¿Cómo trataban a los locos en la Edad Media?

Por el Dr. Horacio Boló

 

    Ante esta pregunta creo que sin excepción todo el mundo diría que se los consideraba poseídos por el diablo, que estaban embrujados y que muchas veces se los quemaba en la hoguera. Por supuesto que esta afirmación también es la que encontraríamos en casi todos los libros de historia de la psiquiatría, donde se nos dice que toda esa época estaba impregnada por la superstición y el trato de los enfermos mentales era muy cruel e incluso se abusaba de ellos, si bien se reconocen algunas excepciones. De acuerdo con la ideología que impregna la mayoría de la historiografía se afirma que recién en el siglo XVI se empieza a enfocar estas enfermedades con criterio científico. 

    En 1973 comienzan a aparecer las investigaciones que demuestran que, al tratar la enfermedad mental en la Edad Media, estos pseudo-historiadores omiten y deforman las evidencias históricas.

    Toda la medicina de la Edad Media se basaba en las teorías de Galeno y en las universidades donde se enseñaba medicina nadie hablaba del diablo ni de la posesión diabólica. Es más, muchos religiosos afirmaban que el diablo no tenía poder para producir una enfermedad mental. En el siglo XIII, por ejemplo, Bartolomeo, que era monje franciscano y profesor de teología, atribuía la locura a causas naturales e incluso intentó localizar lesiones en el cerebro que pudieran ser la causa de las alteraciones mentales y sus escritos eran textos muy usados por los estudiantes y no era una excepción: lo mismo pensaban Juan de Salisbury, el Arzobispo de Lyon, Agobardo, Abelardo y Pedro de España, que era médico y llegaría a ser Papa (Jun XXI) Es a partir del siglo XVI, pleno Renacimiento, que la posesión diabólica empieza a tener importancia y es en el siglo XVII que la caza de brujas llega a su punto más alto. En el siglo XVII, en pleno Iluminismo, se piensa que lo que distingue al hombre del animal es la razón y que, por lo tanto, si éste pierde la razón hay que tratarlo como a una bestia. Los hospitales de Bedlam en Londres y la Salpetrière en París son un ejemplo de esta mentalidad.

    Veamos como eran tratados realmente los locos en la Edad Media.

    Cuando se declaraba que alguien estaba loco sus bienes pasaban a ser administrados por el Rey, quien se responsabilizaba de cuidarlos, siendo responsable de que no se deterioran ni destruyeran y que siguieran generando beneficios a fin de afrontar los gastos durante la enfermedad y le fueran luego entregados al enfermo si mejoraba. No podía tomar nada en su propio beneficio.

    Algo que vale la pena destacar es que estas medidas no sólo eran aplicadas a las clases acomodadas, ya que existen registros de la época donde se puede ver que el 60 % de los locos así tratados pertenecían a los artesanos, agricultores y trabajadores. No era un privilegio para pocos

    Aquellos que se pensaba que estaban locos eran examinados por una comisión integrada por “miembros de la comunidad a la que pertenecía el presunto enfermo, los que debían ser buenas personas y leales”. Esta comisión evaluaba si el paciente se orientaba correctamente, su memoria y su capacidad intelectual. Por ejemplo se le decía que nombrara los días de la semana, con quién estaba casado, que nombrara a las personas que conocía. Se les mostraban monedas y se les pedía que hicieran cálculos elementales con ellas. Se analizaba sus vida cotidiana y sus hábitos. En ninguno de los casos registrados aparece el más mínimo rastro de que se hablara del diablo o de cualquier otra explicación sobrenatural. Se atribuía el trastorno mental a enfermedades orgánicas, a traumatismos o a graves situaciones emocionales, por ejemplo, al temor que le inspiraba el padre o por la muerte del cónyuge o un familiar cercano. Algunas veces se pensaba que eran las bebidas alcohólicas la causa del trastorno mental. Incluso en muchos casos se hablaba de causas psicológicas como la melancolía, los problemas de conciencia, la ansiedad, etc.

    El cuidado de los locos en general estaba a cargo de la comunidad. Por ejemplo, desde antes del siglo XII en la ciudad de Gheel, ciudad de Bélgica cercana a Amberes, sus habitantes llevaban a sus casas y cuidaban a los enfermos mentales que acudían en peregrinación al santuario de St. Dympha. La Edad Media tuvo una actitud muy tolerante hacia los enfermos mentales que en general eran cuidados por sus parientes. La Comuna se hacía cargo de los gastos muchas veces y, cuando esto no era posible, eran atendidos en los hospitales y en los monasterios. Pensemos que en Inglaterra en el siglo XII se fundaron nada menos que 166 hospitales. El primer hospital dedicado exclusivamente al cuidado de los enfermos mentales se creó en España en el año 1409; estaba dirigido por un sacerdote y avalado por un documento del Papa. Se creó una fraternidad para recaudar fondos para su mantenimiento. En otras ciudades eran financiados por los comerciantes pudientes.

    ¡Qué lejos de lo que nos han contado y de lo que nos pintan novelas que nada tienen de históricas!

 

Dr. Horacio Boló

Médico hematólogo, científico e investigador

 

 

Bibliografía consultada: A reapprisal of Psychiatry in the Middles Ages. Archives of General Psychiatry, vol 29, agosto de 1973, págs. 287-289 y Medieval and Early Modern Theories of Mental Illness. Archives of General Psychiatry, vol 36, abril de 1979, págs. 477-483

14 comentarios

  
Palas Atenea
Una de las cosas más sorprendentes que se descubren es que la alquimia, la posesión diabólica, los "monstruos" de todo tipo que se pretendían encontrar en los Trópicos, etc...son más renacentistas que medievales. Los cabalistas, los visionarios, los "profetas", los alquimistas y todo este tipo de gente-por ejemplo, el tan cacareado Nostradamus-son renacentistas. La astrología y las ciencias ocultas también pertenecen a ese periodo pero, no sé por qué razón, todo el mundo los echa en el saco oscuro del Medievo. Sobre esto tiene un párrafo muy gracioso el Padre Castellani.
No tengo ni idea de cómo se trataba a los locos durante el Medievo pero no me sorprende saber que lo achacaran a causas naturales. Hasta Joaquin de Fiore, que desde luego fue medieval, 1135-1202, tuvo una influencia tremenda en los renacentistas, lo que implica que éstos tomaron del medievo los que les vino bien, pero no todo. Para la enfebrecida mente de un Pico della Mirandola y otros como él era más oportuno atender a las teorías gnósticas y milenaristas del Abad de Fiore que a la lógica sistemática del Aquinate que, cronológicamente, estaba más cercano, 1224-1274, aunque no mucho.
San Buenaventura, 1217-1274, tan admirado por Benedicto XVI y que fue contemporáneo de Santo Tomás, tampoco fue el favorito de los renacentistas, como ninguno de los filósofos medievales a los que tanta atención presta un ateo como Bertrand Russell en su "Historia de la Filosofía". Por paradójico que parezca este autor, que dedica muchas páginas a la filosofía medieval, pega un salto después hasta la Ilustración. ¿Dónde están los filósofos renacentistas? Mucho ruido y pocas nueces.
15/12/17 1:51 PM
  
Palas Atenea
Se consideró durante mucho tiempo, según Mª Elvira Roca Barea, que España llegó mucho más tarde el Renacimiento que Italia, lo que hacía que los florentinos,los venecianos y los romanos los tuvieran por toscos. Sin embargo lo que supuso el Renacimiento para las artes no lo supuso para la filosofía y la Escuela de Salamanca tenía mucho más que decir en el terreno filosófico que ellos. La lógica no fue el punto fuerte del Renacimiento, lo fue el Humanismo pero éste, desde el punto de vista de la filosofía, es más liviano. Por todo ello no es sorprendente que, en cuanto a la locura y otro tipo de enfermedades mentales los medievales fueran más realistas que los otros cuya desbordada fantasía tendía a especulaciones de todo tipo: posesiones diabólicas, íncubos, súcubos, brujas y calendarios astrales.
15/12/17 2:06 PM
  
JuanM
Muy buen artículo. Esto es Justicia, tratar de poner las cosas en su sitio, no en el que a uno le conviene.
15/12/17 2:23 PM
  
Palas Atenea
En las Crónicas de Indias, sobre todo en lo referente a la Conquista de México (1521) se puede rastrear con facilidad quiénes tenían todavía un pensamiento medieval y quiénes renacentista. Por ejemplo, Bernal Díaz del Castillo, castellano de pro y más bien sanchopancista, veía con bastante naturalidad las maravillas del Nuevo Mundo; en la parte opuesta tenemos lo que nos han dejado escrito sobre el famoso Nigromante Cántabro-no recuerdo ahora su nombre, pero era un español que había vivido mucho tiempo en Italia-y que refleja que se pasaba todo el tiempo haciendo augurios y conjuros hasta poner nerviosa al resto de la expedición. Donde los demás no veían más que oscuridad él veía de todo, y al final murió en la Noche Triste con un papel en el bolsillo que decía: "¿Moriré? ¿No moriré?". Como dijo Bernal: para ese viaje no se necesitaban alforjas.
Así que al ver a un orate Díaz del Castillo hubiese pensado que era eso, un loco, pero el Nigromante podía haber pensado cualquier cosa.
Quiénes ven en el Renacimiento un avance de la razón sobre la superstición medieval, me parece que pudo ser todo lo contrario y que nos han contado la historia al revés.No es que esté del todo segura, pero cuanto más cosas descubro más me afianzo en esa idea.
15/12/17 2:37 PM
  
Fernando
No para comentar, sino para añadir dos hechos significativos, porque evidencian como se consideraban a los locos en los reinos de Aragón y de Castilla

1º. En Valencia, el que hoy llamaríamos hospital psiquiátrico tenía el muy significativo nombre de Hospital de los "Desamparats" y la Virgen que en él había, - dicho en castellano - era la "Virgen de los Desamparados", la que pasó a ser, y es, la Patrona de Valencia.

2º. Y en Toledo, según nos dice Marañón, el que hoy llamaríamos hospital psiquiátrico, también tenía un nombre absolutamente cristiano: "Hospital de Inocentes"

15/12/17 6:34 PM
  
Palas Atenea
Tienes razón, Fernando, acabo de ver que la Mare de Déu dels Desamparats se fundó en 1414 como hospital psiquiátrico, bajo el patronazgo de la Virgen que lleva ese nombre tan compasivo.
15/12/17 8:59 PM
  
Oscar
Entiendo que se les trataba con violencia, porque fue san Juan de Dios quien cambio el método para tratarlos con suavidad. Me sorprende que se usara la violencia contra los locos, pero parece ser que era así, y me pregunto porque.
15/12/17 9:32 PM
  
Palas Atenea
El hospital psiquiátrico que menciona este artículo es el de Valencia que menciona Fernando, en 1409 empezó a funcionar y parece que fue en 1414 cuando se fundó.
Óscar: ¿por qué entiendes que se les trataba con violencia? La obra de San Juan de Dios no iba dirigida específicamente a los locos sino a los enfermos abandonados en general. Incluso hoy los Hermanos de San Juan de Dios trabajan en psiquiátricos, con enfermos terminales y y de todo tipo. En mi pueblo hay un psiquiátrico regentado por los Hermanos de San Juan de Dios, pero en otros sitios se dedican a otra clase de enfermos. 95 hermanos hospitalarios fueron martirizados en España durante la Guerra Civil y no todos trabajaban en hospitales psiquiátricos, ni nunca he oído que San Juan de Dios se preocupara si los enfermos que recogía en la calle estaban locos o no. La especialización vino después.
15/12/17 10:15 PM
  
blanca
Hola padre Javier, quisiera saber más sobre este tema por favor. Podría usted profundizar o darnos más a leer. Soy de esas que siempre pensó erróneamente sobre este tiempo de la historia. Gracias, muchas gracias.

--------------------
Intentaré publicar algo más. Dios la guarde. PJOR
16/12/17 3:26 AM
  
Francisco de México
La razón por la que se ataca la Edad Media tratando de ridiculizarla es porque el centro de la sociedad era Dios, a diferencia de la época moderna que es el hombre, y el "post-modernismo" que es el yo.

Se ha pasado de la trascendencia al hedonismo, muchas veces disfrazada bajo los eufemismos "felicidad", "derecho de rehacer la vida", etc.
16/12/17 11:30 AM
  
george
Con el Renacimiento rebrota el Derecho Romano , en el que la brujería se consideraba un gravísimo delito por su posible utilización contra el Emperador. Por ello, se incrementó la persecución de las supuestas brujas como reas de un delito que atacaba al Orden Público. Curiosamente , el mundo protestante fue más contundente, pues después de todo Lutero había ensalzado a la figura del gobernante (en el fondo era la ideología de Kelsen sobre la Teoría de la escalera, en la que la actuación del poder se legitima por basarse en una ley humana , no en un principio transcendente.
17/12/17 4:31 AM
  
Oscar
Palas: san Juan de Dios se hizo el demente, vio la violencia con que trataban a los locos en los hospitales y cambio el método para trataros con suavidad
17/12/17 8:38 AM
  
Palas Atenea
¿Qué hospitales? No había hospitales.
17/12/17 12:09 PM
  
Oscar
Palas: léete alguna biografia de san Juan de Dios y no le busques 5 patas al gato, que parece que te sobra tiempo para discutir
17/12/17 10:33 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.