El (valiente) adiós de Benedicto XVI

Con palabras sencillas, simples pero claras, Joseph Ratzinger explicó hoy su decisión de renunciar al pontificado. “No me bajo de la cruz. Un Papa es por siempre y para siempre”. Así lo dijo y así será. Ante más de 150 mil personas, congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el vicario de Cristo presidió la audiencia general de los miércoles. Y en un largo mensaje respondió todas las dudas en torno a su dimisión. Por su relevancia, compartimos con los lectores de Sacro&Profano algunos extractos de la última catequesis pública de Benedicto XVI.

DespedidaPapa“NO ME BAJO DE LA CRUZ”
Benedicto XVI

En este momento mi ánimo se alarga para abrazar a toda la Iglesia esparcida en el mundo. Siento de llevar a todos en la oración, en un presente que es aquel de Dios. En este momento existe en mí una gran confianza porque se, lo sabemos todos, que la palabra de verdad del evangelio es la fuerza de la Iglesia, su vida. El evangelio purifica y renueva, lleva fruto, donde sea la comunidad de creyentes lo escucha y acoge la gracia de Dios en la verdad y en la caridad. Esta es mi confianza, esta es mi alegría.

Cuando el 19 de abril de casi ocho años atrás, acepté asumir el ministerio petrino, tuve firme esta certeza que me ha siempre acompañado. En aquel momento, como ya expresé en muchas ocasiones, las palabras que resonaron en mi corazón son: ¿Señor, qué me pides? Es un peso grande el que me pones sobre las espaldas, pero si tú me lo pides, sobre tu palabra echaré las redes, seguro que tú me guiarás. Y el señor me ha verdaderamente guiado, me ha sido cercano, he podido percibir cotidianamente su presencia.

Ha sido un tramo del camino de la Iglesia que ha tenido momentos de gloria y de luz, pero también momentos no fáciles, me sentí como san Pedro con los apóstoles en la barca sobre el mar de Galilea: el señor nos ha donado tantos días bellos y de briza ligera, días en los cuales la pesca ha sido abundante, hubieron también momentos en los cuales las aguas estaban agitadas y el viento era contrario, como en toda la historia de la Iglesia y el señor parecía dormir.

Pero supe siempre que en esta barca está el señor y que esta barca no es mía, no es nuestra, es suya y no la deja hundirse, es él que la conduce, ciertamente también a través de los hombres que él ha elegido, porque así ha querido. Esta ha sido y es una certeza, que nada puede ofuscar.

En estos últimos meses he sentido que mis fuerzas habían disminuido y he pedido a Dios con insistencia, en la oración, de iluminarme con su luz para hacerme tomar la decisión más justa no por mi bien, sino por el bien de la Iglesia. He dado este paso en la plena conciencia de su gravedad y también novedad, pero con profunda serenidad de ánimo.

Amar a la Iglesia significa también tener la valentía de tomar decisiones difíciles, sufridas, poniendo siempre en primer lugar el bien de la Iglesia y no sí mismos.

Aquí permitidme regresar una vez más al 19 de abril de 2005. La gravedad de la decisión estuvo justamente en el hecho que desde ese momento quedaba empeñado siempre y para siempre por el señor.

Siempre, porque quien asume el ministerio petrino no tiene más alguna privacidad. Pertenece siempre y totalmente a todos, a toda la Iglesia. A su vida, por así decir, es quitada la dimensión privada. El siempre es también un para siempre, no existe más un regresar a la vida privada. Mi decisión de renunciar al ejercicio activo del ministerio no revoca esto. No regreso a una vida de viajes, encuentros, recepciones y conferencias.

No abandono la cruz, sino que permanezco en modo nuevo adherido al crucifijo. No tendré más la potestad del oficio para el gobierno de la Iglesia, pero en el servicio de la oración me quedo, por así decir, en el recinto de San Pedro.

He podido experimentar, y lo experimento precisamente ahora, que uno recibe vida cuando la dona. El Papa tiene verdaderamente hermanos y hermanas, hijos e hijas en todo el mundo, y que se siente seguro en el abrazo de su comunión, porque no pertenece más a sí mismo, pertenece a todos y todos pertenecen a él.

Agradezco a todos y a cada uno también por el respeto y la comprensión con la cual habéis acogido esta decisión tan importante. Yo continuaré a acompañar el camino de la Iglesia con la oración y la reflexión, con la dedicación al señor y a su esposa que he buscado de vivir hasta ahora cada día y que quiero vivir siempre.

28 comentarios

  
daniel
Sin mas palabras que Gracias Santo Padre por estos 8 años! Que viva Benedicto XVI! Que viva Cristo Rey!
27/02/13 12:26 PM
  
María de las Nieves
¡Qué grande eres Santo Padre! Nos transmites la luz y el Amor de Jesucristo hecho visible en tu humildad, en tu persona, en tu Amor a la iglesia a todos nosotros,no te vas ya que nunca te podrás ir,sigues de puente silencioso orante, el mismo puente que hace que todos permanezcamos unidos en la Iglesia del Señor en su única barca .
Es El Señor el que nos lleva adelante,la barca, la silla es la de EL.
Ahora en estos días rezaremos todos unidos para que el Señor que se sienta en su silla nos dé el nuevo Papa visible, para que con Sabiduria,Inteligencia, Amor sepa guiar a los cristianos, pero pido más, que sepa crear comunión visible con las demás Iglesias católicas ortodoxas ,estamos convencidos que EL es el Único para todos los hombres y tenemos que caminar por la UNIÓN VISIBLE DE TODAS LAS IGLESIAS y ver lo que tanto nos une y lo poco que nos separa, pero es importante limar lo que de veras es posible para alcanzar la UNIDAD Y que sea Jesucristo el Rey de todos.
No se nos dío otro Nombre sobre la TIERRA, EL CIELO Y LOS ABISMOS ,al Santo NOMBRE de Jesús toda rodilla se doble.Amén
27/02/13 1:20 PM
  
Enrique G. B. A.
"... he pedido a Dios con insistencia, en la oración, de iluminarme con su luz para hacerme tomar la decisión más justa (no) por mi bien, sino por el bien de la Iglesia..."

Así o parecido debe ser la frase original.
27/02/13 1:22 PM
  
Maite C
El cariño que le tengo a Benedicto XVl viene de hace un montón de años, desde que era Arzobispo de Munich.

Por mucho que intento, no entiendo la decisión del Santo Padre. Lo acepto, no tengo más remedio, pero me siento profundamente triste, muy triste y al mismo tiempo como abandonada. Pero Dios sobre todo.
27/02/13 1:47 PM
  
Graciela
Desde el plano humano no hay quién no comprenda las palabras de humildad que el Santo Padre comparte para explicar su situación. En lo personal no es lo que espero de quien contra viento y marea debe manejar esta barca, recluirse en la oración es de valientes, pero su misión del momento que la aceptó era otra.
Ojalá que todos los que abandonan barcas con suficientes razones fueran también etiquetados como humildes. Confío en la oración de Benedicto XVI y de toda la Iglesia.
27/02/13 2:34 PM
  
Silvia
Santo Padre, !Gracias por todo! Puede seguir contando con nuestras oraciones.
27/02/13 2:35 PM
  
María de las Nieves
Maite C.
Te comprendo muy bien yo también sentí tristeza y orfandad,creo que Benedicto XVI con su anuncio inesperado nos causó un pequeño shock,y ahora hacemos duelo por su retirada.
También es justo por su edad y también es humano lo que nos pasa,pero él no es el Eterno, es finito y nos dío todo su Amor, si ponemos los ojos en Jesucristo el mismo que estuvo en Galilea, en el Jordán, en Jerusalén, tenemos su Palabra viva, sus Sacramentos ,la Eucarístía, la Comunión mística en el Cuerpo del Señor Vivo y Resucitado, Glorificado.
Los que amamos al Santo Padre no queremos que se vaya.

¿Acaso quiere alguien que se vaya su Padre y deje de ser nuestro Padre?,Pues no,pero si comprendemos que nuestro Padre está vivo y rezando por nosotros, nos alegramos infinitamente y queremos que siga así mucho tiempo.
Pasa de estar visible a nuestros ojos a estar en el lugar que el Señor le pide, orando por la misma Iglesia que le encomendo dirigir, pero El Señor también dejó a sus discipulos y les dijo en la Última Cena:

"Lo mismo os pasa a vosotros: ahora estáis tristes, pero cuando vuelva a veros os alegraréis, y nadie os va a quitar esa alegría" (Jn 16:22).

Mucho ánimo es nuestra Fe.Un abrazo en el Señor
27/02/13 2:39 PM
  
Beatriz
El Papa nunca ha estado solo, el problema es que sus colaboradores no estan a la altura de las circunstancias, y es como si estuviera solo en medio de un vasto desierto.

Ojala el proximo Papa sea tan santo que tenga el don de leer corazones, cardiolectura, don que han tenido santos como el padre Pio, o que busque a alguien con ese don, que de haberlos, haylos, yo conozco uno. Un Papa asi no seria enganado por las apariencias y elegiria a buenos colaboradores.
27/02/13 2:41 PM
  
Catholicus
Dios le bendiga Santidad por siempre en su velar por la Santa Iglesia !

Gracias de una pobre oveja....
27/02/13 3:08 PM
  
maria cristina gomez gordon
Hay Dios me siento tan triste ,con muchas ganas de llorar porque fue un mensaje de adentro de un corazón poseido por el Espirítu Santo ,de un Papa valiente my valiente lleno de sabiduría y su renuncia fue consultada con el Altisimo ,y el le "respondio",,,,,Santo padre oraremos mucho por usted ,el Señor nos escucha porque nos ama .Te extrañare y en tu retiro estaremos contigo.Gracias BENEDICTO XV1 ,muchas gracias
27/02/13 3:10 PM
  
Beatriz
La Iglesia tiene necesidad ahora mas que nunca de dones sobrenaturales. Un Papa con dones sobrenaturales como la lectura del corazon. Y si el no los tiene que busque como consejero a un alma escondida del mundo, un santo oculto que si los tenga, que de haberlos, haylos. A San Antonio le dieron una sopa envenenada, no la tomo porque "sabia" que estaba envenenada. Juana de Arco era una jovencita que no tenia ningun tipo de preparacion militar pero "sabia" que su ejercito no debia pasar por tal puente porque el enemigo les tenia preparado una emboscada y les indicaba el camino seguro. Dicen que en tiempos de extrema necesidad aparecen los santos, veremos si se cumple.


27/02/13 3:43 PM
  
Rafael de María
Tengo la misma opinión y sensación que Maite C. Sigo sin entender su desistimiento por mucho que me hablen de acto valiente y humilde. Ser Papa no se elige, Dios te lo manda a través del Espíritu Santo, para ser vicario de Cristo. Eso creo pues el así es el dogma de fe. Jamás pensé que podía pasar algo como esto. Sigo triste y expectante. ¿Una decisión prudencial puede oponerse a la mayor de las tradiciones apostólicas,la vicaría de Cristo? Por favor, no me digan que es cosa de los tiempos, ha pasado solo ocho años del anterior y famélico Papa, Juan Pablo II.

Quiero comentar esta frase en especial, muy manida por muchos "Amar a la Iglesia significa también tener la valentía de tomar decisiones difíciles, sufridas, poniendo siempre en primer lugar el bien de la Iglesia y no sí mismos". El bien de la Iglesia está superpuesto siempre a la gracia divina y su asistencia. El hombre colabora pero es la cabeza de la Iglesia, Cristo, quien la gobierna. ¿qué hubiera pasado si Pedro hubiera desistido del mandato evangélico, de ser la roca firme de la Iglesia? Motivos graves tenía, no se sentía preparado, era un "vulgar pescador", y el miedo al porvenir y al qué dirán le atenazó por entonces (tres veces lo negó). ¿No es pelagiana la postura de pensar que sea el hombre por su virtud y libertad el que pueda regir la salvación de la Iglesia? ¿No es mas bien la sumisión a la voluntad de Dios y su gracia la que nos hace libres de verdad y aptos para la redención del Señor? No entro en ningún momento en la conciencia del Papa ante Dios, su acto y decisión ha sido plenamente libre y consciente. El juicio me queda suspendido y el de todos hasta el día final. Solo me queda atenerme a lo que mi conciencia me dicta, la razón a la luz de la fe y la tradición apostólica de la Iglesia.

¿Gracias Benedicto? Mas bien, oremus pro Benedicto, se puede amar una persona sin compartir su decisión. En ella está solo ante Dios, su conciencia. Dios le ilumine y a mi también, que sigo desconsolado, pero esperanzado en Cristo N.S.
27/02/13 3:51 PM
  
Maria-Ar
Otro Papa Magno!!
Que Bendición!!
Refleja el Rostro de Jesús!!
Gracias Santo Padre!! Gracias por sus oraciones!!
Viva el Papa!!!!!!!!
+
27/02/13 4:08 PM
  
Elena
Al principio, igual que la mayoria, no entendí ni en mi razon, ni en mi corazon; porque renunciaba Benedicto XVI a ese puesto, que mas que por derecho tiene que ser aceptado por Amor, sino fracasa.
Pero al pasar de los dias, he visto como nuestro Benedicto XVI ha actuado tan coherente con su fe, con sus escritos, con la época actual, con la modernidad; dandonos una muestra de que solo la oración puede decirnos lo que Dios espera de nosotros, que no es la moda ni el que diran, lo que nos guia sino esa profunda intimidad con el Espiritu Santo, que exclusivamente habla para nosotros y nos trata,como los hombres tratamos al hijo único, cuanta lección nos ha dado éste Papa que con fé dice: he actuado por el bien de la Iglesia..confiemos en que esa parte divina de la Iglesia no comete errores y guarda la promesa de nuestro Señor, "Que nunca perecerá", a pesar de lo que los hombres hagamos y permitamos. Con mi confianza puesta en el Espiritu de Dios le digo Gracias y me confio en su oración siempre,querido Padre.
27/02/13 4:23 PM
  
Padre Wilfredo Martínez
Desde la República Dominicana. Cada vez más admiro al Papa Benedicto XVI por su alta sinceridad,libertad de conciencia, gran humildad y el signo tan positivo que comunica al mundo de hoy; marcado, entre otras cosas, por el deseo del poder y el afán por el prestigio y la fama. Que el Señor y la Virgen lo sigan bendiciendo.
27/02/13 5:12 PM
  
Antonio Diaz
Estimado Andres.
Que diferente tus expresiones hacia el Santo Padre BXVI, de las que escribe Rodolfo Ruiz en e-consulta las cuales describen una crítica agría, parcial y poco conocimiento del celibato....para este sr. el mejor Papa sería Leonardo Boff o Kung.
Siempre me he preguntado¿Por qué escribes en e-consulta?
Saludos y felicitaciones por tu Blog.
27/02/13 5:35 PM
  
Horacio Castro
No fue Joseph Ratzinger sino el Papa Benedicto XVI quien presidió la última audiencia general de su pontificado en la que señaló: “No abandono la cruz, sino que quedo de modo nuevo ante el Señor crucificado”.
27/02/13 5:39 PM
  
Gregory
Un papa magno sin duda, no se baja de la cruz y él es conciente de eso, seguira sirviendo a la iglesia en el silencio y en la oración. Un hombre valiente sin duda el papa que necesitabamos en este mundo relativista lo unico que lamento es que no pudiera hacer mucho más.
27/02/13 6:46 PM
  
enric
La paz, la serenidad y la seguridad con que transmite sus palabras, trasciende, llega al corazón, al alma. Es un reflejo de su gran belleza interior espiritual.

Nos da un gran ejemplo de escuchar a Dios, sentir Su Voluntad y actuar sin miedo al qué dirán.
“Buscad primero el Reino de Dios y todo lo demás vendrá por añadidura”

Debemos reflexionar en nuestra vida cuando tengamos momentos difíciles y pedirLe a Dios que nos ayude a encontrar una respuesta. Si lo hacemos con fe, con devoción, de manera que seamos capaces de abrasar el éter, si es necesario, , seguro que Dios nos dará una respuesta, que nos llenará de seguridad, de paz, y, manteniendo siempre la serenidad y sintiendo la Presencia de Dios debemos actuar, pues Dios: proveerá.

Aunque no va a estar tan visible físicamente, el SPBXVI está ya muy presente en mi corazón e intuyo que lo seguirá estando.

Un abrazo
27/02/13 7:37 PM
  
Valero Eportal
Mi familia y yo hemos seguido con emoción la última catequésis del Papa Benedicto XVI porque éramos conscientes de estar viviendo un momento histórico, como histórica ha sido la última bendición papal que ha impartido y que hemos recibido con devoción a través de la televisión. Echaremos de menos su blanca figura y sus homilías y bendiciones que a mí me hubiera agradado recibir hasta el final de sus días. Pero la prudente y humilde decisión de renunciar ha sido determninada por los achaques de la edad. Con respeto y admiración, hasta siempre Santo Padre Benedicto XVI.
27/02/13 7:50 PM
  
CATI
ESTAMOS CONTIGO SANTIDAD DESDE MALLORCA .MUCHAS GRACIAS
27/02/13 8:11 PM
  
Nubia
Gracias Su Santidad. Lo extrañaremos.
27/02/13 9:39 PM
  
P. Ignacio María Doñoro de los Ríos
GRACIAS SANTO PADRE.
28/02/13 12:21 AM
  
Elena
Me siento muy confudida, me pregunto cuántas personas de las que opinamos rezamos. Ojalá nos traiga la paz la campaña de oración por los cardenales. Oracion, oración.
Dejaré de ser Elena para no ser dos
28/02/13 1:13 AM
  
Maga
Bendito sea por siempre el Santo Padre Benedicto XVI. Es un auténtico regalo del Señor que llevare toda mi vida en mi corazón. Santo Padre, ore por toda la Santa Iglesia ahora con todas sus fuerzas. Se lo pedimos. Tengo una sensación de horfandad, pues ha sido, como ha dicho, cuando fue elegido Papa, un humilde, Santo y sabio trabajador de la viña del Señor. Sin duda, Santidad, ha sido el mayor Doctor de la Iglesia sentado en la Cátedra petrina desde San Gregorio I Magno y desde San León I Magno. Que el Señor le ilumine. Nosotros también nos acordaremos de Usted en nuestras oraciones. Sólo le pido al Señor que el próximo Papa sea tan bueno como Usted. Laus Deo Virginique Matri.
28/02/13 1:28 AM
  
Olimán
Para los defraudados:

No se baja de la barca, sólo pide a otro que lleve el timón, que empieza a estar muy duro y el viento sopla con mucha fuerza.
28/02/13 1:37 PM
  
Patricia Flores Botello
Es verdaderamente hermosos su mensaje, y no cabe duda que Dios esta en el, Benedicto XVI, nos da una lección de humildad y valentía ante la corriente de este mundo que nos dice exactamente lo contrario a lo que hemos visto del santo Padre pero no cabe la menor duda que lo que dice la palabra de Dios es una realidad los últimos serán siempre los primeros pues no sólo quedara grabado en nuestros corazones las acciones de Santo Padre sino que nos dejara grabado para siempre este acto henorme de humildad que Dios nuestro Padre le siga llenando de sus bendiciones y su presencia.
28/02/13 2:29 PM
  
Buenaventura GROTHE
Animo nuestra Iglesia.
Gracias el papa.
Agora quedamos unidos en la oracion.
Que Dios ayuda a los cardinales
28/02/13 7:48 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.