¡Felices Pascuas de Resurrección!

¡Felices Pascuas de Resurrección! Este es el día más importante para el cristiano, porque significa que la esperanza de una vida eterna en compañía de Dios es real gracias a Cristo. Lo mejor de todo es que esta gozosa existencia es de acceso universal y libre, sólo se necesita cumplir con una condición: amar. A los seguidores de Sacro&Profano les deseamos que, en el debate de las ideas y la razón puedan encontrar un espacio para el amor, sin condiciones.

Aunque la lectura obligada para esta Pascua es, sin duda, la homilía de Benedicto XVI en la Vigilia Pascual de la noche del Sábado de Gloria en la Basílica de San Pedro (se encuentra completa aquí), en este espacio les dejamos algunos pasajes del mensaje “Urbi et orbi” pronunciado por el Papa el mediodía de este domingo en San Pedro, esperando que estas hermosas palabras inspiren el alma y alegren el corazón.

La resurrección de Cristo no es fruto de una especulación, de una experiencia mística. Es un acontecimiento que sobrepasa ciertamente la historia, pero que sucede en un momento preciso de la historia dejando en ella una huella indeleble. La luz que deslumbró a los guardias encargados de vigilar el sepulcro de Jesús ha atravesado el tiempo y el espacio. Es una luz diferente, divina, que ha roto las tinieblas de la muerte y ha traído al mundo el esplendor de Dios, el esplendor de la Verdad y del Bien.

Así como en primavera los rayos del sol hacen brotar y abrir las yemas en las ramas de los árboles, así también la irradiación que surge de la resurrección de Cristo da fuerza y significado a toda esperanza humana, a toda expectativa, deseo, proyecto. Por eso, todo el universo se alegra hoy, al estar incluido en la primavera de la humanidad, que se hace intérprete del callado himno de alabanza de la creación. El aleluya pascual, que resuena en la Iglesia peregrina en el mundo, expresa la exultación silenciosa del universo y, sobre todo, el anhelo de toda alma humana sinceramente abierta a Dios, más aún, agradecida por su infinita bondad, belleza y verdad.

«En tu resurrección, Señor, se alegren los cielos y la tierra». A esta invitación de alabanza que sube hoy del corazón de la Iglesia, los «cielos» responden al completo: La multitud de los ángeles, de los santos y beatos se suman unánimes a nuestro júbilo. En el cielo, todo es paz y regocijo. Pero en la tierra, lamentablemente, no es así. Aquí, en nuestro mundo, el aleluya pascual contrasta todavía con los lamentos y el clamor que provienen de tantas situaciones dolorosas: miseria, hambre, enfermedades, guerras, violencias. Y, sin embargo, Cristo ha muerto y resucitado precisamente por esto.

Ha muerto a causa de nuestros pecados de hoy, y ha resucitado también para redimir nuestra historia de hoy. Por eso, mi mensaje quiere llegar a todos y, como anuncio profético, especialmente a los pueblos y las comunidades que están sufriendo un tiempo de pasión, para que Cristo resucitado les abra el camino de la libertad, la justicia y la paz.

8 comentarios

  
Tony de New York
55 ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?"
1 Corintios 15, 55.
24/04/11 5:38 PM
  
Martin de Argentina
Muy Felices Pascuas Andres !! Muchas felicidades para Lali, Marite y ... la pequeña Caterina que viene en camino.

Un fuerte abrazo, Martín.
24/04/11 6:49 PM
  
josé
Andrés: felicidades y buena Pascua.
25/04/11 8:58 AM
  
Camino
¡Feliz Pascua de Resurrección! Las homilías del Papa son para releerlas en esta semana pascual. Paz y alegría de Cristo resucitado.
25/04/11 9:48 AM
  
Norberto
Pues igualmente para ti y los tuyos.
25/04/11 11:26 AM
  
Laura de Argentina,'Mexico
A JESUS CRUCIFICADO: (SONETO DE FRAY MIGUEL DE GUEVARA)

No me mueve, señor para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.
Tú me mueves, Señor; muéveme al verte
clavado en una cruz escarnecido;
muéveme al ver tu cuerpo tan herido,
muéveme tus afrentas y tu muerte.
Muéveme, en fin, tu amor, de tal manera,
que aunque no hubiera cielo yo te amara,
y aunque no hubiera infierno te temiera.
No me tienes que dar porque te quiera;
porque aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.
25/04/11 3:47 PM
  
JUAN
AUNQUE NO NOS CONOZCAMOS TE ENVIO UN ABRAZO A LA DISTANCIA Y UN DESEO DE FELICES PASCUAS.
SOY UN PERIODISTA VETERANO (62), Y AHORA DISCAPACITADO POR ACCIDENTE DE TRÁNSITO, DE SAN JUAN, ARGENTINA.
HAGO ALGO JUNTO A OTRAS PERSONAS DISCAPACITADAS EN WWW.VOCESSANJUANINAS.COM.AR Y SOY ESTUDIANTE DE PERIODISMO EN LA UNSJ.
FELICIDADES
JUAN
08/04/12 1:24 PM
  
manuel josé valenzuela solano
Excelente poema. Aprender a amar a Dios es lo mas grande y maravilloso que nos puede pasar. La humildad y el amor de Dios al enviar a su hijo para redimirnos, no tiene grado de comparación. Somos bendecidos.
12/02/13 11:28 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.