Leído para ud: "Sermones monásticos" del P. Diego de Jesús, Monasterio de Cristo Orante

El padre Diego de Jesús, es un bicho raro: monje porteño y, a pesar de esto, bienpensante, hace casi tres décadas que anda junto al P. Oscar Portillo –fundador del monasterio sui iuris de “Cristo Orante”- en plena precordillera argentina. Allí hubieron de exiliar cuando al pequeño “monasterio urbano” que habían comenzado en Buenos Aires, se le dieron órdenes de emigrar a tierras campestres.

Lo cierto es que, luego de algunos años, han construido en Tupungato (Mendoza) un hermoso paraje monacal con iglesia y hasta claustro románico donde, casi semanalmente, escuchan confesiones, dan consejos espirituales y hasta pintan íconos.

Un oasis.

Entre quienes los visitan, como en todo monasterio, hay para todos los gustos: desde almas deseosas de alcanzar la santidad hasta esnobistas litúrgicos en busca de una espiritualidad chic. Lo cierto es que todos se aprovechan.

Litúrgicamente hacen que la “forma ordinaria” de la Santa Misa sea lo menos ordinaria posible. La verdad es que celebran bella y dignamente el Santo Sacrificio, siguiendo el misal, de cara a Dios y conforme a la lengua de la Iglesia.

Respecto de las vocaciones son bastante cautos –“demasiado…”, dijo un malpensado. No lo creo: en los tiempos que corren, sin ser elitistas, hay que ser cuidadosos antes de empujar a alguien al altar de Dios.

Pues bien: lo cierto es que el Padre Diego de Jesús ha publicado un libro que, según promete, es el primero de una serie de “Sermones monásticos”. Y lo primero que hay que criticarle es el título: “sermones” porque quienes venimos oyendo sus meditaciones en voz alta desde hace un tiempo, muchas veces nos quedamos extasiados con su pluma pero, al terminar, decimos: ¿Y? ¿La moraleja? ¿La enseñanza? Porque no estamos acostumbrados a este estilo un tanto borgiano de sermonear.

En los “Sermones monásticos” del Padre Diego de Jesús, más bien de tinte platónico que de corte aristotélico, hay que buscar esa belleza del verbo que lleva al Verbo. Esa finura de los detalles que impactan por medio de la parábola que enseña, del signo que significa pero que no muestra. La enseñanza llega sola.

Porque la poesía se impone.

Pues bien. Recomiendo el libro y recomiendo el lugar donde, de algún modo, se está intentando completar con el monacato, la evangelización de nuestras tierras.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

 

PS: para adquirir el libro pueden ponerse en contacto con estos números: +54-9-11-54833264 o +54-9-11-5039-3173 o con la página del monasterio.

PS2: para quien desee oír uno de sus “sermones monásticos", puede ingresar aquí y disfrutar del último enviado hoy, 5 de noviembre de 2017.

 


 

PARA SUSCRIPCIÓN A LOS POSTS VÍA WHATSAPP, seguir estas indicaciones:

  1. Añadir a la agenda de contactos de su teléfono este número tal como está: 005491135809554 o bien +5491135809554 (pueden agendarlo como “Que no te la cuenten” o como deseen).
  2. Una vez agregado, enviar un mensaje vía Whatsapp con la palabra “ALTA” (es imprescindible enviar un primer mensaje para poder ser agregado a la lista).

Ya está. A partir del próximo post comenzarán a recibir automáticamente las nuevas entradas en sus teléfonos.

 

 

9 comentarios

  
Padre Federico
El padre Diego de Jesús, pienso, es el mejor predicador argentino contemporáneo.
05/11/17 12:59 PM
  
Mª Virginia
¿Y ha escuchado al p. Oscar, su maestro?...Como fiel, creo que es extraordinario (¡cómo se lo echa de menos en Bs.As....!¡Qué pulmón era cuando estaba aquí! Pero los caminos de Dios son inescrutables y siempre perfectos), y es innegable que el p. Diego tiene su sello.
Yo les debo una gratitud inmensa, de por vida.
05/11/17 8:54 PM
  
Anastasia
La vez que fui a misa al monasterio, salí un poco desilusionada, por eso del showman que el mismo p. Diego critica. No sé. Sobre gustos no hay nada escrito. Escuchando el audio ,no voy a negar, que tiene un ritmo al hablar fácil de seguir. Y de hecho predica mejor que muchos por lejos. Pero estoy acostumbrada a otros predicadores como el padre Alberto Ezcurra, qepd.
05/11/17 10:10 PM
  
maru
He escuchado la predicación del P. Diego de Jesús y me ha parecido fabulosa y exacta a lo q pasa hoy en el mundo que es, '' no importa la verdad, importa qyedar bien'' y, efectivamente, el fariseo acorta o alarga sus filacterias según convenga. Me ha parecido extraordinario. En cuanto a vd. P. Javier, cuánto tiempo.hacia que no veia a un sacerdote con hábito!, escribo desde España. Dios lo bendiga.

------------
Gracias. A la sotana la llevo a diario y por la calle. Dios la guarde. PJOR
06/11/17 11:00 AM
  
Martin
Muchas gracias Padre Javier, el año pasado tuvimos la gracia de tener un retiro con el P. Diego en Jujuy. Realmente fue una gota de agua en el desierto, liturgicamente y en la predicacion.
Un abrazo
06/11/17 1:48 PM
  
Ricardo de Argentina
Conocía la existencia de ese monasterio, pero no sabía de la calidad de sus monjes.
Muchas gracias P. Javier por darlo a conocer.
08/11/17 6:16 PM
  
Ricardo de Argentina
Padre, el sermón de los fariseos que ha enlazado tiene tanta miga, que me parece que merecería ser transcripto en artículo aparte.

En la Iglesia de hoy hay tantísimos fariseos, y con tan alto nivel de fariseísmo, que produce rechazo antes que atracción, especialmente entre la juventud.
Canonizar a todos los muertos, bendecir a los adúlteros y sodomitas y confraternizar con las falsas religiones, son las manifestaciones de fariseísmo más usuales hoy en día.
Y en Cataluña hemos podido observar un fariseísmo procaz: el nacionalismo separatista eclesiástico.
09/11/17 1:50 AM
  
cruzado
¡¡jopeta!!otro como Vòs P.Javier.Acabo de escuhar el sermon sobre los fariseos.Hacen falta mas como el y Vòs en Esspaña.Que se atreban desde los pùlpitos a sermonear SIN AMBIGUEDAD y SIN MIEDO al que diran.
¡¡Viva Crissto Rey y La Virgen De Guadalupe!!
11/11/17 1:58 AM
  
Luis Fernando
Sermón sencillamente espectacular.
13/11/17 11:43 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.