10.10.16

5.10.16

(398) Alberto Caturelli, in memoriam

Alberto Caturelli

En la madrugada del martes, 4 de octubre, falleció el eminente profesor docente (1953-1993) y escritor católico argentino Alberto Caturelli (1927-2016). Nacido en Córdoba, doctor en Filosofía por la Universidad de Córdoba, padre de ocho hijos, publicó más de treinta libros y medio millar de artículos. Organizó en Argentina el Primer Congreso Mundial de Filosofía Cristiana (1979), y los Congresos Católicos Argentinos de Filosofía (1981-1999). Doctor honoris causa por varias universidades, fue miembro de la Academia Pontificia Pro Vita (1996), de la Sociedad Tomista Argentina, así como de varias academias.

Leer más... »

2.10.16

(397) Mis viajes apostólicos –y 6. Retiros y ejercicios espirituales

Ejercicios espirituales

–¡Por fin!… Termina la serie. Bendigamos al Señor.

–En la danza chilena de la cueca, el cantor que la anima, al llegar a la última estrofa, exclama: «¡la última y se acaba!».

Este último artículo va en serio. Hasta ahora he descrito como divertimento mis aventuras apostólicas en sus anécdotas más accidentales. Ahora trato de la substancia de estos viajes míos: la transmisión de la Palabra divina, hecha en el nombre de Cristo, y en cuanto enviado por Él.

Leer más... »

21.09.16

(396) Año de la misericordia – María, reina y madre de misericordia

Ghuirlandaio, 1472

–María, madre de gracia, madre de misericordia…

–Defiéndenos del enemigo ahora y en la hora de nuestra muerte.

Vivimos hoy en la Iglesia tiempos tormentosos. Siempre la barca de la Iglesia, a través de los siglos, navega en medio de las continuas tormentas del mundo hostil. Ya lo profetizó Jesucristo: «si fueseis del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, sino que yo os escogí del mundo, por esto el mundo os odia… Si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros» (Jn 15,19-20; cf. Vat.II, Gaudium et spes 13b; 37b). 

Leer más... »

14.09.16

(395) Exaltación de la santa Cruz (14 de septiembre)

Al principio del cristianismo los discípulos de Cristo veían con espanto, dolor y amor el signo de la Cruz. Pero Jesús, como lo vemos en las catacumbas, por ejemplo, era representado más bien bajo otras imágenes, como la del Buen Pastor. La veneración de la Santa Cruz comienza en tiempo del emperador Constantino –«in hoc signo vinces»–, y ha de ser relacionada también con el hallazgo de la Cruz y la construcción de la basílica de la Resurrección, edificada sobre el sepulcro de Cristo (335). Es una fiesta litúrgica muy entrañada hasta hoy en la devoción del pueblo cristiano.

Pronto la teología y la espiritualidad de la Cruz, que ya en el Nuevo Testamento –sobre todo en San Juan y en San Pablo– tenían fundamentos tan profundos y tan altos, halla en los Padres de la Iglesia desarrollos preciosos. La Cruz, finalmente, vino a ser el signo fundamental del cristianismo: en lo más alto de las iglesias cristianas, junto al altar, en el ábside, en el pectoral de los Obispos, abades y muchas congregaciones religiosas, en la pared de los hogares cristianos, en los cruceros de caminos de toda la cristiandad…

Leer más... »