, estas mujeres iban detrás de toda columna de desgraciados: judíos, prisioneros alemanes de los rusos, prisioneros rusos de los alemanes...repartiendo entre ellos comida y mantas. Muchas veces los guardias las dispersaban a tiros pero ellas siempre volvían.
Yo he leído grandes discusiones entre los judíos sobre el papel que en este tipo de conducta tuvo el cristianismo y no se ponen de acuerdo: los hay que dicen que ninguno porque, aunque la inmensa mayoría eran cristianos, también lo eran muchos de los perpetradores de crímenes. Sin embargo el cineasta francés Pierre Sauvage, que nació en 1944 en la comunidad de Le Chambon sur Lignon, cree que sin el cristianismo el salvamento no se habría dado.
La I GM destruyó las viejas virtudes, algunos individuos consiguieron llegar hasta la II GM con esas mismas virtudes, pero en 2015 ¿Cuántos quedarán? ¿Proporcionalmente los mismos o, debido a que ya es casi imposible vivir de espaldas a la sociedad los "sordos" están obligados a oir?
27/06/15 10:21 AM
  
Palas Atenea
Si, como dicen los sociólogos que estudiaron estas conductas, es la familia, y no la sociedad, la que propicia la empatía, se entiende que las sociedades totalitarias intentaran dinamitarla y que la actual sociedad haga lo mismo con el fin de tener control total sobre el individuo. Las leyes del aborto y el matrimonio de los homosexuales van por ese camino, porque la cantidad de "derechos" que generan hacen muy difícil que los individuos se preocupen por los demás.
La conducta prosocial no está generada por el "amor", tal como se considera hoy en día, sino sobre el sentido del deber generado por la conciencia. La biografía de Irene Opdyke resulta hoy en día incomprensible para las generaciones actuales, la de Chikatilo mola más.

------------------

LA

Obviamente, la familia es escuela de compasión entre sus miembros. Por lógica, toda sociedad basada en familias ha de presentar dicha empatía. Esto se ve muy claramente en los pueblos pequeños, donde los lazos familiares se mantienen muchos más fuertes (casi todos los vecinos son familia) y la empatía en la comunidad es un valor fuerte.

No entiendo que haya sociedades totalitarias. Ese es un concepto de política superior. A nivel social puede haber sociedades de corte familiar o de corte individualista.

En cuanto al amor, como explico en el artículo, se puede equiparar a la misericordia. Por tanto, está en el marco de la compasión, siendo la vertiente positiva de su empleo. Si la sociedad actual no se siente conmovida por la historia de Opdyke quizá sea porque no se le ha enseñado la forma virtuosa de entender la compasión.

O tal vez porque estemos en tránsito de convertirnos en la sociedad psicopática a la que aludo en el artículo.
27/06/15 10:43 AM
  
Gonzalo Génova
Me ha gustado mucho el artículo y el debate, tanto las intervenciones de otros lectores como sus respuestas.

No obstante, hay una frase que no me gusta: "el psicópata no es más que aquel que ha escogido el camino satánico de ser como Dios".

Aunque entiendo lo que se quiere decir (en el contexto de la tentación "seréis como dioses" en el Génesis), si ese contexto falta puede entenderse que Dios también es un psicópata, o que tratar de imitar a Dios lo convierte a uno en psicópata. Cuando está claro que hay otra forma completamente distinta de asemejarse a Dios, la santidad.

--------------

LA

Gracias, Gonzalo.

En cuanto a la frase, sin duda podía haberme expresado mejor. Naturalmente, hacía alusión a la falsa promesa de la serpiente en el Edén "seréis como Dios", no a una equiparación real.
27/06/15 10:50 AM
  
Palas Atenea
Oscar: Tener a Cristo en el corazón, para mi que soy cristiana, es lo primero pero lo que he encontrado no avala esa tesis que sustentas. Todos los que pasaron por campos de concentración dijeron que los buenos cayeron primero, entre ellos Primo Levi. Cristo mismo ya nos advirtió lo que nos pasaría si le seguíamos y entre las muchas calamidades estaba ésa, precisamente. Además, es lógico, salvo la posibilidad del milagro.



----------------

LA

Aunque la sociedad es un bien, no olvidemos que no es el mayor Bien del hombre. Todos estamos llamados a un destino superior y eterno.

No debemos temer a los que pueden matar el cuerpo pero no el alma. Por tanto, el que en situaciones excepcionales los más compasivos mueran primero no tiene mayor trascendencia. Desde el punto de vista trascendente, son los más dichosos. Desde el punto de vista puramente antropológico, son los que ayudan a que los supervivientes tengan más posibilidades.
27/06/15 11:38 AM
  
María Rosa

Bueno, Luis, ¿y qué quiere que haga si los únicos testimonios o confesiones que conozco son de psicópatas asesinos que, efectivamente, son un minoría respecto a los que andan por ahí y que arruinan la vida a la familia, los compañeros de trabajo y cualquiera que tenga la desgracia de cruzarse con ellos?.

He tenido la desgracia de tratar con varios psicópatas en mi vida. Con uno de ellos he estado viviendo durante más de treinta años.
27/06/15 12:36 PM
  
María Rosa
Y esa psicopatía por cierto venía desde niño: Desde coger animales del campo para encerrarlos en cajas (no sé el tipo de cajas que serían) con el consentimiento de sus padres (era el menor de cinco y el niño mimado), hasta tirar chinchetas con tirachinas a los compañeros de clase o a la gente que pasaba por la calle.

Y en lo de mentir: Un auténtico maestro.
27/06/15 12:41 PM
  
Beatriz
Querido Luis Ignacio:

Querido por la luz que traes a un problema familiar que siempre andamos debatiendo y orando para aprender a resolverlo. He buscado un correo para escribirte personalmente, pues me da pudor escribir en abierto que en mi linaje hay un ser tan despiadado como el que describes. Tenemos un padre psícopata que nos ha hecho daño a cada uno de los hijos, en grados distintos, desde petición de cárcel, ruina económica por estafa, a plantearse mandar mercenarios para acabar con uno de nosotros. Ya hace años que deducimos que su mal, era diagnósticado como psicopatía, pero nunca hemos podido resolver cómo ayudarle, pues él no tiene conciencia del mal que habita en su alma y nos ha expulsado a todos de su lado.

¿Cómo se puede ayudar a un ser así? Un amigo psicólogo me invita a enfrentarme a mi miedo de observar su maldad, quedando de vez en cuando con él, -hace 12 años que no le frecuentamos, pues nos da miedo- y ejercer la compasión, abriendo el espacio en mi corazón y observando los propios miedos que el mal en él, despiertan en mi, y ofreciéndole mi amor como bálsamo redentor. Pero cada vez que intento buscar un encuentro con él algo me frena, no se si es el miedo y debo combatirlo, o si mi corazón es pequeño para amar al pecador y debo de incrementar mi misericordia ante el infierno en que yo presumo que vive su alma por haberse aliado con sus demonios, o es prudencia, pues ultimamente a la psicopatía se le ha sumado una incipiente demencia senil que le ha hecho por primera vez mostrar publicamente su delirio, pues hasta el día de hoy a los no-íntimos les resultaba un hombre normal, brillante hombre de negocios.

A veces me canso de rezar por él, y pongo distancia y no se si es un mecanismo de evitación experiencial, o que la compasión en una persona normal, no santa, tiene sus límites y la dificultad de la tarea excede sus capacidades y lo dejo en manos de Dios y en su economía de juicios y castigos y me retiro por higiene mental de un irresoluble problema para mi pequeña alma, pobre en espíritu para luchar con demonios de esa estirpe.

Pero una parte de mi recuerda cuando Jesús expulsaba a los demonios y liberaba de la posesión del mal, entonces me pregunto si el psicópata es realmente malvado en sí, o es el hueco que dejó su herida para que le habitasen los demonios. Y hay que luchar por él hasta el final, sabiendo que una palabra Suya vastaría para sanarle. ¿Pero que puedo yo?

Gracias por escucharme

Beatriz

---------------------

LA

Gracias por compartir tan valientemente su testimonio, Beatriz, que podrían suscribir muchas personas.

Los psicópatas hacen más daño cuanto más cercana es la relación con ellos. Y sin duda un progenitor psicópata favorece la aparición de trastornos afectivos y del comportamiento en su prole (me pregunto si no favorecerá, en sí mismo, la aparición de psicopatía en los hijos predispuestos de algún modo).

Me ahorraré darle consejos. Sin duda el que le ha dado el psicólogo al que alude es muy bueno: procurar borrar todas las huellas de daño que dicha experiencia nos haya dejado (aunque supongo que conseguirlo completamente es sumamente difícil). Y eso incluye (y nuevamente Cristo se adelante 19 siglos a las escuelas psiquiátricas) aprender a perdonar. Por él, y por usted.

Y rezar, por supuesto, magnífico consejo. Pero no se preocupe si se cansa, que aunque lo intentemos, perfecto sólo es nuestro padre del Cielo.

"Deje" a su padre en manos de la divina misericordia, y en las de la Madre de Dios, que son las mejores para que se le haga justicia sin rencor. Y evite de cualquier modo que le pueda hacer daño a usted: no olvide que el amor al prójimo también empieza por uno mismo.

Un abrazo y que Dios le bendiga.
27/06/15 12:59 PM
  
¡Bah...!
¡Bueno, bueno...!. Lo de los pueblos pequeños sí, pero no. No todo el monte es orégano, recuerde lo de "pueblo pequeño, infierno grande", y eso es una verdad como un templo; puede llegar a ser insoportable.

Cordiales Saludos.

PD.- Mire, lea esto (es muy cortito), y ya me dirá si es precisamente lo más maravilloso, y no es un caso aislado; es lo habitual y eso entre otras muchísimas cosas:

arlacouture.blogspot.com.es/2010/06/pueblo-pequeno-infierno-grande.html

----------------

LA

Por falta de tiempo no he podido comentar su mensaje anterior, y arpovecho este para hacerlo.

1) "Yo he hablado de férreo control social, no estatal y no he especificado religión, ya que cuando lo escribí lo que tenía en mente era lo común en distintas sociedades con distintas religiones y en todas ellas se castiga muy duramente a quien se sale de lo que el grupo tiene establecido y predeterminado para cada uno de sus miembros, así como a colectivos a los que se han "marcado". No es injusto considerarlos jauría cuando se comportan como tal (más arriba usted mismo ha hablado de comportamientos psicopáticos en personas que no lo son), y ya que usted lo ha mencionado, en el caso del cristianismo, pasándose por el forro valores realmente cristianos (o tergiversándolos), pues no creo que tenga nada de lo anterior abandonar a su suerte a una madre soltera, agredir a un homosexual por el hecho de serlo o tantas otras cosas (y no quiero hablar del tema de la esclavitud o de los judíos, pues eso sería como el eterno retorno de lo mismo). No Luis, en la sociedad tradicional también había "valores" que para nada eran valores cristianos."

Toda comunidad humana genera comportamientos considerados normativos, y normalmente lo hace en función de un código moral concreto. Eso es el ABC de la antropología. Ese sistema de normas morales funciona, de forma espontánea, a base de refuerzos positivos y negativos.
Pongamos un ejemplo inocuo: en una familia se ha establecido la norma de comer todos los domingos en casa de los abuelos. El valor que sustenta esa norma es mantener los lazos intergeneracionales y acompañar a los ancianos, que se alegran mucho con tales reuniones, evitando que se sientan solos.
Aquellos hijos y nietos que cumplan regularmente ese precepto tenido por bueno por todos los miembros, recibirán premio (refuerzo positivo) y los que fallen habitualmente sin motivo, recibirán castigo (refuerzo negativo).

Ahora distingamos términos: primero, el valor en el que se sustenta la norma (hacer compañía a los abuelos que ahora viven solos pero les han criado a todos) es positivo en un entorno familiar, pues supone un agradecimiento a las generaciones precedentes y una enseñanza del mismo patrón a las más jóvenes.
Segundo, la norma específica (comer juntos todos los domingos). Es una forma sencilla de plasmar el valor precedente. Es una buena norma, aunque no sea infalible ni insuperable.
Tercero, el sistema de premios y castigos. Estos pueden variar enormemente, desde simples comentarios de alabanza al que viene o de crítica al que falla con frecuencia, hasta el otro extremo de que los padres decidan desheredar a los hijos o nietos que no cumplen la norma para dar esos bienes a los que sí la cumplen.

El análisis de este ejemplo nos conduce a tres planos distintos: podemos discutir legítimamente si el sistema de premio/castigo es adecuado, excesivo o demasiado blando.
En el segundo plano podemos considerar si la norma es adecuada, o demasiado exigente, o por contra demasiado tenue (corriendo el riesgo de no plasmar adecuadamente el valor que pretende defender).
En el tercer plano ponemos en tela de juicio el valor. ¿Es realmente bueno en sí mismo que las generaciones sucesivas manifiesten agradecimiento hacia sus progenitores?

¿Las críticas que usted manifiesta se enmarcan dentro del análisis de la dureza o blandura del sistema de premio/castigo, o afectan a las normas, o más bien ponen en cuestión los valores? Ese es el quid de la cuestión.
Si la crítica de la excesiva dureza del castigo de una norma social nos lleva como consecuencia al rechazo del valor que la sustenta, estamos dando un salto abismal en el campo de la lógica.
Sería como decir que, como poner 2.000 euros de multa a quien se salte un semáforo en rojo es exageradamente duro, lo que hay que hacer es permitir que cada uno pase los semáforos en el color que prefiera.

En mi caso, en el artículo hablo siempre del individualismo como un sistema de contravalores sociales (puede proyectarse el ejemplo familiar al de comunidades más complejas hasta llegar a la mayor), no una simple crítica a un sistema concreto de premio/castigo.

2) En cuanto al comentario actual y el artículo que enlaza, no existe la comunidad perfecta (bien lo saben las de los religiosos, donde no faltan jamás problemas de convivencia de lo más humano). Podemos criticar a los pueblos pequeños por la enorme afición que existe a meterse en la vida de los demás. Y sin embargo, esa fuerte relación entre sus miembros hace que sea prácticamente imposible que alguien esté solo o abandonado (como bien saben los médicos del medio rural), cosa que sí ocurre con frecuencia en las ciudades. Todo en la Humanidad tiene su cara positiva y negativa.
Conformémonos con analizarlo e intentar mejorarlo.

Por ejemplo, con respecto al caso que usted cita en el artículo al que enlaza, la moral cristiana enseña un ideal ético tan bueno y mejor que el atribuido a Sócrates. Ya escribí hace varios años un artículo sobre ello en esta misma bitácora que puede leer aquí.

Por último, lo que tienen en común las sociedades tradicionales es su refuerzo de la empatía y compasión (o reconocimiento en el otro) entre sus miembros, no un sistema de valores concreto, que puede variar- y varía en todo aquello que no responde al orden natural- entre una y otra.

Cordiales saludos.
27/06/15 1:00 PM
  
gringo
Creo que todos conocemos el caso de ese chico racista que hace unos días se metió en una iglesia metodista afroamericana de Charleston, y mató a nueve personas.
De lo poco que sabemos es que según confesó el chico estuvo a punto de no llevar a cabo sus planes, porque "todos fueron muy amables conmigo".
Podríamos considerar psicópata a este chico si fue capaz de sentir la amabilidad de los otros?.
Y lo que es peor, si este chico no era psicópata, podríamos soportar la idea de que la simple ideología del odio puede convertir a un joven en un asesino múltiple, podemos soportar la idea de que puede haber asesinos sin problemas mentales?.

--------------

LA

"podemos soportar la idea de que puede haber asesinos sin problemas mentales?"

Buena pregunta, gringo. No tengo la respuesta, pero mi opinión es que la mayoría de los asesinos no tiene problemas mentales, y que entre ellos hay una minoría que además no lo hacen en caliente.

Antes ya te he comentado lo de los miembros de las SS. Un mecanismo con ciertos puntos de contacto sería el de los sicarios, o los niños soldado de África, que afirman que la primera muerte es traumática, pero progresivamente las demás dejan de serlo hasta convertirse en pura rutina. Tal vez sea un mecanismo de la mente para dejar de sufrir al matar a otro ser humano.

En el caso de los psicópatas ese defecto viene con ellos, no es forzado por una situación. El mecanismo tal vez no sea tan diferente, no lo sé y aparentemente nadie lo sabe con seguridad aún, aunque hay teorías. Recordemos que, a fin de cuentas, la gran mayoría de los psicópatas no son asesinos. No salen en las noticias.

En cuanto al asesino de Charleston, sin datos es difícil saber si es un psicópata. Por lo que ha trascendido y sus palabras, probablemente no lo sea, sino que sufra un "síndrome SS": habría aprendido en ese caso a no empatizar con los afroamericanos por haber sido convencido por una ideología de odio, en este caso racista, que los deshumaniza.
Los adolescentes son particularmente sensibles a ese tipo de adoctrinamiento.

Si es así, tal vez tenga esperanza (más que un psicópata), y se le pueda "desprogramar", de modo que vea a los negros como lo que son, personas semejantes a él. Llegado ese caso, entendería el dolor que ha causado y, cumplida la condena que corresponda, en un futuro podría reintegrarse a la sociedad. Rezo por ello.

Una de las cosas que me ha enseñado el cristianismo es que el verdadero enemigo es el odio, no el hermano que está poseído por él. En ese sentido, el asesino es una víctima más del odio, aunque no haya perdido la vida, ha perdido el alma. El que propaga tales ideas es más culpable que la mano ejecutora. Y el gran padre del odio es el culpable principal. Por tanto, al enseñanza del amor es el verdadero antídoto.
Tal vez los ciudadanos de Charleston vayan a sentirse más satisfechos si se ahorca al asesino, y tal vez se pueda pensar que de ese modo se escarmienta en cabeza ajena a otros que piensen hacer lo mismo, previniendo otros males futuros. Para mí, no dejaría de formar parte de la derrota.

Mucho más difícil en el caso de un psicópata, en el que el daño, de haber venido de fuera, es mucho más antiguo y profundo. No hay terapia con resultados de garantía y la inmensa mayoría no adquieren la empatía nunca.
27/06/15 2:58 PM
  
¡Bah...!
Luis:

Si me permite, me voy a tomar un tiempo para contestar a lo que me pregunta, pero le adelanto con su mismo ejemplo no tan inocuo; ¿y quién hace la comida?, ¿quién se encarga del trabajo que ello conlleva?, pues normalmente la abuela, aunque por su edad esté reventada. ¿Lo hacen los hijos?, no, ni ella les deja, ni ellos se ofrecen por ser "una tarea de mujeres" (¡¡¡por Dios...a ver si se les van a caer los cataplines!!!), ¿lo hacen las hijas?, es más probable, pero en muchos casos cuidan a los niños que se dedican a perforar el tímpano del abuelo con los berridos que pegan, ¿lo hacen las nueras?, (Jajajajaja...sin comentarios) y lo de los yernos ya no tengo palabras, eso es como de otra dimensión. Cuando al final los pobres abuelos les dicen tímidamente a sus hijos que no vuelvan por ahí todos juntos, el mismo día y a la misma hora -y a dar trabajo-, a los hijos les parece mal y a los yernos y nueras, para qué hablar, y por supuesto son la comidilla de las comadres del pueblo que critican la decisión de los abuelos. No, mire, estoy de acuerdo en el valor, pero no estoy de acuerdo en que se convierta en norma. A casa de los abuelos se va siempre que se pueda (no solo los domingos) y para hacerles la vida más sencilla, haciéndoles la comida, las tareas que se precisen, conversando con ellos, dándoles cariño, sacándolos de paseo y todo lo necesario para que no solo no se encuentren solos, además para que estén lo mejor posible en todos los aspectos, y las comidas familiares de los domingos son de todo menos favorables para la salud física y mental (son como las cenas y comidas de Navidad...una pesadilla). Y se va no solo por agradecimiento, ni por deber, se va por amor hacia ellos, y si a la vecina del tercero y todo el corro de cotillas del pueblo les parece mal que no existan comidas familiares domingueras en casa de los García, que se fastidien.

Cordiales Saludos
27/06/15 4:32 PM
  
Palas Atenea
Yo no estoy de acuerdo con lo que dice Bah sobre los pueblos pequeños.
Recuerdo a un señora de mi pueblo que fue de visita a casa de su hija que vivía en una ciudad. Allí entabló relación con una vecina que tenía problemas con las bombonas de butano porque a la hora del reparto nunca estaba en casa y se ofreció a recogerlas. Cuando su hija vio las bombonas le echó una filípica diciendo que ella no sabía quién era la vecina y poco que le importaba y que ella era una chismosa como todas las de pueblo.
Evidentemente hay dos conductas:
1) La de las personas de las comunidades pequeñas que nos ayudábamos entre si mientras, naturalmente, se chismorreaba.
2) La de las comunidades grandes donde la indiferencia es total y no existe el chismorreo pero la vecina puede llevar muerta dos meses en el piso de al lado sin que te enteres.
Yo nací en un barrio obrero de un pueblo de unos 10.000 habitantes por aquel entonces. Todos los adultos que conocí de niña, y creo que mi madre fue la última porque era de las más jóvenes, murieron en su casa atendidas por sus hijos, y no sólo eso sino que se han quedado como abrojos pegados en la memoria de todos. Hace años vi la foto de una de estas personas cuando tenía veinte años-muchísimo antes de que yo naciera-e inmediatamente la reconocí. Cada una de ellas parecía tener una entidad que ahora no es fácil de encontrar.
Recuerdo a M. con su canasta de esparto en la cabeza donde traía el cok que desechaban las fábricas para revenderlo, con sus piernas llenas de varices y rodeada de sus hijos. Aquella mujer me causaba un respeto imponente y no tenía más que siete años.
¿Dónde vas a encontrar ahora a un niño de esa edad que se fije en tal cosa?
27/06/15 5:03 PM
  
Cos
Luis Ignacio Amorós

No obstante, hay un trecho entre tener de empatía con el semejante y tener los mismos valores. están relacionados en cierto modo, sin duda, pero la mera compasión es humana, mientras que diversas comunidades humanas pueden tener valores distintos. Precisamente, la identificación hacia personas que no comparten nuestros valores es un rasgo de civilización elevado, y el cristianismo lo predica con el nombre de misericordia.
-------------------------------
Bueno, la misericordia permite convivir en sociedades multiculturales, pero una comunidad solo existe si lo miembros de ésta comparten los valores básicos. Según se compartan mas valores, mas fuertes serán los vínculos que refuerzan esa comunidad. Si no se comparten valores no hay una comunidad, hay diferentes comunidades que pueden o no convir tolerándose. En realidad una casa dividida no puede sobrevivir. La misericordia tiene un fundamento divino y busca la realización del otro dentro del orden deseado por Dios. La misericordia no implica tolerar pasivamente, yo diría mas bien que lo contrario. Quiero decir que una cosa es contemplar desde la misericordia los pecados del otro, lo cual lleva a templar el temperamento en nuestra relación con él -y no buscar su eliminación, por ejemplo-, y otra distinta aceptarlos como buenos.
En realidad, en el mundo moderno, que aparentemente resulta tan pacífico, lo que hay es una guerra incruenta, lo que hay son distintos tipos de cultura o de civilización que tratan de imponerse unos a otros, porque los distintos modelos de civilización solamente son compatibles en cuanto lo que tengan de común. El aborto no es compatible con el no al aborto. Cuanto mas alejado esté el mundo de Dios menos vínculos comunitarios se podrán establecer con el resto de los seres. Pensar lo contrario sería engañarse y caer en el pensamiento relativista.
28/06/15 12:18 AM
  
Cos
Yo tampoco estoy de acuerdo con lo que dice Bah :)
La mejor gente que he conocido en mi vida era gente de pueblo.
Es que Bah, creo que no comprende dos cosas:
Una, que lo que se llama sociedad tradicional, o sea la sociedad permeada por los valores cristianos, no era una sociedad perfecta. La perfección es un caso que se da en relación proporcional a la unión con Cristo, y el ser humano es pecador. Aparte, a otro nivel, podríamos hablar de otro tipo de cuestiones que tengan que ver con el mundo de la técnica.
Dos, que el concepto de "tradición" que implica la expresión "sociedad tradicional", y esto tiene relación también con el primer punti, no supone la asunción de una solución cerrada. La tradición no es algo estático, implica movimiento y mejora. Es un sistema temporal que se desarrolla, y cobra sentido, a través de los diferentes individuos a lo largo del transcurrir de las generaciones. Así, por ejemplo, una determinada generación introduce mejoras en los usos y en los métodos de las generaciones precedentes, ofece sus aportes positivos.
Lo importante es entender que la "tradición" de la que se habla es una tradición católica, que tiene sus fundamentos en la Iglesia -imagino que no sería incorrecto decir que, incluso, en la tradición judía anterior a la llegada de Cristo-, y que la tradición implica ya en sí misma relaciones de vinculación con la comunidad, tanto horizontalmente como verticalmente -o sea de tipo intergeneracional-. Esto, desde el individualismo, es muy difícil de entender.

Bah, hay dos tipos de actitudes, las constructivas y las destructivas. Esa descripción fantasmagórica que has hecho de una comida familiar a mi me da la sensación de estar hecha desde la segunda. Uno de los problemas que dan paso a la desestructuración familiar es precisamente que las familias han dejado de ser una comunidad. Ya no comparten valores, y, en muchos casos, los valores que comparten son fruto del pensamiento relativista y van, precisamente, en contra de una concepción familiar de la vida.
No es que pretenda ir de Elena Francis por la vida, pero la próxima vez que tengas una de esas comidas familiares ¿por qué no pruebas a decir algo así: abuelos, papá, mamá, hermanos, si no os importa me gustaria poder bendecir la mesa y dar gracias al Señor por permitirnos estar juntos una vez mas?
28/06/15 1:54 AM
  
Cos
Palas Atenea

Nechama Tec, que fue ella misma salvada por una familia polaca, estima que la mayoría de los polacos que se aprestaron a ayudar a los judíos tenían poco o ningún contacto con medios de comunicación, vivían metidos en sus cosas y eran "sordos" a todas las ideologías que pululaban.
------------------------------------

Esto es buenísimo. Palas, en el pueblo, los críos estábamos siempre en la calle. Cojíamos la bicicleta e íbamos a cualquier sitio. Si te hacías daño o tenías algún problema, todo el mundo te ayudaba. Entrabas en la casa de los vecinos como si fuese la tuya propia, no había verjas ni puertas con micrófono, te invitaban a una galleta o a una cocacola, te dejaban ver la camada de los perros que había nacido, te cuidaban si tus padres se habían ido a algún sitio y tenían que echar toda la mañana fuera, si tardaban mucho te daban de comer, cuando era época, sin haberlo pedido, aparecía una bolsa llena de manzanas o de melocotones delante de tu casa, o una botella con sidra de duerna, o iban a ayudar a recojer la hierba . . . Y eso, aún, con las trastadas que hacíamos de vez en cuando :)
28/06/15 2:06 AM
  
Palas Atenea
Pues sí, los campesinos fueron, con mucho, los más misericordiosos, Hay una aldea entera en el Midi Francés-Le Chambon sur Lignon-que salvaron 5.000 judíos. Y otra, creo que en Holanda.
Los pueblos pequeños funcionan como las familias: si se odian es tremendo, si se llevan bien es maravilloso.
Estos campesinos metieron en sus casas a los judíos durante larguísimos periodos de tiempo, hasta cuatro años. Pero conocían los bosques donde se podían refugiar en caso de peligro y cultivaban sus propios alimentos. En comparación con la gente de la ciudad eran mucho más autónomos y estaban menos politizados.
Hay un libro en inglés que llama a eso "Conspirancy of Mercy" (La Conspiración de la Misericordia). El mundo había cambiado mucho pero las virtudes todavía regían en las comunidades pequeñas.
28/06/15 10:05 AM
  
Palas Atenea
La educación de esta gente que tenían moral familiar, según Joanna Spink, fue severa pero no incluyó castigos físicos ni vejaciones. Sólo castigos ajustados a la falta o aceptación de responsabilidades.
La Condesa von Maltzan cuyo padre era un junker prusiano en el que ella veía la virtud de la justicia, cuenta que cuando tenía 9 años a su ama se le quemó la casa y compungida fue a contárselo a su padre, el cual le preguntó si Frau X. se portaba bien con ella, María contestó que si, entonces su padre le dijo: "Bueno, ya que te ha cuidado bien tal vez haya llegado el momento en que tú puedas hacer algo por ella". Al oír eso la niña tomó su hucha y se la entregó a Frau X.
Otro salvador cuenta que su padre le dijo: "Se acerca el invierno la viuda Z. es muy mayor, si alguien no acumula leña en su leñera tal vez no pase el invierno". Desde aquel día un día a la semana iba a la granja de la viuda y cortaba troncos hasta que le llenó la leñera.
Otro más contó que jugando al fútbol en un patio cerrado rompió el cristal del primer piso. Su padre le dijo: "Hay que reponer ese cristal cuanto antes para que la casa no se enfríe, así que tendremos que ajustar las comidas para poder hacerlo, pero, cómo el asunto es responsabilidad tuya porque ya estabas advertido, cuando termine la escuela, irás a la granja de tu tío y trabajarás en ella hasta que completes el dinero que cuesta el cristal.
Todas estas personas cuentan estas anécdotas en su madurez con el convencimiento de que recibieron la educación correcta. Otro contesto a la pregunta ¿Por qué salvaste a los judíos? con una respuesta más escueta: porque estaba entrenado para hacerlo. La palabra entrenamiento, naturalmente, quiere decir adquisición de hábitos de ayuda.
28/06/15 11:22 AM
  
Ramontxu
Conviene no mezclar las cosas. La psicopatía es una anomalía psicológica bien definida, que consiste, resumiendo mucho y como ya ha dicho Luis I. en el artículo, en la incapacidad de sentir empatía. De momento, no se conoce ninguna cura, así que a los psicópatas no se les puede "ayudar" y lo único que se puede hacer es defenderse o, mejor aún, mantenerse alejado de ellos. Intentar tratar la psicopatía como si fuera una cuestión moral y tratar de "convertir" o de "convencer" de alguna manera al psicópata no sólo es inútil, sino que es muy peligroso.

Los nazis no eran psicópatas (bueno, alguno lo sería, pero nazi y psicópata son cosas diferentes). Con el nazismo, lo que funcionó es lo que Fromm llamó "miedo a la libertad", resultando en sumisión ciega a una ideología. Si los nazis y el pueblo alemán que los apoyó hubieran sido psicópatas, no habrían sido capaces de sentir empatía por otros alemanes tampoco. Lo mismo se puede decir del asesino de Charleston: es capaz de sertir empatía por los blancos e incluso, por sus palabras, por los negros, que le dieron pena, así que no tiene nada de psicópata. Y lo mismo acerca de ISIS y los jóvenes que se van a luchar con ellos: vértigo ante la libertad y adhesión ciega a cualquier cosa que marque el camino y evite tener que pensar y decidir.

-----------

LA

De acuerdo, pero lo cierto es que incluir actitudes morales como síntomas (o como objetivos de tratamiento) de la psicopatía es algo que han hecho varios autores de la bibliografía que aporto.
Se podría decir que la psicopatía es una "enfermedad de la moral", de modo que sí hay un punto de contacto entre psiquiatría y filosofía moral en este trastorno.

Eso no quita para que el tratamiento, obviamente, deba ser realizado por expertos.
En cuanto al llamado a la conversión... es para todos los hombres. No se puede excluir a priori a nadie, por muy malvadamente que se comporte.

Con respecto a los nazis, los supremacistas blancos o los de la yihad salafista, yo diría que hay algo más que una ideología de "miedo a la libertad". En esos caso creo que más bien lo que les caracteriza es el empleo del odio como arma al servicio de una ideología.
28/06/15 6:05 PM
  
Arnaldo Romero
"Trastorno de hiperactividad/déficit de atención. Se define por una alteración de la conducta en la que hay dificultad para concentrarse, hiperactividad incontrolable e impulsividad. Se diagnostican comúnmente en la infancia, y parecen combinar causas genéticas y funcionales. Este trastorno de la conducta no presenta dificultad para empatizar con el otro, sino para expresar ordenadamente los sentimientos propios de compasión."


–---------------------------------------


A ver, con el debido respeto, se supone que yo "padezco" TDAH y nunca he tenido dificultades en expresar ordenadamente sentimientos propios de compasión .

Por lo mismo digo que el llamado TDAH no lo considero un trastorno sino tan solo una "cualidad" de muchos individuos. Ser diferente no es malo.
28/06/15 6:36 PM
  
Ramontxu
LA.

Eso es a lo que me refiero: el tratamiento debe ser realizado por expertos. Por eso me parece peligroso darle un enfoque moral, que podría llevar a intentar los métodos que se utilizan para conseguir que la gente sea más amable o más trabajadora. Por ejemplo, Beatriz podría intentar hablar con su padre y darle cariño para "curarlo", con lo cual no haría más que caer aún más en sus garras.

En cuanto a los nazis, etc. puede que el odio a algo sea una característica común a todos ellos, pero el odio es sólo el resultado. Lo que hay en la base es la sumisión. La mayoría de ellos se habrían ido con cualquier grupo con el que casualmente hubieran entrado en contacto: una religión, un nacionalismo o un club de fans de un equipo de fútbol. Muchos cambian de uno a otro o incluso los mezclan.

-----------

LA

Pues sí, el tratamiento con expertos (aunque podamos pensar que no se curan), y prevenir/proteger a sus posibles víctimas.
Dicho esto, no deja de ser una persona (no caigamos también en su propio error de deshumanizarlo). Por tanto, debemos también amarlo. Y amarlo significa también impedirle cometer daño a otros. Esa es la mejor manera de empezar a amarlo.

Con respecto a lo de lo que yo llamaba "síndrome de las SS", entiendo que, teniendo posturas cercanas, discrepamos: para mí el miedo a la libertad no basta para explicar la deshumanización de un colectivo humano. Para mí es obvio que el empleo del odio como arma y como instrumento es lo que caracteriza a este fenómeno, como se ve en el caso contemporáneo de los yihadistas (por ejemplo, hay millones de sunníes que son devotos salafistas, y sin embargo no aprueban la yihad ni el odio a todos los no sunníes).
29/06/15 3:43 AM
  
¡Bah...!
Luis, respecto a su pregunta, le contesto. Mi crítica afecta a los tres aunque en distinto grado. Respecto a los valores, comparto gran parte de ellos, aunque no todos y menos en la manera de entenderlos; fundamentalmente rechazo aquellos que afectan a la libertad y respeto hacia la persona concreta, anulándola, no los acepto. Respecto a las normas, también depende; de nuevo y como habrá visto en mi réplica a su ejemplo, no acepto normas sin más. La norma se analiza desde la realidad y no se sacraliza. Y respecto a premios/castigos, pues también depende.

No creo que lo común en las sociedades tradicionales sea el refuerzo de la empatía y la compasión, no en todos los casos. Más bien se trata del refuerzo del gregarismo en donde el individuo o la persona queda anulada (y valores del individualismo son el respeto, la libertad, la intimidad, la privacidad, la tolerancia...y esto no significa despreocuparse de la familia, para nada. La responsabilidad es mayor, ya que se anulan los papeles tradicionales y se mira, de verdad, el bienestar de cada uno como personas únicas, no predeterminadas ni por la sociedad ni por nacimiento. En el ejemplo que usted puso, le repito, ¿y quién hace el trabajo?, pues normalmente quién debería estar cuidada y descansando, pero lo tradicional es eso, que lo haga la abuela).

Cordiales Saludos.

----------------

LA

Decir que los valores, las normas y los sistemas de premio/castigo pueden ser discutibles no es sino dar testimonio de un sano espíritu crítico.
Pero, precisamente, la tesis de mi comentario es que un sistema tradicional refuerza esos mecanismos, aumentando el sentimiento de pertenencia a una comunidad.
Nadie ha dicho que per se cualquier valor o norma o sistema de premio/castigo en una sociedad tradicional sea bueno.
Me temo que es usted el que sacraliza ese principio, no yo.

Y mi tesis es que la sociedad actual occidental tiende al individualismo, con lo cual se tiende a disgregar la comunidad humana, y por tanto a disolver los sistemas de premio/castigo, las normas y los valores... sociales.
Siendo sustituidos por valores, normas y sistemas de recompensa impuestos desde la ley positiva.

Es decir, invirtiendo el sentido del orden social.

Por otra parte, esta afirmación "valores del individualismo son el respeto, la libertad, la intimidad, la privacidad, la tolerancia" es arbitraria.
La definición del individualismo según la RAE es "tendencia a pensar y obrar con independencia de los demás, o sin sujetarse a normas generales." O sea, que el valor supremo del individualismo es la autosuficiencia. Dependerá por tanto de cada individuo que este sea la libertad o la restricción de la misma, el respeto o la falta del mismo, la intimidad o el impudor, etc, etc.

De hecho, el psicópata es el individualista extremo o puro. Él "fabrica su propio sistema de normas morales".

Cordiales saludos
29/06/15 9:54 AM
  
¡Bah...!
Luis:

El psicópata no fabrica ningún sistema de normas morales; es ajeno a la moral, carece de ella. No confundamos individualismo con egocentrismo, por favor. Un individualista puede pensar y muy mucho en los demás, pero no se sujeta a lo que los demás, en el sentido social, dictamine. Mire, por poner un ejemplo, una mujer individualista hoy en día, sería la que estando embarazada y teniéndolo todo en contra, no abortaría, por mucho que la presionara la familia, en el trabajo, en el pueblo y el estado (no se sujeta a la norma general y obra y piensa con independencia). Es decir, tiene criterio propio y para nada se doblega a las exigencias que van en contra de sus principios y valores.

Y le ruego que no lo confunda con el egocentrismo y egolatría del psicópata.

Cordiales Saludos.

---------

LA

Los conceptos son lo que son, y no lo que queramos nosotros que sean.

Como bien explica la RAE, el individualista es aquel que se rige sin sujetarse a normas generales.

Puede usted pintar un mundo en el que todas las normas sociales son perversas y las normas personales son todas justas y buenas (¿justas es función de qué orden moral? ¿buenas en función de qué orden moral?).
Eso queda en el mundo de las teorías.

La realidad en Occidente es que conforme se abre paso el individualismo social, más aumenta el egoísmo.
Si añadimos que el principio moral de amor al prójimo ha sido eliminado por el desprestigio que la religión cristiana va adquiriendo, la pura lógica es que, liberados de normas morales sociales, los seres humanos tiendan al interés propio.
Mientras no les pille la ley (caso hipotético de que la ley sancione alguno de esos comportamientos).

Palas Atenea y Cos han contado sus experiencias en un mundo rural con familias y comunidades de vecinos mucho más fuertes que actualmente. Me parecen mucho más verosímiles que la suya. No sólo por la lógica de las cosas (cuanto más se debilita la relación interpersonal entre los consanguíneos, más egoísta se vuelve ante los desconocidos), apoyada por el testimonio de lo que vemos en la realidad de cada día, sino también por mis propias experiencias personales, que van en el sentido de lo apuntado por Palas y Cos.

Con todo, en esta bitácora apenas hablo de mis experiencias como forma de acceder al conocimiento o la Verdad (sería entonces una bitácora de testimonios, pero esta es una bitácora de discusión). Estoy convencido de que es posible razonar con argumentos en torno a conceptos que todos podemos comprender y compartir.

Cordiales saludos
29/06/15 6:33 PM
  
¡Bah...!
Respecto al ejemplo anterior, esa mujer además de lo ya señalado, en quien piensa es en su hijo. Pero siguiendo con el caso, y ahora ya en cuanto a la moral tradicional, y si ve que el padre de la criatura no es lo más conveniente (podría ser peor el remedio que la enfermedad), ni para ese hijo, ni para ella, NO se casa, digan lo que digan también la familia y las comadres del pueblo.

Cordiales Saludos.
29/06/15 6:57 PM
  
¡Bah...!
¿Qué la mía?. Yo no soy el autor de ese blog que le he enlazado, y no creo que un Diácono Permanente de la Iglesia Católica mienta:

"Armando R. Lacouture N. Electronic Enginer. Expert in Enterprise Networks and Contact Center. Diácono Permanente de la Iglesia Católica".



-------------

LA

"no creo que un Diácono Permanente de la Iglesia Católica mienta"

Que frase más curiosa
29/06/15 7:04 PM
  
¡Bah...!
¿Y qué tiene la frase de curiosa?:

"Palas Atenea y Cos han contado sus experiencias en un mundo rural con familias y comunidades de vecinos mucho más fuertes que actualmente. Me parecen mucho más verosímiles que la suya".

Ellos han contado su experiencia, y el Diácono cuenta la suya, ¿a cuento de qué le parece que sean más verdaderas que la del Diácono?, ¿miente el Diácono?, ¿le parece que exagera?. Lo curioso es que esa frase le parezca curiosa.

-------------

LA

No, nadie ha pensado que mintiera el Diácono, ni Palas Atenea, ni Cos, ni usted.

Es la coletilla de "siendo Diácono no creo que miente" lo que me resulta curioso. Un argumento de autoridad. Y de base un tanto clerical (¿un laico de a pie sí puede mentir, y un clérigo no? ¿un ateo es más propensa a mentir que un creyente?).

No creo que decir su estado aporte más a la verdad o no de sus argumentos.
29/06/15 7:52 PM
  
¡Bah...!
Y efectivamente, los conceptos son los conceptos. Aquí le dejo la siguiente cita de Karl Popper referida al tema:

«el colectivismo no se opone al egoísmo, ni tampoco es idéntico al altruismo. El egoísmo colectivo o de grupo, por ejemplo, el egoísmo de clase, es cosa muy común (…), y esto muestra con bastante claridad que el colectivismo no se opone al egoísmo. Por otra parte, un anticolectivista, esto es, un individualista puede, al mismo tiempo, ser un altruista, puede hallarse pronto a hacer sacrificios si éstos ayudan a otros individuos»
"La sociedad abierta y sus enemigos".

Lo que usted señala como egoísmo, es un falso individualismo, ya que de lo que se trata es de la intrínseca dignidad y libertad de cada uno de los seres humanos que de ninguna manera se puede sacrificar a los intereses del grupo. También podemos hablar, si lo prefiere, de ética autónoma y ética heterónoma, siendo la ética autónoma más próxima al individualismo.

Cordiales Saludos.

--------

LA

Ajá, este es el problema.

Yo he presentado un ejemplo para explicar el mecanismo de empatía de un grupo humano comunitario, frente a la tendencia al egoísmo del individualismo. Para rebatirme pone un caso concreto, en el que en realidad, no se discute el concepto de empatía o compasión, sino una ética concreta.

Es decir, pasa de la valoración antropológica del comunitarismo (no me siento identificado con el concepto de colectivismo) frente al individualismo, al campo de los valores.

Y la cita de Popper me da la razón: dentro de una comunidad sus miembros se apoyan mutuamente, y eso es lo que le da pie a hablar de un "egoísmo colectivo" ¿si no hubiese empatía entre los miembros de ese grupo, cómo podrían resultar egoístas frente al resto?
Por tanto, sí se da el aprendizaje de la compasión o empatía en lo que podíamos llamar comunitarismo, y no se da cuando prima el individualismo.

¿Hablamos de valores, entonces? Individualismo es que las hijas de esa madre que usted pone en su ejemplo no la ayuden a hacer la comida familiar: no sienten empatía hacia ella, porque no se identifican. Por tanto, prima el egoísmo. Verbigracia: en el ejemplo que pone se ha roto la empatía intergeneracional (me pregunto si esa madre "maltratada" aprendió eso de la suya o ella sí tuvo esa enseñanza de empatía y cooperación intergeneracional.

En el campo de los valores la cosa está clara: yo soy católico y mis valores son cristianos.
Equilicuá: a Popper le diría que el egoísmo entre grupos humanos distintos se supera enseñándoles que forman parte de un sólo grupo superior: el de los hijos de Dios.
No soy una especie de idólatra de la sociedad tradicional porque sí. Es la sociedad tradicional católica la que tiene valores que podemos y debemos rescatar.

Cordiales saludos.
29/06/15 8:49 PM
  
¡Bah...!
Mire Luis, yo parto siempre de la honorabilidad de las personas y me tienen que demostrar con hechos que carecen de ella. Nunca se me ocurriría decir que lo contado por Cos o Palas me parece menos verosímil que lo dicho por el Diácono; son experiencias distintas y se acabó. Ahí tiene el argumento: tan válida es la experiencia de unos como de otros, y todo ello forma parte de la verdad.
El hecho de que sea Diácono, por las funciones que realiza, la responsabilidad que tiene y teniendo en cuenta que mentir es un pecado, me refuerza en la creencia de esa honorabilidad que repito, doy por supuesta hasta que se me demuestre lo contrario, tanto en el diácono como en el resto, sean laicos, creyentes, ateos o medio pensionistas. Son ustedes los que a priori dividen el mundo en buenos y malos, no yo.

Creo que no ha entendido a Popper, el egoísmo del grupo se refiere a la anulación del individuo frente a los intereses de tal grupo. Volviendo al ejemplo, las hijas no es que no se identifiquen, es que en esa sociedad tradicional ese es el papel de la madre. Y por cierto, ¿no dice nada de los hijos?, ¿son tontos?, ¿no tienen manos?, ¿no sienten empatía?, ¿o es que usted hace depender la empatía de la identificación?, es decir como no son mujeres, no se pueden identificar con ella, no pueden empatizar y no la pueden ayudar. (Mire, déjese de bobadas; yo sé perfectamente que a usted no se le caen ni los anillos ni nada por ayudar, y que de hecho, lo hace, así que menos lobos; y además usted sabe que no es lo corriente, al menos entre los defensores del orden tradicional, lo sabe perfectamente; usted es de las excepciones).

La empatía no depende del sexo, ni de la ocupación, ni de minucias semejantes. Una persona individualista puede ser muy empática, precisamente por fijarse en la persona que es única e individual, no una parte de un engranaje. Y las sociedades tradicionales más que enseñar a empatizar, lo que enseñan es sumisión y despersonalización.

Cordiales Saludos.


----------------

LA

"Son ustedes los que a priori dividen el mundo en buenos y malos, no yo."

Madre mía... menos mal que ser diácono lo convierte a uno en una autoridad porque mentir es pecado...

"Creo que no ha entendido a Popper, el egoísmo del grupo se refiere a la anulación del individuo frente a los intereses de tal grupo."

Pues la frase exacta que usted mismo aporta es "El egoísmo colectivo o de grupo, por ejemplo, el egoísmo de clase, es cosa muy común", de donde no se infiere nada de la anulación del individuo.

Por cierto, lo de la anulación del individuo frente a los intereses del grupo ¿cómo se come? ¿Cuáles son los intereses de un grupo que anulan a un individuo de ese grupo? ¿la supervivencia de ese grupo? ¿su prosperidad? ¿su crecimiento?
Si los intereses que anulan a ese individuo no le benefician a él, entonces no son los intereses de esa comunidad, puesto que no benefician a uno de sus miembros.
Serán los intereses, en todo caso, de algún o algunos miembros de esa comunidad. Ergo, individualismo, esta vez de los dirigentes.

"las hijas no es que no se identifiquen, es que en esa sociedad tradicional ese es el papel de la madre."

A ver, léase bien mi ejemplo y su propia definición melodramática del cuadro: "¿lo hacen las hijas?, es más probable, pero en muchos casos cuidan a los niños que se dedican a perforar el tímpano del abuelo con los berridos que pegan".
A ver, que está usted diciendo que son madres ¿¿cómo no se van a identificar con el papel de su madre??

Si "ese es el papel tradicional de la madre" ¿por qué las hijas, teóricamente educadas en la empatía con su madre, y madres ella misma no lo asumen? Porque son individualistas, porque no se identifican en el otro (en este caso su madre) y establecen su propio sistema de valores y normas.

"¿no dice nada de los hijos?, ¿son tontos?, ¿no tienen manos?, ¿no sienten empatía?"

¿Dice usted algo en su ejemplo? No. Leamos: "¿y quién hace la comida?, ¿quién se encarga del trabajo que ello conlleva?, pues normalmente la abuela, aunque por su edad esté reventada".
¿por qué no pregunta porqué no la ayuda el marido? ¿No debería ser el que diera ese primer ejemplo? ¿cómo van a aprender los hijos un comportamiento distinto si en su ejemplo (no el mío, el suyo) el padre no se ocupa de esa tarea? ¡No pueden empatizar si no han vivido ese ejemplo! En todo, caso deberían sentir empatía con su padre en aquella tarea que él realice. No sé ¿salir a por leña? ¿traer la verdura de la huerta? Elija usted la tarea que le parezca, la familia-ejemplo, a fin de cuentas es suya, no mía.

"déjese de bobadas; yo sé perfectamente..."

Usted no sabe perfectamente nada. Ni de los anillos que a mi se me caen, ni de lo que pasa en cada hogar, salvo en los que conozca personalmente, y de ellos no puede inferir reglas generales. Ni de las experiencias personales mías en la sociedad tradicional española antigua (vamos a concretar, ya que es el terreno donde se mueve más cómodo): en ellas, efectivamente, los roles masculinos y femeninos tenían bastantes rasgos diversos y otros comunes. Y la relación de empatía entre cónyuges, hermanos, padres e hijos o abuelos y nietos, con sus valores y normas precisas, era muy fuerte. No se abandonaban unos a otros, incluso aunque estuviesen peleados.

No, una "persona individualista puede ser muy empática, precisamente por fijarse en la persona que es única e individual" lo será en el laboratorio de ideas. En la realidad quien ha aprendido a identificarse con el otro lo ha hecho en casa y con un modelo comunitarista.

Lo del individualista que a base de leer libros de filosofía se convierte en un ser generoso y bueno, frente al ser humano comunitario "despersonalizado y sumiso" es morralla ideológica de los restos del naufragio de la Fraternité, el último y más artificial lema de la declaración masónica revolucionaria, que pusieron porque tenía que haber tres lemas con los que oponerse a la Fe, la Esperanza y la Caridad.
Se suponía que la fraternidad sustituiría al amor. Fue la que primero murió. La fraternidad espontánea por amor innato al hombre, al bien y a las florecillas del campo, subproducto del error roussoniano, está finiquitada. Nadie la reivindica y a nadie le importa un pimiento.

Las personas somos empáticas y compasivas primero porque es innato identificarse con el otro ser humano, y secundariamente, y sobre todo, porque lo hemos aprendido en una comunidad de amor, normalmente la familia.

Y la realidad lo demuestra continuamente: las personas que provienen de familias disgregadas o rotas padecen en mucha mayor medida patologías mentales y necesidades y carencias de afecto.

Cordiales saludos.
29/06/15 10:59 PM
  
¡Bah...!
¡Ah, y enhorabuena por su próxima boda con Morillo (espero que me invite)!. Es feo de narices, pero sobre gustos...:DDDDD

(Esto lo puede borrar, claro)

Cordiales Saludos.
29/06/15 11:18 PM
  
¡Bah...!
Cuando rebaje su nivel de agresividad, si quiere seguimos conversando, comprenderá que tras su último comentario me abstenga de continuar ya que comienza a faltar al respeto (el resorte se comienza a soltar).

Cordiales Saludos.

(PD.- Sí lo sé por haberlo visto con mis propios ojos, no en su hogar, pero sí en otro entorno, ¿o cree que hablo por hablar?)

--------------

LA

No confunda énfasis con agresividad, Bah.... Al igual que en la discusión sobre la ley del maltrato del hilo del artículo sobre la indefinición del PP, volvemos al mismo obstáculo: parece usted incapaz de hablar de conceptos generales, y de inmediato se reduce a la casuística (que además siempre es personal e indudable) y al subjetivismo.
Cuando eso llega a la mera alusión personal, he de poner coto.

Eso no supone restricción alguna a que usted emita su opinión.

No parece muy coherente que señale que "nosotros" (¿qué nosotros? ¿los blogueros de Infocatólica? ¿todos los seguidores de este portal? ¿los católicos en general?... ¿los diáconos permanentes?) dividimos el mundo "en buenos y malos" y a continuación se lance a una perorata acusando a bulto a aquellas personas que pueden responder a un modelo comunitarista de convertir a los demás en "despersonalizados y sumisos", mientras los individualistas son muy empáticos "por fijarse en la persona única e individual".

Un cuadro maniqueísta (y además irracional) que además confunde una comunidad humana tradicional con una colmena de abejas.
Es el socialismo científico quien propone las colonias despersonalizadas, no la enseñanza tradicional católica sobre las comunidades humanas. La enseñanza católica tradicional propone valores comúnes (naturales y cristianos) a todos los miembros de la comunidad, tengan autoridad jerárquica o no.

Resulta difícil debatir con usted por culpa de esa tendencia al subjetivismo.

Cordiales saludos.
30/06/15 12:39 AM
  
Palas Atenea
El individualismo, por definición, solo es empático en teoría: "Cuanto más amo a la humanidad menos amo a los hombres". Existe la empatía racional por la que uno puede "teóricamente" ponerse en el lugar de otro: "Las ancianas tienen problemas de subsistencia: 1, 2, 3, 4 principalmente. Por lo que es estado tendría que hacer A,B,C,D". Y existe una empatía práctica que, normalmente, sólo alcanza a una o dos ancianas y sus problemas particulares: La una tiene una buena pensión pero está sola y la otra tiene una pensión baja y necesita ayuda económica. A la primera le llamamos "políticas sociales" y a la segunda caridad (o amor si te ofende la palabra). La primera se logra votando a aquellos que más políticas sociales prometen y la segunda implicándose personalmente.
Muy sabiamente no han borrado tu última intervención ya que no habríamos tenido ocasión de disfrutar de tan fina ironía made in Britain, algo así como Wodehause.
Como dijo el mozo de espadas que llegó a gobernador y le preguntaron: "¿Cómo ha llegado usted a esto?"- Pues ya ve- contestó-degenerando y degenerando", Este humor, como verás es español.
30/06/15 11:33 AM
  
¡Bah...!
Bueno, espero que podamos retomar la conversación si usted así lo desea:


"Son ustedes los que a priori dividen el mundo en buenos y malos, no yo."

Madre mía... menos mal que ser diácono lo convierte a uno en una autoridad porque mentir es pecado...

*) Lea todo lo que he dicho y no una parte, y disculpe pero está usted un poco pesadito con lo del diácono, ¿no? (¿qué le hizo el pobre hombre?).

"Creo que no ha entendido a Popper, el egoísmo del grupo se refiere a la anulación del individuo frente a los intereses de tal grupo."

Pues la frase exacta que usted mismo aporta es "El egoísmo colectivo o de grupo, por ejemplo, el egoísmo de clase, es cosa muy común", de donde no se infiere nada de la anulación del individuo.

Por cierto, lo de la anulación del individuo frente a los intereses del grupo ¿cómo se come? ¿Cuáles son los intereses de un grupo que anulan a un individuo de ese grupo? ¿la supervivencia de ese grupo? ¿su prosperidad? ¿su crecimiento?
Si los intereses que anulan a ese individuo no le benefician a él, entonces no son los intereses de esa comunidad, puesto que no benefician a uno de sus miembros.
Serán los intereses, en todo caso, de algún o algunos miembros de esa comunidad. Ergo, individualismo, esta vez de los dirigentes.

*) ¿En qué beneficia a las mujeres el “Cásate y se sumisa”?, ¿en qué las beneficiaba que se las negara incluso la instrucción más básica bajo la excusa de que si se iban a casar para qué querían saber leer y escribir?, ¿en qué beneficia a una persona que se la considere simplemente un cuerpo?, ¿en qué la beneficia que sus únicas opciones fueran o casarse y pasar a la tutela del marido o ser monja?, ¿en que las beneficiaba ser consideradas como seres incapaces de pensamiento racional, por lo tanto irresponsables y necesitadas de la tutela del varón, etc…?.

"las hijas no es que no se identifiquen, es que en esa sociedad tradicional ese es el papel de la madre."

A ver, léase bien mi ejemplo y su propia definición melodramática del cuadro: "¿lo hacen las hijas?, es más probable, pero en muchos casos cuidan a los niños que se dedican a perforar el tímpano del abuelo con los berridos que pegan".
A ver, que está usted diciendo que son madres ¿¿cómo no se van a identificar con el papel de su madre??.


Si "ese es el papel tradicional de la madre" ¿por qué las hijas, teóricamente educadas en la empatía con su madre, y madres ella misma no lo asumen? Porque son individualistas, porque no se identifican en el otro (en este caso su madre) y establecen su propio sistema de valores y normas.

*) Ya le he dicho que sí se identifican, pero se dedican a otra labor. En cuanto a su calificativo, de melodramática nada; realista (y podría ser peor).

"¿no dice nada de los hijos?, ¿son tontos?, ¿no tienen manos?, ¿no sienten empatía?"

¿Dice usted algo en su ejemplo? No. Leamos: "¿y quién hace la comida?, ¿quién se encarga del trabajo que ello conlleva?, pues normalmente la abuela, aunque por su edad esté reventada".

*) Sí, si lo digo: “¿Lo hacen los hijos?, no, ni ella les deja, ni ellos se ofrecen por ser "una tarea de mujeres" (¡¡¡por Dios...a ver si se les van a caer los cataplines!!!)”.

¿por qué no pregunta porqué no la ayuda el marido? ¿No debería ser el que diera ese primer ejemplo? ¿cómo van a aprender los hijos un comportamiento distinto si en su ejemplo (no el mío, el suyo) el padre no se ocupa de esa tarea? ¡No pueden empatizar si no han vivido ese ejemplo! En todo, caso deberían sentir empatía con su padre en aquella tarea que él realice. No sé ¿salir a por leña? ¿traer la verdura de la huerta? Elija usted la tarea que le parezca, la familia-ejemplo, a fin de cuentas es suya, no mía.

*) No hace ninguna falta haber vivido una situación para empatizar. Y por otra parte, esa sociedad tradicional que usted defiende se caracteriza, entre otras cosas, por una rígida asignación de roles según sexo que además, pretenden hacer pasar por “ley natural”.

"déjese de bobadas; yo sé perfectamente..."

Usted no sabe perfectamente nada. Ni de los anillos que a mi se me caen, ni de lo que pasa en cada hogar, salvo en los que conozca personalmente, y de ellos no puede inferir reglas generales. Ni de las experiencias personales mías en la sociedad tradicional española antigua (vamos a concretar, ya que es el terreno donde se mueve más cómodo): en ellas, efectivamente, los roles masculinos y femeninos tenían bastantes rasgos diversos y otros comunes. Y la relación de empatía entre cónyuges, hermanos, padres e hijos o abuelos y nietos, con sus valores y normas precisas, era muy fuerte. No se abandonaban unos a otros, incluso aunque estuviesen peleados.

*) Ya le he contestado. En cuanto a que no se abandonaban, eso se lo dice a las madres solteras, a las que los padres echaban de casa dejándolas a su suerte.
Y sí, prefiero lo concreto; es la mejor manera de probar los sueños: despertando y eso lo hace la realidad, lo concreto.

No, una "persona individualista puede ser muy empática, precisamente por fijarse en la persona que es única e individual" lo será en el laboratorio de ideas. En la realidad quien ha aprendido a identificarse con el otro lo ha hecho en casa y con un modelo comunitarista.

*) No, en ningún laboratorio; usted mismo señala más abajo que es innato. Y se lo vuelvo a repetir, una persona individualista puede ser muy empática, otra procedente de un familia tradicional puede no serlo nada, y también al revés. Así que mejor no hacer generalizaciones sobre las personas concretas.

Lo del individualista que a base de leer libros de filosofía se convierte en un ser generoso y bueno, frente al ser humano comunitario "despersonalizado y sumiso" es morralla ideológica de los restos del naufragio de la Fraternité, el último y más artificial lema de la declaración masónica revolucionaria, que pusieron porque tenía que haber tres lemas con los que oponerse a la Fe, la Esperanza y la Caridad.
Se suponía que la fraternidad sustituiría al amor. Fue la que primero murió. La fraternidad espontánea por amor innato al hombre, al bien y a las florecillas del campo, subproducto del error roussoniano, está finiquitada. Nadie la reivindica y a nadie le importa un pimiento.

*) Es bueno formarse y leer, y cuanto más variado mejor. Otorga amplitud de miras y criterio. Eso de que a la vez convierte a alguien en generoso y bueno, lo dice usted, no yo. Del resto de su comentario, no comento aunque no veo ningún problema en que puedan convivir ambas tríadas; de hecho sería muy bueno que lo hicieran.

Las personas somos empáticas y compasivas primero porque es innato identificarse con el otro ser humano, y secundariamente, y sobre todo, porque lo hemos aprendido en una comunidad de amor, normalmente la familia.

*) Efectivamente es innato. Ya, pero usted a lo largo de su discurso se ha referido exclusivamente a la familia tradicional como la panacea para todos los males, como algo perfecto, y ni lo es, ni lo era.

Y la realidad lo demuestra continuamente: las personas que provienen de familias disgregadas o rotas padecen en mucha mayor medida patologías mentales y necesidades y carencias de afecto.

*) ¿Y no ocurre también en las que provienen de las familias tradicionales?, que antes no existiera el divorcio no significa que las familias tradicionales fueran una especie de paraíso.

Cordiales saludos.

PD.- ¿Y por qué se molesta con lo que he dicho sobre usted?. No es nada malo, a mi me llenó de satisfacción verle así de humilde, servicial, atendiendo a otros por propia iniciativa…me dijo mucho de usted, y muy bueno. Si copiaran su ejemplo, otro gallo cantaría. (y esto, como es personal, si quiere lo puede borrar).
30/06/15 11:37 AM
  
Palas Atenea
La empatía es siempre por vía cordis, todas las personas empáticas que conozco tienen un sufrimiento vicario que les hace más personas. Aunque lo que le pase a otro no puede, ni debe, ser lo mismo que les pase a ellos, hay una aproximación que les hace con-dolerse y sentir com-pasión.
Intelectualmente la empatía no funciona porque la inteligencia, ni siquiera la que llaman emocional, es el camino apropiado de aproximación al otro. Son los sentimientos: misericordia, piedad, compasión, condolencia, simpatía, amor y admiración...y, por esa razón, funciona de persona a persona. El empático se fija en aquel que no se fija nadie por ser persona de poco relieve y que vive en el anonimato.



-----------

LA

Estoy de acuerdo en que la experiencia personal y la afectividad son los pilares de la empatía, aunque no sería tan tajante como para decir que la inteligencia emocional no tiene utilidad.
Et et.
30/06/15 11:54 AM
  
¡Bah...!
"Resulta difícil debatir con usted por culpa de esa tendencia al subjetivismo".

Vale, pues lo dejamos, pero yo lo que hago es "pasar el algodón" sobre tales conceptos generales.

Cordiales Saludos.


-----------

LA

El maniqueísmo y la simplificación no sirven como crítica válida de conceptos.

Poner ejemplos personales y sin posibilidad de contraste es un juego al que todos podemos jugar. La leyenda rosa y la leyenda negra. Y todos hablaríamos de "cosas que hemos visto con nuestros propios ojos".

Si no le gustan los conceptos generales, entonces aporte pruebas de sus aseveraciones. Por ejemplo, estudios. O estadística.
Mientras tanto, las experiencias personales carecen de valor como extrapolación.

Cordiales saludos.
30/06/15 3:03 PM
  
¡Bah...!
Pero Luis, ha sido usted el que ha comenzado con el maniqueísmo, contraponiendo sociedad tradicional en la que todo parece la maravilla de las maravillas, contra la sociedad contemporánea a la que no encuentra nada, pero nada bueno y de hecho, la simplificación la hizo usted. Y los ejemplos basados en la experiencia son perfectamente válidos, ya que demuestran que eso que se dice, no es así o no es así en todos los casos, y si no es así en todos los casos, no se puede generalizar.

¿Quiere estudios?. Pues mire, aquí le dejo uno sobre "Mujeres y despoblación en el medio rural de Castilla Y León":

dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/964429.pdf
o este, de REIS:

www.uned.es/dpto-sociologia-I/.../REIS_124_Camarero_Sampedro.pdf

"Las jóvenes rurales buscan, mediante diferentes estrategias, el abandono de la sumisión patriarcal en el seno de las familias agrarias, sumisión que tiene su expresión más relevante, en el marco de las explotaciones familiares, en la condición de «ayuda familiar». Podemos
distinguir así una ruptura con la actividad agraria, a través de la salarización en otros sectores productivos, con una ruptura más radical con el orden social/local a través de la denominada «huida ilustrada». La «huida ilustrada» es una estrategia de cualificación formativa
que permite dejar atrás el mundo rural/agrario, haciendo posible el ascenso social mediante el ejercicio de una ocupación o profesión cualificada".

Lo del pueblo muy bonito, pero la que puede, se marcha. Seguro que no desean repetir el mismo papel que su madre. Y estamos hablando de familias tradicionales.

Podría poner muchísimo más, pero usted se aferra a algo que está en vías de extinción posiblemente debido a que no todo era tan maravilloso ni tan justo, y es que cualquier tiempo pasado no fue mejor.

Cordiales Saludos.

------------

LA

En ningún momento he hablado de una sociedad tradicional "maravillosa". Simplemente dije que en las sociedades comunitaristas se reforzaba la empatía y la solidaridad innata del hombre hacia sus semejantes, y que en las individualistas se debilitaba ese impulso innato.
Repase mis mensajes y lo verá.

Es usted quien se ha sacado de la manga todo lo demás.

Y como los ejemplos basados en la experiencia son perfectamente válidos: en mi experiencia la sociedad tradicional católica hispana enseñaba la adhesión a unos valores comunes, que los progenitores y las personas señaladas en la comunidad eran los primeros en acatar, el respeto a la autoridad, los difuntos y los mayores, el valor de la palabra dada, el ahorro, la unión familiar, la honradez y la espiritualidad. Y la pérdida de esos valores está dando lugar a una sociedad desintegrada.
Ale, experiencia por experiencia, todas válidas. 1-1. Fin del juego.

Nada me aportan estudios feministas subvencionados sobre una supuesta guerra civil rural en base a que en Castilla y León, en ciertas franjas de edad, resulta que el porcentaje de varones que se quedan en el pueblo es superior al de mujeres... en menos de un 10%.
Lectura para quién le interesen esas movidas que incitan a la división en bandos. A mi no.

Confío en que no se avergüence usted de su padre, dado que era un hombre. Yo no me avergüenzo ni de mi padre, ni de mi madre. A ambos estoy muy agradecido y de ellos estoy muy orgulloso.

No me interesa la ideología de género. Es otro invento para destruir la cohesión social y generar otra guerra intestina de la comunidad consigo misma (guerra de clases, guerra de ideologías, guerra de generaciones, guerra de sexos, etc, etc).

La sociedad tradicional no era "patriarcalista"; sería, en todo caso, patriarcalista-matriarcalista. La separación de sexos era bastante más estricta. Y en caso de sujección, lo era cada hijo al progenitor de su sexo.
Y, curiosamente, el respeto general de los hombres por las mujeres, bastante superior. O no tan curiosamente.

Sí, es mi experiencia personal. Y según su criterio, totalmente válida y generadora de realidad objetiva.

Cordiales saludos.
30/06/15 4:11 PM
  
¡Bah...!
www.uned.es/dpto-sociologia-I/departamento_sociologia/luis_camarero/REIS_124_Camarero_Sampedro.pdf

El último enlace del comentario anterior no funcionaba, creo que ahora sí.

CS
30/06/15 4:56 PM
  
Palas Atenea
Yo nunca he sabido cuál es el invento de la inteligencia emocional, no sé si es la frónesis (prudencia) o la sofia (sabiduría) o una mezcla de ambas. Que en ellas haya una base de inteligencia bien pudiera ser, pero también pudiera ser que llamemos inteligencia a todo. El otro día José Antonio Marina "El Rey de Todo Tipo de Inteligencias" hizo mención a la inteligencia espiritual. Pues, bueno.
Sabemos que hay psicópatas inteligentes, ¿de qué tipo? y misericordiosos inteligentes ¿de qué tipo? Seguramente del mismo.
Para mi la misericordia y la inteligencia nacen de fuentes distintas y se pueden dar juntas o separadas. Y lo mismo digo de los psicopatía.

----------

LA

Bueno, en realidad la inteligencia emocional es un término psicológico que pretende describir la habilidad para manejar las propias emociones, con respecto a uno mismo y sobre todo respecto a los demás.
Se supone que hace alusión a la "racionalización" y empleo positivo de la parte sentimental de cada ser humano.

Yo tampoco sé explicar cuál es el origen de la palabra o a qué hace alusión, y probablemente tenga tanto de sabiduría como de prudencia (o de experiencia).

Sospecho que todo es cuestión simplemente de semántica. Sencillamente, dado que es un término de uso ya corriente, yo también lo empleo ocasionalmente.
30/06/15 10:43 PM
  
¡Bah...!
¿Pero de qué guerra civil rural habla?, ¿y de qué estudios feministas subvencionados?. El segundo enlace es a la Revista Española de Estudios Sociológicos. Está clarísimo que no se lo ha leído (o lo hizo por encima y sin prestar atención). Entonces, ¿para qué me pide pruebas, si cuando no le gustan lo que hace es intentar desprestigiarlas?.

Me parece muy bien que esa sea su experiencia, y le felicito por ello, pero para otros, es otra. Y no pasa nada; la realidad es compleja.

Yo también siento un gran orgullo y agradecimiento hacia mis padres, y le diré más. Mi padre nunca ha sido machista, tampoco feminista, siempre nos ha tratado primero como personas y ha estado pendiente de las necesidades tanto comunes como individuales de cada uno sin caer en prejuicios ni estereotipos, nos ha enseñado lo que es la responsabilidad, a pensar primero en los demás, a no hacer juicios temerarios, a guardar el respeto a los demás, a cumplir con el deber, a tener un pensamiento crítico y no borreguil, a soportar con entereza los golpes que da la vida y un largo etcétera que lo convierte en alguien único. Así que ya ve, se equivoca del todo.

Y creo que es el momento de terminar la conversación; cuando comienzan a aparecer los mantras... (que si la masonería, que si la ideología de género, etc) es mejor dejarlo.

Ha sido un placer charlar con usted. Cordiales Saludos.


-------------

LA

Vuelva cuando quiera.

A fin de cuentas el subjetivismo es un defecto, no un pecado.

Cordiales saludos.

P.S: ¿la masonería?
01/07/15 12:12 AM
  
Cos
A mi el térmnino inteligencia emocional tampoco me desagrada, pero emtiendo que en el seno del catolicismo hay que contextualizarlo dentro del marco correcto. No hay razón para pensar que un psicópata no es inteligente emocionalmente, dentro del contexto personal que generan sus propios valores y expectativas, claro.
01/07/15 12:13 AM
  
Cos
Bah

"No creo que lo común en las sociedades tradicionales sea el refuerzo de la empatía y la compasión, no en todos los casos. Más bien se trata del refuerzo del gregarismo en donde el individuo o la persona queda anulada .
------------------------------------
Es el relativismo de siempre que no cree en dogmas, ni en sistemas, ni en estructuras. En realidad, en mi opinión, cualquiera que haya leído un poco sobre la historia sabe que las estructuras sociales de la sociedad tradicional estaban orientadas a la optimización solidaria del trabajo. Nada de gregarismo, es que el mundo va por otro lado, que se la va a hacer.
Por lo general -al menos según mi experiencia ya que aquí se distingue bastante entre lo subjetivo y lo objetivo-, la gente de pueblo es muy suya, y muy "de lo suyo". Vamos que no le suele gustar nada que nadie se meta en sus cosas. Si nos atenemos al ámbito asturiano, que es el que mas conozco, esto se debe a la propia forma organizativa de la sociedad que era eminentemente agrícola-, y a la base sustancial que la conforma: la casería, o sea la explotación agrícola y ganadera familiar. Ahí nos encontramos, por ejemplo, con una figura del derecho consuetudinario como era la "viudedad universal", que protegía al cabeza de familia, una vez fallecido su cónyuge, frente a posibles desmanes o enfrentamientos de los descendientes.
Imagino que para ti eso no es lo auténtico. Lo auténtico, en el relativismo, ya sabemos que es hacer en cada momento lo que digan las hormonas.
También hay figuras jurídicas propias que están dirigidas a la armonización de la vida en común de la comunidad.
La comunidad de aguas, para racionalizar el disfrute de un bien como el agua que había de entenderse como bien común y no sujeto a la potestad de particulares.
La Poznera, que legislaba acerca del derecho de plantar o disfrutar del beneficio de árboles en terrenos comunales.
La Sestafería, sobre trabajos que afectaban a espacios comunes como caminos o bosques.
La Andecha, para la participación comunitaria en trabajos agrícolas propios de la caserías.
Las Comunidades, en las que se establecian las reglas con las que participar de los espacios comunes, bosques, de pasto, etc.
La facería, en la que se compartía un espacio común, para su explotación, que radicaba entre dos municipios distintos.
Las servidumbres de paso.
Etc.
Y es que en las sociedades tradicionales se establecieron las normas que regían la comunidad, y que diferenciaban entre lo particular y lo colectivo. De gregarismo nada, de nada, de nada. Y estas estructuras han seguido funcionando aún cuando la sociedad empezó a cambiar.
Cuando era la época de la recojida del maíz, los vecinos se juntaban en las "esfoyazas", reuniones nocurnas en casa del beneficiario en las que limpiaban las mazorcas y se ataban en atos, y en las que la gente cantaba, contaba historias, se gastaban bromas, imagino que algo se verdulearía, y hasta alguno trataría de cortejar. También se reunían en fiestas sagradas y profanas.
Porque la cuestión es que la comunidad existe, no es ninguna imposición. Existe, es lo que hay. Y ellos eran conscientes y la vivían. Y sabían diferenciar lo comunitario de lo particular.
01/07/15 1:31 AM
  
Cos
Bah
"(y valores del individualismo son el respeto, la libertad, la intimidad, la privacidad, la tolerancia...y esto no significa despreocuparse de la familia, para nada. La responsabilidad es mayor, ya que se anulan los papeles tradicionales y se mira, de verdad, el bienestar de cada uno como personas únicas, no predeterminadas ni por la sociedad ni por nacimiento".
----------------------------------

Eso te lo sacas de la manga. Los valores del individualismo son lo que cada individuo diga, nada mas. La responsabilidad queda definida en función de las obligaciones de cada cual.
Tu problema, siguiendo el pensamiento relativista, es que estableces mal los términos del debate. No es una discusión entre lo individual y lo comunitario, es una discusión de orden moral. En función de la moral se establecen las obligaciones, la responsabilidad, los fines y las estructuras.
01/07/15 1:36 AM
  
Cos
Bah
"El psicópata no fabrica ningún sistema de normas morales; es ajeno a la moral, carece de ella".
-----------------------------------

Se que hay gente que establece una distinción entre ética y moral. LA ética sería lo referido a la persona, la moral a lo colectivo. Sería una simple distinción con un propósito funcional. Si no hacemos esta distinción, los psicópatas tienen sus normas morales como tu, como yo, y como cualquiera.
01/07/15 1:39 AM
  
Cos
Ramontxu.
"Conviene no mezclar las cosas. La psicopatía es una anomalía psicológica bien definida, que consiste, resumiendo mucho y como ya ha dicho Luis I. en el artículo, en la incapacidad de sentir empatía".

Que sea una anomalía, lo único que indica es que los spicópatas son estadísticamente menos numerosos que los no psicópatas.
Ramontxu, que la medicina es una rama ligada, y diferenciada por ello de otras disciplinas, a la moral es algo que ya hace 2400 años tenía claro Hipócrates de Cos.
01/07/15 1:45 AM
  
¡Bah...!
"lema de la declaración masónica revolucionaria".
29/06/15 10:59 PM

Cos:

"Imagino que para ti eso no es lo auténtico. Lo auténtico, en el relativismo, ya sabemos que es hacer en cada momento lo que digan las hormonas".

Absténgase de insultarme, emitir juicios temerarios sobre mi persona y de tutearme; ni nos conocemos, ni le he dado permiso para ello.
01/07/15 11:20 AM
  
¡Bah...!
Luis:

El subjetivismo no es un defecto, es una herramienta como otra cualquiera que permite un acercamiento a la realidad desde distintos puntos de vista (y experiencias) para tratar de conocerla mejor. Si se logra el objetivo, muy bien, aunque siempre hacen falta otras que complementen las carencias que todas presentan (ninguna es perfecta). Utilizar tales herramientas no implica identificación entre quien las utiliza y lo utilizado. El fin último siempre es, mediante el análisis múltiple (diferentes perspectivas y herramientas), desapasionado y desideologizado, "reparar" o cambiar aquello que no funciona.

Gracias por su hospitalidad e invitación.

Cordiales Saludos.

-------------

LA

El subjetivismo implica un juicio ante la realidad absolutamente personal e intransferible, lo cual casa muy bien con su defensa del individualismo. De hecho, es perfectamente coherente.

Naturalmente, el problema del subjetivismo es que conduce irremediablemente a la imposibilidad de conocer la Verdad (quid es veritas?), puesto que cada observador considera su opinión (basada en su entendimiento y experiencia particulares) como la verdad.
Dado que los distintos observadores se contradicen con frecuencia en su apreciación personal de lo que es la verdad, para el subjetivismo la conclusión lógica es que la Verdad, bien no existe, bien no puede ser aprehendida por el hombre.

Por tanto, se niega de plano la Verdad absoluta, y según el grado de subjetivismo del observador, se puede llegar a negar incluso la verdad relativa.

Obviamente, no estaremos nunca de acuerdo en ello: como realista, entiendo que existe una Verdad objetiva; como cristiano, entiendo que existe una Verdad absoluta; como ser racional, entiendo que esa Verdad puede llegar a ser comprendida por el hombre.

No tiene porque agradecerme la hospitalidad. Realmente la zona de comentarios acostumbra a ser verdaderamente enriquecedora (los lectores habituales de esta bitácora tienen un elevado nivel cultural) y con frecuencia, superiores al propio artículo. Todo ello es una bendición para mí.
Yo soy el que agradece a los participantes por la molestia y por lo que me enseñan, estén de acuerdo conmigo o no.

Cordiales saludos.
01/07/15 1:09 PM
  
Palas Atenea
Cos: No se trata de si el término agrada o no, lo que me temo es que, como tantas otras cosas, es el descubrimiento del río Betis por la sencilla fórmula de llamarlo Guadalquivir. Es decir que la inteligencia emocional está en Aristóteles bastante mejor explicada, y en algunos literatos:
"Pero Jakob Burckhardt, hacia el cual Nietzsche alzaba sus ojos como hacia un padre, no era un filisteo; y, sin embargo, se dio cuenta muy pronto de la inclinación, incluso de la voluntad de extraviarse y de entregarse a desvíos mortales que había en la orientación espiritual de su joven amigo, y se separó prudentemente de él, lo dejó caer, con una cierta indiferencia, que era una autodefensa parecida a la empleada por Goethe..." Thomas Mann
No hace falta aquí decir que Jakob Burckhardt tenía inteligencia emocional y Nietzsche, por su enfermedad, no la tenía, porque Mann ya dice que se separó prudentemente de él, lo cual indica que todavía Mann conocía el significado de frónesis (prudencia) y en una obra literaria quedaría horroroso decir que "lo dejó caer porque tenía inteligencia emocional". Luego ese término es absolutamente prescindible y no define nada que antes no estuviera ya definido. En psicología es muy frecuente encontrar plagios que hacen pasar por "descubrimientos" psicológicos para epatar al ignorante y vender libros.
01/07/15 9:42 PM
  
Palas Atenea
La inteligencia emocional, diría Aristóteles, es la facultad que permite reconocer la hybris y apartarse a tiempo para no quemarse, en el caso citado de Goethe se refiere a que éste se apartó del movimiento romántico cuando detectó el exceso que acompañaba a dicho movimiento-locura, suicidio, desvarío-lo mismo que el amigo de Nietzsche se dio cuenta tempranamente del morbo que acompañaba a éste y se apartó de él por muy genial que fuera para evitar que lo arrastrara, precisamente, porque era un genio.
01/07/15 9:54 PM
  
Cos
Palas, en eso estoy de acuerdo. No es nada nuevo, y hasta es seguro que mucha gente sencilla tambien supiera perfectamente de ello aunque lo llamase con otros nombres.
Pensándolo bien, hasta es posible que suene un poco cursi y todo :)
02/07/15 1:49 AM
  
rastri
el psicópata no es más que aquel que ha escogido el camino satánico de ser como Dios,
________________


El psicópata no es más que aquel, -hombre libre y responsable se entiende- que ha escogido el camino satánico de ser como Dios.

¿Y al Dios -libre y responsable se entiende- que ha escogido el camino satánico, de humillarse, de bajar a esta infernal dimensión y ser como hombre?

¿Cómo lo denominarías tú Luis?

Porque lo cierto es que Dios, más por los pecados que con las virtudes del hombre: se hizo, justamente, hombre.

Jesús el Cristo, el Hijo del Hombre escogiendo ser Dios entre los hombres: ¿fue un psicópata?

Y si Él no hubiere dicho ser hijo de Dios: ¿Qué hubiera sido cuerdo ante los hombres; o psicópata traidor a su origen ante Dios?

Y por lo demás: El psicópata: ¿nace o se hace; es producto de una deficiente biomecánica genéticamente heredada, o como el sarampión simplemente se contagia por un mal ejemplo asimilado?

Adán y Eva al claudicar a la tentación y querer ser como Dios -dueños, generadores o creadores de su progenie- ¿son estos los primeros psicópatas del Tiempo?
¿Son estos Adán y Eva los que en Pecado Original, de padres a hijos, por principio de herencia genética continuadamente heredad y a su vez transmitida quienes y nos trasmitieron esta psicopatía?

Yo creo que por principio de herencia genética todos somos unos psicópatas al no querer admitir que hemos escogido el camino satánico de querer ser como.
Y que tanto es psicópata quien por hipócrita y falsa modestia es remiso a no admitir el don, o los talentos que Dios le pudiera haber dado; Como así quien, como Dios, pretende ser suficiente por sus propios medios.

Luis me ha gustado tu artículo. Haber si un día se te ocurre articular otro sobre lo que llaman de la y esquizofrenia en paranoia y sus visionarios delirios del lenguaje oculto; Ya sean estos como monólogos o como diálogos in mente personal e individual.




-------------

LA

Hola, rastri. Estamos otra vez con lo de siempre: la Encarnación de Dios en hombre no es un "camino satánico", porque la materia no es algo demoníaco.

Sigues con tus errores gnósticos y tu antimaterialismo.

La ofensa de Adán y Eva es contra Dios, no contra otros hombres. No hay nada de psicopatía en ello.
04/07/15 7:20 PM
  
Pau
Hola, Luis.

Tengo una pregunta.

¿Los psicópatas pueden recibir la gracia de Dios para tener la capacidad de arrepentirse verdaderamente? De no ser por su Gracia, sería imposible un arrepentimiento de sus pecados.

Estaré pendiente de su respuesta.

Muchas gracias.

--------------

LA

De no ser por la Gracia de Dios, ninguno podríamos arrepentirnos verdaderamente de nuestros pecados. En ello, los psicópatas no son diferentes de los demás.
12/06/16 6:51 PM
  
Verónica
Hola. Este post ya tiene mucho tiempo y no sé si me va a contestar. Quería plantear una duda. Según Robert Hare, la terapia con psicópatas es contraproducente, pues aprenden nuevos modos de manipulación. Conozco un caso en que una persona en su adolescencia fue diagnosticada con psicopatía y le dijeron que sería irreversible. Estuvo en centros de menores por conducta altamente antisocial. Los padres desesperados la llevaron a una comunidad católica y alegó haber tenido una experiencia ante el Santísimo Sacramento que la convirtió. Efectivamente su conducta cambio radicalmente. Pero poco a poco, pasando los años, sin tener comportamientos antisociales delictivos, he comprobado que el "modus Operandi" de esta persona sigue siendo el mismo pero adaptado a los estereotipos que tenemos los católicos. Supe que pidió un préstamo innecesario, y en vez de pagarlo iba dando pena a sacerdotes para que le dieran dinero, pero nunca pagaba su deuda, q al final fue pagada por sus padres. Lleva un modo de vida parasitario, donde siempre tiene algún problema o dificultad que hace q ningún trabajo le dure más de tres meses. A pesar de presentarse como persona altamente católica, he comprobado que asume las posiciones morales o ideológicas de sus interlocutores, aunque sean claramente pecado, en su técnica de "espejo de su víctima". Cree que el Espíritu Santo (o quiere hacer creer a los demás) le inspira la formación de grupos, que siempre fracasan, claro, e incluso de una universidad. Tenemos constancia de haber mentido en supuestas enfermedades que tiene. Bueno, constancia de que miente cada vez que habla, etc. No me extenderé más para no aburrir. El resumen es que ha encontrado un nuevo método de manipulación, la religión, y en mi opinion, paso de ser psicópata antisocial a psicópata integrada. Mi duda es: anunciar a Cristo a esta gente, no sería también contraproducente, de modo análogo a la terapia? Sé que es deber de todo cristiano anunciar a Cristo a todo hombre y que la aceptación o rechazo ya no es cosa nuestra. Pero espero que entienda la legitimidad de la pregunta. Esta persona ahora usa la Iglesia para la mentira, difamación, vida parasitaria, victimismo, crear conflictos en las parroquias o grupos....Y todo muy sibilinamente. Sabemos incluso que usa el Sacramento de la confesión para usar a sacerdotes como método de triangulación, sabiendo que el secreto de confesión impide que las cosas se hablen claramente. Pero al ser ahora una psicópata integrada, no llegas a conocerla aún después de mucho tiempo, pues al principio sus mentiras y contradicciones piensas que son equivocaciones tuyas, que no has entendido bien, etc, hasta que ves el mal que ha hecho. Efectivamente no dura en una parroquia a grupo más de dos o tres años. Pero va dejando una estela de mal, y siempre quedando como víctima y encontrando nuevas víctimas. Por todo eso, me pregunto: y si a esta gente incluso anunciarles a Cristo le hiciera mal? Dice San Juan de rezar por los pecados nuestros y de los demás, pero que hay un pecado, que quien lo cometa, por ese no nos pide que recemos. A veces me pregunto si eso se puede aplicar a esta gente. Mienten en el Sacramento de la confesión, comulgan en pecado mortal..... Realmente están comiendo su propia condenación. Bueno, solo quería compartir un caso, en que el psicópata antisocial aprendía nuevos métodos de manipulación, pero no en terapia, sino por desgracia, a costa de Dios.... Es terrible y no sé cual debería ser la actitud de la Iglesia y de los cristianos que ven tales cosas.

------------------

LA

Estimada Verónica: anunciar a Cristo a alguien nunca es algo malo, pues Cristo trae el amor y la salvación. El mal uso que se haga de sus enseñanzas, o de lo sagrado, es responsabilidad del que escucha la Palabra. En ese sentido, también hay muchos cristianos que obran mal a sabiendas sin ser psicópatas (de hecho, hablando con propiedad, todos alguna vez en nuestra vida hemos dado mal ejemplo como cristianos o hemos empleado impropiamente las cosas sagradas, aunque no sea en un nivel de gravedad como el que usted comenta).

Naturalmente, como digo en el artículo, si detectamos esa conducta psicopática, tenemos el derecho y la obligación de proteger a la comunidad cristiana (tanto como tal como a las personas que la integran) de los manejos inmorales que se hagan a su costa, y sancionar como corresponda, incluso con el apartamiento definitivo, a quienes así obran por maldad. Recordemos que el psicópata no tiene anulada su capacidad de juicio moral.

Un saludo y gracias por participar.
08/03/17 11:22 AM
  
Verónica
Bueno, y si no le molesta ya un segundo comentario.... Sobre que el "origen" de la psicopatía es la falta de empatía. He estado pensando mucho en ese tema por el caso que le he contado y algún otro más que he conocido. Esta cuestión me llevo a plantearme una analogía con el síndrome de asperger. Los asperger suelen tener dificultad para reconocer los sentimientos y estados de los demás, pero en ellos, no encontramos ninguna tendencia positiva hacia el mal moral. De hecho, la idea de que son agresivos por naturaleza es un mito. La terapia adecuada con asperger demuestra que cuando pueden ir desarrollando poco a poco la empatía "cognitiva" o reconocimiento intelectual de los estados de los demás, van simultáneamente desarrollando empatía "emocional". El psicópata por el contrario no es que adolezca de empatía, así tal cual, pues posee una alta habilidad en la empatía cognitiva, mucho mayor de hecho, que la mayoría de personas, es decir son expertos en captar vulnerabilidades, estados de ánimo, carencias, gustos, etc. Su fallo, por decirlo de alguna manera es la denominada empatía emocional. Los asperger, por otro lado, si se sabe que "nacen" con ciertas carácteristicas que los hacen así, en ellos hay una mayor evidencia de que esa falta de empatía es de nacimiento. Y nos demuestran que no es totalmente irreversible, ni que ello conlleva tendencia al mal. Esta analogía la planteo, porque creo que si se piensa el asunto de que la falta de empatía es la "causa" de sus comportamientos malignos, se está razonando mal y es una cuestión contrastable y refutable.

-------------------

LA

La falta de empatía es más la manifestación, que el origen de la psicopatía. En cuanto al síndrome de Asperger, a grandes rasgos se puede incluir en la diferenciación que realizo con respecto a la psicopatía en el breve párrafo dedicado al autismo.

Un saludo.
08/03/17 11:53 AM
  
glenda
Estuve presa de una especie asi por 20 años, y muchos años fueron y sigue siendo asi, empleados en el analisis de su conducta. Me especialicê ad honorem en una catedra sin nombre. Despues de leer y observar y atar miles de cabos, solo podia concluir desde mi alma, que estuve en una guerra campal en vivo de dios contra el diablo. Todo lo surreal leido en la biblia lo vi materializado y lo objetivo leido en psiquiatría se deformada. Que ironía. Gracias por el artículo porque nunca he estado tan cerca de una lectura que describa lo que siento. Me queda la duda del rol o el papel que cumplen en la vida si no pueden arrepentirse, si no pueden enmendarse que es la máxima de cualquier religión. A veces siento que son solo material de entrenamiento para fortalecer el espiritu de los buenos. Nunca mas volvere a llamarles psicopatas, pues corroborando mis observaciones, no es ninguna enfermedad, fue libre albedrio ser lo que son, asi haya sido inducido por sociedad. Presumo que no es que quieren ser malos, pero no saben como ser buenos, lo que es igual de grave. Un armagedon pues.

---------------

LA

Gracias por sus palabras, Glenda, y su valentía. Al final, ellos (como los demás), estamos en manos de la misericordia de Dios. No soy quién para darle consejos, pero si fuese mi hermana (lo es en Cristo) le diría que siga su camino y evite que le haga daño, pero rece por él y encomiéndele su alma al Señor, que es el Justo y el Compasivo. Ninguna injusticia le hará a su alma.
24/04/17 4:19 PM
  
glenda
Le retorno las gracias por el consejo, muy oportuno, difícil de seguir en lo de rezar por esa persona, pero oportuno, acertado y vital sin duda. Cada vez que rezo el padre nuestro me detengo en la parte de perdonar las ofensas de los demas y le pido a dios que me ayude hacerlo en este caso que es diferente por su profunda gravedad. Esto ha sido un ejercicio espiritual de dimensiones biblicas, nunca mejor dicho, y bueno, por mi bien espero lograrlo, por lo pronto asumo mi debilidad.
25/04/17 3:13 AM
  
Marìa
¡LO SAVÌA!!!!¡MIS CORROBORACIONES ERAN CIERTAS!!!! POrque quienes tienen esas caracterìsticas, o son propensos a llevarlas al lìmite, en mal sentido, no perdieron la razòn, por tanto no estàn locos y dementes tampoco, pues eso es perder una capacidad que ayuda a la vida diaria y no necesariamente todos lo poseen.
20/09/17 1:07 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.