México: el jubileo del obispo “rojo”

De pequeño le llamaban el “rojo”, por sus cabellos cobrizos. Para algunos aquel apodo es reforzado por sus acciones actuales como obispo de Saltillo en México. Se trata de Raúl Vera López, quien este 6 de enero cumplió 25 años de ministerio episcopal. Un jubileo que ha congregado a simbólicos exponentes de la teología de la liberación latinoamericana, desde el “padre” de esa corriente Gustavo Gutiérrez hasta el jesuita Jon Sobrino, ya censurado por la Santa Sede. Pero el festejado tiene una deuda.

Nacido el 21 de junio de 1945 en Acámbaro (Guanajuato), ingresó al seminario tras haber obtenido el título de ingeniero químico en la Universidad Nacional Autónoma de México. Miembro de la Orden de los Predicadores, recibió dos consagraciones papales: la sacerdotal de manos de Pablo VI en 1975 y la episcopal por Juan Pablo II el 6 de enero de 1988.

Tras ser pastor de Ciudad Altamirano, en 1995 fue nombrado como obispo coadjutor de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas. A su llegada en esa sureña diócesis mexicana campeaba el proyecto de la “Iglesia autóctona”, forjado durante décadas por Samuel Ruíz, el “obispo rebelde”.

El joven pastor debía llevar aires nuevos a una circunscripción cuyo modelo pastoral estaba en abierta ruptura con la doctrina católica: con un desmedido número de diáconos permanentes, indígenas casados convencidos que pronto serían sacerdotes; con un innegable derrumbe en el número de nuevos bautizados; con una distorsión en el papel de los catequistas y con una casi nula captación de seminaristas locales.

Pero Vera no promovió cambio alguno sino, más bien, fue absorbido por el entorno. Se convirtió en el principal defensor de un modelo que estuvo a punto de concretar un cisma, de no mediar la intervención del Vaticano. Por eso Juan Pablo II lo transfirió a Saltillo el 30 de diciembre de 1999.

En su nueva diócesis siguió los pasos de Samuel Ruíz. Así se volvió un ícono de la izquierda mexicana y latinoamericana, tanto civil como eclesiástica. Terminó transformándose en un líder social, pero según dejó de lado su principal misión: ser obispo.

Escribió el prólogo de un libro que presenta a la Iglesia como una mafia al servicio de criminales sexuales, aceptó cargos al frente de dos centros de derechos humanos, apoyo la marcha por la paz del poeta Javier Sicilia, emprendió giras por el país para defender encarcelados y arremetió, una y otra vez, contra el gobierno por su lucha al narcotráfico. Tanta ocupación lo dejó sin tiempo para pastorear a su grey.

Estas “situaciones desconcertantes” -al menos así las consideraron en Roma- y su abierta promoción al homosexualismo llevaron a las autoridades del Vaticano a convocarlo en agosto de 2011. En Roma recibió “jalones de orejas” de los prefectos de las congregaciones para los Obispos, Marc Ouellet y para la Doctrina de la Fe, entonces William Levada. Pero estos llamados de atención no surtieron mayor efecto.

En aquellas reuniones Vera había acordado con los cardenales que escribiría una carta pastoral que dejase clara su posición respecto a la homosexualidad, conforme con la doctrina de la Iglesia. Un documento que debía ser publicado antes de diciembre de 2011 pero que actualmente, a más de un año de distancia, no ha visto la luz.

Aún así el obispo decidió celebrar su jubileo episcopal con varios íconos de la teología de la liberación. Durante una jornada de estudio que tuvo lugar el pasado fin de semana en el Seminario Mayor de Saltillo bajo el título “Construyendo la Iglesia profética, con la fortaleza del Espíritu respondemos a los signos de los tiempos”. Los nombres de los expositores fueron elocuentes: Jesús Espeja, Clodomiro Siller, Javier Sicilia, Miguel Concha, Jon Sobrino y Gustavo Gutiérrez. La primera línea de la “disidencia católica” latinoamericana.

12 comentarios

  
gerardo
¿Y la doctrina de la Fé? Bien gracias...!
08/01/13 11:26 PM
  
Omar, de Chihuahua
Qué diócesis más desolada, por aquel que debiera dar su vida por ella.

¿Qué necesita un Obispo hacer para ser destituido, si no excomulgado? Su posición abierta al homosexualismo, con los gays de "San Elredo" es escandaloso y vergonzoso. En México, ¿quién puede hacer algo con este Obispo? ¿En la CEM nadie se da cuenta?

A veces parece Roma la que tiene que estar viendo que todo se haga, que en México sus hermanos Obispos jamás le dirán nada? Para las pulgas de San Agustín que no tuvo pelos en la lengua para enfrentarse al monje Pelagio, al Obispo Arrio...nuestros pastores no están haciendo su labor.
08/01/13 11:38 PM
  
Norverto
Andres Pero tu escrito no tiene ninguna diferencia de fondo con los ataques q recibieron hombres de la talla de Méndez Arceo, Samuel Ruiz, Casaldaliga, Herer Cámara, Mons. Geraldi, Mons. Romero o Mons. Angelelli. Tremenda labor eccleialnq ac hombre.
09/01/13 11:57 AM
  
Luis Fernando
Mira que le cuesta a la Iglesia desprenderse de obispos que han demostrado ser un peligro.
09/01/13 1:55 PM
  
Alberto
Pues aquí lo dejan morado: www.luterofedeli.wordpress.org
09/01/13 2:54 PM
  
Maga
Por favor, cosas como estás no pueden seguir en la Iglesia. Este señor es un lobo con piel de Cordero. Está devastando el rebaño de Cristo. Es Obispo sólo de nombre, pero lo que realmente es, es un Hereje como la copa de un pino. Por favor, muchos fieles estamos hartos de que estás cosas se dejen pudrir. Este señor, si no hace una retractacion pública, debería ser suspendido a divinis y, si sigue confinada, excomulgado. El CIC está para aplicarlo. Muchos empezamos a pensar que es la única manera de curar la herida que están haciendo a la Iglesia los herejes que siguen dentro. Hay que ponerlos en su lugar, es decir, fuera. Como, por ejemplo, lo de los contestarios, es decir, herejes de Alemania y Austria, como, por ejemplo, un abad benedictino austriaco que acaba de soltar una cantidad de herejias alucinante, como la de nombrar a mujeres obispas y miembros del colegio cardenalicio. Esto hay que pararlo ya. Está gente sólo entiende la ley del bastón y no rwgañinas ni notificaciones.
09/01/13 11:31 PM
  
kantabriko
Hay que cuidar por el futuro de la iglesia catolica en ciertas sociedades de las islas del Caribe no solo por lo que alli ocurre sino por la hecatombe en la que viven sus habitantes y el vacio inframundista del que son victimas las familias ,los ancianos y la sociedad en general , la miseria ,la mentira , ademas el desconocimiento absoluto acerca de Cristo y de la palabra de dios .
10/01/13 2:18 AM
  
Esteban
Oh claro Andrés, primero tendrías que demostrar que la diócesis de San Cristobal estaba en ruptura con la Doctrina Católica, algo que dudosamente lograras, porque bien sabes que pese a los intentos de Prigione la labor de Samuel Ruiz no recibió condena alguna por parte de Roma, y el día de su muerte hasta terminaron llamándolo "el obispo de los pobres". Claro Prigione trabajó para el pragmatismo y era aliado de la dictadura Priísta (a parte de su es una ironía que el principal enemigo y acusador de Samuel Ruiz fuera Girolamo Prigione y su grupo de obispos púpilos, tomando en cuenta que el argumento es los diaconos casados, y bien sabes que a Prigione no se le daba eso de respetar el celibato
10/01/13 3:41 AM
  
Chimo Vice
Gerardo, la Congregación para la Doctrina de la Fe adoptará la decisión que corresponda en el momento que tenga que hacerlo y del modo que mejor proceda.
10/01/13 2:27 PM
  
Roberto M
ESTEBAN,

No hace falta "condenar" a todos los que tienen una "doctrina" contraria a la que marca la iglesia. Basta con condenar la idea misma. Conoces que es la "teologia de la liberacion"? No se puede condenar la labor (en algunos puntos), sino la doctrina misma. Es como si yo quisiera darle a un pobre algo de plata no con base en la caridad sino con las bases marxistas. O es como si yo diera asilo y apoyo a homosexuales expulsados por sus familias o prostitutas que trabajan en la calle con base en la ideologia de genero y no con base en la dignificacion humana.

No hay que confundirse amigo!!!

10/01/13 8:45 PM
  
Eduardo Mantilla
Estimado Andrés,

Gracias por la columna pues nos recuerda que al igual que en las democracias latinoamericanas el fantasma de la dictaduras de izquierda roja fanática y atea, que se creía superado, sigue vigente y más vivo que nunca. Lo terrible es que esos fantasmas estén presentes en pastores de la Iglesia Católica.

Si Monseñor Vera y los secuaces de la Teología de la Liberación les parece tan mala la doctrina de la Iglesia Católica; lo mejor es que se salgan y se vayan y funden su propia iglesia. Por esta razón, Jesús dijo "O están conmigo o están contra mí". Una cosa es ser manso y otra ser menso.

Necesitamos más disciplina dentro de la Iglesia Católica y la misericordia no puede ser confundida con indulgencia. Dios es un dios de justicia. Por esta razón no debemos temer el ser minoría pero de calidad. Si la mies es mucha y los obreros pocos, necesitamos que los pocos obreros que hay trabajen bien antes de estar recibiendo a cualquier obrero que venga a estropear el cultivo.

10/01/13 11:00 PM
  
Victor
Sólo faltó, para estar completos, que invitara a Sanjauna Martínez y al pleno de las "Católicas por el Derecho a Decidir".
Hace apenas un año profanaron el sagrario de la capilla de la penitenciaría del Estado en su ciudad episcopal y no hubo un sólo acto de reparación. Pero eso sí... se le vive "corrigiendo" los comunicados de sus hermanos Obispos en cuanto a moral cristiana se refiere.
06/02/13 5:33 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.