21.11.17

(465) Evangelización de América –10. Bartolomé de las Casas y la leyenda negra

–Las Casas llegó muy pronto a América, recién descubierta.

–En años muy difíciles, en los que la inexperiencia hacía frecuentes los abusos y desgobiernos.

* * *

Fray Bartolomé de Las Casas, OP(1484-1566)

Contra indios

Bartolomé de Las Casas nació en Sevilla hacia 1484, y ha tenido múltiples biógrafos, entre los cuales destaca últimamente Pedro Borges [+2008]. Tuvo Las Casas una instrucción elemental, y después de ser en 1500 auxiliar de las milicias que sofocaron la insurrección morisca en Granada, pasó muy joven a las Indias, a La Española (1502), en la escuadra de Ovando. Fracasó buscando oro en el Haina, y tam­poco le fue bien en las minas de Cibao, al frente de una cua­drilla de indios que le habían entregado. Participó en campañas contra los in­dios en 1503 y 1505, y con los esclavos que recibió en premio ex­plotó una estancia junto al río Janique de Cibao, extrayendo también oro.

Leer más... »

15.11.17

(464) Evangelización de América –9. Abusos y denuncias

Potosí, Bolivia

–Abusos, quejas, protestas, denuncias…

–Indios y españoles tenían que confesar juntos: «pecador me concibió mi madre» (Sal 50).

 

–Una misión grandiosa, pero muy difícil

Dios encomienda a España el descubrimiento, conquista, civilización y sobre todo evangelización de América. Una misión semejante es una de las obras históricas más buenas, bellas y estimulantes que pueda haber. Pero, como en seguida veremos, es una obra muy difícil y presenta problemas estratégicos, sanitarios, morales, jurídicos, etc. de enorme volumen. Y para los cuales apenas hay precedentes (buenos o malos) de los que aprender o corregir… La obras muy muy difíciles suelen hacerse mal, sobre todo al principio. 

Pero, como también veremos, siempre el Señor providente y misericordioso asiste con su gracia a quienes envía, para que puedan cumplir dignamente su servicio. Está claro –y aún más claro en cuestiones tan complejas y arduas– que sin la ayuda de Dios no podemos nada (Jn 15,5). E igualmente verdadero y cierto es que «todo lo podemos en Aquél que nos conforta» (cf. Flp 4,13). De ambas verdades tuvieron experiencias muy profundas los españoles, portugueses y otros que se entregaron a tan formidable misión.

Leer más... »

10.11.17

4.11.17

(462) Oremos por Cataluña con Mosén Verdaguer

Virgen de Montserrat con el Niño

–Siempre con el «orad, hermanos».

–Es que si no insisto en ello, no me ganaría el sueldo.

La causa principal del nacionalismo independentista, que hoy afecta a una parte de Cataluña, es el abandono de la fe y de la oración: la apostasía. Lo explico brevemente.

El alma es forma del cuerpo, en el sentido filosófico del término forma. Es espiritual, es ella la que mantiene unido y vivo el cuerpo. Si el alma se separa del cuerpo, el cuerpo se divide y muere. Aplicando este principio analógicamente a la vida de una nación: si pierde el alma que históricamente ha sido su principio vital y unificador, las partes se dividen y la nación en cuanto tal muere.

Ahora bien, el cristianismo ha sido y es el alma de España, como tantos historiadores lo han afirmado. Si por la apostasía pierde España su alma, es necesario y previsible que surjan divisiones independentistas. O dicho desde otro ángulo: si se inician fuerzas secesionistas, el pueblo pierde su alma unificadora y, cerrándose en su egocentrismo, se da culto a sí mismo por el nacionalismo, que viene a vivirse como una religión.

Babel es divisora, y tiene detrás al diablo. Pentecostés, la Iglesia, es fuerza de unión, que por obra del Espíritu Santo, hermana durablemente a hombres de toda lengua, raza y nación, guardándolos durante siglos en «la paz y la unidad»: el don que pedimos cada día en la Misa antes de la comunión, y que el mundo no puede dar. Por eso los conflictos independentistas que sufra una nación no pueden ser superados solamente por las fuerzas judiciales, políticas y armadas. El pueblo cuya alma es el cristianismo no se mantiene unido si deja a un lado la religión. Necesita volver a la fe y a la oración.

Oremos, oremos, oremos.

* * *

Jacinto Verdaguer y Santaló (Jacint Verdaguer i Santaló: Folgarolas, provincia de Barcelona, 1845 - Vallvidrera, 1902) fue un buen sacerdote y un gran poeta que escribió sus obras en catalán. También se le conoce como Mossèn Cinto Verdaguer. Él nos va a ayudar a rezar por Cataluña con esta poesía suya, dedicada a La Inmmaculada.

 –Oh Verge Immaculada, - per vostra Concepció, - d´Espanya Reina amada, - salvau vostra nació.

Oh Virgen Inmaculada - por tu santa Concepción - Reina amada de España, - salva a tu nación.

Concebuda sou Maria, - és lo càntic celestial, - que la terra al cel envia - com un himne triomfal. - Concebuda sou Maria, - sens pecat original.

Concebida eres María - es el canto celestial - que la tierra al cielo envía - como un himno triunfal. - Concebida eres María - sin pecado original.

Vós, Maria, sou l´estrella, - que guià Espanya al Nou Món, - la de l´alba hermosa i bella - de la glòria que se´ns pon. - Oh Maria, hermosa estrella - resplendiu d´Espanya al front.

Tú María eres la estrella - que guió a España al Nuevo Mundo, - la del alba hermosa y bella - de la gloria que se nos da. - Oh María, hermosa estrella, - resplandece al frente de España.

Quan sa Reina era Maria, - nostre regne era el més gran: - sa bandera el món cobria - des d´Amèrica a Lepant. - Si a regnar torna Maria, -ses grandeses tornaran.

Cuando reinaba María, - nuestro reino era el más grande: - su enseña cubría el mundo - desde América a Lepanto. - Si a reinar vuelve María, - sus grandezas volverán.

Vós d´Espanya sou la glòria, - Vós lo sol del Principat: - nostra pàtria i nostra història - Vós, oh Verge ens ho heu donat: - tronos són de vostra glòria - Covadonga i Montserrat.

Tú eres la gloria de España - Tú, el sol del Principado: - nuestra patria y nuestra historia -Tú, oh Virgen, nos las has dado: - tronos son de tu gloria - Covadonga y Montserrat.

Patrimoni ets de Maria - Oh d´Espanya hermós país! - Més avui l´error hi nia - que et farà poble infeliç. - Oh ! xafau-li el cap, Maria - que és la serp del paradís.

¡Patrimonio es de María - España, hermoso país! - Pero anida hoy el error - que lo hará un pueblo infeliz. - ¡Aplasta su cabeza, María, - que es la serpiente del paraíso!

* * *Virgen de Montserrat

Oración de San Juan Pablo II a la Reina de la Hispanidad (Pilar de Zaragoza, 6-XI-1982)

Virgen Santa del Pilar, aumenta nuestra fe, conforta nuestra esperanza, aviva nuestra caridad. Socorre a los que padecen desgracias, a los que sufren soledad, ignorancia, hambre o falta de trabajo. Fortalece a los débiles en la fe. Fomenta en los jóvenes la disponibilidad para una entrega plena a Dios. Protege a España entera y a sus pueblos, a sus hombres y mujeres. Y asiste maternalmente, María, a cuantos te invocan como Patrona de la Hispanidad. Así sea.

 

José María Iraburu, sacerdote

 

Índice de Reforma o apostasía

 

 

1.11.17