Francia: ¿el Opus Dei en el banquillo?

Un juicio laboral a pocos interesa, sólo a los involucrados. Un juicio penal contra el Opus Dei puede captar la atención internacional, acaparar las primeras planas de los periódicos y resultar muy redituable. Por ello el abogado francés Rodolphe Bosselut pretendió convertir una demanda por condiciones de trabajo contra algunas personas ligadas a esa institución en un proceso de conciencia contra la “Obra”. Periodistas complacientes: felices.

“Francia: el Opus Dei en el banquillo de los acusados por trabajo encubierto”. Titulares como ese llenaron la prensa de estos días a cuento de un proceso legal que concluyó ayer 23 de septiembre en el Tribunal Correccional de París. Catherine Tissier, ex numeraria auxiliar (laica con particulares compromisos y tareas dentro del Opus) contra las autoridades de la Escuela Hotelera Dosnon, gestionada por la Asociación Cultural Universitaria y Técnica (ACUT).

¿Los cargos? Ocultamiento administrativo de una parte del trabajo realizado bajo el concepto de “prácticas profesionales” y remuneración indigna. Aunque llegó a su instancia final ahora, el proceso se remonta a 2002. Un año antes Tissier dejó el Opus Dei luego de pertenecer a él desde 1987.

La intención original de la denuncia era imputar a los directivos de la obra fundada por San Josemaría Escrivá de “manipulación mental”, “condiciones de trabajo embrutecedoras” y “situación de dependencia económica”. Todas acusaciones vinculadas al fuero laboral. Una estrategia jurídica inconsistente porque la institución católica nunca fue el dador de trabajo de la ex numeraria.

Por eso, una y otra vez, la justicia francesa declaró carente de fundamento dicha teoría. Nunca los superiores de la Prelatura fueron citados a comparecer. Obligado por las circunstancias y para mantener viva la demanda en los tribunales, Bosselut dirigió entonces sus baterías contra los verdaderos empleadores: los administradores de la escuela Donson y de la ACUT. Y así prosperó.

Ante los medios de comunicación utilizó una estrategia completamente distinta: difundir la idea de un “proceso inédito contra una poderosa organización católica conservadora nacida en España y acusada de derivas sectarias”. Un argumento que, sin responder a la verdad, le aseguró una amplia atención pública.

Aunque, huelga decir, el Opus Dei sí reconoció su vínculo con la escuela Donson y la ACUT. En ningún momento se desvinculó de esas instituciones ni ocultó la participación en ellas de algunos de sus miembros. Muy diferente es pretender hacerla responsable penalmente de todo cuanto allí ocurrió. Las generalizaciones no son buenas amigas de la verdad, menos de la verdad jurídica.

Los acusadores construyeron un circo de dos pistas. Por eso insistieron hasta el cansancio en la tesis del “Opus en el banquillo”, por eso invitaron a las sesiones públicas del juicio (del 22 y 23 de septiembre) a autores de libros contra la Obra, por eso propalaron información a modo.

Y ya durante la celebración de las vistas el abogado volvió sobre lo mismo. Una maniobra que no pasó desapercibida para la presidenta del tribunal parisino, Marie-Christine Plantin, quien reprochó la excesiva publicidad dada al caso y exigió centrarse en la parte laboral.

De todas maneras la sentencia está en suspenso. La Fiscalía de París exigió multar con 30 mil euros a la ACUT y con otros seis mil a las directivas involucradas Agnès Duhail y Claire de Segonzac. El fallo debería ser difundido el próximo 24 de noviembre.

En medio de esta vorágine el Opus Dei no se quedó con los brazos cruzados y emitió dos notas de prensa firmadas por Béatrice de La Coste, de la oficina de prensa de la Prelatura en Francia. Una de ellas reprochó, en durísimos términos, la “parcialidad” mostrada por la agencia francesa de noticias AFP en la cobertura del proceso judicial.

No es la primera vez que la Prelatura enfrenta acusaciones de sectarismo y manipulación de conciencia. Desde las extravagancias del “Código Da Vinci” de Dan Brown hasta los testimonios de diversos ex miembros, como la italiana Emanuela Provera, autora del reciente libro “Dentro l’Opus Dei” (en italiano).

En las declaraciones públicas brindadas durante el juicio francés, Catherine Tissier parece obsesionada con su vida dentro de la Obra. Acusa evidentes signos de trastornos psicológicos, como bien aceptó La Coste al afirmar en uno de sus boletines: “aunque no comparto la versión de los hechos ni las valoraciones, manifiesto antes que nada respeto por su persona y por el sufrimiento que expresa en sus intervenciones públicas”.

Más allá de la demanda y la defensa, es necesaria una reflexión, sobre todo en los herederos de Josemaría. Es inútil ocultarse detrás de un dedo, las críticas –dentro y fuera de la Iglesia- existen y son reales. Tienen que ver con su excesivo hermetismo interno, su exigencia desmedida a los miembros (léase “numerarias auxiliares”), el poner las reglas por encima de las personas y la alimentación de prejuicios, más de fariseos que de verdaderos cristianos.

Empero, se debe reconocer, el Opus de hoy no es el Opus de ayer. Las vicisitudes de los años recientes han propiciado una conciencia colectiva sobre los errores y un sano propósito de enmienda. Ojalá se comparta en todos los niveles, porque la pertenencia a una institución de la Iglesia católica debe asegurar, ante todo, la paz interior. Siempre. Así y sólo así se evitarán futuras demandas pero, sobre todo, no habrán otras Catherine Tissier.

26 comentarios

  
Arnaldo Romero
Los monjes benedictinos trabajan en el monasterio por nada. Lo mismo podría decirse de otras ordenes monásticas en la que sus miembros no perciben una remuneración económica.

Pero los miembros del Opus Dei son laicos ....

Va siendo hora que la obra fundada por Sanjosemariaescrivadebalaguer conserve
su propio carisma pero al mismo tiempo abandone ciertas practicas como la explotación de muchos de sus miembros y la manipulación que se hace a sus miembros para que se comprometan mediante todo tipo de presiones que recuerdan a una secta.

Salvando las distancias el Opus Dei y otros movimientos neocom deben emprender una serie de reformas que no se ajustan precisamente a la realidad eclesial.
24/09/11 8:56 PM
  
Ángeles
No soy del Opus Dei y probablemente no lo seré pues estoy en otro movimiento, pero hace varios años acudía a sus reuniones y nunca vi ni sentí nada extraño o "secreto", en todos lados hay reglas y a quién no les guste pues que no se quede y punto, más bien me parece que deben tener más cuidado al aceptar a sus miembros ya que hay gente obsesiva por naturaleza que después se convierten en los peores enemigos, recomiendo leer Opus Dei:una investigación de Vittorio Messori.
24/09/11 9:35 PM
  
Tony de New York
El Opus Dei necesita reformas en sus estatutos. Muchas de las acusaciones son validas.
24/09/11 9:46 PM
  
Simpson
En la próxima, una ex-monja carmelita demandará a la orden por despertaría temprano las superioras de su convento para rezar maitines.
24/09/11 10:53 PM
  
Forestier
Oye Toni: no se puede tirar la piedra y esconder la mano. Di de que es lo que hay que reformar -según tu curioso criterio- de los estatutos, si es que realmente sabes de que van
24/09/11 11:37 PM
  
Mariano
De acuetdo con el post menos en su último párrafo: siempre habrá Catherines que, después de haber tomado decisiones libres y renovadas año tras año, pretendan sacar tajada de instituciones que defendían con uñas y dientes un año antes sin apechugar con sus propias decisiones, pretéritas o actuales. A lo hecho, pecho.
25/09/11 1:42 AM
  
Pablo Cabellos
Yo sí pertenezco al Opus Dei y conozco de primera mano todo lo que se hacía y se hace.
Nunca he visto a nadie coaccionado ni explotado. Si hubiera alguno, sería -es fuerte, pero lo afirmo así- tonto y en el Opus Dei no hay plazas para tontos.
La realidad eclesial viene definida por el carisma y las aprobaciones de la Iglesia y no por lo que se le ocurra a cada uno.
En la Obra existe total libertad en todo, incluido lo que constituye la esencia de su espíritu, pues nada puede hacerse para Dios si no se es libre.
El resto es hacerse eco -e incluyo un poquito al articulista- de viejas calumnias impropias de cristianos.
Un cordial saludo
25/09/11 1:46 PM
  
Andrés Beltramo
Estimado Pablo

Gracias por tus comentarios. Obviamente difiero de tu punto referente a "calumnias impropias", esas que es verdad han existido y existirán (no es mi caso). Lo que escribo lo conozco de primera mano y, de hecho, lo he ya comentado con personas de la misma Obra. No es hacerse eco de situaciones ajenas, sino constatar episodios actuales que, de todas maneras y como bien señalo, están siendo atendidos.

Se trata de problemas que existen y en cada lugar se viven de manera distinta, resultaría poco inteligente negarlo de antemano. En honor a tu pertenencia al Opus Dei harías mejor en aceptar una crítica constructiva como esta y bregar siempre por el mejoramiento personal y de tus compañeros. Porque no existe obra de la Iglesia que sea perfecta o donde no surjan problemas, eso es sencillamente imposible. Por ende es increíble que, también en el Opus, no existan asuntos, más o menos graves, que atender. Todos somos pecadores, humanos en busca de Dios.

Saludos.

25/09/11 8:37 PM
  
Andrés Beltramo
Mariano

Es verdad, siempre habrá personas que se muevan por intereses y por deseo de sacar provecho. Pero cuando uno de nuestros hermanos se va y se convierte en nuestro enemigo nos debe, cuando menos, hacer reflexionar. ¿Hemos sido nosotros causa de su tristeza y su desazón? ¿Compartimos el suficiente amor y la suficiente comprensión? Tal vez allí encontremos parte de las respuestas, o no, pero pensar en eso resulta obligatorio.

Cristo llamó a amar incluso a nuestros enemigos, sobre todo a ellos. Claro, no dejaremos que nos destruyan pero cuando expresan dolor, incluso en su error, más nos vale la compasión y un sano arrepentimiento por lo que pudimos hacer y no hicimos. Pide perdón incluso cuando no tengas la culpa, porque el espíritu de enmienda constante es la mejor actitud del pecador: ¡cuánta razón en este consejo espiritual!. Del resto enemigos habrán siempre, pero cuando del otro lado de la calle te encuentras a quien fue tu hermano. ¡Cuánto duele! Saludos
25/09/11 8:47 PM
  
Martin Ellingham
Con la teoría del "carisma" hemos topado, Andrés... Para esta teoría, de manera implícita por lo general, el "carisma" es una segunda revelación (de igual jerarquía que la Revelación), que da lugar a movimientos de institución divina (no simplemente eclesiástica) e indefectibles (no defectibles, como por ejemplo, las iglesias particulares). Desde esas coordenadas teóricas, los problemas "estructurales" (como los de la LC según el comunicado vaticano) no pueden existir, sino que son meras anécdotas singulares.

Saludos.
25/09/11 10:03 PM
  
Galsuinda
Hay que leer más antes de pronunciarse: http://www.opusdei.es/art.php?p=45500
26/09/11 11:21 AM
  
Martin Ellingham
El "experto" es un verdadero salvavidas (de plomo).

Saludos.
26/09/11 2:29 PM
  
Miriam de Argentina
Basta con mirar el testimonio de Amparo Medina (ecuatoriana) ex-guerrilera atea, hoy conversa y líder pro-vida, y escuchar lo que pensaba del opus antes y lo que se ha dado cuenta ahora. No pertenezco al Opus, sólo conozco a una persona pertenciente a la obra y es de lo mejor. Es muy triste ver como "se escupe" sobre la obra del Esp.Santo...que las personas se equivocan.. y sí...pero atacar a la obra me parece que es una barbaridad...
26/09/11 3:35 PM
  
Mariano
Andrés,
tu teoría genérica de 'en todas partes cuecen habas' y 'todo es perfectible' debería llevarte a una serie de posts en los que criticaras a todas las personas e i stituciones que forman la Iglesia, empezando por el mismo Papa.
No hace falta ser del Opus Dei (no lo soy) para saber que siempre habrá quien haga una cruzada personal atacar a la institución, club de fútbol o partido político en el que libremente entró y libremente salio.
Utilizar casos aislados con evidentes rasgos de desequilibrio (en todos los sentidos) para aseverar genericamente que no todo se hace bien en esta u otra institución es torticero. Imagino que nadie en el Opus Dei cree que es perfecto, pero esa es la condición humana y escribir sobre esto un post es falta de imaginación o decir verdades de Perogrullo.
Si lo que te parece grave son, por ejemplo, las condiciones de trabajo de las numerarias auxiliares, pregunta al resto -no todas están querellándose contra el Opus Dei. Pero centra el tiro y no te apuntes al pin-pan-pum de la mano de la respetable francesa, que seguro que lo está pasando mal pero no es la prueba o el síntoma de las 'cosas que deben cambiarse'.
A mi se me ocurren varias, pero este suceso no me parece significativo de lo que yo sugeriría.
27/09/11 3:10 AM
  
Mariano
P.D. lo de 'los herederos de Josemaría' suena un poco falto de educación. Es más común llamarle San Josemaría, Escrivá, el fundador del Opus Dei, etc. Imagino que es un lapsus calami y no una jugarreta del subconsciente,
27/09/11 3:14 AM
  
Tony de New York
Forestier, ninguna organización está escepta de reformas.
27/09/11 5:18 PM
  
Andrés Beltramo
Mariano

Que en todas las instituciones de la Iglesia existan cosas que mejorar no es una "teoría", como tú lo afirmas, sino una verdad. Es más, tú mismo dices que se trata de "verdades de perogrullo", por lo tanto lo das por cierto. Si como periodista escribo la verdad (aunque sea de perogrullo) ¿qué mal hay en eso? Si tales verdades son tan irrelevantes como tú mismo sugieres, entonces tus comentarios también saldrían sobrando. Pero aquí estamos, comentando tales verdades, lo cual demuestra que tan superficiales no son. ¿O sí?

Ojo, te invito a leer bien el artículo. En ningún momento sostuve que el problema de la francesa demostraba la urgencia de cambiar las cosas. Sólo constaté un problema suyo por un lado y, por el otro, expresé una serie de críticas que son reales y que los mismos miembros de la Obra reconocen. Nuevamente ¿qué mal hay en eso? Decir la verdad no peca, pero incomoda (sobre todo a quienes no desean ver la realidad como es, con sinceridad y honestidad). Saludos.
27/09/11 6:12 PM
  
Mariano
Andrés,
te honra haber publicado mis dos comentarios. Creo que he expuesto mi postura suficientemente y no voy a dar la matraca.
Un saludo.
27/09/11 9:18 PM
  
Enrique G. B. A.
"...cuando uno de nuestros hermanos se va y se convierte en nuestro enemigo nos debe, cuando menos, hacer reflexionar. ¿Hemos sido nosotros causa de su tristeza y su desazón?..."
--------------------------------------------
Dios nos conceda esta sensibilidad y humildad, sin perjuicio de caminar en la verdad.
28/09/11 11:14 PM
  
un observador
"Una empleada que fue del Opus Dei se querella contra su empleador, una institución vinculada al Opus Dei por cuestiones laborales".

Si quitas Opus Dei y pones cualquier otra cosa, la noticia se esfuma y no merece ni una línea de agencia.

Que la pobre chica lo haya pasado mal, y que se hayan mezclado asuntos personales de su vocación con esas cuestiones laborales mal resueltas es comprensible.

Que para lograr una retribución económica mayor de lo que sería justo recurra a la confusión informativa, revela mala fe, al menos en su abogado.

Que los periodistas católicos consideren relevante la noticia, revela el acierto del abogado para seguir esa estrategia, y la persistencia de la sombra de la duda sobre el Opus Dei, fruto de años de propaganda y -sin duda también en alguna medida- de errores por parte de gente de la Obra.

El Papa decía el otro día, citando a la Madre Teresa, que al pensar en los necesarios cambios en la Iglesia, la santa de Calcuta afirmaba: lo primero que tiene que cambiar somos tú y yo. Que es -básicamente- lo que han hecho los santos al ver la fuerza del pecado en su vida y en la vida de la Iglesia.
30/09/11 10:26 AM
  
Pilar Aizpun Bobadilla
Yo soy del Opus Dei, que vaya por delante. Lo que me asombra es la facilidad con la que el señor Beltramo se erige en juez y regala consejos. Señor Beltramo, dudo mucho que usted conozca la realidad del Opus Dei como para repartir consejos con ese aplomo. Evidentemente, en todas las obras apostólicas hay errores y se pueden corregir. En este caso, dudo mucho de que haya un error. Yo conozco bien la Obra, y a los franceses. A los dos. Esta señorita hubiera montado el follón antes o después, porque en la Obra vivimos la pobreza, y lo que ganamos lo entregamos. Así que poca pasta iba a tener cobrando o sin cobrar. Como todos. Porque nos da la gana. ¿Explotación? Es divertido. La gente de la Obra trabajamos mucho, sí. Es nuestro carisma. Hermetismo: nunca nada fue tan estudiado y diseccionado. Y cada uno de nosotros es analizado, juzgado y estudiado hasta el último gesto. No se preocupe: en la Obra no hay hermetismo posible. Gracias a Dios, seguimos estando de moda y no nos dejan en paz.
30/09/11 5:21 PM
  
Pilar Aizpun Bobadilla
A ver, ánimo y a publicar mis comentarios. Que tengo derecho por alusiones. Me da un poco de dentera cuando me hablan tanto de vivir la caridad, de forma pelín relamidilla, cuando se está claramente faltando a la justicia con un información algo sesgada. Y duele reconocer que se es injusto. Pero hay que reconocerlo...
30/09/11 5:25 PM
  
Daniel
"Catherine T parece obsesionada con su vida en la Obra", opinión del redactor de este artículo. Se nota que lo ha redactado de forma claramente parcial. Ttrata de dejar en buen lugar al Opus Dei y no a la mujer que con 29 años y 39 kilos escapó del centro de la Obra donde vivía.
Una cosa son las opiniones y otra, los hechos. Desde luego es un hecho que Catherine T fue miembro del Opus Dei -numeraria auxiliar- durante varios años, y otro hecho es que cuando salió del Opus tenía 29 años y 39 kilos.
El cuerpo no engaña. Las palabras de otros, sus opiniones que pretenden pasar por verdad... eso si puede engañar.
Me parece que a nuestro articulista le ha faltado un tratamiento imparcial de la información. Le ha sobrado el escoramiento tan intenso hacia un lado que manifiesta.
Catherine entró con 15 años en el Opus ¿es legal dentro de la Iglesia ingresar con esa edad?)y salió con 29 años... y pesaba 39 kilos. Dos años después denunció al Opus. LLeva 9 años luchando por obtener justicia. Todo esto son hechos, no opiniones.
¿Qué se supone que hay que pensar de la que fueron sus "superioras"? ¿Qué hay que pensar del sistema de vida al que estuvo obligada a vivir? Y digo "obligada" pues a la edad en que ingresó era fácilmente manipulable para seguir las directrices del Opus. La conciencia, el pensamiento de Catherine T, pudo ser fácilmente manejable.
Creo que en todo caso, el asunto exigía una mayor imparcialidad por parte del autor. Una mayor ponderación.
08/11/11 6:19 PM
  
Daniel
Como ampliación a los comentarios a esta noticia. Observo que escribe Pablo Cabellos, sacerdote del Opus Dei, experto en Derecho Canónico, que fue Vicario delegado de una de las diez delegaciones del Opus Dei en España.
Le felicito por sus observaciones. Sin duda, el vicario delegado francés, responsable del Colegio Dossnon y del centro de la prelatura a la que está adscrito, tampoco vio nada cuando fue el caso de Catherine T.
Eso sí, Catherine T se escapó del Opus Dei con 29 años de edad y 39 kilos, después de estar 13 o 14 años en la Obra.
Sin duda, y siguiendo las palabras de Don Pablo, no hubo ninguna responsabilidad ni por sus superioras, ni por los curas que asistían espiritualmente al centro y al colegio, ni del Vicario delegado frances. Y en general, tampoco hay responsabilidad de los sistemas de funcionamiento del Opus Dei; los cuales, por supuesto, no generan problemas psicológicos ni de salud a ninguno de sus miembros.
Seguramente lo de Catherine T y su cuerpo de 39 kilos fue una "relectura" de ella misma...¿verdad, Don Pablo?
08/11/11 6:26 PM
  
Maribel Serrano
No pertenezco al Opus Dei, pero sí un amigo de los que mas quiero en esta vida, una gran persona, un gran médico y un cristiano con mayúsculas. Con él hemos tenido discusiones memorables acerca de cuestiones "de forma" de la Obra que a mi personalmente no me agradan, como tampoco me agradan ciertas respuestas "de libro" que tienen sus miembros cuando se les cuestiona. Empecemos por ver la realidad: a nadie le ponen una pistola en la cabeza para que ingrese al Opus Dei, como tampoco creo que lo amarren de alguna columna para que no se vaya.
Si la muchacha francesa estaba al salir con 39 kilos es evidente que la salud estaba afectada, pero eso no es culpa de la Prelatura en cuanto institución sino de las que convivían con ella en la casa ¿quien no se preocuparía por un hermano si lo ve desmejorarse día a día? ¿por qué no buscaron médico para que le dé un tratamiento para fortalecerse y reponerse? Y el problema de los pagos y la seguridad social...tampoco hace al espíritu y la praxis de la Obra sino a una cuestión administrativa que deberán mejorar TODAS las instituciones y movimientos de la Iglesia Católica ya que no es el único caso. Conozco el caso de un portero de un colegio salesiano, un hombre muy bueno sin familia que vivió toda su vida en la institución hasta que un día le llegó la edad de jubilación y cayó en la cuenta que nunca había hecho sus aportes porque "era de la casa". Gracias a la gestión de unos abogados especialistas en previsión social y de los sacerdotes pudo regularizar su situación y jubilarse.Hablando se entiende la gente ¿no?
28/11/11 12:12 AM
  
Gerardo
Al parecer, el Opus Dei ha sido condenado al término de este largo juicio. http://www.lefigaro.fr/flash-actu/2013/03/26/97001-20130326FILWWW00576-l-asso-proche-de-l-opus-dei-condamnee.php
02/04/13 5:27 PM

Los comentarios están cerrados para esta publicación.