Benedicto XVI y el Camino Neocatecumenal

Benedicto XVI recibió este día en audiencia a un nutrido grupo de miembros del Camino Neocatecumenal en El Vaticano. Una realidad eclesial tan exitosa como controvertida. Tal vez por la radicalidad de su adhesión al mensaje evangélico o, quizás, por la personalidad de su extrovertido fundador, Francisco (Kiko) Argüello. El Papa les dio un importante espaldarazo pero también les marcó una senda irrenunciable: deben trabajar con la Iglesia y con los obispos, sin excepción (incluidos los japoneses).

La historia del Camino no ha estado exenta de traspiés, lo reconoció el mismo Kiko este día durante una conferencia de prensa tras la reunión con el Papa. Pese a todo se trata de una realidad reconocida por la Iglesia, eso nadie lo puede negar. Aún así con muchos obispos han tenido problemas, a iniciar por prelados de América Latina que durante la asamblea del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) de 1992 intercambiaron opiniones muy negativas respecto de ese movimiento nacido en la década de los 60 en los barrios pobres de la capital española.

En su momento el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, arzobispo de Santo Domingo, dio cuenta a Kiko Argüello de esas posturas y le propuso una cosa: invitar a los prelados a conocer más del Camino. Así surgió un encuentro que convocó en 1992 a más de 230 obispos. Reuniones similares han ocurrido en otras partes del mundo, sobre todo en la Domus Galilea, la casa administrada por los miembros de esa realidad eclesial en el Monte de las Bienaventuranzas, en Tierra Santa. Por ese lugar pasaron ya más de mil obispos.

Eso no ha evitado el surgir de diferencias en algunos países, como el Japón, donde los pastores decidieron suspender las actividades del Camino durante cinco años. Determinación no sostenida por el Papa, quien pidió se mantenga la presencia neocatecumenal en esa nación asiática pero decidió nombrar un delegado personal para mediar en el conflicto.

Conflicto que existe y es real. Así también lo reconoció Argüello hoy mismo. Sobre las quejas esgrimidas por el episcopado nipón ya escribimos (aquí). Este día, en su encuentro con los periodistas, Kiko prefirió guardar silencio sobre los detalles del problema aunque reconoció que las diferencias se podrán solucionar con voluntad de diálogo de ambas partes. Voluntad que, de entrada, parece existir: el mismo fundador reveló haber tomado ya contacto con un prelado japonés con el cual dialogó por más de dos horas.

Y es que el mantenimiento y la consolidación del Camino Neocatecumenal en la tierra del sol naciente pasa inexorablemente por un acuerdo con los obispos locales. Al menos según su estatuto que, en su artículo 1, dice a la letra que “está al servicio del obispo como una de las modalidades de actuación diocesana de la iniciación cristiana”. Concepto refrendado en el punto 1 del artículo 2 cuando establece que el trabajo en las diócesis debe llevarse a cabo “bajo la jurisdicción, la dirección del obispo”.

Por eso el Papa Benedicto XVI auguró durante la audiencia de hoy que los miembros del Camino puedan “en filial obediencia a la Santa Sede y a los pastores de la Iglesia, contribuir, con nuevo impulso y ardor, al redescubrimiento radical y gozoso del don del bautismo”.

Más adelante el pontífice insistió en la necesidad de insertar la experiencia neocatecumenal “en la gran armonía del cuerpo eclesial” y apuntó: “Les exhorto a buscar siempre una profunda comunión con los pastores y con todos los componentes de las Iglesias particulares y de los contextos eclesiales, bastante diversos, en los cuales estad llamados a obrar”.

Si el obispo de Roma pronunció estas palabras es porque conoce bien cuáles pueden ser los puntos débiles de la obra iniciada por Kiko Argüello, Carmen Hernández y Mario Pezzi. Los conoce porque él mismo fue el responsable de la apertura del Camino en Alemania, tantos años atrás.

Al inicio de la década de los 70 del siglo pasado el entonces profesor Ratzinger supo de esta particular experiencia espiritual por su alumno Stefano Genarini. Entonces pidió conocer a los fundadores, a quienes recibió durante tres horas en su casa de Tubinga. Gracias a ese encuentro en 1974 el teólogo alemán escribió personalmente a dos párrocos de Munich recomendándoles la apertura de grupos neocatecumenales en sus templos.

Por eso nadie puede decir que Benedicto XVI sea contrario al Camino. Más bien los apoya y sostiene, no sin actuar con mano paterna allí donde debe intervenir. Su mano se ha visto concretamente en la labor de estudio del Directorio Catequético del Camino Neocatecumenal: un compendio de 13 volúmenes que recoge todo el itinerario espiritual de neocatecumenado.

La revisión de todos estos documentos tardó cinco años, de 1997 a 2003. Fue la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) la responsable de analizar, paso por paso, las catequesis. La transcripción de decenas de pláticas orales dictadas por Kiko Argüello pasaron bajo la lupa de un grupo encabezado por Tarcisio Bertone, entonces “número dos” de la CDF, y formado por 6 especialistas (cuatro de parte vaticana y dos de parte neocatecumenal).

La aprobación temporal, determinada al finalizar aquel proceso, fue ratificada por un decreto del Pontificio Consejo para los Laicos con fecha del 20 de noviembre de 2010, emitido “para dar mayor seguridad a la actuación del Camino Neocatecumenal, así como ofrecer garantías doctrinales a todos los pastores de la Iglesia”.

Un espaldarazo importante, tanto como la audiencia de este día durante la cual el Papa bendijo el envío de 230 familias neocatecumenales que, dejando su tierra y su vida, irán en misión a 46 países distintos. Un gesto poco usual para los católicos de hoy, un ejemplo que cautiva pero también cuestiona.

10 comentarios

  
Fredense
Andrés, estás muy bien informado.

Un saludomuy cordial.
18/01/11 11:52 AM
  
Laínez
Mas liturgia, mas trabajo por la Iglesia y por cada Parroquia. La Parroquia sigue siendo de la Iglesia Católica y para todos los católicos, no para la comunidad kika que la rapta.
SERVID A LA IGLESIA SIN PROTAGONISMOS, SIN DIFERENCIAS.
LA IGLESIA ES UNA,CATOLICA,APOSTÓLICA Y ROMANA.

RATZINGER coge la vara que se te van.
18/01/11 4:17 PM
  
Luisillo
"La Iglesia ha reconocido en el Camino Neocatecumenal un don particular suscitado por el Espíritu Santo"

De la misma audiencia del Papa Benedicto XVI a los miembros del Camino Neocatecumenal, el día 17 de enero de 2011.

http://www.zenit.org/article-37915?l=spanish


El que tenga oidos para oir, que oiga.
18/01/11 4:44 PM
  
Jose Sanchez
Los frutos del camino han sido abundantes pero algunas ramas han producido frutos amargos: Sectarismo, ambiguiedad doctrinal, opulencia de algunos catequistas, servise de la parroquia y no lo contrario (servir a la parroquia) obstraccismo con los que hemos decidido seguir en la Iglesia fuera de este carisma. La aprobación pontificia no debe ser utilizada como un cheque en blanco para pretender constituirse en un grupo elite
18/01/11 7:05 PM
  
Martin Ellingham
Patente de corso intraeclesial. Así entienden algunos el acto administrativo por el cual un papa aprueba una institución en la Iglesia. Una pena que, en la era de las comunicaciones, una teoría tan peregrina, no tiene mayor efecto práctico.
18/01/11 7:49 PM
  
Walter E. Kurtz
¿Estos son los que apoyan al Papa?

http://secretummeummihi.blogspot.com/2011/01/cofundadora-del-camino-neocatecumenal.html

18/01/11 9:09 PM
  
Lucas
Esta Carmen es una impresentable, como se ve en el enlace que proporciona Walter E. Kurtz.

Y Cañizares, en su línea: Nadeando políticamente.
19/01/11 3:04 PM
  
Antonio
Interesante leer hoy al experto vaticanista Sandro Magister con declaraciones del Arzobispo de Tokio. Diferente enfoque a la línea infocatólica

http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1346356?sp=y

19/01/11 4:59 PM
  
Martin Ellingham
Antonio, gracias por el enlace al artículo de Magister, que destaca por su objetividad, sin filias ni fobias visible hacia el CN.
20/01/11 11:20 AM
  
nemesis_m
Personalmente no entiendo la reacción de los catecúmenos, sino tengo mal entendido en los estatutos del camino neocatecumenal pone.
En el Título 1 artículo 1.2 de los estatutos pone:
2. El Camino Neocatecumenal está al servicio de los Obispos como una modalidad de realización diocesana de la iniciación cristiana y de la educación permanente de la fe, según las indicaciones del Concilio Vaticano II 2 y del Magisterio de la Iglesia.3
Y en el Título V, Art. 26 se recoge textualmente:
Art. 26
[Obispo diocesano]
Al Obispo diocesano, cual responsable de la iniciación, de la formación y de la vida cristiana en la Iglesia particular,122 compete:
1º. autorizar la realización del Camino Neocatecumenal en la diócesis;
2º. vigilar que la realización del Camino Neocatecumenal se desarrolle de conformidad con lo establecido en los art. 1 y 2, respetando la doctrina y la disciplina de la Iglesia;
3º. procurar que haya una razonable continuidad pastoral en las parroquias en que está presente el Camino Neocatecumenal;
4º. presidir, personalmente o por medio de un delegado, los ritos que marcan los pasos del itinerario neocatecumenal;
5º. resolver, en diálogo con el Equipo Responsable del Camino de que se trata en el art. 3, eventuales cuestiones referentes a la realización y al desarrollo del Camino en la propia diócesis;
6º. asegurar una efectiva colaboración entre el Centro neocatecumenal diocesano, de que se trata en el art. 30, y las diferentes delegaciones de la Curia diocesana (en especial la litúrgica y la catequética).
De lo expuesto en los estatutos del camino neocatecumenal se desprende claramente que el obispo vigilará que las enseñanzas del camino sea acorde con la iglesia, y que es el obispo el que autoriza en su diócesis la existencia del camino.
Entonces la polémica con los obispos japoneses es muy sencilla, EL CAMINO NO OBEDECE A LOS OBISPOS, cuando les interesa.
Si un obispo no quiere al camino en su diócesis lo normal es que NO ESTÉN Y PUNTO. Pero como vemos no es cierto, solo tiene que haber algún tipo de problemática para que salten.
Lo que es seguro que los Jesuitas llevan en la iglesia desde 1540 (oficialmente), y el camino oficialmente desde el 2008, con la aprobación de sus estatutos.
Que los Jesuitas llevan en el Japón desde 1549 aprox. con la llegada de San Francisco Javier, que han aguantado y han luchado por mantener el catolicismo en el japón desde entonces, incluso en las épocas de total cierre del Japón a lo occidental produciendo los «kakure kristian» («cristianos escondidos»), los cuales muchos van a ser beatificados.
Incluso durante la 2º Guerra mundial cuando las famosa bombas atómicas, los jesuitas realizaron una gran labor ayudando a los supervivientes (ver historia del padre Arrupe).
Que actualmente,con la ayuda del Espíritu Santo, con mucho trabajo, y en contra de la sociedad nipona han conseguido que haya aproximadamente un 1 por cierto de la población (sobre 500.000. católicos).
Y lo que es seguro es que en el Japón hay otros grupos de la iglesia y sin embargo no ha habido ningún problema.
Los católicos debemos respetar las demás culturas. Como podemos predicar a un Dios que es AMOR Y COMPASIÓN, si vamos imponiendo.
Por eso me hace gracia que los itinerantes nos decían, y nos hacían cantar que "somos las basura del mundo el estropajo de todos" (el canto era cómo condenados a muerte), y luego cuando algo va en contra del camino saltan con una falta de humildad tremenda.
Ya tiene que tener graves problemas monseñor Osamu Mizobe en su diócesis para tener que tomar esta decisión y por lo que tengo entendido este Obispo no es cualquiera.
Muchos ex miembros llevamos denunciando esto desde hace tiempo
http://laverdaddeloskikos.blogspot.com/
22/01/11 8:34 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.