Con plena libertad... renuncio

Este martes 11 de febrero se cumple un año de la histórica renuncia del Papa Benedicto XVI. Han pasado 12 meses pero da la sensación que transcurrieron 12 años, o 120 quizás. La sucesión de los hechos y el cambio de clima en torno a la Santa Sede hacen pensar que todo pasó tan rápido que se aceleró la historia. Dando un paso atrás compartimos con los lectores de este espacio el relato, minuto por minuto, de cómo se gestó la noticia más importante para la Iglesia en siglos. Casi comparable con la elección del primer Papa latinoamericano.

imagesAhora que se suceden los relatos y las crónicas periodísticas con motivo de este aniversario, aquí reportamos un extracto del capítulo dos del libro “De Benedicto a Francisco. Los 30 días que cambiaron la historia”, escrito a cuatro manos con mi colega y amigo César Mauricio Velásquez. Estos son los hechos, vividos en primera persona. Después vendrán las consideraciones.

Diario de una sucesión papal

“Quapropter bene conscius ponderis huius actus plena libertate declaro me ministerio Episcopi Romae, Successoris Sancti Petri, mihi per manus Cardinalium die 19 aprilis MMV commisso renuntiare…”. Con voz ronca y rostro casi inexpresivo Benedicto XVI renunció al pontificado. Así, sin anestesia, sin anuncios en gran estilo. Ni siquiera allí, en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico del Vaticano, todos los presentes comprendieron el sentido de sus palabras. No obstante su limpísimo latín.

Eran las 11:40 horas de una jornada cualquiera. El minuto estampado en la historia de la Iglesia. Nadie lo esperaba. En un lunes como tantos otros, feriado vaticano por los Tratados de Letrán, Joseph Ratzinger sembró una dimisión y cosechó el estupor mundial. Apenas un puñado de cardenales, obispos, clérigos y periodistas seguimos ese momento en tiempo real.

Aquel 11 de febrero la mañana era particularmente tranquila en el buró de prensa de la Santa Sede (la Sala Stampa, como se le conoce). Afuera, el cielo gris cubría la Basílica de San Pedro. Un simbólico presagio del estupor que se avecinaba. Roma, caótica como siempre, estaba lista para convertirse en el centro de la atención internacional. Sin saberlo.

En el ingreso de la oficina vaticana Francesco Antinori, un corpulento y simpático ujier, conversaba con Giuseppe Rusconi, periodista suizo en busca de consensos para la presentación de su libro sobre el aporte económico de la Iglesia católica a Italia. Adentro, en la sala común, los pocos presentes revisaban la prensa de la mañana. En su cubículo el gentil Hiroshi Miyahira, del grupo editorial “The Kosei Publish Company”, ojeaba un periódico. Giovanna Chirri, vaticanista de la agencia italiana Ansa realizaba búsquedas en su computadora y Charles de Peyperrault, de la francesa I.Media, comenzaba su turno. Nada que reportar. Todo tranquilo.

Poco después de las 11 apareció el primer detalle poco usual. El circuito cerrado del Centro Televisivo Vaticano comenzó a transmitir, en vivo, las imágenes del Consistorio Ordinario Público presidido por el Papa. Un signo realmente extraño, al cual no dimos mayor importancia. Las cámaras sólo ofrecían planos cerrados. Pocos paneos, una transmisión institucional. Al fin y al cabo se trataba de una reunión más, relativa al gobierno de la Iglesia. Una actividad de agenda. Según lo previsto, el encuentro había sido convocado para poner fecha de canonización a varios nuevos santos: el italiano Antonio Primaldo y sus 800 compañeros mártires, asesinados en 1480; la religiosa colombiana Laura Montoya y Upegui (1874-1949), fundadora de la Congregación de las hermanas misioneras de la Beata Virgen María Inmaculada y de Santa Catalina de Siena; y la mexicana María Guadalupe García Zavala (1878-1963), cofundadora de la Congregación de las Siervas de Santa Margarita María y de los Pobres.

Durante gran parte del Consistorio acaparó el micrófono el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Desde el centro de la sala leyó en latín las biografías de los tres beatos. Presentó sus causas ante el pontífice y le solicitó el establecimiento de la fecha para la ceremonia de su canonización. Tras pronunciar varias fórmulas eclesiásticas, Benedicto XVI indicó el 12 de mayo. Mientras tanto, sentados en filas de sillas apoyadas contra los muros, los clérigos presentes seguían las acciones de una reunión de Curia más. No eran sólo cardenales. Al encuentro habían sido convocados otros personajes de la Curia Romana. Desconocían desde el principio el motivo de la invitación, a la cual respondieron de todas maneras. Algunos especulaban con el inminente anuncio de la declaración como santo del beato Juan Pablo II. La realidad era otra.

Terminado el rito del Consistorio, todos esperaban la bendición final del Papa. Pero Guido Marini, el maestro de las ceremonia pontificias, interrumpió el natural devenir del acto. Tomó una hoja blanca de papel y se la acercó a Joseph Ratzinger, quien comenzó a dar lectura al texto de su renuncia. Sentado en el trono, con su esclavina roja de borde blanco y su estola pontificia, de ribetes dorados. Sus anteojos sobre la nariz y su voz ronca.

En la sala de prensa las imágenes registraron ese extraño fuera de programa. Los presentes no llegábamos a comprender el exacto sentido de aquellas palabras. Benedicto XVI leyó de corrido, con una entonación escolástica. Una tras otras las frases resonaron en la sala. Primero “meas ingraviscente etatem” y “non iam aptas esse”. “Mi avanzada edad” y “no tengo la capacidad”. Luego “commissum renuntiare”. Mientras trataba de comprender Charles me tomó el brazo para decirme, con voz sorprendida: “il Papa si è dimesso?”. Una pregunta imposible: “¿Renunció el Papa?”. Me giré e instintivamente le respondí: “No, non credo..”. Transcurrieron escasos segundos y Giovanna Chirri gritó desde su cubículo, a menos de dos metros de distancia: “Ragazzi, il Papa si è dimesso”. Lo decía con un dejo de duda, de incredulidad, como quien busca una reafirmación: “Muchachos, el Papa dimitió”. Salté de la silla y sólo atiné a solicitarle: “Llama al padre Lombardi”. Pero el portavoz vaticano no estaba presente en la oficina. Ella me lo hizo notar, recordando el feriado. Tomó su celular, discó y se escuchó sólo: “Padre Lombardi, ¿es verdad? Desde el 28 de febrero”. La noticia estaba confirmada.

Con una descarga de adrenalina sólo comparable con una inyección resucitadora me precipité sobre la computadora y escribí: “Renuncia el Papa”. Apenas terminé de digitar esas tres palabras y automáticamente me parecieron escasas para englobar dentro de sí la magnitud de aquella noticia. El tiempo apremiaba y la lucidez no era precisamente mi estado mental. Opté por “Renuncia Benedicto XVI al pontificado”. Así mandé el urgente a la redacción en la Ciudad de México de Notimex, desde donde sería transmitido a todos los abonados de la agencia en México, sur de Estados Unidos y América Latina. Ni bien apreté la tecla “enter” oí a Giovanna colgar su teléfono fijo y romper en un llanto desconsolado: “Per ché si è dimesso!”. Apenas pudo balbucear las palabras que pasaban por la mente de quienes habíamos asistido a tamaño balde de agua fría: “¡Por qué renunció!”.

En esos minutos el flash de la agencia Ansa ya estaba volando en la red. Eran las 11:46. Un colega de la RAI apenas llegado, Gianpaolo Iorio, abrazó a la vaticanista. Intentó calmarla. Otra persona preguntó qué ocurría. Respondí con un grito seco: “¡Renunció! ¡El Papa renunció!”. Lo dije pero aún no lo creía. Lo sabía pero aún no aprehendía el concepto. Dentro de mí pensé sencillamente: “¡El Papa está loco!”. Únicamente atiné a escribir en Twitter: “URGENTE: El Papa acaba de renunciar al pontificado”. Habían pasado cuatro minutos. El reloj marcaba las 11:50. Era el primer mensaje que anunciaba la clamorosa noticia de la dimisión de Ratzinger en esa red social. La reacción fue inmediata. Los tuiteros desconcertados desconfiaban de la información. Pedían explicaciones. Por eso, mandé un segundo tuit: “URGENTE: de manera sorpresiva el Papa renunció a su puesto de Papa”. Y un tercero, con espíritu masoquista: “URGENTE: de manera sorpresiva Benedicto XVI renunció a su puesto de Papa, a partir del 28 de febrero / es verdad”.

A esa hora el despacho urgente de Notimex ya estaba en línea. Con un telegráfico primer párrafo: “El Papa Benedicto XVI decidió hoy de manera sorpresiva presentar su renuncia al pontificado a partir del próximo 28 de febrero, durante un Consistorio Ordinario que celebró ante cardenales de la Curia Romana”.

11 comentarios

  
José Luis
Cuando yo leí por primera vez que el Papa Benedicto renunciaba, lo cierto es que no me lo creí para nada, pudo ser un error, pero luego me fui a fuentes más seguras, y ciertamente era así, como lo habían dicho.

No todos hemos renunciado a nuestro querido Benedicto XVI sigue permaneciendo con nosotros, en nuestros corazones, y tenemos sus libros, o lo estamos sumando en nuestras bibliotecas cristiana de nuestro hogar, porque es mucho lo que tenemos que aprender.

No dejamos de orar por él, donde sea, sigue siendo un gran guía espiritual, un importante educador en nuestra fe, un remedio para superar nuestra ignorancia, es verdad que en primer lugar tenemos a Cristo y a María Santísima y la Iglesia Católica, su Magisterio tan claro es cosa del Espíritu Santo. Benedicto XVI también es una obra de Dios para bien de toda la Iglesia Católica y de la humanidad entera, del fiel creyente, y de todos cuanto aman la Verdad sin debatirla ni manipularla a su propia medida.
10/02/14 1:05 PM
  
Légolas
Hace muchas falta hoy, que cunde la confusión y la chabacanería...
10/02/14 3:28 PM
  
Miguel Grosso (desde Argentina)
Extraño mucho a Benedicto. El mejor Papa del posconcilio. Dando por sentada la validez canónica de su renuncia, debo decir ,con todo respeto, que todo este hecho está rodeado, para mí, de una oscuridad que encandila. Creo que le hicieron un "golpe de palacio". Y prefiero no profundizar este tema, para que no me tomen por loco. Siempre me pareció muy raro lo de su renuncia. Los historiadores dirán. Pero todavía es demasiado temprano.
10/02/14 4:31 PM
  
Virginia
Gracias a Dios, el Espíritu Santo no renuncia. Y quiera Dios darnos la gracia de que nosotros no renunciemos nunca a la doctrina con que El ilumina a la Iglesia hasta el fin de los siglos.
10/02/14 5:08 PM
  
Gerar
Hoy la confusión es moneda corriente... como te extrañamos Benedicto!
11/02/14 2:17 PM
  
Gregory
Doy gracias a Dios por el ministerio y la vida de Benedicto XVI, es uno de los pocos casos en los que una figura en vida entra en la historia.
11/02/14 6:35 PM
  
Juan francisco re
Estoy cansado de leer estos comentarios anti papa Francisco y pro papa Benedicto, no se trata de dos equipos de fútbol, por favor. Los términos y comentarios que en este espacio de Infocatólica se leen dan vergüenza. O los responsables de este portal tienen esta línea de pensamientos y apoyan los comentarios o no los leen los y publican todo....pero recuerdo no hace mucho tiempo atrás, cuando para determinados post, ciertos comentarios los censuraban.
Que piensa infocatolica?.
12/02/14 2:12 PM
  
Andrés Beltramo
Juan Francisco

Mantener un matrimonio ideal entre libertad de expresión y defensa de la figura del Papa no es siempre fácil. Los comentarios, claro, son responsabilidad de quienes los escriben. Los borramos si estos son groseramente ofensivos, pero el disenso o la crítica no es censurable, aunque uno no esté de acuerdo con ella. Saludos.
12/02/14 4:53 PM
  
Légolas
El que está cansado que se vaya a leer a otro lado...
12/02/14 11:23 PM
  
Gregory
Yo le recomiendo que no se canse, ni se quede callado exprese su opinión sin miedo pero con respeto.
13/02/14 8:12 PM
  
jorge
te extraño tanto, santo padre Benedicto, te queremos mucho en casa. Oramos siempre por ti y por tu sucesor Francisco. Que Dios les bendiga abundantemente.
18/02/14 4:54 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.