¿Nuevos cardenales en noviembre?

El Papa habría tomado la decisión de crear nuevos cardenales durante un Consistorio Público en noviembre próximo. Sería el cuarto de su pontificado. En la Curia Romana lo dan por un hecho, pese a las versiones que colocan una posible investidura de “príncipes de la Iglesia” a inicios de 2012, tal vez en junio de ese año. Los últimos consistorios de Benedicto XVI tuvieron lugar a finales de noviembre de 2007 y 2010.

Actualmente y según las últimas estadísticas el Colegio Cardenalicio está formado por 193 miembros, de los cuales 80 ya superaron los 80 años. Ellos son los “no electores”, es decir que quedarían fuera de un hipotético Cónclave para elegir Papa. En cambio 113 son los “electores”, menores de 80.

Según el decreto papal en forma de Constitución Apostólica “Romano Pontifici Eligendo” (Pablo VI – 01.10.1975) los cardenales electores no deberían superar el número de 120. Empero ha ocurrido que el pontífice en turno ha nombrado más purpurados, con Juan Pablo II por ejemplo. Joseph Ratzinger ha respetado casi siempre dicho tope, traspasándolo en apenas una unidad.

Ateniéndose a esa norma actualmente sólo restan siete espacios por cubrir entre los electores. La cifra aumentará hasta diez antes de finalizar año, ya que tres purpurados cumplirán los 80 años entre septiembre y diciembre. Con ese escenario el Papa tendría a mano la posibilidad de designar hasta una decena de electores. Pero, extendiendo el horizonte, podría llegar a unos 16 si se considera que otros seis superarán los 80 antes de julio de 2012.

Considerando bien estos datos un consistorio en noviembre suena prácticamente imposible, más allá de la seguridad de algunos altos funcionarios de la Curia.

Pero, dando por bueno el rumor, la combinación de fechas daría a Joseph Ratzinger la posibilidad de asignar algunos birretes colorados que quedaron pendientes en su Consistorio del 20 de noviembre de 2010. En aquella ocasión fueron creados 24 cardenales, cuatro de ellos no electores. Entonces se presentó un problema: demasiados candidatos para pocos espacios libres. Complicaron la situación los múltiples cambios en puestos de primer nivel en la Curia Romana, cargos tradicionalmente ocupados por purpurados.

Para salvar la situación se aplicó a rajatabla un criterio: en una misma arquidiócesis no puede haber dos cardenales electores, aunque uno de ellos sea emérito. Como la edad de jubilación obligatoria de los prelados es a los 75 años, puede darse el caso de purpurados ya en el retiro pero que aún no superan los 80. Según esto los sucesores, aunque en plena actividad, deben esperar a que sus predecesores pasen a ser no electores antes de acceder al birrete.

La aplicación de ese principio dejó fuera a pastores de arquidiócesis de gran importancia como Toledo (España), Westminster (Inglaterra), Nueva York (Estados Unidos), Malinas-Bruselas (Bélgica), Praga (República Checa), Toronto (Canadá), Florencia y Turín (Italia). Hasta unas horas antes del anuncio oficial, algunos de ellos creían ser de los elegidos. Desilusiones y malhumores provocó su exclusión de la lista.

América Latina fue también muy maltratada en el Consistorio de 2010. Por ese mismo criterio quedaron marginados los arzobispos de Bogotá (Colombia) y Río de Janeiro (Brasil). Para evitar que esa región quedase totalmente fuera del nombramiento de cardenales, lo cual habría sido bastante embarazoso, el Papa decidió elevar al entonces presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano, el brasileño Raymundo Damasceno Assis, y Raúl Vega Chiriboga, arzobispo ecuatoriano ya emérito.

¿Cómo le irá a Latinoamérica esta vez? Si se apela al “principio de los dos electores” nuevamente habrá problemas. A Bogotá y Río se sumaría también Santiago de Chile, donde el arzobispo emérito Francisco Javier Errázuriz Ossa aún no cumple los 80 años. Quien seguramente entraría en esta “horneada de cardenales” es João Braz de Aviz, Prefecto de la Congregación de los Religiosos y brasileño.

Por lo pronto en la Curia Romana ya existen candidatos al birrete colorado debido a recientes nombramientos, entre ellos el nuevo presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano y ex nuncio apostólico en México, Giuseppe Bertello, y el nuevo presidente de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede, Giuseppe Versaldi. Además del Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, Fernando Filoni y el presidente de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), Domenico Calcagno.

Serafines susurran.- Que, hablando de cardenales, se acerca el adiós del arzobispo de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), Julio Terrazas Sandoval. Este 28 de septiembre el Papa Benedicto XVI designó a Sergio Gualberti como obispo coadjutor de esa arquidiócesis.

Gualberti, italiano de nacimiento, tiene “derecho a sucesión” y en la práctica irá tomando poco a poco las riendas de una diócesis que conoce perfectamente ya que, hasta anteayer, se desempeñaba como obispo auxiliar de la misma.

Terrazas presentó el 7 de marzo pasado su renuncia al haber cumplido los 75 años; empero todavía mantendrá su puesto, al menos hasta que definitivamente el Papa le acepte la dimisión y confirme a su sucesor.

4 comentarios

  
Venancio
Muy graciosa la foto, en la que quedan "elevados" al cardenalato los obispos españoles, revestidos de ornamentos rojos.
29/09/11 9:21 AM
  
Pedro Rodriguez Ocampo
El Presidente del CELAM estará en proximos días con el Santo Padre.
29/09/11 2:48 PM
  
Andrés Beltramo
Gracias Venancio por la aclaración, ya se cambió la foto.

Saludos
29/09/11 3:29 PM
  
Charles
Estimado Señor,
Ud. escribió: "Según la tradición los cardenales electores no suelen superar el número de 120, aunque se trata de una regla “no escrita”. " Eso no es correcto. Es sólo a partir del 1 de octubre de 1975 cuando el Papa Pablo VI decretó que el número máximo de electores sería 120. (Motu Proprio: Romano Pontifici eligendo)
Atentamente.
29/09/11 5:25 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.