5.11.16

(153) Crucifixión

«Ahora me alegro de mis padecimientos por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo por su Cuerpo, que es la Iglesia.» Colosenses 1, 24.

***

«Jesús está en el centro de todo, Él lo asume todo, Él lo soporta todo, Él lo sufre todo. Es imposible pegar a alguien sin pegarle a Él, humillar a alguien sin humillarlo a él, maldecir o matar a alguien sin maldecirlo o matarlo a Él mismo. El más bajo de los criminales tiene que pedir prestado el Rostro de Cristo para recibir una bofetada, de cualquier mano que sea; de otra manera, la bofetada no podría llegar a destino y quedaría en suspenso, en el espacio, por los siglos de los siglos, hasta que encontrase el Rostro que perdona.» (León Bloy, Diarios).

 
Ser otro Cristo. Es la santidad. La cruz, por gracia, tiene también tu rostro.
 

1.- Una manera de sentir con la Iglesia: padecer en tu propio cuerpo y en toda tu alma las heridas que infligen al Cuerpo de Cristo.

 

2.- Completa en tu carne el dolor de Cristo por su Iglesia.

 

3.- La Pasión de Nuestro Señor no padece incompletitud, pero le falta algo: lo que debes sufrir tú.

 

4.- Jesús es el centro de todo. También del sufrimiento. Todos los males que vinieron, vienen y vendrán, desembocan en sus llagas.

 

5.- Todos los males que nos aquejan han golpeado primero en Cristo. Por eso te alcanzan ya pasados por su Cruz, para que también sea tuya.

 

AÑADIMIENTO

Maravilloso es saber que Nuestro Señor nos encuentra primero, y que la iniciativa es siempre suya. Y hasta nuestro caminar en su busca, a menudo a tientas, o a gatas como los niños pequeños, es don que recibimos de su gracia, para que nuestros pasos, aun siendo suyos, sean también nuestros.

De igual forma, también Nuestro Salvador tiene la iniciativa en el sufrimiento. Cuando el dolor nos alcanza, ya ha golpeado primero en Él, ya ha sido sobrenaturalizado por su Sufrimiento. Y esto, hermanos, es fuente de grandes consuelos, de auxilios de perfección y generosidades sin fin.

 

 
 

28.10.16

(152) Diarios octubre 2016.- Savonarola. Galimatazo renacentista. Fray Bartolomeo

Del 12 al 27 de octubre de 2016

1. Lecturas.- Savonarola, de Luis María de Lojendio, Espasa-Calpe 1960. En la pág. 32 encuentro este tremendo pasaje: 

«[Savorarola, en su poema “De Ruina Ecclesiae"] ve a la Iglesia (renacentista) como al hijo prodigo en los días de su máxima aflicción: buscando ávidamente las bellotas con que alimentarse». Fray Jerónimo pasa largas horas de penitencia y oración, preguntándose qué debía hacer.

«Y la Iglesia le respondió: “Tú, piangi e taci: e questo meglio parme”. La Iglesia le dijo: ¡Tú, llora y calla!» Y luego prosigue: «Pero, ¿podría callar acaso? ¿No vestía el hábito de una orden fundada precisamente para clamar?»

 

Galimatazo Renacentista.- Francisco Patrizzi (†1507) se malempeñaba, Sísifo antiescolástico, en demostrar por todos los medios que El Filósofo era un vicioso, un indeseable, y que sus obras no eran suyas, sino de otro griego al que copió. Se arrimó cual burgaíllo al Papa para pedirle y medio exigirle que prohibiera terminantemente la enseñanza de Aristóteles en las escuelas católicas. 

—Pero había otro antiaristotélico mucho más loco y rabioso: Pedro Ramus (†1572). En Animadversiones in Dialecticam Aristotelis, Ramus radicaliza su furor teológico contra El Filósofo, no ya en metafísica, sino en toda disciplina. Ramus finalmente abandonó el catolicismo para hacerse calvinista y proclamar su principal tesis antiescolástica a los cuatro vientos, que condensaba así: nada de cuanto enseñó Aristóteles es verdadero.

***

La mosca sincrética zumba y rezumba a los oídos de la mente católica, y su zumbido siempre tiene el mismo vicio: el odio a la razón.

Leer más... »

24.10.16

(151) Del antropocentrismo humanista, gran locura y desierto espiritual

Pareceme que el mundo se volvió loco de atar, como si hubiera sido expuesto a largas horas de sol en el desierto, sin agua ni alimento verdadero, y hubiera enloquecido.  

Y esto no es ilusión, que desde que Dios fue clavado en la cruz para redimirlo, el mundo miró a otro lado para evitar Su Sangre. Y así volviose falazmente humanista, con la insidiosa respetabilidad de los diablos.

Y digo loco no de la buena pasión, no de la buena locura, que es propia de los santos, sino de la mala, que es propia del diablo y sus secuaces, que odian la razón, pero anhelan gobernarla.

—El antropocentrismo es un desierto donde no florece nada, sino malas hierbas, y no radica en nada el frescor de Cristo. Un desierto donde la insubordinación del hombre a su Señor produce una enorme y profunda infecundidad espiritual.

Y ya se sabe, no es extraño que habiten los demonios donde no hay botánicas.

Leer más... »

10.10.16

(150) La descatolización de la mente europea. Resumen de los artículos anteriores

El fin de la Escolástica supuso una grave dispersión de la mente europea. La termita nominalista comenzó devorando el pensamiento medieval desde dentro, minando la armonía de la fe y la razón, quebrantando la armoniosa consonancia del pensamiento cristiano medieval. El logos occidental se hizo profundamente fragmentario, como una catedral que empieza a ser demolida, 

El comienzo de este derrumbe tiene un nombre: Renacimiento.

Como venimos demostrando en este blog, el Renacimiento supuso el comienzo de una feroz guerra contra ese proyecto de la razón católica llamado Escolástica. La filosofía medieval, debilitada por el virus nominalista que incubaba desde el siglo XIII, comienza a ser golpeada sistemáticamente desde diversos frentes de doctrina.

Leer más... »

2.10.16

(149) La mente europea en tinieblas. Crisis de la razón y falta de fe

Crisis de la razón y desactivación de verdades.- Es doloroso preguntarse cómo puede ser que, habiendo tan grande y numeroso Magisterio, abunden de tal manera los prejuicios, los tópicos antidoctrinales, las herejías y los errores en la mente católica de hoy en general, salvo excepciones.

Que contando con un cuerpo doctrinal tan extenso y formidable, sean tantos, tantos los católicos que andan perdidos, perdidísimos en cuestiones dogmáticas, no es sólo llamativo, sino clamoroso; más bien es dramático, y nos hace pensar en una crisis de proporciones pandémicas.

Y no solamente laicos. Es impactante comprobar, domingo tras domingo, la bajísima formación del clero en Europa. Es doloroso comprobar día a día la precariedad doctrinal de muchos pastores, y la ruina de su pensamiento, modernizante, blando y subfilosófico.

Y es que verdades desactivadas por sistema activan clamorosos errores de sistema. Es una realidad inapelable. Y lo más preocupante es el deterioro, en general, de la mente católica, del pensamiento católico en definitiva, debilitado por teologías sin metafísica adecuada, pulverizado por las modas y las novoteologías antiescolásticas.

Leer más... »