13.04.17

(428) La muerte cristiana, 13. –en San Juan Crisóstomo

San Juan Crisóstomo–No sabía yo que Siria hubiera sido tanto en la Iglesia desde su comienzo.

–Eso le confirma una vez más que los confines de su ignorancia son prácticamente ilimitados.

–Obispo y doctor de la Iglesia

Nació San Juan Crisóstomo en Antioquía hacia el año 349. Después de recibir una excelente formación, comenzó por dedicarse a la vida monástica. Más tarde, fue ordenado sacerdote y ejerció, con gran provecho, el ministerio de la predicación. El año 397 fue elegido obispo patriarca de Constantinopla, cargo en el que se comportó como un pastor ejemplar, esforzándose por llevar a cabo una estricta reforma de las costumbres del clero y de los fieles, llamando a todos –también a los laicos– a la perfección evangélica, es decir, a la santidad. 

Leer más... »

6.04.17

(427) La muerte cristiana, 12. –en Perpetua y mártires de Cartago: martirio y alegría

FELICIDAD Y PERPETUA–Y eso que antes se decía «el sexo débil»…

–La mujer suele ser más fuerte que el hombre para padecer, por ejemplo, las molestias de una enfermedad; y los hombres, más fuertes para atacar, por ejemplo, una trinchera de guerra. 

Septimio Severo, emperador (193-211)

«Al que quiera salvar la unidad del Imperio, no debe por algún tiempo ahorrar la sangre, a fin de poder, en el resto de su vida, mostrarse amigo de los hombres». Severo, africano, aplicando este principio suyo, logró en 197, como emperador único, reafirmar la unidad del Imperio, venciendo a Albino, su último rival. Pudo entonces reorganizar el ejército, realizar grandes obras públicas, dictar al mundo la Ley romana, teniendo en su Consejo a grandes juristas, como Papiniano y Ulpiano. Levantó, pues, a Roma de la postración en que había caído bajo el infame Cómodo (180-192), gladiador coronado. Le faltaba, sin embargo, frenar eficazmente el explosivo crecimiento de la Iglesia cristiana. Otro africano, el abogado Tertuliano, hacia el 197 escribía:

Leer más... »

28.03.17

(426) La muerte cristiana, 11. –en Frédéric Chopin, apóstata y converso

 Frédéric Chopin

–Apóstata y converso… No entiendo cómo una persona pueda ser al mismo tiempo apóstata y converso.

–Pruebe usted a darle a la «y» un sentido no copulativo, sino sucesivo.

–Vida

Frédéric Chopin nació en el pequeño pueblo de Zelazowa Wola, Polonia, y fue bautizado el 23 de abril de 1810 en la parroquia de Brochow. Pero el día de su nacimiento, unas semanas antes de su bautismo, no consta con certeza. Él celebraba su cumpleaños el 1 de marzo. Su padre, Nicolás, era un emigrado francés que se casó con Justyna Krzyzanowska y trabajó en Varsovia como profesor particular de familias aristocráticas. Esto favoreció el acceso de Chopin en la sociedad culta.

Leer más... »

21.03.17

(425) La muerte cristiana, 10. –en Beatriz de la Encarnación, religiosa

Carmelita descalza muerta

–Las buenas religiosas son lo mejor de la Iglesia.

–No podemos saberlo; pero me parece bastante probable que así sea.

Hoy se conoce poco la vida religiosa porque hay pocos religiosos; y hay tan pocos religiosos porque se desconoce la vida religiosa. Los fieles cristianos han oído alguna vez la frase de Cristo: «Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo– y luego ven y sígueme» (Mt 19,21). Pero hoy la mayoría no cree en ella, porque hace ya medio siglo que vienen oyendo una enseñanza contraria a la del Maestro: los caminos de la vida laical y de la vida religiosa, objetivamente considerados, son totalmente equiparables en orden a la perfección evangélica. Tesis que es falsa, por ser contraria a la palabra de Cristo y a la experiencia y enseñanza de la Tradición y del Magisterio apostólico.

Leer más... »

19.03.17

(311) San José, custodio de Jesús y de su Cuerpo, la Iglesia

San José y el Niño JesúsSan José, custodio amante, / de Jesús y de María, / enséñame a vivir siempre / en tan dulce compañía.

Sé mi maestro y mi guía / en la vida de oración; / dame paciencia, alegría / y humildad de corazón.

No me falte en este día / tu amorosa protección, / ni en mi última agonía / tu piadosa intercesión.

Esta preciosa oración a San José me la dio hace bastantes años en una estampa una religiosa carmelita, que como todas las del Carmelo había heredado de Santa Teresa de Jesús una devoción muy grande al glorioso patriarca San José. Dios le pague el precioso regalo que me hizo. Llevo siempre esa oración en el Breviario, para rezarla todos los días.

* * *

La exhortación apostólica Redemptoris Custos, de San Juan Pablo II (15-VIII-1989) es uno de los más grandes documentos que el Magisterio apostólica nos ha dado sobre San José. En el día de su solemnidad litúrgica quiero recordarla, tomando de ella aquellos textos en los que, continuando una larga tradición, enseña cómo San José, habiendo sido elegido por Dios para custodiar la vida de Jesús, recibió al mismo tiempo la misión de custodiar la vida del Cuerpo de Jesús, que es la Iglesia.

El texto que sigue recoge, pues, algunos fragmentos de la Redemptoris Custos.

Leer más... »