10.06.17

(185) Siete consejos para diagnosticar modernismos, y un llamamiento al combate partisano

1.- En tiempos aciagos, en plena tormenta de fe, saber qué es malo y qué es bueno es vital. Se hace precisa una Escuela de Diagnosticadores: cristianos de mente cabal, bien amueblados por la gracia, que aprendan a calar pseudopastorales. Católicos de mente católica, bien cimentados de Tradición, que capten el tufo tras el falso perfume, la descomposición tras la apariencia de novedad. Personas razonables, que piensen bien y vean lo evidente. Que por la gracia localicen disonancias, los sillares que no encajan en el muro.

 

2.- Propongo un nuevo y urgente oficio para la mente católica, saber diagnosticar: esto es erróneo, esto es verdad; esto conduce al error, esto fomenta la claridad; esto es tendente a la herejía, esto es un antitóxico; esto genera oscuridad, esto suscita claridades; esto produce mutaciones en la doctrina, esto la ayuda a prosperar; esto es injusto, esto es justísimo.

 

3.- Lo dicho: una Escuela de Diagnosticadores: para localizar el mal, y descubrir triacas, rechazar venenos, reparar lesiones, distinguir sofismas, desterrar clichés.

8.06.17

(184) Brevemente, tres señas de identidad modernista

1.- El modernista es un mil caras.- Ahora simula piadoso creyente, ahora es fenomenólogo; ahora es obedientísimo al Papa, ahora es rebelde y antitradicional; ahora es lumbrera progresista, ahora es perrillo faldero de la diócesis; ahora es cabeza a pájaros, ahora es cabeza de antropólogo; ahora es funcionario del error, ahora es bohemio y creativo teólogo; ahora es proluterano cabal, ahora es apasionado oficialista . Ya lo avisaba la Pascendi,3:

«Para mayor claridad en materia tan compleja, preciso es advertir ante todo que cada modernista presenta y reúne en sí mismo variedad de personajes, mezclando, por decirlo así, al filósofo, al creyente, al apologista, al reformador; personajes todos que conviene distinguir singularmente si se quiere conocer a fondo su sistema y penetrar en los principios y consecuencias de sus doctrinas.»

 

2.- El modernista no cree en la razón, pero cree que tiene razón en todo.- Todo lo confía a la fiducia, como si el logos no existiera. Su fe no es razonable, ni dogmática, sino mero encuentro sin doctrina, sin Depósito; su Dios es inaccesible al conocimiento, porque es un Misterio imposible a todos, menos a él; no cree en preámbulos de la fe, ni en la escolástica, que es cosa, dice, de cabeza a cuadros; todo en su fe contraría la razón, porque la fe no le parece asentimiento, sino sentimiento; cree porque creer le parece absurdo, por eso cree en un dios que es todo potencia en todo. Ya lo avisaba la Pascendi, 4:

«Los modernistas establecen, como base de su filosofía religiosa, la doctrina comúnmente llamada agnosticismo. La razón humana, encerrada rigurosamente en el círculo de los fenómenos, es decir, de las cosas que aparecen, y tales ni más ni menos como aparecen, no posee facultad ni derecho de franquear los límites de aquéllas. Por lo tanto, es incapaz de elevarse hasta Dios»

Leer más... »

4.06.17

(183) El modernismo no ha caducado. Está bien, demasiado bien de fecha

1.- Combatir el modernismo no es tarea de cazadores de dinosaurios. No nos movemos en un Triásico eclesial, sino en un paisaje posmoderno de especies no extintas. 

 

2.- No es cierto que la Iglesia viva anclada en la modernidad, y fuera inactual la lucha contra el modernismo. Actualizarse no es considerar caduco al Leviatán, sino enfrentarle. El Monstruo no se ha ido. Quien le encara vive el fragor del presente.

 

3.- Tantos católicos puestos en fuga hacia el protestantismo, o que desembocaron en múltiples heterodoxias, no dejaron de ser católicos por un problema metodológico, como se afirma en los nuevos contextos pastorales. Dejaron atrás su hogar apostólico, que es la Iglesia, porque recibieron doctrina envenenada durante muchos años. No se fueron de casa por meros defectos de método, praxis o pastoral, sino por graves fallos de sistema.

Leer más... »

31.05.17

(182) Un nuevo tipo de homilía para la Santa Misa

Uno de los gritos de guerra de los buenos Partisanos de la Gracia podría ser: ¡Sólo Padres y Doctores!

Se habría de aplicar en tiempos de caída doctrinal, y ante todo, en homilías y textos magisteriales… sólo Padres y Doctores. Otra cosa serían predicaciones en general, charlas espirituales, artículos, conferencias, lecciones teológicas… ahí cabe todo lo bueno y verdadero, con buen criterio y sana prudencia.

Pero en la divina liturgia, en el ámbito sacramental y magisterial, creemos que debe alimentarse el sentido de la Tradición, de la buena y recta doctrina, de lo sacro y separado (del mundo): sólo Padres y Doctores. Se trata de superar un grave estado de precariedad doctrinal y confusión antitradicional. Se trata de vencer al modernismo depurando al máximo la homilías de la Misa y la catequesis en general.

Leer más... »

20.05.17

(181) Un nuevo modelo de adulterio

1.- Para las almas modernistas, siempre ansiosas de error, exterminar una doctrina es una necesidad, llevan dentro ese anhelo como llevan dentro sus ganas de Maelstrom: su lujuria antilegalista, su deseo obstinado de adulterio. Siempre con hambre de heterodoxia, su apetito (a todas horas) de agujero negro. Cual síntoma de hambruna posconciliar, suscribe situacionismos e idolatra al Gran Buda Europeo, fundador del Occidente apóstata, sacristán del Renacimiento.

 
2.- No seamos ingenuos. El enemigo está dentro, se autodenomina católico, se viste de piedad, es agente de escisiones, vomitador de Pascendis, lisonjeador de Padres Anomios: es el Modernismo, ¿no te das cuenta? No tiene fecha de caducidad, no ha sido condenado en sus metástasis posmodernas, no ha sido combatido sino alimentado con desistencias. Se precisa un nuevo Índice de errores.