Juan Pablo II sabía de la investigación vaticana a Maciel

Del Vatican Insider

El caso de Marcial Maciel Degollado es, quizás, la única mancha en el pontificado de Juan Pablo II. Este día Joaquín Navarro-Valls aportó una nueva pieza en el delicado rompecabezas que significó el escándalo protagonizado por el iniciador de los Legionarios de Cristo. El ex portavoz papal reveló que Karol Wojtyla fue informado de las investigaciones vaticanas conducidas contra el inmoral fundador, que iniciaron durante su pontificado.

6c915f7e40Casi ocho años después de haber concluido su servicio como director de la Sala de Prensa del Vaticano, Navarro regresó al mismo auditorio donde presidió cientos de conferencias informativas. Durante un encuentro con periodistas para recordar a Juan Pablo, apareció un tema obligado, sobre el cual él mismo reconoció que ha sido consultado en diversas ocasiones.

Aclaró que hacia finales de su pontificado, Wojtyla supo que se habían iniciado pesquisas contra Maciel pero que a su fallecimiento, en abril de 2005, el proceso no había sido terminado, al menos en cuanto a la determinación final de la Doctrina de la Fe.

“El primer paso fue mandar a (Charles) Scicluna, (promotor de justicia de la Doctrina de la Fe), a hablar con todas las personas. Esto ocurrió durante el pontificado de Juan Pablo II y el Papa fue informado de este proceso. Comprobar un caso de estas dimensiones tomó tiempo, aunque estaba referido a una sola persona tenía muchos involucrados. Cuando todo el material recopilado por Scicluna fue traído aquí y se llegaron a las conclusiones, ya el Papa había fallecido”, señaló.

Aseguró que, al inicio del pontificado de Benedicto XVI, él mismo habló con el Papa y le señaló que, pese a tratarse de un caso triste, debía ser comunicado a la opinión pública. Entonces el pontífice no reflexionó mucho, le hizo un par de preguntas y decidió: “informe mañana”. Entonces Navarro precisó: “Al otro día yo lo hice”.

“Juan Pablo II no tuvo en la mano el resultado de esta investigación pero sabía que había comenzado el proceso, para ir a fondo en ese caso”, insistió.

El caso de Marcial Maciel Degollado, culpable no sólo de abusos contra menores sino también de otros actos inmorales (como por ejemplo el haber procreado varios hijos con diversas mujeres), ha sido una de las principales críticas de los detractores de la canonización de Juan Pablo II.

La explicación de Navarro fue sumaria y no explicó la tardanza de las estructuras de la Santa Sede en analizar el caso, qué ocurrió entre 1998 cuando se hicieron públicas las primeras denuncias hasta 2004, cuando inició el proceso. Pero, sobre todo, no explicó por qué en esos años, incluso algunos meses antes del vía libre a la investigación, los colaboradores de Juan Pablo II permitieron que el Papa continuase alabando en público a la persona y a la obra de Maciel.

En la misma conferencia de prensa Navarro se refirió también a la reacción de Wojtyla ante los primeros casos de abusos sexuales contra menores que comenzaron a llegar al Vaticano después del año 2000. Reconoció que Wojtyla no se dio cuenta inmediatamente de la magnitud del flagelo, porque “ nadie lo había comprendido en ese momento”.

“Este cáncer comenzó en una zona geográfica concreta, en los Estados Unidos, y con casos aislados. Por otra parte esos casos aislados que habían aparecido en ese tiempo, se referían a episodios de mucho tiempo antes, unos 30 años antes. Esto no hacía el problema menos grave, pero era así. Poco a poco esto fue creciendo, el Papa se preocupó mucho. Para la pureza de su pensamiento aceptar esa realidad era imposible, era increíble, pero la aceptó”, explicó.

Señaló que la primera respuesta del pontífice fue tomar inmediatamente decisiones. Entre otras cosas convocó a Roma a todos los cardenales de Estados Unidos, ante la imposibilidad de llamar a la totalidad de los obispos, que era un número muy alto. En su reunión con los cardenales se abordaron los casos que ya comenzaban a salir a la luz y se establecieron determinaciones concretas, que eran de naturaleza jurídica.

“Una de las decisiones fue la de dar plenos poderes, de acuerdo con la ley eclesiástica o fuera de la vigente ley eclesiástica, a la Congregación para la Doctrina de la Fe, al cardenal Ratzinger. Así se inició un proceso de aclaración y de saber qué hacer”, estableció.

12 comentarios

  
luis
No fue "algunos meses antes del comienzo de la investigación que algunos colaboradores permitieron que Juan Pablo II continuara alabando a Maciel", Andrés.

El último elogio de Juan Pablo II a Maciel, en audiencia pública a la Legión, fue el 30 de noviembre de 2004, como informa el mismo sitio vaticano: www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/speeches/2004/november/documents/hf_jp-ii_spe_20041130_legionaries_sp.html

La abogada de la causa contra Maciel, Marta Wegan, con un guiño de Ratzinger, pidió reabrir la causa el 2 de diciembre de 2004. Fueron 24 horas, Andrés.

25/04/14 9:07 PM
  
manuel
Los que quieren enfrentar a Juan XXIII como el bueno con Juan Pablo II por este tema deberían preguntar por la situación del Padre Pío durante el Papado de Roncalli.
25/04/14 10:59 PM
  
Alf_3
Hoy oí una agria crítica a la Santa Sede por la canonización de JP II, arguyendo que se 'quedó callado' con lo de Maciel y no hubo 'bastante' abogado del diablo que 'tirase' su candidatura, y en base a esto, haciendo ver que las canonizaciones responde a la 'política mediática' del Vaticano.
Dios los perdone.
26/04/14 2:17 AM
  
Antonio
Bueno Andrés, aqui en México es un verdadero escandalo, del que los secularistas y muchos católicos se han agarrado, para cuestionar la canonización, muestra de eso,es que va salir la proxima semana, la pelicula del fundador de los legionarios "Obediencia perfecta". Aqui si que la tienen difícil los apologetas.
26/04/14 6:20 AM
  
Aquiles Boy
29 mar 2010 El cardenal de Austria, Ch. Schoenborn, asegura que el papa Benedicto XVI intentó investigar los abusos de menores pero fueron obstruidos por Juan Pablo II
26/04/14 6:27 AM
  
Martin Ellingham
El postulador de la causa de Juan Pablo II Slawomir Oder: "Ha habido una investigación específica sobre esto para llegar a la máxima transparencia. Del estudio de todos los documentos ha surgido una respuesta clara: no hubo ninguna implicación de Juan Pablo II en ese caso".

¿Cómo es posible que alguien que no tuvo “ninguna implicación” (Oder) supiera que se habían iniciado pesquisas y que por tanto sí “fue informado de este proceso” (Navarro-Valls)?

Cardenal Stanislao Dziwisz, secretario personal de Karol Wojtyla: "Lo sé yo también, pero razonando a posteriori, que el Santo Padre nunca debió haber recibido a ese individuo. Pero Juan Pablo II cuando lo encontró ¡no sabía nada, absolutamente nada!" "¡Para él era todavía el fundador de un gran orden religiosa y basta, ninguno le había dicho nada! ¡Ni siquiera de los rumores que corrían!”

¿Cómo es posible que alguien que no sabía “absolutamente nada”, “ni siquiera de los rumores que corrían” (Dziwisz) supiera que se habían iniciado pesquisas y que por tanto sí “fue informado de este proceso” (Navarro-Valls)?

La conclusión a la que llego es que Oder y Dziwisz han hecho declaraciones en sentido opuesto a las de Navarro-Valls.

Saludos.
26/04/14 10:46 AM
  
Legionario del CES
Mons. Mullor ha dado una versión mucho más verosímil que la de Navarro Valls en una entrevista a Televisa: Maciel fue encubierto por los amigos cardenales de Maciel. Mientras le tiran fango a Juan Pablo sus colaboradores se esconden y eluden su responsabilidad, vaya séquito tenía el santo
26/04/14 2:49 PM
  
Wolf
El papa Juan Pablo II, si llegó a conocer la doble vida de Maciel, lo puso en las manos misericordiosas de Dios. Porque lo "jueces" de este mundo, lo habrían hecho pedazos en vida. Dios ama al más grande pecador. Por qué, pues, si nos decimos cristianos condenamos o le ponemos diques a la bondad del Señor. Que no es ya bastante toda la carga de desprestigio y conocimiento del hecho de parte de todo el mundo, ¡que lo condena! Ya quedó al descubierto su maldad. ¿Qué más se espera? Precisamente J.P. II es santo, porque tuvo ese corazón misericordioso del Señor. Y es claro que Maciel no es el modelo de persona religiosa, y desde esa experiencia, la Iglesia tendrá cuidado de discernir cuando una obra viene y es de Dios.
27/04/14 3:48 AM
  
Gregory
Lo cierto es que la investigación comenzo con Juan Pablo II es un hecho desde luego que investigación no es igual a condena.Personalmente no creo que Juan Pablo II creyera las acusaciones contra Maciel, no sería el unico, sin embargo no ostaculizo la investigación esta fue realizada como sabemos por el Cardenal Ratzinger.
27/04/14 5:53 AM
  
Martin Ellingham
Wolf:

¿Usted es consciente de lo que está diciendo? Los jueces de este mundo en el caso Maciel debieron ser los tribunales eclesiásticos competentes, en concreto, la Congregación para la doctrina de la fe. ¿Sugiere Ud. que la CDF lo habría "hecho pedazos en vida"? Porque con ese criterio, no debiera castigarse a ningún clérigo abusador de menores para no hacerlo pedazos en vida.

Estoy consternado por lo que implica su comentario...
27/04/14 10:52 AM
  
Enrique G. B. A.
Dios ama al más grande pecador y espera su conversión, pero en el caso de que estos pecadores son torturadores o abusadores, el primer lugar de atención son las víctimas.
Jesús se hizo una de ellas, así fue torturado, humillado, vejado.
Al principio se habrá reaccionado con incredulidad y desconcierto, por tratarse de casos sucedidos décadas atrás, que se abrieron penosamente camino, cuando los abusados, ya mayores, pudieron encontrar quien escuchara y atendiera lo que habían sufrido cuando niños o jóvenes, rompiendo el cerco de silencios y complicidades. Pero una vez que se reaccionó no hubo marcha atrás o titubeos.
El cambio de acento, de mirar primero a las víctimas, y que la la Iglesia no fuera factor de impunidad y silencio, se hizo con la dirección de Ratzinger bajo el pontificado de San Juan Pablo II.
30/04/14 4:00 AM
  
María Escalante
Al Señor Wolf:
Me preocupa terriblemente que alguien confunda la misericordia de Dios para con el criminal, con la obligación de asegurar el respeto a la integridad de las víctimas y de los más vulnerables.
Estamos hablando de dos cosas totalmente diferentes aquí. Reconocer el daño, confesarse, reparar el daño causado, y cumplir la penitencia, son los pasos que aprendí en mi catecismo de la Iglesia católica de niña. ¿La meta? El perdón de Dios.
Señor Wolf, la misericordia y el respeto para con la persona física y para con el dolor de las víctimas del criminal Marcial Maciel, al igual que la reparación del daño que se les causó en su persona, en su fe y en su alma, es todavía una deuda de la comunidad católica, de la que formo parte.
Admiro la vida y obra de Karol Wojtyla. Es infinitamente más santo que yo. En vida, tuvo la desgracia de tratar con un criminal mexicano, uno de los peores psicópatas que mi país ha producido; un hombre malo, que lastimó a niños en su cuerpo y en su fe, no un pobre pecador, ni un gran hombre que cometió unos cuantos errores. A Karol Wojtyla, desgraciadamente, la vida no le alcanzó para rectificar en su totalidad sus dos grandísimos yerros: creerle a Maciel y no a sus víctimas, y no asegurarse de limpiar su equipo de colaboradores de imbéciles y de torcidos.
Pues bien, Usted y yo seguimos aquí, y podemos acercarnos y apoyar a las víctimas, en el nombre de quien inadvertidamente causó tanto dolor a quienes acudieron a él para buscar consuelo y justicia, y que sin los elementos de juicio correctos procedió a lastimarles aún más. ¿Por qué? Porque somos Iglesia, porque como comunidad católica nos toca atender al que sufre, porque a Juan Pablo no le alcanzó la vida terrena para reparar el daño que sus errores produjeron, y porque TODOS podemos caer engañados por el cinismo y la mala leche de quien nos rodea, no únicamente JP2.
02/05/14 8:57 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.