(163) Intoxicación situacionista de la mente católica. Tres remedios

El situacionismo es un agente tóxico en la mente católica. Su alta toxicidad consiste en una potente capacidad para producir fallos de sistema en la teología moral, al entrar en contacto con ella. 

 —Intoxicación es la palabra exacta para definir lo que está ocurriendo a la mente eclesial. Es el estado de la mente católica bajo los efectos perjudiciales del situacionismo teológico.

El grado de toxicidad de una idea extraña a la doctrina católica puede determinarse en base a tres factores:

1.- La toxicidad propia de la idea: su especie de error, que determina el grado de efecto tóxico y la gravedad de los daños que puede producir.

2.- Dosis de tóxico que recibe la mente católica.

3.- Estado de debilidad e indefensión en que se encuentra en el momento de recibir el tóxico.

Pues bien, teniendo en cuenta estos tres factores, calificamos la intoxicación actual como grave, pues 1) alta es la toxicidad del situacionismo, 2) alta es la dosis que ha recibido la mente católica desde Häring hasta Amoris Lætitia, y 3) alto es el grado de debilitamiento e indefensión de la mente católica en las actuales circunstancias, lo que la vuelve más vulnerable a la agresión de la toxina.

 

La toxicidad del situacionismo, que siempre es alta, puede variar en función de algunos factores, como la vía de administración (en este caso, a través de un documento del Magisterio de la Iglesia: una exhortación apostólica postsinodal), el tiempo de exposición a la toxina (en este caso, llevamos decenios de exposición directa al situacionismo, concretamente, desde la campaña contra la Humanae vitae por parte del superprestigioso Häring y otros afines), o la salud en general de la Iglesia (en este caso, precaria: la situación actual sólo puede calificarse de crítica, y sólo a un espíritu sobreoptimista y pelagiano podría parecer óptima).

Sí, llevamos mucho tiempo de exposición a la toxina. Ya en 1969 se defendían excepciones a los actos intrínsecamente malos, con el mismo lenguaje que Amoris Lætitia lo hace en la actualidad. Podríamos citar cientos de ejemplos de situacionismo posconciliar, pero con uno es suficiente, por ilustrativo:

«Hay aspectos de la vida donde la complejidad de la acción concreta es tal que hace imposible o inoportuna una aplicación literal de la norma moral. En este caso hay que confiar en la conciencia personal y el sentido de la responsabilidad de la persona hacia su vida» (Matrimonio católico y anticoncepción“, Herman y Lena Buelens-Gijsen, Jan Grootaers, edit. península, 1969, cap.II, 4, págs. 106-107)

Este pasaje, que perfectamente podría haber sido tomado de algún párragrafo de A. L., pertenece a una de esas obras situacionistas que tanto se divulgaban entre los católicos, especialmente los docentes, para combatir la supuestamente legalista y farisaica moral católica. Uno de sus paladines, Bernhard Häring, hizo de este proyecto el sentido de toda su teología moral.

Nos encontramos, por tanto, ante una exposición al tóxico que solo puede calificarse de crónica, habitual, prolongada en el tiempo, y especialmente aguda en el momento presente, en que el contacto con la toxina se realiza no sólo a través de teólogos privados, sacerdotes, obispos, conferencias episcopales; sino a través del mismísimo Magisterio de la Iglesia.

Que también se haya intoxicado el magisterio eclesial, que ha sido siempre barrera de defensa contra todo tipo de intoxicaciones producidas por el contacto de la Iglesia con el mundo, es realmente preocupante, y hay que dar la voz de alarma. (Se ha empezado a dar, por ejemplo presentando Dudas, realizando Declaraciones de Fidelidad, solicitando filialmente aclaraciones…) Y es que el aggiornamento es imprudentísimo si suscita el contacto desprevenido con materiales altamente tóxicos.

Y es que sólo así, de altamente tóxico, podemos calificar el situacionismo: un sistema de valoración moral ajeno al pensamiento católico, cuyo efecto primero es desmontarlo, desactivarlo, y finalmente mutarlo en otra cosa. Un sistema tóxico producido por el nominalismo, metastasiado en movilismo hegeliano y anomia deconstructiva, que desvirtúa el papel de la conciencia para afirmar su primacía a través de la subjetividad.

 

Pero no entremos en pánico: hay remedio. 

Y vamos a sintetizar el remedio con palabras muy afines a este blog y a Infocatólica misma: reforma o apostasía. El remedio es una santa reforma en la continuidad de la mente católica, como apuntaba Benedicto XVI en su día. No hay remedios parciales. Es preciso una reforma general no ya de la Iglesia, sino concretamente de la mente católica. Veamos algunas pistas para guiarnos en ella. Estas pistas serán como signos de salud, como señales de recuperación de la identidad católica, como signos de desintoxicación.

 

SIGNOS DE DESINTOXICACIÓN:

I.- Creer en la eficacia de la gracia, que puede liberar a una persona de cualquier situación de pecado en que se encuentre. La gracia libera. No la gracia barata enseñada por Lutero. Sino la gracia católica, enseñada por San Agustín y Santo Tomás, Trento y Orange II.

II.- Creer en la plenitud de la ley moral, que puede aplicarse fructuosamente a todo caso particular, en que se verifican plenamente sus conceptos. Lo enseñó claramente Pío XII, lo expuso magistralmente la Veritatis splendorLa ley moral libera.

III.- Creer en la doctrina de la Iglesia, auténtica luz para todo hombre en tiempos de tiniebla, y faro de salvación. La doctrina libera

 

Sin gracia, ni ley, ni doctrina, el ser humano cae en el determinismo de su situación. La toxina situacionista desmantela la eficacia de la gracia, la plenitud de la ley y la consistencia de la doctrina, para dejar al ser humano a merced de su pecado y esclavo de su situación, inmerso en una red de actos intrínsecamente malos, atrapado en un Maelstrom del que es imposible salir sin gracia católica, sin ley moral ni doctrina bíblico-tradicional.

Es una gracia barata, una ley barata, una doctrina barata que, bajo pretexto de falsa misericordia, esclaviza y condena, verdaderamente, para siempre. Es una intoxicación de gracia rebajada, de ley rebajada, de doctrina rebajada.

 

—Estos tres signos mencionados son signos de riesgo vital: Comprobando cuánto se ha dejado de creer en la eficacia de la gracia, cuánto se ha dejado de creer en la bondad de la ley moral, y cuánto se ha dejado de creer en la luz de la doctrina católica, comprobaremos cuánto ha avanzado la intoxicación.

Son los tres pilares de toda reforma de la mente católica. Apliquémonos a ello con todas nuestras fuerzas, si Dios nos lo concede. 

 

David G.- Alonso Gracián
 
(Gracias Maricruz Tasies Riba por el cartel. Quedó muy expresivo. Lo pongo como colofón del post.)
 

29 comentarios

  
Herminio Andújar
Excelente texto. Efectivamente, pelagianismo y situacionismo debordiano parecen ser los elementos que envenenan a una parte notable de la jerarquía, ya más dada a la ateología que a la teología, a la posverdad que a La Verdad, al caer en gracia que al buscar la Gracia.
__________ __________
A.G.:
Es un problema que viene de lejos. Pelagianismo y gracia barata son los dos polos que alterna el situacionismo. Lo vemos cada día. Ya hace tiempo, mucho, que los Pontífices vienen alertando contra esto, proponiendo a Santo Tomás. Habrá que hacerles caso.
11/02/17 2:24 PM
  
Curro Estévez
Excelente artículo, da verdadero gusto leerle después de oír tanta palabrería barata a sacerdotes y mitrados.

Sólo la sana doctrina católica (catecismo) nos permitirá pensar correctamente; si nos la sustraen pensaremos como los paganos. Así nos va en este momento de la historia.

En cuanto al remedio, únicamente una acción directa del Señor arregla esto. Pero, bueno, es necesario que nos animemos unos a otros en nuestra fe y resistamos en medio de la gran apostasía. Gracias Alonso.
__________ __________
A.G.:
Una acción directa del Señor. Tal vez a través de su Iglesia. Porque el Señor quiere de mediaciones. Yo creo que es de esperar un movimiento de restauración -en el mejor sentido- por parte de parte de la propia jerarquía de la Iglesia. Dios dirá.

Como bien dice, Curro Estévez, es necesario animarnos unos a otros en a fe. Desde luego, las crisis eclesiales no tienen remedio humano. Quisiera Dios suscitar santos santamente reformadores.
11/02/17 3:50 PM
  
hornero (Argentina)
No puedo sino agradecer a Gracián sus artículos que me han ilustrado con precisión sobre esta grave herejía del situacionismo. Sólo deseo añadir respecto a las posibilidades de escapar de este laberinto creado por el demonio, de imposible solución humana, que precisamente para ello viene María enviada por Su Hijo, para deshacer las tramas astutas del demonio que procuran enredarnos en nuestro pensamiento y en nuestra voluntad. Ella, la Señora Vestida de Sol, afirma explícitamente , tanto en los mensajes dados al P. E. Gobbi como en los dados aquí en San Nicolás, que con su presencia ha comenzado un nuevo tiempo, un nuevo amanecer, el tiempo de la Aurora, en la que Ella prepara el camino para el reino glorioso de Cristo. Nos dice que Ella pisará la cabeza orgullosa del demonio y lo vencerá de modo definitivo. Me parece advertir que entre los intentos del demonio se destaca el de silenciar a María, porque sabe que mediante Ella terminará su desgraciado reinado.
__________ __________
A.G..
Desde luego, hornero, María tiene un papel muy importante en la lucha contra las herejías. Y su amor es signo de predestinación. Hay que estar profundamente unidos a Nuestra Señora.
11/02/17 6:59 PM
  
Luis Fernando
Qué gran post.
11/02/17 9:11 PM
  
Feri del Carpio Marek
Buenísimo. Pero me parece que para combatir la intoxicación hay que ir a las fuentes de la misma (nominalismo, protestantismo, racionalismo, iluminismo, humanismo, científicismo, existencialismo, psicologismo, etc ). Tú debes estar mejor (in)formado al respecto.

Aunque soy un completo neófito, parece ser que el tomismo sería un muy buen desintoxicante.
__________ _________
A.G.:
Así es, amigo Feri del Carpio Marek. Volver a Tomás. Lo viene pidiendo la Iglesia con angustiada insistencia. Es importante volverse al realismo metafísico.
11/02/17 9:22 PM
  
Rexjhs
Muchas gracias Alonso.
El pelagianismo de corte luterano ha infligido un daño incalculable a la Iglesia. Y es que negar la gracia no sale gratis, y lleva a dos conclusiones perversas:
1. pensar que es imposible conseguir la santidad, pues la naturaleza humana está caída y nadie puede vivir en castidad cuando se está en adulterio, o siendo sacerdote, o siendo novios.
2. paradójicamente, tachar de "pelagianos" a los que quieren vivir la santidad y lo consiguen, por pura gracia. /.../
Llegamos así a la satánica idea central de Lutero: pequemos fuerte, porque al Demonio le da coraje que, a pesar de que pequemos como condenados, nos acabemos salvando por la sola fide.
Esto es, el mal, presentado como bien, y el bien como mal
__________ __________
A.G.:
Muy jugoso y muy certero tu comentario.
Lo del Papa tengo que editarlo, porque como sabes no quiero se hable personalmente del Pontífice sino centrarnos en el debate de ideas.

Gracias
11/02/17 10:07 PM
  
Alonso Gracián
Amigos,
os ruego no realicéis alusión personal al Romano Pontífice, porque no deseo se hable de su persona, sino limitarnos, con asepsia de cirujano, a las meras ideas.

Gracias por vuestra colaboración.
11/02/17 11:14 PM
  
José Manuel
Le felicito por su post, Gracián. Reconforta leerle en un momento en el que muchos obispos tratan de cambiar de doctrina moral para agradar al mundo. Necesitamos obispos que tengan su fe y las ideas tan claras como las suyas. Dios le bendiga, Gracián. En estos tiempos recios sus escritos hacen mucho bien a las almas.
_________ __________
A.G.:
Gracias José Manuel. Desde luego, el aggiornamento no puede implicar un vaciamiento doctrinal. Pero es que es el peligro. La mente católica se puede intoxicar por contacto directo con las ideologías del mundo caído.
12/02/17 12:16 AM
  
carmelo
La intoxicación causa trastornos, y el peor es al alucinación iluminativa. Cree tener el conocimiento de Dios, se cree más que Jesús. Ve las bienaventuranzas como contrarias a los mandamientos de la ley de Dios. Ve injusta la aplicación de las prohibiciones de los mandamientos que entonces habrían sido mal interpretadas por todos como el No cometerás adulterio, dándole un sin sentido esa carga que limita la explosión del amor alegre. La ilusión del trastorno mental producto de ese toxico reproduce una idea de las bienaventuranzas alejada de la realización personal, no viendo que el Fiel lo hace con la “pobreza de su espíritu y la mansedumbre del cónyuge y la pureza de su corazón”, este “no tan nuevo conocimiento iluminativo” dice que el obrar a los pobres dando y donado es el reflejo de la bienaventuranza. Dan dinero si, pero no dan el corazón.
El adicto a sus vanidades dan a los pobres, si pero para que lo vean pero no dan la infidelidad, prefiriendo llamarla “imposible cumplir las normas generales” “el simple obrar”. Este gas toxico rodea cada pared por doquier y Don Alonso no dude en identificar sus moléculas para contrarrestar lo efectos nocivos.

__________ __________
A.G.:
Pues sí, carmelo, diagnosticar bien es importante. La toxina consiste, ante todo, es desvincular la vida moral de los mandamientos y centrarla en la subjetividad, o, como dice ud: La ilusión del trastorno mental producto de ese toxico reproduce una idea de las bienaventuranzas alejada de la realización personal
12/02/17 3:07 AM
  
Marisa
Tal cual.
Particularmente tengo la impresión de un aumento extraordinario de la dosis en cada aplicación.
_________ __________
A.G.:
Porque el movimiento del Maelstrom se acelera, todo va más rápido a medida que se acerca el fin de los tiempos, cuando Cristo vendrá a juzgar a vivos y muertos.
12/02/17 9:18 AM
  
Strauch
Gracias, Alonso, Dios te bendiga.

Una excelente síntesis que diagnostica y prescribe el tratamiento necesario para recuperar una mente católica. Muy bien expresado con pocas palabras.

Si me permites el atrevimiento, creo que sería una excelente idea recoger algunos de tus artículos en un libro, por ejemplo, de la Fundación Gratis Date. Mutatis mutandis, tus artículos son para el catolicismo desnortado de hoy lo que la obra de Balmes "El criterio" fue en su momento para la mente decimonónica intoxicada de racionalismo y/o romanticismo.


__________ __________
A.G.:
Gracias Strauch. Recuperar una mente católica es hoy prioritario. Porque primero es el entendimiento y luego la voluntad. Sólo así es posible identidad católica. Sólo así es posible estar en pie, firmes y posicionados en Cristo Total, frente a la tempestad, en medio del Maelstrom, que no nos arrastrará. Gracia, ley, doctrina. Los tres pilares para enfrentarse a la corriente.

Lo del libro, Dios dirá. Gracias amigo.
12/02/17 11:54 AM
  
Palas Atenea
El Evangelio de hoy, Mt 5, 17-37, es difícil de interpretar desde la moral situacional pero algunos sacerdotes lo logran desviando el asunto hacia los pobres, según práctica común (lo digo porque acabo de venir de Misa y tenía curiosidad por oír la homilía, que ha sido convenientemente manipulada). En primer lugar porque enaltece la Ley Mosaica y, además la hace aún más estricta, no más elástica, y porque termina con una frase que no deja lugar a dudas: "Cuando digáis "sí", que sea sí, y cuando digáis "no", que sea no. Todo lo que se dice de más viene del Maligno". Naturalmente la frase se ha dicho, pero no se ha comentado, lo que afecta al punto III: Creer en la doctrina de la Iglesia. No sé cuántos feligreses más se habrán dado cuenta de esto, me temo que muy pocos.


_________ ___________
A.G.:
Estas sutilezas suelen ser piedras puestas en el camino. Llega un momento en que hay suficientes torceduras de tobillos como para dejar de andar. Por eso hay que despejar el sendero y hacerlo transitable.
12/02/17 1:21 PM
  
Javier
Voy a atreverme a llevar este caso de situacionismo presuntamente aceptado por la Iglesia Católica del siglo XXI a sus últimas consecuencias:
En el siglo XVI, el Fidei defensor (nombrado así por el Papa León X) Enrique VIII de Inglaterra intentó convertirse en divorciado y casado en segundas nupcias, previo permiso del Papa Clemente VII. Éste, en un claro incumplimiento de la doctrina situacionista, consideró el adulterio real como intrínsecamente malo y lo prohibió, iniciando el cisma. Desde la nueva perspectiva hemos de aceptar que el que mantuvo la ortodoxia fue Enrique y el cismático Clemente, de modo que sugiero a esta web y otras webs católicas que hagan más caso al legítimo sucesor de Pedro:


Isabel II de Inglaterra

________ __________
A.G.:
Creo yo que no, que el que se mantiene en la verdad nunca comete un cisma. El cisma, siendo un pecado gravísimo como es, es otra cosa. Yo creo que si existe un concepto ordenado y saludable de obediencia, jamás se podrá caer en la tentación de un cisma. Cisma lo comete quien se aparta voluntariamente de la comunión, y la comunión es siempre en la verdad. Nadie, por eso, puede ser obligado a ser cismático, jeje
12/02/17 3:03 PM
  
José M
Habla de tres pilares de renovación: El realismo metafísico de Sto.Tomás, la doctrina católica y la gracia. No puedo estar más de acuerdo. La Iglesia ha pasado por muchos momentos históricos dificiles y siempre Dios ha suscitado hombres de fe que han impulsado la renovación oportuna. No podemos caer en el desaliento y menos en el desafecto a la Iglesia. Como me dijo un sacerdote hace poco hablando de la situación actual, el que no tiene fe, no la puede perder porque no la tiene y al que la tiene le debe aumentar. Más que nunca, avivemos un ardiente amor y fidelidad por la Iglesia y una mirada de fe en el Santo Padre, evitando caer en juicios temerarios. Es tiempo de conversión personal y a la vuelta está la Cuaresma para esperar gracia oportuna. Si nos duele la Iglesia, la respuesta inexcusable es oración, penitencia y expiación, por todos y cada uno de los que componen el Cuerpo Místico del Señor. Sobre las mediaciones humanas como instrumento querido por Dios, personalmente soy testigo del poder de la gracia en el ministerio de un amigo religioso sacerdote, que está produciendo frutos asombrosos en una parroquia de un barrio difícil de una ciudad como tantas otras de nuestra geografía. Un hombre sencillo, sin especiales cualidades, pero de lleno de fe y confianza en la gracia, que se ha dejado hacer por Dios y acoger unos dones que están renovando una comunidad mortecina, convirtiendo gente, suscitando vocaciones y liberando a personas oprimidas por el mal. Y a la vez, poniendo en marcha proyectos de caridad para atender las necesidades materiales que encuentra en ese contexto social. Su principal arma? La Adoración Eucarística, personal y comunitaria. Sí, la gracia de Dios actúa también hoy, tan poderosa en frutos de santificacion como siempre. Es un testimonio que me llena de fe y esperanza en medio de las turbulencias actuales y que, lejos de caer en el desánimo y la queja pasiva, me impulsa a convertirme, para que Dios pueda también actuar desde mi pobreza y edificar y renovar, en la parte que me toque, esta querida Iglesia a la que tanto debo y a la que tan poco y mal he servido hasta ahora. Le agradezco Gracián, por su estudio y reflexión y aportarnos estas lúcidas reflexiones que vayan construyendo la forma mentis que la sana doctrina debe realizar en nosotros.

__________ __________ __________
A.G.:
Gracias José M. por este comentario tan jugoso, tan edificante y provechoso.

Bien dice ud que «No podemos caer en el desaliento y menos en el desafecto a la Iglesia.». Testimonios como el que menciona, desde luego, nos alientan en el amor a la Iglesia, Cuerpo del Señor. Hay que contribuir, con la ayuda de la gracia, a reformarla santamente.

Me alegra mencione el tema de las mediaciones, muy querido por mí. Sin lugar a dudas, el Señor se vale de este orden para gobernar su Iglesia, que aun en medio de la crisis es objeto de su poder, porque es su Esposa. Nunca lo olvidemos. Gracias por su comentario.
12/02/17 3:08 PM
  
Aldovan
Muy alentador este escrito. Es un viento fresco ante el hedor que cada día recibimos, quienes queremos reafirmar la fe en el sano magisterio que la Iglesia ha prestado en dos siglos. Gracias Alonso y gracias a los Obispos valientes, que se han manifestado en defensa de la Tradición, con la cual nos sentimos seguros y con el deseo profundo de ver cumplir aquello que escribió San Pablo en su carta a los Romanos, capítulo 8, 20 La creación, en efecto, fue sometida a la vanidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza 21 de ser liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios.

__________ __________
A.G..
Gracias Aldovan. No olvidemos nunca que el brazo del Señor no ha menguado su poder. Nuestra fe en el orden de las mediaciones querido por Dios debe permanecer intacto, porque nada ocurre que no sea para que se cumplan las Escrituras.
12/02/17 3:27 PM
  
Maribel
Gracia,ley y doctrina.....brillante,esto es Espiritu y verdad frente a tanta manipulacion , muy eficazmente introducida en nuestra Iglesia Catolica ultimamente.

Pero que requetebien lo estan haciendo , los enemigos de Jesus.

Muy pasito a pasito, sin prisas , vaciando de contenido nuestras creencias,con una manera muy inteligente y que destruye la identidad del creyente .

Tendremos que pèdir al Señor , sobreabundancia de esa " gracia" pues es seguro que solos no podremos.
12/02/17 4:13 PM
  
Juan Donnet
Excelente! incisivo, exacto, claro. Felicitaciones!
12/02/17 4:43 PM
  
gustavo perez
Hace ya más setenta años un gran creyente, para nada proclive al sector conservador de la Iglesia, si se entiende que era un luterano, el mártir en el holocausto nazi de la Alemania hitleriana, el famoso pastor Dietrich Bonhoeffer, nos dejó una obra "El Precio de la Gracia" que en este contexto crítico por el que atraviesa la Iglesia tocaría releer. "La gracia barata -dice- es la predicación del perdón sin arrepentimiento, el bautismo sin disciplina eclesiástica, la eucaristía sin confesión de los pecados, la gracia sin cruz. La gracia barata es el enemigo mortal de nuestros iglesia... la gracia sin precio que no cuesta nada. Y como buen protestante advierte: "la gracia barata es la que tenemos por nosotros mismos..." Digan si no viene como anillo al dedo hoy día.
12/02/17 8:22 PM
  
Rafael
No veo como se puede desintoxicar sin teología, que es lo que pretenden los cuatro cardenales de la dubia, "sin argumentación teológica". Será al contrario, perdida la razón –la teología- sólo queda el poder. La simple reducción de todo al poder es lo que viene sucediendo desde la guillotina de la revolución francesa, con más o menos engaños.
________ __________
A.G.:
"No veo como se puede desintoxicar sin teología"

No se afirma eso en el post. Por el contrario, se afirma la importancia de la doctrina. Y la doctrina se expresa con teología y se explica con teología-.

"que es lo que pretenden los cuatro cardenales de la dubia, "sin argumentación teológica".

Lo que pretenden precisamente es que se conteste sí o no a los argumentos magisteriales tradicionales, para saber si siguen siendo válidos o no.

perdida la razón –la teología

Cosas muy diferentes son una y otra.

La simple reducción de todo al poder
Eso es lo que pretenden evitar, que se entienda que la doctrina es algo que está sujeta a poder humano. Ningún Pontífice tiene poder para cambiar la doctrina. Es lo que se pretende dejar claro. Si se ha intentado cambiar o no.

12/02/17 9:58 PM
  
Esteban de Alemania
Gracias a infocatólica, y -en este caso- especialmente a Alonso y al P. Iraburu, por insistir tanto en el tema de la moral anómica y aquí sobre todo en su vertiente de situacionismo (otra sería por ejemplo consecuencialismo), que, sobre todo a través del uso repetitivo, insistente y sugerente de un lenguaje situacionista, es su vertiente mas manifiestamente presente en este pontificado.

Si bien la toxina del situacionismo ya se puede percibir -mas veladamente- en algunos pasajes de Evangelii Gaudium, en Amoris Laetitia esta llega a formar el hilo conductor entre todos aquellos pasajes, que huelen a novedad, y no precisamente solo por una forma accidental de expresarse. Cuando en Amoris Laetitia se llega a tocar una cuestión de teología moral o disciplina sacramental candente, la solución, a la que apunta con mayor o menor sutileza de sugestión, se encuentra ya, de forma implícita, contenida en la perspectiva situacionista, desde la cual se aborda la cuestión.

La perspectiva situacionista se manifiesta por ejemplo en una insistencia en la diversidad de factores circunstanciales, que habría que tomar en cuenta, pero que en un abordamiento ortodoxo de la cuestión estarían simpletamente demás, por ser irrelevantes para la solución o respuesta a la cuestión. Un ejemplo aquí es "Si se tiene en cuenta la innumerable diversidad de situaciones concretas, como las que mencionamos antes,... Sólo cabe un nuevo aliento a un responsable discernimiento personal y pastoral de los casos particulares" (AL 300).

Tambien se manifiesta en el recurso a postulados gratuitos de orígen autoreferencial y no directamente fundamentados en el Magisterio precedente o la Revelación. Un ejemplo: "las consecuencias o efectos de una norma no necesariamente deben ser siempre las mismas.336" (AL 300); 336: "Tampoco en lo referente a la disciplina sacramental, puesto que el discernimiento puede reconocer que en una situación particular no hay culpa grave. Allí se aplica lo que afirmé en otro documento: cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium ...".

De este modo, aún sin haber dado todavía una respuesta directa, concreta, clara e inequívoca a la cuestión, ya se ha sugerido fuertemente al lector, que la respuesta solo puede ser una, que tome en consideración todas esas circunstancias posibles y pensables, es decir una respuesta situacionista, distinta para cada caso individual y ya no una norma general, clara y de validez universal, como la Iglesia siempre ha sostenido cuando están involucrados los preceptos negativos de la ley moral. Y a escasos 10 meses de su publicación, son estas las únicas cuestiones de la Exhortación que todavía interesan a obispos y conferencias episcopales en el mundo entero, ya sea para expresar explícitamente las conclusiones hacia las cuales tiende de forma implícita su lenguaje situacionista, ya sea para contrarrestar su potencial tóxico reafirmando explícitamente el clarísimo magisterio precedente.

/EDITADO/
______________ ______________ ____________
A.G.:
Estimado Esteban de Alemania,

le agradezco mucho su magnífico e iluminador comentario, que comparto plenamente y con el cual coincido.

Disculpe le edite la última parte, con la referencia personal al Papa, pues he pedido a los lectores de este blog no realicen alusiones personales al Pontífice, y nos limitemos asépticamente a las ideas. Espero lo comprenda.

Gracias de nuevo por el rico y sustancioso comentario.
12/02/17 10:54 PM
  
carmelo
La resistencia a responder las "dubias" don Rafael, se debe a que todo lo dejan a las conciencias de partes, de cada obispo, conferencia ect...
Pero eso no es el evangelio!!! "Que todos sean UNO".. "un mismo Señor"". El evangelio no habla de la "conciencia iluminada mia o de fulano", NO!!!. El evangelio es como permitimos hacer la voluntad de Dios en lugar hacer valer la nuestra.
"Hagace segun tu palabra" he aqui la sierva", "que se haga tu voluntad y no la mia".
La bienaventuranza concieste en ser pobre y manzo, dejarce llevar por esa voluntad hasta el abandono. De seguro traera "percecusion" a los que resistimos a esa idea de confiarnos a la conciencia subjetiva, pero presisamente esa es otra Bienaventuranza ser persegido por hacer justicia fundados en la verdad, de modo que si alguien no se siente perseguido, por deberia ver que justicia y que verdad proclama, porque si es la del mundo tendra muchos seguidores en las redes, mucho ratining.
13/02/17 2:59 AM
  
Osvaldo
A la luz de los acontecimientos actuales que magnifica obra encargó Juan Pablo II editando el Catecismo de la Iglesia Catolica!!!!!


13/02/17 5:35 PM
  
Rafael
Los cuatro cardenales pretenden que el Papa no pueda dar “argumentación teológica”. Se mire como se mire, dicen explícitamente eso.

Creía que todos estábamos de acuerdo en que la teología tenía todo que ver con la razón.

Coincidimos en que el trasfondo es un asunto de poder. Me parece claro que se trata de que algunos quieren tener poder sobre el Papa y administrar ellos la Iglesia. O si se quiere, que ellos son los interpretes auténticos de la doctrina y no el Papa, cambiando por completo la tradición de la Iglesia. En cualquier caso, la doctrina de los Papas, del actual y de los anteriores, siempre será humana. Lo divino es el Evangelio.

__________ ______________
A.G.:
«Los cuatro cardenales pretenden que el Papa no pueda dar “argumentación teológica”. Se mire como se mire, dicen explícitamente eso.»

Lo que quieren no es que hable de teología, sino que confirme en la fe, que es su función.

«Creía que todos estábamos de acuerdo en que la teología tenía todo que ver con la razón.»

Eso es la filosofía, más bien. La teología se fundamenta en la fe, en las verdades reveladas, y se auxilia en la filosofía, que se basa en la razón.

«Me parece claro que se trata de que algunos quieren tener poder sobre el Papa y administrar ellos la Iglesia.»

Malinterpreta lo que intentan presentando las Dudas, y hace un juicio de intenciones temerario.

«cambiando por completo la tradición de la Iglesia.»

Lo que pretenden explícitamente es confirmar que A.L. se inserta en el magisterio tradicional y no es disruptiva, como parece. Es el sentido de las Dudas presentadas y de la petición de respuesta clara.

«En cualquier caso, la doctrina de los Papas, del actual y de los anteriores, siempre será humana. Lo divino es el Evangelio.»

Es el Magisterio el único intérprete válido de la palabra divina. De ahí la importancia de las cuestiones planteadas.
13/02/17 9:04 PM
  
carmelo
Don Rafael,
No responder al hermano, y en todo caso responder ironicamente, en Cain, fue concecuencia de contradecir el plan de Dios.
La idifererwncia o la ironia a la pregunta de Dios fue un acto en conciencia y voluntario de Cain que le a traido concecuencias.
Ningun buen signo es pasarce los hermanos al punto de atacarlos, lo que en si ya lleba a pretender eliminarlos.
La verdad de la alegria del amor de abel concistia en acoger el plan de Dios y ofrecer lo mejor para El sabie do que Dios no lo deja solo.
El magisterio no pudo ser destruido por Cain ni eliminando a su hermano, esto tiene que quedar claro.
Saludos
13/02/17 11:36 PM
  
José Díaz
Alonso, no puedo estar más de acuerdo con vd en todo lo que dice. En muchos otros post ha expuesto vd los orígenes de la intoxicación actual: el abandono del realismo metafísico y su substitución por el nominalismo y la anomia voluntarista. Se trata, en definitiva de la permanente tentación del principio: "seréis como Dios". Es la afirmación del hombre por encima de su condición creada, la pretensión de convertir al hombre en centro y referencia de sí mismo. Es el hombre autosuficiente y soberbio queriendo determinarse a sí mismo y convirtiendo en ley su voluntad y en doctrina su percepción de las cosas. Inoculado este virus en la mente católica, se sigue el rechazo de la gracia, de la ley y de la doctrina al que vd se refiere.
Creo que el auténtico 'aggiornamento' debe consistir en re-novar la vocación del hombre en Cristo a la vida de la gracia, a la libertad de la ley moral por la que es rota la esclavitud del pecado y a la luz de la verdad que nos viene del verdadero Oriente, el Logos hecho carne. 'Aggiornare' debe significar hacer presente ante el hombre de hoy que sólo Cristo -parafraseando a San Agustín- es la verdad siempre antigua y siempre nueva que da descanso a su corazón inquieto, Aquél que hace nuevas todas las cosas (Ap 21, 5), Aquél en cuyo misterio se revela plenamente el propio misterio humano (GS 22). El 'aggiornamento' es ayudar a la mente católica a pensar y conducirse de forma que no le sean dirigidas a ella algunas frases de la Escritura como "mis caminos no son vuestros caminos" (Is 55, 8) y "apártate de Mí, Satanás, ..., tú piensas como los hombres, no como Dios" (Mt 16, 23.); es impulsar la vida de los hombres de nuestro tiempo hacia la libertad que proviene del Espíritu de la verdad que con verdad "arguye al mundo sobre el pecado, la justicia y el juicio" (Jn 16, 8); 'aggiornare', en suma, es decir al hombre de hoy que, aunque pasen cielo y tierra, las palabras de Cristo no pasan nunca (Mt 24, 35), mensaje que es esperanzador porque afirma que existe una verdad sobre las cosas, sobre el hombre, sobre Dios y sobre su ley que no puede estar sujeta a cambiantes situaciones ni a arbitrarias y discernidas subjetividades, por más que de entre nosotros mismos o un ángel del cielo les predique un evangelio distinto (Gal 1, 8).
Estoy convencido, Alonso, de que un 'aggiornamiento' así es el que comporta la renovación eclesial según la denominada por Benedicto XVI 'hermenéutica conciliar de la continuidad'. Cristo, el Señor, es siempre el mismo, principio y fin, el alfa y la omega, el que era y el que es y el que viene (Ap 1, 8; 21, 6). El Señor y María Inmaculada le bendigan
14/02/17 1:05 AM
  
Thomas Hennigan
Da la impresión de que muchos en la Iglesia, obispos, cardenales entre otros, no creen en el poder de la gracia y sus posiciones implican que la ley de Dios no sirve, que no se aplica a situaciones concretas. Si la ley de Dios, sea natural or revelada no val, entonces se tiene que pensar que Dios se ha equivocado al revelarla y al crear la naturaleza racional para pueda deducr al menos en parte la ley natural, según manifiesta Santo Tomás. Me llamó la atención que AL no traía ninguna referencia a San Agustin, el Doctor Gratiae, y al que trae de Santo Tomás tergiversaba su pensamiento en un intento de hacerle decir lo que no dice. Cualquier que conoce a Santo Tomás y la coherencia de su pensamiento podría pillar inmediatamente este intento de manipulación.
14/02/17 2:09 PM
  
Fruela
He tenido ocasión recientemente de padecer en propia carne los efectos de la moral de situación que aqueja a tanta gente, incluidos clérigos, y que está causando una desorientación tremenda con consecuencias desastrosas. Los que deberían ser luz, son oscuridad y confusión. Los guías están tan desorientados, que deberían ser, a su vez, guiados. Pero, ante tal desbarajuste ¿quien le pone el cascabel al gato?...
No es que el enemigo haya sembrado cizaña; es que la cizaña se ha apoderado del campo, ha ahogado la buena semilla. Estamos en un tiempo de prueba extraordinario. Esperemos que Dios acorte, por compasión de sus fieles, el tiempo de esta prueba.
19/02/17 6:49 PM
  
María de las Nieves
La iglesia enferma hay epidemia, algunos intoxicaron a otros y ahora hay una epidemia masiva , pero también hay médicos que saben cual es el remedio curar a todos, separar los sanos de los enfermos, los enfermos se cuidan en cuarentena, los sanos evitan que se enfermen ,esa es la función de los médicos ,saben lo que hay que hacer atender a toda la población ,pero de distinta manera a unos que a otros. .. Si los médicos dicen a los enfermos sigue como estás se intoxica él mas y sigue contagiando, por tanto debes estar en cuarentena te guste o no, y a los sanos se les dice no te expongas al foco de infección , los médicos no ceden, pues morirían todos sanos y enfermos.
Bien ,si lo aplicamos a nivel de la salud espiritual pasa lo mismo los médicos de almas- la jerarquía- tiene que poner remedio ,los sacerdotes saben cual es la medicina , pero antes penitencia -cuarentena- para el intoxicado y poner el remedio para la salud espiritual y seguir cuidando a los sanos y si la infección es muy fuerte bisturí, la enfermedad hay que erradicarla y no mezclarse por el bien de todos mientras no pase la epidemía.

Doctrina -saber cristiano del Médico Ministro- Penitencia -cuarentena- Eucaristía-salud
21/02/17 6:25 PM
  
Palas Atenea
Gracias, Alonso, y gracias también al magnífico comentario de Esteban de Alemania. Que Jesucristo y su Santísima Madre estén con nosotros.
21/02/17 10:46 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.