Web católicas, ¿un cambio de paradigma?

No es una red social, ni un motor de búsqueda, un sitio de noticias, de videos o un foro. Es todo eso junto y más. Se llama Aleteia y se trata de la primera red católica mundial de contenidos web. Un ambicioso proyecto presentado en estos días en Roma con grandes aspiraciones y muchas interrogantes. Sobre todo porque nació junto con AdEthic, una organización que busca aplicar (más o menos) las estrategias de la publicidad en línea desarrolladas por Google pero con un criterio ético. Una apuesta valiente, de riesgo, que podría cambiar la forma de hacer información católica en internet.

Cada mes en Google se registran 55 millones de búsquedas de la palabra Dios, 37 millones de Iglesia o 25 millones de Jesús. El interés por lo espiritual existe, de hecho se trata de un “mercado” en franca expansión. Pero el resultado de estas investigaciones casi nunca lleva a páginas católicas sino, más bien, a otras comunidades mercadotécnicamente más efectivas, como la polémica iglesia de la Cienciología.

Así las cosas la comunidad católica no está representada adecuadamente en ese motor de búsqueda y, en general, en el resto de internet. Lo cual resulta una paradoja. La Iglesia es la más antigua “red mundial”, con valores comunes y principios supranacionales. Pero sus miembros no han podido unirse para que esta realidad se refleje –con su justa dimensión- en la web, un espacio construido justamente a base de “comunities” (comunidades).

Para cambiar esas circunstancias hace falta aglutinadores capaces de identificar, desarrollar y explotar los resortes que mueven a esta comunidad de fieles, tan unidos y, al mismo tiempo, tan distintos entre sí. Aleteia pretende convertirse en uno de estos “agregadores”. Si logra su objetivo aportaría un cambio sustancial, porque moldearía una realidad virtual hasta ahora inexistente y le daría un peso específico. Una apuesta que podría ser, incluso, rentable.

El concepto es simple: sumar las iniciativas católicas en internet para darles visibilidad a nivel macro. Todos pueden estar incluidos, desde los grandes medios informativos religiosos ya conocidos hasta los blogs o las páginas “caseras”. Ellos aportarán su contenido, Aleteia les recompensará con tráfico e ingresos publicitarios.

En este segundo punto es clave la labor de AdEthic, la red para el acopio de publicidad en línea. Su trabajo será doble: por una parte “abrir mercado” entre los sitios convenciéndoles a ceder espacio para anunciantes a cambio de una recuperación económica. Por otro lograr que empresarios quieran publicitarse en decenas de páginas web católicas que, individualmente no tienen tantísimos visitantes pero, todas juntas, corresponden a un muy apetitoso índice de tráfico.

Este parece ser el corazón del proyecto, donde Aleteia puede hacer la diferencia y sobrevivir. Más allá de su concentrador de información, sus videos de preguntas y respuestas, su capacidad multiplicadora en las redes sociales y sus seis idiomas (italiano, árabe, inglés, francés, portugués y español). Todos servicios muy necesarios para animar la red bajo el lema “los buscadores de la verdad”.

Pero bien sabe Jesús Colina, el “cerebro” detrás de este proyecto, que la Fundación para la Nueva Evangelización a través de los Medios se juega su supervivencia en la eficacia de su modelo de negocios. Innovador y audaz, para un mundo católico demasiado acostumbrado a trabajar sí desde la buena voluntad y no tanto desde el profesionalismo. No por nada contrató como director general de Aleteia a Andrea Salvati, durante seis años líder industrial de Google Italia. Su decisión de dejar el “coloso” estadounidense es la prueba más tangible que algo muy atractivo está pasando en este proyecto. ¿Un cambio de paradigma?

3 comentarios

  
Tony de New York
Excelente noticia.
24/09/12 9:05 PM
  
Lourdes Rodríguez MÉXICO
Una vez todo empezó con recopilar una Fe en pergaminos.
Ahora éste mundo moderno recopila y difunde como éste mundo lo requiere.
Buena noticia.
25/09/12 1:06 PM
  
Enrique G. B. A.
Dios quiera dé buenos frutos.
26/09/12 12:50 AM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.