InfoCatólica / La Mirada en Perspectiva / Categoría: Combatir al diablo

29.10.14

(35) De predicarlo todo, para combatir al diablo

Son ya muchos años sin que se predique cielo, infierno y purgatorio, con grave daño de inadvertencia. Y no es casualidad que tampoco se haya predicado la existencia del diablo, cuyo objetivo, precisamente, es silenciar todo lo anterior.

Date cuenta, estamos en guerra. Tenemos las armas de Cristo. El enemigo ronda. ¿Vas a callar y cerrar la boca ante esto?

«A través de toda la historia del hombre se extiende una dura batalla contra los poderes de las tinieblas que, iniciada ya desde el origen del mundo, durará hasta el último día, según dice el Señor. Inserto en esta lucha, el hombre debe combatir continuamente para adherirse al bien, y no sin grandes trabajos, con la ayuda de la gracia de Dios, es capaz de lograr la unidad en sí mismo (GS 37,2).

Mucho impresionan estas palabras admirables de san Antonio María Claret, en su Autobiografía:

“212 La caridad me urge, me impele, me hace correr de una población a otra, me obliga a gritar: ¡Hijo mío, pecador, mira que te vas a caer en el infierno! ¡Alto, no pases más adelante! Dadme, Señor, el ponerme por puertas del infierno y poder deterner a cuantos van a entrar allá y decir a cada uno: ¿adónde vas, infeliz? ¡Atrás, anda, haz una buena confesión y salva tu alma y no vengas aquí a perderte por toda la eternidad!”

Pues lo mismo, amigo, que de estas verdades ultimísimas,  el silencio en torno al rugido del diablo ha sido clamoroso demasiado tiempo, en muchos ambientes, publicaciones, homilías, programaciones, catequesis, articulos de opinión…. Y ambos silencios andan entrelazados como nudo sombrío. ¡Y es que el diablo quiere infierno express para todos! Avisemos a la gente, como vienen haciendo los sucesores de Pedro. Lo hizo por ejemplo Pablo VI, en la profunda audiencia del 15 de noviembre de 1971, y es tema recurrente del Papa Francisco señalar la acción del diablo denunciandola en sus obras. Como dijo no hace mucho en homilía en Santa Marta:

tantos proyectos de deshumanización del hombre, son obra suya, sencillamente porque odia al hombre. Es astuto: lo dice la primera página del Génesis; es astuto. Presenta las cosas como si fueran buenas. Pero su intención es la destrucción.

Leer más... »