"...gritarían las piedras" (Lc 19, 40)

Desde que llevo escribiendo en el blog, en Infocatólica, he recibido algunos comentarios que, reunidos y resumidos, suenan así: “ante la situación creada por las influmables declaraciones de algunos -altos, medios, bajos- miembros de la jerarquía católica, lo más católico frente a tales barrabasadas -según estos comentaristas- es ‘oír, ver y callar". Esta actitud, ciertamente, se puede y debe complementar con ‘rezar’, que siempre es muy bueno y es muy católico también. Si no haces estas cosas, si te atreves a denunciar que esas declaradas -deseos, afirmaciones, proyectos- de esos personajes -por muy de la jerarquía que sean, y más aún por eso mismo-, no casan con ‘lo católico’, entonces eres malo porque incitas y provocas inquietudes, dudas y zozobras gratuitas en las almas buenas e inocentes; y, por tanto, el malo eres tú, además de ser un rebelde y un soberbio".

Espero que se haya entendido bien el ‘discurso’; el de los partidarios de que seamos sordos, ciegos y mudos y, además, por propia voluntad y motivados. O sea: que hemos de apostar porque ayunemos de nuestra propia humanidad -de nuestro ser personas-, por renuncia expresa o tácita de lo que somos. Pero -se podría rebatir- es que así nos ha hecho Dios, y… ¡qué le vamos a hacer! Pues, para estos, lo de ser persona y ejercer de tales, es un engorro, y un lío. Y es que el buen Diosito no debería habernos hecho así, porque molestamos. ¿A quién? Primero a ellos, supongo. Y luego… ¡vete tú a saber!

Bueno, pues ya adelanto que esa actitud que se me exige -a mí y a unos cuántos más- NO ES CATOLICA. No señor: es imposible que el Señor nos haya hecho como nos ha hecho… justo, ¡para que no ejerzamos! Pues va a ser que no. Es lo mismo que si el Señor, que nos ha dado la capacidad de engendrar, luego, a la hora de tener hijos en santo matrimonio, nos pidiera que “alquiláramos un vientre"; que los hay también de alquiler, desgraciadamente, o de temporada. Pues va a ser que tampoco.

Como no quiero ser un liante, y dejarme llevar de opiniones propias en temas doctrinales y teológicos tan de fondo, vamos a ver qué dice Jesús, cómo se posiciona al respecto.

Vamos a irnos, en primer lugar, a las palabras que dan título al artículo: “…gritarían las piedras”. Son palabras que pronuncia Jesús en su entrada triunfal en Jerusalén, saliendo al paso de todos los que -como estos que quieren que me calle- se escandalizan de lo que grita la gente con toda el alma, aclamándolo como Dios. Jesús, ante su ‘queja’, les dice: si callaran éstos, gritarían las piedras. Y da por zanjado el escándalo y la sinrazón de su rasgarse las vestiduras. Y es que escandalizarse de la verdad, y más de la Verdad que viene de Dios, que es Dios…, malo, malo. Fatal, en concreto. Jesús dixit, “Oráculo del Señor".

Además, en Jesús tienen muy mala ‘prensa’ -pésima acogida, por cierto- aquellos que, por oficio, deberían hablar, y no lo hacen: callan. “Perros mudos” es lo mínimo que les dedica; vamos, lo más fino que encuentra. “Oráculo del Señor", nuevamente. 

Tambien llama por su nombre -no se le olvida- a todos aquellos que ’sólo tienen palabras’: son mera palabrería o pura charlatanería. “Hipócritas” es también el calificativo con el que los juzga y señala. “Oráculo del Señor", por cierto.

No se me puede pasar por alto que, el personaje que aparece en el Evangelio como “sordo y mudo", es un “endemoniado": así se nos dice. Era una persona poseida por el demonio, que le hacía sufrir mucho. Y Jesús, misericordioso, liberó del demonio a aquel hombre doliente: Sal de él.  (Mc 9, 25). “Oráculo del Señor".

Por supuesto, también condena el hablar de más; no digamos el hablar mal de otra persona, pública o privadamente: Daréis cuenta hasta de la última palabra dicha de más en el día del Juicio. Y añade: Según sean tus palabras, en efecto, serás reconocido como justo; según sean tus palabras, serás condenado (Mt12, 36-37). “Oráculo del Señor".

Bien podemos concluir que, en la Iglesia Católica, no existe la ‘vocación al silencio’; y menos cuando hay que hablar, porque pasa lo que pasa: en este caso, hay obligación en conciencia de hablar. Alto y claro.

La ‘vocación cristiana’ está en las antípodas del ‘oír, ver y callar’. Esa ’sumisión’ no es católica; es más, identifica a los musulmanes. Lo que identifica a los católicos es la LIBERTAD. La Vocación Cristiana, la que nos hace “hijos de Dios", es una vocación que tiene como primer fin la “imitación de Cristo", el “seguimiento de Cristo", es a lo que se llama “vida cristiana” o, más brevemente, “santidad".

Pero eso es para CONTARLO: “Nadie que se ha encontrado con Cristo puede guardárselo para sí". Este es el “compromiso” cristiano, la “misión” católica, la “vocación” que es -y se hace- “apostólica y proselitista". Me emocionó cuando en una entrevista radiofónica -la escuché unos días antes del DOMUND- oí el testimonio de un misionero salesiano que decía: ‘Yo estoy aquí por Jesús. Lo digo en todas partes: yo no soy un voluntario, ni un miembro de una ONG. Es mi vocación’.

Es Jesús mismo quien nos manda al mundo, a las gentes: “ut eatis!“, en un mandato imperativo del que nadie está exluido. Y no nos manda como “perros mudos", ni como estatuas, ni como marionetas. En la Iglesia no somos “los bancos“; no me refiero, naturalmente, al horizonte del dinero: me refiero a los bancos que hay en cualquier parroquia para sentarse. No somos los bancos -no existe esa vocación en la Iglesia-, somos las PERSONAS que van a la Iglesia, como el lugar privilegiado de encuentro con Jesús: para estar con Él. Y luego, contarlo.

Pero el deber de “hablar” se hace especialmente grave -tiene una mayor exigencia moral- cuando se trata de ayudar a los demás en lo que más importa: la Salvación. Jesús -lo recoge san Mateo- nos dice: “Si tu hermano peca contra tí, ve y repréndelo a solas. Si te escucha, has ganado a tu hermano. Si no te escucha, toma contigo a una o dos personas, para que todo el asunto esté regulado sobre la palabra de dos o más testigos. Si rehúsa escucharlos, díselo a la asamblea de la Iglesia; si rechaza escuchar a la misma Iglesia , tenlo como un pagano y un publicano” (18, 15-17). “Oráculo del Señor".

Pero esto venía de mucho más lejos: ni más ni menos que de Ezequiel, desde el exilio de Babilonia. Y es también Palabra de Dios, como la de Jesús mismo: “Hijo del hombre, Yo hago de tí un guerrero en la casa de Israel. Cuando oigas una palabra de mi boca, tú les advertirás de parte mía. Si yo digo al pecador: ‘Vas a morir’; si tú no le adviertes, si tú no le dices que abandone su mala conducta a fin de que viva, él, el pecador, morirá por su pecado, pero a tí Yo te pediré cuenta de su sangre. Por el contrario, si tú adviertes al pecador, y él no se endereza de su maldad y de su conducta torcida, él morirá por su pecado, pero tu, tú habrás salvado tu vida. Si el justo adjura de su justicia y hace el mal, Yo le haré caer: él morirá. Pero como tú no le habías advertido, él morirá por su pecado, y no se recordará nunca más la justicia que había practicado; pero a tí te pediré cuenta de su sangre. Por el contrario, si tú has advertido al justo de que no peque más y, en efecto, él no vuelve a pecar, es seguro: él vivirá porque ha sido advertido, y tú, tú habrás salvado tu vida". (3, 16-21). “Oráculo del Señor".

Con la que está cayendo, el que quiera callarse que se calle. Yo, no. Pero vuelvo a decir que la “vacación de callados” no viene del Espíritu. Y mira que ha inspirado cosas…, alguna que se sale incluso mucho de lo “corriente"; pero ésa, fijo que no. 

14 comentarios

  
María López
Yo soy de las que no me callo, pero voy a romper una lanza en favor de los sacerdotes jóvenes que lo hacen. Usted y el padre Jorge tienen ya una edad en la que tienen por así decirlo la vida resuelta, está bien que hagan de faros porque escriben en un sitio público y deben servir de orientación.
Pero si tenemos en cuenta que salvo 6 Cardenales ( los 4 de la Dubia, Muller y Sarah), y algunos pocos Obispos nadie está denunciando las barbaridades que están pasando ahora en la Iglesia no es muy inteligente que los sacerdotes jóvenes se pronuncien aún, ya sabemos que tal y como está la cosa se puede decir que la Sodomía es un Don, que los homosexuales no tienen que guardar la castidad y hasta que Lutero (Hereje acérrimo enemigo del Catolicismo y del Papado que murió excomulgado) fue un Testigo del Evangelio, que NO PASA NADA. Pero si algún buen sacerdote, Obispo o Cardenal osa decir alguna crítica contra Amoris L. es probable que sea destituído y humillado, si es un profesor en alguna Universidad Católica o Párroco puede ser apartado de su cargo e incluso del Sacerdocio.
Ya habrá tiempo de pronunciarse cuando el CISMA se haga público y notorio (ahora está pero aún no declarado), entonces sí habrá que optar entre estar por Cristo o contra él y obviar posibles excomuniones y reducciones al Estado Laical, porque cuando el Cisma esté declarado obviamente nadie tendrá en cuenta las posibles sanciones de la parte contraria. Pero no nos engañemos cuando se habla del "Resto Fiel" no van a ser muchos los que sean fieles a la Verdad, serán más los que opten por el camino fácil.
27/10/17 11:54 PM
  
Haddock.
Gracias, P. Aberasturi por gritar como piedra mientras la roca guarda silencio.



28/10/17 12:10 AM
  
clara
Hable Pater, sin pelos en la lengua, para que unos no caigan al abismo y otros en la desesperanza. Asustan el silencio y la ausencia de la libertad de los hijos de Dios cuando la casa está en llamas.
Confianza en Dios, sí, toda, pero al pan, pan y al vino, vino, que nos estamos quedando ciegos de tanto cerrar los ojos.
28/10/17 1:32 AM
  
Echenique
María Lopez, a Don Jose Luis Aberásturi también le pueden misericordiar e imponerle un año sabático de meditación y silencio, para que griten las piedras.
28/10/17 7:43 AM
  
Fray Escoba BCN
Y muchos todavía se extrañan de que mucha gente, cada vez se refugie en la MISA EN LATIN
28/10/17 10:22 AM
  
Néstor
Pues si al final van a ser pocos los que opten por la verdad, entonces no es muy grande la disculpa de los que ahora no dicen nada. Hacerse sacerdote para callar en una situación como ésta como que no tiene mucho sentido.

Saludos cordiales.
28/10/17 12:25 PM
  
Alejandros
Hoy dia estamos asistiendo a la demolición de la Doctrina Divina y solamente unos pocos, se atreven a defenderla de los ataques del diablo.
Apocalipsis 3:15
“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
Ezequiel 3:17 y 18
Hijo de hombre, te he puesto por centinela de la casa de Israel; cuando oigas la palabra de mi boca, adviérteles de mi parte. Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano.
Pero si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma.
Si el justo se apartare de su justicia e hiciere maldad, y pusiere yo tropiezo delante de él, él morirá, porque tú no le amonestaste; en su pecado morirá, y sus justicias que había hecho no vendrán en memoria; pero su sangre demandaré de tu mano.
Gálatas 2,11: cuando la autoridad se desvía no hay que obedecer.
Gálatas 1,8: Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
Hechos 5,29: Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.
28/10/17 12:38 PM
  
María Teresa caridad
En estos momentos el hablar es una obligación ,más para un sacerdote,no se pueden dejar las ovejas en manos de lobos.
Gracias por ser buen pastor padre Aberasturi
28/10/17 1:47 PM
  
maria
Gracias Padre por decir lasverdades, '' al pan, pan, y al vino,.vino''. Es increíble que con todo lo q está pasando en la Iglesia Católica, solo haya, e.n la ''alta jerarquía'', cuatro o cinco cardenales que digan la Verdad. Leyendo todo lo q Cristo dijo referente a ka Verdad, y q vd. cita muy bien en su blog, no sé como esa ''jerarquia'' puede dormir tranquila. Sinceramente creo q han perdido la fe definitivamente, si no, no se comprende. También hay sacerdotes q como vd. denuncian lo q está pasando, pero de nada sirve porque como dice el dicho:''quien manda, manda''. También existe un gran fariseismo y una gran mediocridad, aparte de los q ''se arriman a.....'' para no tener problemas, bueno ésto es, reakmente, fariseismo puro.
Le doy las gracias por denunciar la VERDAD.
Que el Señor y la Virgen lo guarden.
28/10/17 4:56 PM
  
María López
Néstor para mí sí tiene sentido que no Todos los sacerdotes hablen ahora. Ya hay voces valientes denunciando lo que pasa como el P. Aberasturi pero el que no quiere oir no va a hacerlo aunque las piedras hablen, yo ya he perdido amistades, algunas de sacerdotes por intentar abrirles los ojos, pero pienso que una vez declarado el Cisma los que quieran permanecer fieles también van a necesitar la guía de santos sacerdotes, incluso más que ahora, en un primer momento quizás no, pero no me cabe duda de que vamos a ser perseguidos y vamos a necesitar pastores que nos apacienten y sostengan. Ahora es la HORA DE LOS LAICOS, contra nosotros no tienen poder y podemos abrir los ojos en las redes sociales y con los amigos. Las piezas importantes del Ajedrez no se exponen en primera linea sino que se reservan para el final, no hay que sacrificar a los sacerdotes tan pronto sino mantenerlos ocultos hasta que esté más avanzada la partida. Ya tenemos algunos dando la voz de alarma así como algunos Cardenales y teólogos, no hace falta exponer a todos.
28/10/17 6:13 PM
  
Macabeo
Pues hay muchos Pastores que solo dicen “cosas positivas” de los altos jerarcas, obviando las negativas que todos conocemos. Bajo el manto del “amor filial”, del “no promover escándalo”, y otras semejantes. No se atreven a denunciar alto y claro lo que está mal. ¿Prudencia? ¿Cobardía? ¿Nadar y guardar la ropa? No sabemos los motivos reales que mueven a tales conductas. Desde luego, ignorancia no es. Solo Dios, que escudriña los corazones sabe lo que hay en ellos. Creo que están faltando gravemente a un deber ineludible de denuncia. Y que inducen a error a sus subordinados. A todos nos pedirá cuentas el Señor de nuestros actos, omisiones, palabras y pensamientos.
28/10/17 8:44 PM
  
Manuel d
Estoy con usted, solo añadiría elegir el momento para hablar, ya sabe lo de audaz como palomas, sagaz como serpientes
29/10/17 3:19 PM
  
Roberto
Me gustaría hacer también una reflexión a raíz de este post y otros anteriores que van en esta linea.
Y es la siguiente: ¿tenemos los creyentes católicos espacios, lugares y tiempos para debatir nuestros problemas? Qué es lo que está pasando en la Iglesia, hacia donde caminamos, que desencuentros, conflictos y problemas vemos, etc, etc, etc.
Yo personalmente veo que hay gente descontenta con muchas cosas, pero en las comunidades cristianas (especialmente las parroquias) nadie dice nada, comenta nada, exeptuando "comentarios de pasillo"; hay miedo para tratar cuestiones conflictivas con serenidad y respeto pero con sinceridad y claridad (el estilo que nos debería de caracterizar).
Existe una especie de "pásate un día que otro vendrá", y seguir haciendo lo mismo, por lo general para los de siempre.
No se si lo veis así.
30/10/17 10:34 AM
  
Maribel
Y yo que pensaba que eran manias mias....
Esto es mas general de lo que yo creia.
Ahora que , a definirnos y a defender como podamos nuestras creencias y a no ser perros mudos como bien dice el padre D. Jose Luis
No va a ser facil sin la ayuda del Señor.pero estoy segura que El pondrá las palabras en nuestra boca.si nos ponemos a su disposicion.
01/11/17 9:09 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.