InfoCatólica / La Mirada en Perspectiva / Categoría: Oración

15.01.15

(55) Que es urgente confiar.

Con la oración aumenta nuestra confianza en los auxilios del Señor. No debemos dejar de orar, para no desconfiar, para no desesperar.

Persiste, amigo, en la oración litúrgica de la Iglesia, por la cual el Cuerpo de Cristo orante te enseña el lenguaje de la divina confianza. A ella te mueve el Espíritu Santo, no lo dudes, con la potencia del Amor de Cristo. La Iglesia te muestra el esmero que pone el Señor en conducirte a su morada.

Leer más... »

26.12.14

(50) De la oración como esperanza en acto, y los horrores de la desesperación.

Hermanos, hemos de orar sin descanso. 

No nos conformemos con las presuntuosas vanidades y falsas promesas de este mundo, planas, feas, sin Dios. En una sociedad desesperada no se reza. Porque se confía en el hombre, y de la vana confianza procede la vana autoglorificación. No te conformes con nada de este mundo, y mucho menos contigo mismo y con tus solas fuerzas.

En este post queremos dejar clara la esperanza, la oración y la eficacia de la gracia, contra la vana presunción, la autoconfianza temeraria y la desesperación radical de la Cultura de la Muerte.

Protejámonos del frío de estos tiempos al calor de la Iglesia. Al amparo de su Santa Eucaristía, y en el calor de los hogares cristianos, en que el Señor ocupa el primer lugar.

__________

Antes de comenzar los aforismos, vamos recordar qué cosa es la esperanza, citando el Catecismo:

1817. La esperanza es la virtud teologal por la que aspiramos al Reino de los Cielos y a la vida eterna como felicidad nuestra, poniendo nuestra confianza en las promesas de Cristo y apoyándonos no en nuestras fuerzas, sino en los auxilios de la gracia del Espíritu Santo.

__________

1.- Date cuenta: orar o no orar es cuestión de vida o muerte para el cristiano.

2.- La sociedad desesperada de hoy es ante todo una sociedad que ha dejado de orar.

3.- A veces se contradice al Espíritu Santo y se reza para no tener que orar

4.- Sin oración, la vida intramundana se asemeja a un infierno terrestre.

5.- La falta de oración es desesperación en acto.

Maldito el hombre que confía en el hombre (Jer 17,5).

Leer más... »

17.12.14

(48) Que tu bien consiste en orar

25 ¿A quién sino a Ti tengo yo en el cielo?

Si estoy contigo, no deseo nada en la tierra.

26 Aunque mi corazón y mi carne se consuman,

Dios es mi herencia para siempre

y la Roca de mi corazón.

27 Los que se apartan de Ti terminan mal,

Tú destruyes a los que te son infieles.

28 Mi dicha es estar cerca de Dios:

yo he puesto mi refugio en Ti, Señor,

para proclamar todas tus obras. (Sal 73)

 

1.- Sin oración es imposible la santidad.

2.- No pierdas el tiempo. ¡Ora!

Leer más... »