12.08.16

Mi relación con Sor Patrocinio

Hace más de treinta de años, cuando hacía mi tesis doctoral, ambientada en el reinado de Isabel II (1833-1868), me encontré entre los libros por primera vez con Sor Patrocinio; o por ser exacto, me di de frente contra todas las burdas mentiras que se han escrito de Sor Patrocinio. Aquella vida falsa que de ella me contaban a mí no encajaba, y desde entonces me propuse averiguar la verdad.

La primera motivación que tuve fue de tipo intelectual, porque la búsqueda de la verdad, que es lo que a mí me movía, suele estar reñida con el discurso dominante. Cuando yo entré en la Universidad en 1969, la historiografía en España estaba dominada por el marxismo, al que tantos se plegaron para hacer carrera universitaria. Y como el marxismo proponía la mentira de que el sujeto de la historia es colectivo: la clase, el partido…, para desmontar tal falsedad decidí que mi tesis doctoral consistiría en hacer una biografía, para reivindicar que el sujeto de la historia es la persona. Y por esta razón me pase unos años estudiando la figura de Pascual Madoz (1805-1870), uno de los políticos más importantes del reinado de Isabel II.

Al momento me di cuenta de que lo de la persona autónoma era como lo de «un bocadillo de jamón, pero sin jamón»; es decir, otra mentira. Así es que frente a otros que proponían «la autonomía de la persona», yo respondía con el concepto de persona dependiente de Dios, como criatura suya que es. Y decía entonces y sigo diciendo ahora: la persona como criatura de Dios, que no se deja seducir por el señuelo de construir un paraíso en esta tierra, como proponen el marxismo y la ideología liberal, porque para lo que nos ha creado Dios es para hacernos herederos del Cielo y tenernos a su lado para siempre, si es que no nos empeñamos en irnos al Infierno, que como decía Santa Teresa también es ¡para siempre, para siempre, para siempre!

Leer más... »

2.05.16

Y porque quemó las rosas, Clare saltó a la fama

- Padre Rafael, pero… ¿Podré ser una monja famosa?

Esa fue la pregunta que le hizo Clare al padre Rafael Alonso Reymundo, según contó el padre José Luis Saavedra en la homilía que pronunció el pasado sábado en la misa que se celebra todos los meses en el convento del Caballero de Gracia de la madrileña calle de Blasco de Garay, en honor de la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias.

La pregunta tenía sentido, si se mira el pasado de la hermana Clare, porque cuando hizo esa pregunta ya se lo había entregado casi todo a Dios, solo le faltaba desprenderse de la fama. Clare era una chica irlandesa, alejada de Dios, con unas cualidades humanas extraordinarias. Con catorce años había presentado un conocido programa de televisión en su país y tres años después había hecho su primera película, así comenzaba a cumplirse su gran deseo: ser una actriz famosa, pero no solo en Irlanda sino en todo el mundo. Poco después de hacer la película, viajó a España, se convirtió, se hizo monja de las Siervas del Hogar de Madre y le dijo que no a su representante cuantas veces le llamó para que volviera a Irlanda para rodar. Hizo el noviciado, profesó y fue destinada a distintas comunidades, la última la de Playa Prieta de Ecuador, donde falleció sepultada entre los escombros del colegio en el que trabajaba con cientos de niños. El colegio lo echo abajo el último terremoto de Ecuador.

Conozco muy bien al padre Rafael y me honro con su amistad, le admiro y le quiero como a uno de mis mejores amigos, por eso no me sorprendió la respuesta que le dio a Clare cuando le preguntó si podía ser una monja famosa, lo que le dijo es marca de la casa, así son los del Hogar de la Madre. La respuesta del padre Rafael encaja en las tres dimensiones de su personalidad: sencillez, prudencia y sentido sobrenatural:

-  ¿Monja famosa? Sí, si eres obediente, sí.

El padre Rafael no cortó las ilusiones humanas de Clare, para orientarlas al servicio de Dios y de las almas. Y en efecto, se ha cumplido su pronóstico, porque en los últimos días, la hermana Clare se ha convertido en una monja famosísima, mucho más de lo que ella había soñado, porque la hermana  Clare se ha hecho famosa en la tierra y también en el Cielo. Me consta que a ella van dirigidos los ruegos de ciertos padres, para que interceda ante Dios, para que sus hijos alejados de Él se conviertan. Y para lograrlo no encuentran mejor abogada que la hermana Clare, quien conoce mejor que nadie el trayecto que hay que hacer para transitar desde lo más bajo hasta llegar a las alturas del trato íntimo con Jesús y su Madre Santísima y Madre Nuestra.

Leer más... »

20.04.16

Y Clare quemó las rosas

El terremoto de Ecuador se ha llevado al Cielo a la hermana Clare y a cinco candidatas de las Siervas del Hogar de la Madre; es decir, cinco muchachas jovencísimas que se estaban preparando para entrar en el noviciado en los próximos meses. Y reparen en el número, en un solo convento perdido en Ecuador tenían cinco vocaciones recientes y resulta que ese convento no es la excepción, porque en todas sus casas las Siervas del Hogar de la Madre tienen muchas vocaciones. Luego es obligado concluir que lo de la falta de vocaciones, como la risa también va por barrios, y que a las Siervas del Hogar de la Madre esa carencia no les afecta.

Se suele echar las culpas de la esterilidad vocacional al ambiente, que como decía el aldeano es “malismo”. Si esto fuera así, habría que concluir que las Siervas del Hogar de la Madre encuentran las vocaciones en una zona con muy buen ambiente, que se llama el país de las Chimbambas, que al parecer es donde creció la que con el tiempo se convertiría en la hermana Clare, un ambiente desde luego lo más parecido a una sociedad arcangélica. Menos mal que providencialmente hace cinco años la hermana Clare abrió su alma y nos contó cómo quemó las rosas… Hay que escucharla, porque este video es un genial y gracioso desmentido de esa gran mentira que proclama que en estos tiempos tan modernos se ha ensanchado la puerta estrecha por la que se entra al Cielo.

Javier Paredes

17.04.16

Las Siervas del Hogar de la Madre, víctimas del terremoto en Eucador

Por la información que me ha llegado cuando sucede el terremoto en Ecuador, la comunidad de las Siervas del Hogar de la Madre está en dos grupos en sitios diferentes del colegio que atienden en Playa Prieta, que tiene cuatro plantas.

En uno de los grupos está la superiora que es la hermana Estela, y cuando se empezó a mover la tierra salió corriendo a la capilla y rescató al Santísimo. A la hermana Estela la han encontrado debajo de los escombros con el Santísimo en el regazo y solo tiene una lesión en el tobillo. La hermana Estela es española y hermana de sangre de la superiora de las Siervas del Hogar de las Madre de la comunidad de Alcalá. De este primer grupo hay otras dos heridas.

En el otro grupo estaban cinco candidatas con la hermana Claire. A una de las candidatas que se llamaba Jasmina, ya la han encontrado muerta debajo de los escombros y cuando escribo esto siguen buscando a las demás, por las que hay que seguir rezando. La hermana Claire, irlandesa,  antes de ser religiosa era actriz con una carrera muy prometedora. En la foto que se ha publicado el facebook del Hogar de la Madre, y que yo reproduzco, aparecen la hermana Claire tocando la guitarra con el hábito blanco de las Siervas del Hogar de la Madre, la hermana Estela, con el hábito de trabajo que utilizan las Siervas y detrás de ellas las candidatas.

Por lo mucho que quiero a esta congregación os confieso que mientras escribo estas se me han saltado las lágrimas. Pero Dios sabe más.

Javier Paredes

Nota de InfoCatólica: Desgraciadamente han fallecido las seis religiosas.

Vídeo en homenaje a la Hna Clare Crockett

7.04.16

Las preocupaciones de Pablo VI

No hace mucho que su obispo le indicó que estudiara Historia y se matriculó en mi Facultad de Alcalá. Era listo como los ratones colorados y trabajador como el que más. Le di matrícula de honor, que todos sus compañeros reconocieron merecidísima. Se presentaba siempre en clase vestido de cura. No era de «la secreta». Venía cuando podía, y un día me confesó el motivo: era el cura de 17 pueblos y estaba él solo para atenderlos. Me quedé pegado a la silla de mi despecho, y en cuanto se fue me salió el instinto de historiador, para averiguar lo que había pasado. Les cuento mi descubrimiento.

El 26 de enero de 1970, Pablo VI se reunió con un nutrido grupo de obispos españoles, que habían asistido a la canonización de Santa María Soledad Torres Acosta, esa gran madrileña, fundadora de las Siervas de María, las ministras de los enfermos. En esa reunión, Pablo VI pronunció un discurso profético, en el que describía la situación de la juventud española y los males que la amenazaban. Sus palabras fueron las siguientes: «No os faltan, ni nos faltan, preocupaciones al constatar y afrontar los problemas relacionados con la juventud, con los seminarios, con el mundo del trabajo, con el enfriamiento de la fe y del sentido moral: problemas cada día más insoslayables y que el pasar del tiempo agravaría si no se adoptasen medidas clarividentes y proporcionadas».

Sin duda que las palabras de Pablo VI estaban dirigidas a todos los obispos españoles, tanto a los allí presentes como a los que no pudieron asistir entonces a la canonización. Y por supuesto que deben espolear a todos los obispos españoles, no solo a los de hace cuarenta años, sino también a sus sucesores actuales, por cuanto Pablo VI afirma que de no poner remedio a la situación de 1970, de «no adoptar medidas clarividentes y proporcionadas», el paso del tiempo agravaría la situación.

Leer más... »