9.11.14

(40) Las tentaciones del católico, II: De la falsa fuerza del número, o del pelagianismo de la cantidad.

Son muchos los males que nos aquejan. ¿Cómo reaccionar contra ellos? En este post lo veremos, tratando de diagnósticar una tentación insidiosa en que podemos caer, si no estamos prevenidos:

Utilizar al ídolo cantidad, como lo llama León Bloy,  para luchar contra el mal. Confiarnos a la falsa fuerza del número, a la guerra de cifras, al pelagianismo de la cantidad, a la pseudoseguridad de los muchos recursos y los numerosos medios.

Porque nunca venceremos al mal que nos aqueja a base de cuantificaciones pelagianas, sino con el poder de Dios..

A menudo esconde Cristo su poder en los corazones de los santos, para difundirlo cuando quiere y como quiere.

Por eso la Palabra de Dios te convence de esto: pensar en términos cuantitativos implica una reducción de confianza en la potencia del Dios de los Ejércitos.

Veámoslo.

Leer más... »

5.11.14

(39) De las tentaciones del católico: 1, Luteranidad

No se me enfaden mis amigos buenistas, tan aficionados a la psicología grupal y a la educación en valores, a la música New Age y a los cuentecillos de marca blanca tipo Anthony de Mello.

Este post trata de una tentación que nos puede asaltar a todos, pero que a ellos, especialmente, les asalta y ronda por la cabeza:

la luteranidad.

No digo el luteranismo, que dejo como tentación para los luteranos. Digo luteranidad, para hablar, talmente, de un virus que puede afectar al católico que desconoce la doctrina verdadera de la gracia y la libertad, y de la armonía fe/razón, y se está volviendo progresivamente irracional y pesimista por dentro, pero optimista y sensato por fuera.

Para esa hermenéutica de la reforma en la continuidad que quería Benedicto XVI, es necesario calar hondo en todo aquello que nos ha perjudicado a lo largo de estos tiempos, y dar diagnósticos certeros:

dar cuenta de las tentaciones que nos asedian para no caer en ellas, y marchar hacia delante con el auxilio divino y un gran amor por la Esposa del Señor.

En este post reflexionaremos sobre los orígenes de lo que llamo luteranidad e intentaremos llegar a algunas conclusiones, en 20 aforismos y una postdata.

Leer más... »

3.11.14

(38) De lobos y Nazgûl, y la pobreza de Cristo.

El esplendor de la sana doctrina atraviesa milenios. Contemplemos a Cristo. Miremos a Cristo. Su Rostro es verdad, como su Palabra. Y es Buen Pastor.

1 Siempre hay lobos disfrazados de ovejas, camuflados entre el rebaño, camaleones de la herejía, lepra de la gracia, parálisis de las misiones, vacío de los seminarios y ansiolítico de Pelagio. Falsos profetas de un cristianismo sin Cristo, contra los que alza su voz San Martín I. ¡Estamos en guerra!

Contra los orcos de la heteropraxis, mundo, diablo y carne de la Postmodernidad, tenemos a Cristo. Que en esta guerra no estamos solos. Un ejército blanco, que nos ha precedido, nos acompaña en el combate. Porque

“a través de toda la historia humana existe una dura batalla contra el poder de las tinieblas que, iniciada en los orígenes del mundo, durará, como dice el Señor, hasta el día final” (Gaudium et Spes, 37b)

 Momentos antes de su martirio, San Martín I  lanza su clamor para que lo escuchemos todos los cristianos de hoy:

“por la intercesión de san Pedro, establezca Dios los corazones de los hombres en la fe ortodoxa, y les haga firmes contra todo hereje y enemigo de la Iglesia. De tal suerte, que, sin ceder en ningún punto, ni siquiera mínimo, y sin someterse en parte secundaria alguna, conserven íntegramente la fe profesada ante Dios y ante los ángeles santos”

Firmes en el Magisterio de la Iglesia, confiamos en el Cristo Total, y en Cristo que edifica su Cuerpo en Cefas. Donde está Pedro, está la Iglesia.

Leer más... »

2.11.14

(37) De salir a pescar almas sin demora, y con las redes de Cristo

¡Insensatos! –que diría Gandalf!– Salid ya a pescar, ¡que es tiempo de pesca! No podemos dejar de echar las redes al mar.

 No nos demoremos. Que hay muchos tiburones por ahí, bajo disfraz de escritor heterodoxo, filósofo relativista o gurú de la autorredención. Salgamos a pescar almas para Cristo.

 ¡Salgamos a hablar de su gracia a diestro y siniestro, para que a través nuestra el Señor arranque a muchos de las puertas del infierno!

Leer más... »

30.10.14

(36) De agradar o desagradar, en bien de las almas, por Cristo.

El capítulo 4 del Evangelio de Lucas nos cuenta un episodio de la vida de Nuestro Señor realmente impresionante.

El Señor llegó a Nazaret “donde había sido criado” (4:16) Va a la sinagoga el sábado, y se levanta para leer.

“Le entregaron el libro del profeta Isaías".

Date cuenta. En la sinagoga, Jesús se levanta para leer, y le dan el libro de Isaías, el profeta que más habla de Él mismo, de Jesús en el Antiguo Testamento. Se levanta a leer el libro del profeta que habla de Él.

El pasaje que lee el Señor habla, por lo tanto, de Él mismo y de su misión salvadora:

“18 El Espíritu del Señor está sobre mí,

porque me ha consagrado por la unción.

Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres,

a anunciar la liberación a los cautivos

y la vista a los ciegos,

a dar la libertad a los oprimidos

19 y proclamar un año de gracia del Señor.”

Nosotros, tú y yo, y aquellos que estaban aquel día en la sinagoga en que Jesús se levantó a leer, todos nosotros somos por el pecado cautivos del demonio, ciegos a la verdad, oprimidos por nuestras maldades…

Leer más... »