(210) Puerta de ratonera

«—dije yo entre mí—. Al infierno vamos.

Y fue así, porque al punto nos hallamos dentro por una puerta como de ratonera, fácil de entrar e imposible de salir. Y fue de ver que nadie en todo el camino dijo “al infierno vamos"; y todos, en estando en él, dijeron muy espantados: “en el infierno estamos"» (Francisco de Quevedo, Los sueños)

En numerosos artículos de este blog hemos ido comprobando los muchos males que puede producir en el Cuerpo de Cristo la ambigüedad teológica de Amoris lӕtitia.  Por eso hemos calificado el momento actual de crisis de fe generalizada.

La tragedia está a la vista, y sólo a base de un obstinado espíritu avestrúcico podríamos pensar que todo va bien.

En realidad, la situación actual no deja de ser dramática. Porque, no es sólo que conferencias episcopales y obispos se estén sumando al principio heteropráctico que emerge de la mencionada ambigüedad; sino que justifican sus acciones como si fueran actos de obediencia al magisterio. Y esto es una trampa letal, en la que no debemos caer. 

Hermanos, la ambigüedad no es magisterio, como la cavilación personal tampoco lo es; no es magisterio el sí pero no también,  ni la indefinición entre el estado de pecado y el estado de gracia. No es magisterio una teología privada, no es magisterio un no magisterio; no es magisterio una suspensión de claridad en contra de un clarísimo magisterioPuede ser una reflexión pastoral, abierta y personal, pero no más que eso.

No faltan tampoco intelectuales, filósofos y teólogos, que defienden las tesis conflictivas de Amoris lӕtitia por medio de viejas heterodoxias, disimuladas de subjetivismo personalista; o utilizando filosofías postizas, elaboradas ad hoc para la justificación de lo injustificable.

 

Podemos contemplar lo peligroso de esta situación mediante una imagen: la puerta de ratonera. Por ella es fácil entrar, pero casi imposible salir. Una vez dentro se puede morir de sed, de asfixia, de angustia, atacado por serpientes, por inanición, o simplemente de nihilismo, de apostasía, de nada. Plantear excepciones a los actos intrinsecamente malos no es magisterio, sino un camino que conduce a una trampa. De la que será difícil salir, si no reaccionamos.

En definitiva, nos estamos metiendo en una ratonera, de la que será muy complicado liberarse. Desde luego, IMPOSIBLE sin la ayuda de Dios, y grandes sacrificios, ayuno, limosna, oración… Costará revertir la situación de crisis. Costará corregir la mala teología difundida, las excepciones —institucionalmente permitidas— a los actos intrínsecamente malos; costará darle la vuelta a la mala formación y a los prejuicios y tópicos situacionistas. Costará darle la vuelta a la crisis y reconsiderar Veritatis splendor, la gran ausente,  como síntesis de lo que siempre se ha creído y observado.

 

Lo dramático del caso, además, no es sólo la dificultad de revertir el proceso, sino la inadvertencia de la crisis. Como dice el pasaje de Quevedo, fue de ver que nadie en todo el camino dijo “al infierno vamos". Señores pastores, tengamos celo por las almas. Si no ponen perros que ladren y muerdan, muchas ovejas caerán.

Sólo queda una solución: no entrar por la puerta ancha de la ratonera. Retroceder, corregir el rumbo, advertir el infierno, atricionar las almas, predicar la fe, la ley moral, los mandamientos; fajarse virilmente y cancelar, sin miedo al martirio, una a una, todas las medidas ratoniles, y decir bien alto, como San Pío X en la Pascendi: guardar silencio ya no es decoroso. La gracia no habrá de faltar. 

NO entremos en la ratonera.

 
 

12 comentarios

  
Alonso Gracián
Amigos y lectores del blog:

Como sabéis, tengo por norma no publicar alusiones personales al Papa. Mejor ceñirse a las ideas, con asepsia emocional.

Trolls no se molesten, porque ni siquiera leo sus comentarios.

19/09/17 12:42 AM
  
Nacho
Sobre la puerta de esa ratonera habría que escribir aquella frase que Dante Allighieri pone a la entrada del infierno: "Lasciate ogni speranza, voi ch'entrate" (Abandonad toda esperanza, vosotros que entráis).
19/09/17 12:49 AM
  
Ricardo de Argentina
Por cierto que guardar silencio ya no es decoroso: lo que deba decirse, dígase ya.
Por lo tanto yo voy a decir algo más que señalar la ambigüedad no-magisterial de AL, que también por supuesto. Se trata de lo siguiente: el no-magisterio, la ambigüedad, la no-claridad, el "quién soy yo para juzgar", el poner en entredicho la enseñanza tradicional, etc., etc., etc., pueden llegar a tener una consecuencia gravísima y quizás impensada: la liquidación del papado.

Es que la esencia del papado es la "confirmación en la fe" del rebaño militante. Confirmación que podrá ser más o menos enérgica y clara, que podrá tener sus más y sus menos pero manteniendo siempre su esencia, su finalidad.
Si en cambio se diera -como pareciera que se está dando- una "des-confirmación" en la fe vía la ambigüedad deliberada y el cuestionamiento del acervo tradicional de la Iglesia, entonces la institución papal habría quedado huera de contenido y se precipitaría por lógica consecuencia, hacia su liquidación.

Si esto sucediera, el rebaño de la Iglesia - la cual jamás perecerá por haber promesas divinas de por medio- deberá buscar confirmarse en la fe en otras fuentes alternativas.
19/09/17 2:42 AM
  
carmelo
“Plantear excepciones a los actos intrinsecamente malos no es magisterio” esta intencion esta muy clara en la Exhortación AL que es de menor grado a la Encíclica VS de SantoJPII y al CIC, por ello quien a sido tumbado del caballo de su soberbia, quien quiera que se haya encontrado por El hombre que resucita (el del camino de Nain camino al cementerio, llevando dedconsolado un muerto), quien quiera que se haya encontrado con El que sana (hasta a distancia,), con quien que puede multiplicar los panes, que puede hacer reflorecer la fiesta del amor en Canaán de su matrimonio “hasta que la muerte los separa”, para este discípulo: “El silencio no es decoroso”, NO ES LISITO, NO ES OBEDIENCIA debida a Dios sino rebelion en su contra, porque no solo silencia a la verdad (VS, FC, CIC ect) sinonquenla contradice la CRITICA, se opone y formula la inexistencia de Dios al anular la gracia en el sacramento.
El encuentro de nuestra bajeza frente a la "verdad suprema" no solo nos lleva a cambiar el modo de vida, sino también a no descansar, no titubear, a custodiarla con decoro ( al martirio que toque), llevarla a los confines de la conciencia turbada. Sabe tambien que silenciarla es negarla la oportunidad a otros de que pueden en Cristo resucitar y sin El morir y caminar al abismo en inmensa oscuridad con la incertidumbre de compañera. Ya con Jesús no es posible vivir desconsolado siguiendo a la muerte sin control y consintiendo el Error
Como dice el Hermano y amigo Don Alonso y muchos otros: la iglesia de hoy nos exigirá mas, por eso le doy gracias a Dios porque se puede contar con estos medios para ayudarnos unos a otros e ir por el camino sabiendo que no estamos solos.
19/09/17 4:26 AM
  
María
Bien ha dicho usted la cavilación personal, aunque algunos lo llaman el discernimiento, palabras ambas peligrosas porque yo discierno y doy excelentes razones de lo que a mi me interesa. Además en estos tiempos que el divorcio está implantado en todos los países ¿qué necesidad tiene la iglesia de meterse en ese trigal, a nadie se le impide civilmente divorciarse y volverse a casar tantas veces quiera, ¿qué papel juega aquí la iglesia de acompañante discernidor y cavilador? Porque en este caso también tendrían que entrar en ese papel cavilador los hijos del matrimonio que eso si qué son parte o no solo espectadores.
19/09/17 8:13 AM
  
Almudena1
¿Tan ancha es esa puerta de ratonera que intentarán meter por ella hasta la Humanae Vitae?
19/09/17 9:14 AM
  
maria
Desde luego quien diga que no hay crisis, división en la Iglesia, no dice la verdad. Hace unos dias, el cardenal Sarah decia que no nps llamásemos unos a otros ni tradicionalistas ni conservadores, sino que dijéramos ''soy católico'' y ayet, leo en infocatólica q un tal P. Bartolome, que suena para obispo aux de Madrid, dice en su libri que los Papas anteriores, tanto S. Jyan Pablo II como Benedicto XVI fueron conservadores y que ralentizaron durante cincuenta años la aplicación en la Iglesia del Conc. Vaticano II, me quedé muerta cuando lo leí. Y resulta que este señor suena para obispo aux.de Madrid. Esto es insostenible ya.
19/09/17 11:15 AM
  
José Luis
Si seguimos a Cristo y a la Sagrada Tradición Apostólica, claramente no podemos meternos en esa ratonera. Porque la fe, el conocimiento de la verdad, nos libra de muchos peligros, pero sobre todo de nuestra obediencia y amor a la Palabra de Dios, al Magisterio de la Iglesia Católica; a la doctrina de los Santos Padres de la Iglesia Católica.

Hay muchos quienes no quieren abrir los ojos para ver la realidad. Lejos de Cristo, buscan maestros conforme a los deseos de este mundo. Se sirven de Cristo, sin amor, añadiendo una engañosa trampa disfrazada de misericordia.

• «Porque vendrá un tiempo que no soportarán la sana doctrina, sino que se rodearán de maestros a la medida de sus propios deseos y de los que le gustan oír; y apartando el oído de la verdad, se volverán a las fábulas. » (2Tm 4,4), precisamente, las golosinas que ponen en la ratonera. Y los que viven sin Dios, las almas tibias, los mundanos, creen cualquier cosa, que encuentra en esa ratonera, mortal.

Hablar sin temor, aunque la gente no quiera escuchar, pero San Pablo predicaba a tiempo y a destiempo, es claro que también lo hacían todos los Apóstoles, y todos los Santos. Es necesario, pues si el Señor nos lo ha pedido, que debemos anunciar el camino de la fe, cada cual como el Señor le ha pedido, siguiendo el ejemplo manso y humilde de Jesús.

Pero no siempre será posible, porque aunque le advirtamos. "No te metas en esa ratonera, porque puede sucederte una desgracia de la que no tienes por donde salir, y morirás sin remedio", si no nos hace case, y se mete en esa ratonera, "nos advirtieron y no quisimos hacer caso", sucederá siempre así, en unos, pero en otros, que reflexionan, y no se meten en esa ratonera, terrible, mortal.
19/09/17 12:26 PM
  
maria
El nombre completo del posible obispo ayx.de Madrid, el que se lamenta de los dos pontificados anteriores, es José Luis Segovia Bernabé, no Bartolomé como antes indico.
19/09/17 4:12 PM
  
Curro Estévez
Darle la vuelta a esto no parece nada fácil, en efecto Alonso, pero no ver a nuestros pastores intentándolo es aún más doloroso. No digo que no haya obispos dispuestos a cambiar de rumbo, y a defender la fe católica de siempre, pero se me antoja que son pocos. También es manifiesto el miedo que tienen a desentonar. El silencio no es decoroso, es cobardón. En fin, malos tiempos. Coincido contigo en que esto sólo lo arregla el Dueño de la viña.
19/09/17 8:51 PM
  
Ricardo de Argentina
Curro, siempre y cuando Él lo quiera arreglar. Porque es posible que no quiera.
Es posible que permita la coexistencia -dentro del mismo cuerpo eclesial- de una Santa Iglesia muy minoritaria y de una Falsa Iglesia mayoritaria, mundana y triunfalista, formada por renegados apóstatas y herejes. Ocupando incluso altísimas jerarquías.

Es hasta posible que el número de los elegidos -las vacantes de salvados antes de que termine el mundo- sean escasas y que tales escaños, los merezcan sólo quienes arrostren la peor de las persecuciones: la interna.
Y de hecho vemos que una inmensa mayoría de bautizados se pliega a los desvaríos de los guías ciegos, llegando incluso a perseguir a sus hermanos observantes.

Si esto fuera efectivamente así, entonces a respirar hondo y a perseverar a toda costa, que el premio valdrá la pena.
20/09/17 1:26 PM
  
Strauch
Gracias, Alonso.

No has podido expresar mejor y más gráficamente lo que estamos viviendo.

Que Dios te bendiga.
20/09/17 5:20 PM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.