28.09.17

Una Declaración de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española ante la situación de Cataluña

¿Desde dónde escribo? Uno nunca escribe desde la neutralidad. La asepsia puede ser un ideal para los quirófanos, pero nunca es real cuando se trata de las opiniones humanas. Uno escribe siempre desde unos supuestos y, si se pretende dialogar, intercambiar las razones, conviene que esos supuestos se hagan explícitos.

 Yo soy un sacerdote católico, ciudadano español, perteneciente al pueblo gallego. A nivel personal, puedo pensar de un modo o de otro sobre diversos temas, tratando, obviamente, de no mezclar lo que cabe pedir a todos los católicos con lo que cada cual, como ciudadano, puede opinar sobre tal cosa o tal otra. En lo de fe, unidad; en lo demás, cabe la diversidad.

 ¿Sobre qué escribo? Comento ahora una “Declaración de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española ante la situación de Cataluña”. Se trata de un texto orientativo, prudencial, que proviene de un organismo de la Conferencia Episcopal, que es la “Comisión Permanente”.

Entre sus atribuciones, esta Comisión tiene la competencia de “hacer declaraciones sobre temas de urgencia, de las que se informará previamente a la Santa Sede y se dará cuenta a la Asamblea Plenaria en la reunión próxima inmediata”. O sea, hay algo de “provisional” en lo que diga la Comisión Permanente, pero, a la vez, estas declaraciones tienen un cierto peso institucional (“se informará previamente a la Santa Sede y se dará cuenta a la Asamblea Plenaria”).

Que tengan un valor institucional no comporta, de modo automático, que se trate de una enseñanza magisterial. No lo es, entre otros motivos, por razones de forma, ya que ninguna Comisión de la Conferencia Episcopal es un órgano del Magisterio de la Iglesia.

 ¿Cuáles son las fuentes de esta Declaración de la Comisión Permanente? En la breve “Declaración” se citan tres documentos: Un “Comunicado de los Obispos de Cataluña” de 20-9-2017; un texto del papa Francisco, de “Evangelii Gaudium”, n. 239, y un texto de la “XXXIV Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, de 28-2-1981.

Con los obispos de Cataluña piden – los obispos de la Comisión Permanente – rezar por los gobernantes, para que ellos, y todos, se dejen guiar por la sensatez, y el deseo de ser justos y fraternos, buscando el diálogo, el entendimiento, el respeto a los derechos y a las instituciones, la no confrontación, la fraternidad, la libertad y la paz.

Con el papa Francisco piden privilegiar el diálogo, la búsqueda de consensos, sin separarlos de la preocupación por una sociedad justa.

Con la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal se pide “recuperar la conciencia ciudadana y la confianza en las instituciones, todo ello en el respeto de los cauces y principios que el pueblo ha sancionado en la Constitución”.

A la adhesión a estos puntos, se añade la indicación de que “tanto las autoridades de las administraciones públicas como los partidos políticos y otras organizaciones, así como los ciudadanos, eviten decisiones y actuaciones irreversibles y de graves consecuencias, que los sitúe al margen de la práctica democrática amparada por las legítimas leyes que garantizan nuestra convivencia pacífica y origine fracturas familiares, sociales y eclesiales”.

Finalmente, se ofrece – tras pedir la plegaria a Dios – la colaboración de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal “al diálogo en favor de una pacífica y libre convivencia entre todos”.

Leer más... »

29.08.17

“Plato amicus, sed…” O sobre la contradicción de venerar la imagen de una deidad hindú en una catedral católica

Con base en la “Ética a Nicómano” se ha hecho famoso un pensamiento atribuido a Aristóteles: “Plato amicus, sed magis amica veritas”. Que viene a ser como decir: “Me puedo llevar muy bien con alguien pero, solo por ese hecho, no diré que lo que veo blanco es negro, o viceversa” – no entremos ahora en lo que piense la Iglesia jerárquica al respecto - .

La versión galaica, inculturada, de la máxima reza: “Amiguiños, sí; pero a vaquiña polo que vale”. La vaca valdrá lo que sea; pero ese valor no aumenta ni desciende, simplemente, por la amistad con quien me la quiera comprar.

Los católicos, y los ciudadanos de buena voluntad, debemos intentar llevarnos bien con todos, pero ese deseo noble de empatizar con los demás no puede conducirnos a justificar cualquier cosa o a caer en un relativismo tan relativista que termine por ser, el relativismo, de modo paradójico, la única verdad absoluta.

Es verdad que lo que pensamos sobre algo “depende” de muchas cosas, pero, en buena ley, depende también, no en última instancia, de lo que las cosas son, en la medida en que, con nuestra inteligencia, tratamos de conocerlas. Ni Kant negaría este enfoque.

En principio, dentro de los límites de lo moralmente aceptable y de lo que el orden público puede reconocer como razonable, hemos de respetar las convicciones religiosas de los demás. No necesariamente hemos de creer que esas convicciones responden a la verdad, pero sí hemos de respetar la personal búsqueda de la verdad que ha conducido a las mismas, a esas convicciones, a las personas que las sostienen.

En un mundo tan descreído, tan “desencantado", tan aburrido, mi simpatía se dirige a las personas religiosas. En medio de un océano de indiferencia o de ateísmo, es casi inevitable que los que creemos en Alguien, o en algo trascendente, encontremos un punto de encuentro entre nosotros.

Todos los hombres son mis “prójimos”, porque Cristo, con su Encarnación, nos ha unido a todos. Pero, más cercanos, en principio, veo a los creyentes, incluso a los de otras religiones.

Pero, pensándolo a fondo, también reconozco mi proximidad con los ateos y agnósticos, no en cuanto tales, sino en cuanto presentan objeciones contra la religión que, alguna vez al menos, merecen ser tenidas en cuenta.

¿El Cristianismo es una religión? Sin duda lo es. Pero no es una religión más. Reconoce a un solo Dios. Exige el monoteísmo y la monolatría: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas” (Dt 6,5). “Al Señor tu Dios adorarás” (Mt 4,10). Este único Dios se ha acercado a nosotros enviándonos a su Hijo, que se hizo hombre, y al Espíritu Santo, que nos hace hijos en el Hijo y, por consiguiente, hombres nuevos.

El Catolicismo no es incompatible con la buena vecindad con ateos, agnósticos, fieles de otras religiones o cristianos no católicos. El Catolicismo es incompatible con la confusión, con la mezcla, con el sincretismo, con el intento de conciliar lo que no es conciliable.

El Catolicismo – el Cristianismo en general – apuesta por el Logos, por la Razón. Que no permanece distante e inaccesible, sino tan próxima que se hizo carne. Pero, a veces, la lógica parece ya no regir. El problema es, hoy, ese. Ya no se reconoce que la razón sea el puente.

Hoy imperan los sentimientos – y hasta los sentidos – que son, sí, dimensiones de lo humano, pero no el único elemento a considerar. Los sentimientos son volubles. Hoy “gusta” una cosa y mañana deja de hacerlo. Y no digamos solo los sentidos. Sabiendo que somos también “sentidos”.

La ceremonia de la confusión entre las religiones no nos va a aproximar a los seres humanos, porque lo que tenemos en común como seres humanos, aquello en común que puede ayudar a que nos entendamos, es el logos, es la palabra y la razón. No una palabra fría, sino unida al amor. Pero, sin palabra y sin razón, será imposible saber lo que el otro dice. Y en esa tesitura no hay amor que resista. Ni diálogo ni nada.

A veces parece que la lógica no rige. Que no nos entendamos, los cristianos, en temas de fe, con otros hombres es, a priori, posible. Que no nos entendamos los cristianos entre nosotros es, por desgracia, una triste realidad.

Leer más... »

24.08.17

Las "Salves" en Elche

El entonces párroco de Santa María de Elche, D. Francisco Conesa – actualmente obispo de Menorca - , me invitó, en su día, a predicar las llamadas “Salves” en la basílica de Santa María.

Las “Salves” corresponden a la Octava de la Asunción de Nuestra Señora – solemnidad que, en Elche, con su famoso Misteri, se celebra con singular esplendor -. D. José Luis, que sucedió a D. Francisco como párroco, me reiteró la invitación.

Me ha impresionado mucho haber pasado estos días en esa ciudad, tan volcada en la devoción a la Virgen. Cada día, desde el 16 hasta el 22 de Agosto, celebraba la Santa Misa a las 8 de la tarde, siempre con homilía.

Tras la Misa, se entonaba la Salve y los Gozos de la Asunción de la Virgen: “Verge Reina imperial, sobre els àngels exaltada, puix de nós sou advocada delliurau-nos de tot mal”. Un barítono, un tiple  y un tenor alternaban con el clero y el pueblo ensalzando con los cantos a Nuestra Señora.

Leer más... »

13.08.17

Don Daniel, in memoriam. Un párroco ejemplar

Hoy tenemos, en nuestra iglesia parroquial, los restos mortales del que fue el primer párroco de esta Parroquia de San Pablo, de Vigo: Don Daniel Bermúdez Morales, quien falleció ayer, día 12 de agosto de 2017, a las 23.00 horas.

El Obispado de Tui-Vigo, en su página web, proporciona abundante información sobre la trayectoria del sacerdote difunto:

Falleció en Vigo, el 12 de agosto de 2017, a los 85 años de edad.

Nació el día 1 de enero de 1932 en Ribadeo, del Obispado de Mondoñedo-Ferrol. Ordenado Sacerdote en Vigo, en día 26 de junio de 1960. Licenciado en Derecho Canónico. Delegado Diocesano de la Mutualidad del Clero.

17-10-1960. Ecónomo de Angudes.

17-10-1960. Ecónomo de Rebordechán.

27-08-1963. Mayordomo Seminario Menor, de Tui.

27-08-1963. Prefecto Disciplina Seminario Menor, de Tui.

09-12-1970. Ecónomo de San Paulo, de Vigo.

01-01-1972. Miembro del Consejo Diocesano de Arte.

28-03-1972. Juez Pro-Sinodal.

25-03-1976. Delegado Diocesano del Año Santo Compostelano.

09-07-1980. Juez Pro-Sinodal.

02-02-1886. Miembro del Consejo Diocesano de Asuntos Económicos.

15-12-1988. Párroco de San Paulo, de Vigo.

27-02-1992. Juez Diocesano.

15-11-1995. Director Espiritual Curia Legión de María.

Y Don Alberto Cuevas, sacerdote y periodista, ha redactado una bella nota necrológica:

“A las once de la noche del pasado sábado falleció, en La Residencia Santa Marta de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en la que había ingresado hace algunos años, el sacerdote jubilado don Daniel Bermúdez Morales, párroco fundador de la viguesa parroquia de san Pablo. Había cumplido los 85 años desde su nacimiento en Ribadeo en el año 1932, sin embargo su vida familiar y profesional estuvo muy ligada a la villa de Ponteareas, en donde trabajó en la banca hasta su ingreso como “vocación tardía” –así se decía entonces-,  en el Seminario de Tui.

Ordenado Sacerdote en Vigo en 1960, era  Licenciado en Derecho Canónico. En su amplio ministerio sacerdotal destacan sus tareas como ecónomo de Angudes y Rebordechán (1960) y su dedicación como Ecónomo-Administrador y Formador del Seminario Menor de Tui (1963),  hasta su nombramiento como Párroco de S. Pablo desde 1970.

Fue también Juez Pro-Sinodal, miembro del Consejo Diocesano de Asuntos Económicos, de la Comisión diocesana de Arte y Delegado diocesano para el Año santo Compostelano, entro otros varios encargos. Su cuerpo será velado desde la tarde del domingo en la viguesa parroquia de san Pablo, en la que a las 11,30 del lunes día 14 tendrá lugar la misa exequial “de corpore insepulto”, concluida la cual su cuerpo será llevado a Ponteareas en donde recibirá cristiana sepultura”.

Leer más... »

8.08.17

Lo cortés no quita lo valiente

“Lo cortés no quita lo valiente”

 

Yo no soy mucho de refranes, porque los dichos sentenciosos, sobre todo si se repiten y si resultan muy previsibles, llegan a hartar. Pero, transcurridos ya muchos años de vida, casi todo es algo previsible. Hasta los disgustos. La novedad sigue estando presente, pero es necesario dilatar nuestra capacidad de asombro para poder captarla.

Uno de los refranes más célebres reza: “Lo cortés no quita lo valiente”. No es una frase conmovedora que haga llorar a quien la escuche, pero es evidente que enuncia un modo de proceder sensato: “Estoy en desacuerdo contigo; no obstante, manifiesto mi disenso de buenas maneras”.

Por regla general, vale. Pero también esa regla tendría sus excepciones. Si me fuesen a pegar un tiro, me aliviaría muy poco que mi verdugo dijese: “Señor, por favor, dispóngase a recibir un tiro”. Algo es algo, pese a todo. Pero equivaldría a un muy pequeño alivio esa deferencia a la hora de volarme el cerebro.

“Lo cortés no quita lo valiente”. Vale. De acuerdo, aunque con matices. Hace muy poco he recibido un “wasap” en el que se me comunicaba: “El papa Francisco felicita a una pareja gay por el bautismo católico de sus tres hijos”.

Las comunicaciones del papa Francisco han sido noticia a cada paso: que si una llamada telefónica, que si una carta, que si… En este caso no se trata de nada similar. Sino de una respuesta muy cortés de un oficial de la Secretaría de Estado. Es normal que si se escribe al Papa, alguien del entorno del Papa – de la Secretaría de Estado – responda. Esto entra dentro de la cortesía.

Y una respuesta cortés y educada es amable. Máxime si la carta enviada al Papa también lo era. Sería completamente impensable que si alguien le escribiese al Papa deseándole que tenga éxito su apuesta por la paz, el Papa respondiese: “Gracias por el deseo, pero sepa que Usted es un impresentable porque está divorciado y vuelto a ‘casar’”.

Leer más... »