La legión Fulminata: los 40 Mártires de Sebaste

La época de sangrientas persecuciones parecía haber llegado a su fin en todo el imperio romano. A principios del año 312 los emperadores Constantino y Licinio, habían dado un paso adelante en cuanto a la paz para los cristianos.

Derrotado Majencio, Constantino se alzaba en occidente y Licinio en oriente; y los cristianos gozaban de la tolerancia religiosa.

Pero no. Licinio, aunque pagano, luego de haber vencido en oriente a Maximino Daia, volvió a cargar contra los cristianos y, “quitándose la máscara” según la famosa frase de Eusebio (Vita Constantini 1.4 c.22), inició una satánica persecución contra los cristianos sujetos a su dominio enviando a sus legiones a que buscasen a los cristianos y los hiciesen apostatar.

Asia Menor estaba encomendada principalmente a Legión XII, llamada Fulminata, que debía operar en Sebaste (Armenia) donde había un gran número de cristianos.

Amén de la persecución contra los meros civiles, un edicto imperial mandaba que, los oficiales del ejército romano que rehusasen sacrificar a los dioses, fueran degradados y juzgados como traidores al Imperio.

Varios soldados de la Legión XII, cristianos, se negaron a hacerlo por lo que, enterándose de ello el prefecto, intentó convencerles primero de la necesidad de acatar las órdenes del emperador como único medio para evitar el martirio. Pero nada los movía… Aquellos soldados, acostumbrados a la vida dura de la milicia, rechazaron una y otra vez la diabólica invitación.

Entonces, nos dice San Gregorio de Nisa, el prefecto trató de intimidarles, sin saber qué clase de martirio les daría:

 

Si les amenazo con la espada —se decía—, no reaccionarán, por estar familiarizados con ella desde su infancia. Si los someto a otros suplicios, los sufrirán generosamente. Tampoco sus cuerpos curtidos por el sol y el aire temerán el martirio del fuego”.

 

Pensó entonces en otro suplicio más molesto y largo…

Cuarenta soldados cristianos, firmes en su fe, serían condenados a morir de aterimiento, es decir, de congelamiento: en pleno invierno, desnudos, serían introducidos en un estanque helado hasta morir.

El lugar elegido para la ejecución, para dar aún mayor impresión a los mártires militares, era el amplio patio delante de las termas de Sebaste, desde donde los condenados veían el vapor de del calidarium, como una invitación a la apostasía: bastaban sólo algunos pasos para pasar del tétrico frío al calor de los cuerpos.

Las horas corrían y ninguno de los condenados se alejaba de la explanada helada. San Basilio nos cuenta que se animaban mutuamente a permanecer fieles con esta oración: 

-Señor, cuarenta entramos en la batalla, cuarenta coronas te pedimos.

 

Los soldados que los custodiaban, asistían estupefactos a la escena.

De repente, uno de los condenados, extenuado por los espasmos, salió del estanque y, arrastrándose como pudo, se dirigió hacia el calor de los baños termales, apostatando así de su fe.

Se hizo un silencio aterrador aunque los mártires, seguían diciendo:

 

-Señor, cuarenta entramos en la batalla, cuarenta coronas te pedimos”..

 

Consternado por la escena, uno de los verdugos, movido por la entereza de los mártires, se quitó su armadura y, despojándose de sus vestidos, se lanzó hacia el lago helado para reemplazar él mismo al cobarde desertor diciendo:

 

-Señor, cuarenta entramos en la batalla, cuarenta coronas te pedimos”.

Era el 9 de marzo del año 320.

Dios quiera que este ejemplo nos siga edificando y empujando al heroísmo ante tanto cristianismo paralítico.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

10 de Marzo

Memoria litúrgica (según el modo extraordinario) de los mártires de Sebaste

 

 

5 comentarios

  
Maria -Ar
Ejemplificadora anécdota !
Que el Señor nos cuente entre sus elegidos y persevere nuestra fe.
+
10/03/17 3:19 PM
  
susi
Una grandísima gracia la del martirio.Amar hasta dar la vida por Él, que lo hizo antes por nosotros.
10/03/17 9:11 PM
  
Santiago Pizano
No podía esperar menos del padre Olivera Ravasi. Siempre rezo por usted y por Federico, su colega en el sacerdocio, y desde ya por la misión que están realizando. Un saludo en Cristo y María.
11/03/17 3:07 AM
  
Iva
"He competido en la noble competición, he llegado a la meta en la carrera, he conservado la fe." II Tim. 4,7

Qué ejemplo más bello, gracias Padre por compartirlo!
11/03/17 5:12 PM
  
Fruela
Hemos de pedir a Nuestro Señor que nos asista con su fortaleza en caso de que nos pidiese ese sacrificio supremo. Pero también para el pequeño sacrificio cotidiano de dar la cara por Su Nombre y por la Iglesia en estos tiempos de contradicción y de persecuciones sibilinas.
12/03/17 10:42 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.