InfoCatólica / María Lourdes Quinn / Categoría: ........ - Adviento

23.12.09

10 tarjetas de Navidad enviadas al Papa - Envíele la suya

La Ssma. Virgen María se apresuró en el Evangelio del IV domingo de Adviento a hacer algo muy sencillo y natural de lo cual se valió el Señor para conceder Su gracia a otros: “saludó a Isabel” (Lc. 1, 40), su prima.

A lo largo de Adviento muchísimas personas por todo el mundo ya se desean: “Feliz Navidad” tanto en persona como por escrito, anticipando la gran alegría de celebrar el Nacimiento de Ntro. Señor Jesucristo. Amigos y parientes se visitan para animarse con esa esperanza y con gran amor.

Fue en 1843 que John Callcott Horsley creó la primera tarjeta comercial de Navidad (5 1/8 x 3 1/4 pulgadas) en Inglaterra para su amigo Henry Cole. Se imprimieron 1.000 tarjetas [ver ilustración] para venderlas en Londres. Llevaban la inscripción “A Merry Christmas and a Happy New Year to You”, lo cual significa: “Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo” (aunque “Merry” en esa época significaba “Santa” o “Bendita”).

En los EE.UU., Louis Prang los vendió en Europa en 1865 y los popularizó en los EE.UU. con sus ilustraciones de temas diversos (no religiosos) en 1876. Hoy en día abundan las tarjetas “navideñas” que no hacen mención siquiera en su mensaje del gran acontecimiento histórico que celebramos los cristianos.

Escribirle y mandarle una felicitación a alguien (hasta el Papa) puede ser tan fácil y económico como hacer un par de clicks. Otra cosa es decidir qué escribir y qué ilustración o foto acompañará esos buenos deseos para el Cumpleaños del Señor… ¿Reflejan nuestras tarjetas de Navidad que somos católicos?

Leer más... »

20.12.09

"Yo no confieso porque no sé qué decir" : Modo práctico para confesarse

Hace poco, Fan dejó este comentario a otro post:

“No sé si me podrán ayudar, yo no confieso porque no sé qué decir.

“Hace más de dos años confesé porque iba a un lugar donde sabía que se comulgaría todos los días y me pareció mal no confesar antes. Y lo que confesé es que se me había olvidado el número de años que no confesaba.”

Leer más... »

19.12.09

¿Puede uno comulgar si no se ha confesado un pecado mortal por vergüenza u olvido? [Corregido]

S. Juan Bautista deja muy claro en el Evangelio del III domingo de Adviento: “viene el que puede más que yo” (Lc. 3, 16), refiriéndose a la venida del Señor Jesucristo, a quien señaló como “el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” (Jn. 1, 29). El mismo Señor es el que nos absuelve de nuestros pecados en el Sacramento de la Reconciliación por medio del sacerdote.

También viene a nosotros el Señor Jesucristo cuando le recibimos en la Comunión, donde está verdaderamente presente. ¿Estamos bien preparados para recibirle en ese gran momento? La lectora Andrea preguntó hace poco en un post del año pasado:

“- Si me callo por vergüenza un pecado mortal [en la confesión sacramental], ¿puedo comulgar?
- Si me olvido de confesar un pecado mortal, ¿puedo comulgar?
- Si callé un pecado por vergüenza o por olvido, ¿qué tengo que hacer después en cada caso?

Leer más... »

17.12.09

¿Podemos saber si estamos en gracia con Dios?

S. Juan Bautista, en el Evangelio del III domingo de Adviento, predica que el Señor: “tiene en la mano el bieldo para aventar su parva y reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga” (Lc. 3, 17). El mismo Señor resaltaría esa verdad de la existencia del Cielo y del infierno en su parábola de la cizaña: ‘Y al tiempo de la siega, diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo recogedlo en mi granero.’ (Mt. 13, 30)

El adviento es un tiempo de preparación y de conversión para la venida del Señor no sólo en la Navidad, sino especialmente nuestro encuentro con Él en el momento de nuestra muerte. ¿Hay alguna forma de saber si estamos en pecado mortal o no antes de ese juicio personal?

El lector Raúl comentó hace poco:

“Recuerdo que una vez, leyendo la lista de dogmas católicos, a través de un enlace que encontré precisamente en este blog [en este post], uno de los que más me sorprendió es uno que decía algo así como que ‘salvo una especial revelación divina nadie puede saber con certeza si se encuentra en estado de gracia con Dios’

Digo que me sorprendió porque no sé si el dogma se refiere solamente a gente que no se confiesa o no se ha confesado en mucho tiempo, o si incluye también a aquellos que se confiesan habitualmente.” .

Leer más... »

14.12.09

¿Qué significa que “no hay salvación fuera de la Iglesia”?

En el Evangelio del II domingo de Adviento oímos a Isaías profetizar que una voz en el desierto (S. Juan Bautista), anunciaría cómo tras preparar el camino del Señor: ‘todos verán la salvación de Dios’ (Lc. 3, 6).

Pero, el “Catecismo de la Iglesia Católica” enseña: ‘Fuera de la Iglesia no hay salvación’, como se ve en estos fragmentos:

“846 ¿Cómo entender esta afirmación tantas veces repetida por los Padres de la Iglesia?

Leer más... »