29.10.14

(35) De predicarlo todo, para combatir al diablo

Son ya muchos años sin que se predique cielo, infierno y purgatorio, con grave daño de inadvertencia. Y no es casualidad que tampoco se haya predicado la existencia del diablo, cuyo objetivo, precisamente, es silenciar todo lo anterior.

Date cuenta, estamos en guerra. Tenemos las armas de Cristo. El enemigo ronda. ¿Vas a callar y cerrar la boca ante esto?

«A través de toda la historia del hombre se extiende una dura batalla contra los poderes de las tinieblas que, iniciada ya desde el origen del mundo, durará hasta el último día, según dice el Señor. Inserto en esta lucha, el hombre debe combatir continuamente para adherirse al bien, y no sin grandes trabajos, con la ayuda de la gracia de Dios, es capaz de lograr la unidad en sí mismo (GS 37,2).

Mucho impresionan estas palabras admirables de san Antonio María Claret, en su Autobiografía:

“212 La caridad me urge, me impele, me hace correr de una población a otra, me obliga a gritar: ¡Hijo mío, pecador, mira que te vas a caer en el infierno! ¡Alto, no pases más adelante! Dadme, Señor, el ponerme por puertas del infierno y poder deterner a cuantos van a entrar allá y decir a cada uno: ¿adónde vas, infeliz? ¡Atrás, anda, haz una buena confesión y salva tu alma y no vengas aquí a perderte por toda la eternidad!”

Pues lo mismo, amigo, que de estas verdades ultimísimas,  el silencio en torno al rugido del diablo ha sido clamoroso demasiado tiempo, en muchos ambientes, publicaciones, homilías, programaciones, catequesis, articulos de opinión…. Y ambos silencios andan entrelazados como nudo sombrío. ¡Y es que el diablo quiere infierno express para todos! Avisemos a la gente, como vienen haciendo los sucesores de Pedro. Lo hizo por ejemplo Pablo VI, en la profunda audiencia del 15 de noviembre de 1971, y es tema recurrente del Papa Francisco señalar la acción del diablo denunciandola en sus obras. Como dijo no hace mucho en homilía en Santa Marta:

tantos proyectos de deshumanización del hombre, son obra suya, sencillamente porque odia al hombre. Es astuto: lo dice la primera página del Génesis; es astuto. Presenta las cosas como si fueran buenas. Pero su intención es la destrucción.

Leer más... »

25.10.14

(34) De pirronismos varios, y la elaboración de un Bestiario

1 “Somos los únicos en defender el poder de la razón”. 

Afirmaba el beato Pablo VI. Eran tiempos difíciles, y también lo son ahora. Y es que la Iglesia y sus miembros vivos han de proclamar a los cuatro puntos cardinales el poder de la razón humana iluminada por la fe y auxiliada por la gracia.

2 ¿Por qué? Nos lo explica Benedicto XVI en “Jesús de Nazaret” P.P., cap.6:

“Sólo la fe en el Dios único libera y racionaliza realmente el mundo. Donde, en cambio, desaparece, el mundo es más racional sólo en apariencia. “

Y más adelante dice algo muy sorprendente, que no tiene desperdicio, y nos proporciona algunas claves para saber qué hemos de hacer en estos momentos:

ILUMINAR Y EXORCIZAR

3 Dice Benedicto XVI a continuación:

“Exorcizar, iluminar el mundo con la luz de la ratio que procede de la eterna Razón creadora, así como de su bondad salvadora: ésa es una tarea central y permanente de los mensajeros de Cristo Jesús”

Exorcizar con la luz de la razón ¡¡!!  Porque el diablo existe, y devora verdades y vomita errores. Adora la irracionalidad, disfruta tentando con la negación de una razón que se sustente siempre en la naturaleza de las cosas. El diablo es pirronista.

Leer más... »

23.10.14

(33) Predestinación, IV: releyendo un artículo de Louis Bouyer

Que no. Que ni gracia, ni libertad, ni Predestinación, han de oponerse entre sí como hace calvinismo y luteranismo.

El católico afirma la Predestinación, afirma la acción de la gracia al 100%, y precisamente por esa acción de la gracia, afirma la libertad  que ella misma ha suscitado, activado y puesto sobrenaturalmente en ON;  una libertad al 100%.

No es que estuviera totalmente en OFF , pues no fue totalmente aniquilada por la Caída, como afirma el calvinismo con su doctrina de la ¡Depravación Total!total incapacidad moral,cero libertad, cero colaboración, cero restauración de la voluntad por la gracia: Gracia 100%, libertad 0%.

No.  Para algunos actos naturales honestos, hay cierta libertad sin gracia, en el estado adámico. Pero es una mediolibertad muy sosa e impotente para el plano sobrenatural. Para los actos saludables, la voluntad necesita ser liberada y activada, enchufada a la corriente eléctrica de la gracia actual eficaz.

Leer más... »

17.10.14

(32) De Traumatología Doctrinal y otras Especialidades

Recopilo aquí algunos pensamientos, un tanto críticos, es verdad, acerca de los muchos problemas doctrinales que salpican aquí y allá el ámbito cristiano, en esta postmodernidad delicuescente y centrocomercialista que ya es, casi, una post-postmodernidad.

Nunca se proclamará lo bastante la importancia de una buena formación doctrinal. De la necesidad de curar sus extravíos y accidentes surge esta nueva disciplina médicofilosófica, como una exégesis del disparate y del error doctrinal. No creo, sin embargo, que la pase la Seguridad Social.

Pido me perdonen los fans del filósofo Zubiri, tan serios y formales, mis impertinencias sobre su zubirismo

Y que me disculpe todo el mundo si meto la pata y me paso con su escritor o su teólogo favorito. Es con ánimo amistoso y buen humor y amor a la Verdad.

Qué aproveche la Ensalada, que diría el gran cristiano y músico Mateo Flecha.

__________

1 Propongo una nueva disciplina teológica: Traumatología Doctrinal

Leer más... »

12.10.14

(31) En que se sigue hablando de los peligros de la técnica en la Cultura de la Muerte

Continuamos en este post con la reflexión sobre la técnica en la postmodernidad, y su instrumentalización mágica por la cultura de la muerte. Sé que el tema os ha dejado un tanto estupefactos. Por eso, a continuación, os propongo algunos puntos más de análisis.

La Carta Encíclica de Benedicto XVI Caritas in Veritate, en su capítulo VI,  nos va a servir de mapa de ruta.

El nº 68 empieza muy sólidamente. Deja sentado el principio que ha de orientarnos en esta reflexión:

La primacía del ser.

Leer más... »