InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Categoría: Serie El Rincón del hermano Rafael

22.06.17

El rincón del hermano Rafael – “Saber esperar”- Disponerse a ser

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

“Saber Esperar” - Disponerse a ser

“Cuando uno se entrega a Dios sin reservas, tiene que estar dispuesto a todo.’”

Ya sabemos que Jesucristo, en muchas ocasiones, habló a quien quisiera escucharle sobre la actitud de los fariseos. Y dijo, bastantes veces, que no había que hacer lo que ellos hacían sino lo que decían.

En realidad, quería decir que una cosa es decir que se tiene fe y otra, muy distinta, mostrar y demostrar que se tiene a base de obras, haceres y quehaceres. Y, en eso, los fariseos eran, justamente, el ejemplo contrario a lo buen y mejor que un discípulo del Hijo de Dios debía querer.

Existen, como es fácil adivinar, dos formas de encarar la fe: la primera de ellas, muestra a quien no la tiene; la segunda, a quien sí la tiene. Y en esto no puede haber términos medios porque, como dijo Jesucristo, donde es sí se debe decir sí y donde es no, no.

Pues bien, aceptar que Dios existe, que es nuestro Padre y que envió a su Hijo al mundo para el mundo se salvase, supone algo. Es decir, no puede ser un brindis al sol sino, al contrario, uno que lo sea, mirando cara a cara a las circunstancias que nos ha tocado vivir para hacer lo que nos corresponde como hermanos de Cristo.

En esto, el hermano Rafael, sabe a qué atenerse lo que es prueba más que suficiente como para saber que San Rafael Arnáiz Barón tenía una vida de fe, digamos, consecuente.

Todo, aquí tiene relación. Es decir, de aceptar nuestra fe católica, debemos hacer efectivo, nada más y nada menos, que el Primer Mandamiento de la Ley de Dios.

Alguien pensará que decir eso, a esta altura de la vida espiritual en la que decimos encontrarnos, pudiera estar fuera de lugar. Sin embargo, no es poca la tibieza que, muchas veces, expresamos en nuestra vida ordinaria y la misma atenaza, otras tantas veces, nuestra vida de fe. Por eso es tan importante afirmar lo que parece obvio pero no siempre es lo que hacemos.

Por eso, amar a Dios sobre todas las cosas significa, digamos, amar a Dios sobre todas las cosas. Y eso no es, sino expresión de una entrega sin reservas, como nos dice el hermano Rafael. Y bien sabemos lo que supone eso porque de no saberlo… habremos hecho como los fariseos a los que Cristo llamó hipócritas por decir una cosa y hacer otra.

Nosotros no queremos eso sino, al contrario, afirmar que no tenemos reserva alguna en decir que amamos a Dios sobre todas las cosas y que, por tanto, lo ponemos muy por arriba, muy por encima, de todas las cosas.

Entonces… eso ha de tener consecuencias. Las tiene, de facto, porque una vida que se sostiene sobre tal Roca no puede ser una vida vulgar y sin sentido de fe sino, al contrario, una extraordinaria, aunque común y con un sentido bien claro y diáfano.

Decimos, arriba, que tener tal fe supone algo. Y San Rafael Arnáiz nos dice qué: estar dispuesto a todo.

Quizá, equivocadamente, pueda pensarse que eso quiere decir que debamos llevar a cabo cosas extraordinarias, actos de gran arrojo. Pero no puede ser tal la verdad sino que se nos dice, con eso, que lo más mínimo, lo que pudiera parecer indiferente para la humanidad es lo que debemos estar dispuestos a mantener.

Así, por ejemplo, un acto muy pequeño pero hecho por amor a Dios, el estar dispuesto a todo eso, supone mucho para el corazón de nuestro Creador. Y no debemos, por tanto, hacer como si no tuviera importancia, digamos, perdonar una pequeña ofensa por muy pequeña que sea. Y es tan importante porque nuestro Maestro dijo que quien no puede ser honrado en lo grande, no puede serlo en lo pequeño a lo que nosotros añadimos que, al revés, también vale: quien no puede ser honrado en lo pequeño no puede serlo en lo grande.

Por eso es tan importante que reconozcamos a Dios en nuestras vidas: porque eso hará, en nosotros, el milagro inmenso de saber someter, a su voluntad, hasta el más pequeño de nuestros actos.

Así sí, así si nos disponemos a ser verdaderos hijos de Dios. 

Eleuterio Fernández Guzmán 

 Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

………………………

Por la libertad de Asia Bibi. 

……………………

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………

Enlace a Libros y otros textos.

……………………

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Sólo Dios es expresión de saber Quién es el Padre y a Quién se ama.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

15.06.17

El rincón del hermano Rafael – “Saber esperar”- Voluntad de Dios

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

“Saber Esperar” - Voluntad de Dios

“Creo que la verdadera perfección es no tener más deseos que ‘que se cumpla su voluntad en nosotros.’”

Con toda seguridad, los católicos no tenemos tantos preceptos como tuvo o tiene el pueblo judío. Queremos decir que no disponemos de un listado extenso de aquello que podemos o que no podemos hacer según sean las circunstancias de nuestra vida.

Leer más... »

8.06.17

El rincón del hermano Rafael – “Saber esperar”- Dejarse llevar por Dios

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

“Saber Esperar” - Dejarse llevar por Dios

“Lo mejor es cerrar los ojos y dejarse llevar por Él, que Él sabe lo que nos conviene.”

La confianza en Dios tiene tanta importancia que pensar lo contrario denota poca fe o, mejor, nada de fe.

Nosotros los hombres solemos creer que nos valemos por nosotros mismos. Algo así como que la gracia de Dios no nos hace falta para nada, que, vamos, el camino por el mundo podemos hacerlo sin el auxilio de Quien nos ha creado.

Leer más... »

1.06.17

El rincón del hermano Rafael – “Saber esperar”- El olvido de Dios

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

“Saber Esperar” - El olvido de Dios 

“¿Verdad que a nadie oyes hablar de Dios? ¿Verdad que parece que todo lo que con Él se relaciona, es cosa como de segundo orden? ¿Verdad que en el mundo tiene más importancia una buena cosecha que una buena Comunión? Por eso quisiera yo volverme loco.., loco de Cristo, y decirte con todas las fuerzas de mi alma.., sólo Dios, hermano, sólo Dios".”

El hermano Rafael, San Rafael Arnáiz Barón, acuñó una expresión que entronca con otras que, de tal jaez, han pronunciado los mejores de entre nosotros. Nos referimos a “Sólo Dios” que, como es fácil adivinar, tiene estrecha relación con aquel “Sólo Dios basta” de Santa Teresa de Jesús.

Leer más... »

25.05.17

El rincón del hermano Rafael – “Saber esperar”- Ayudar al Reino del Padre

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

“Saber Esperar” - Ayudar al Reino del Padre

“El cariño, cuando es muy por encima de la tierra, es agradable  a los ojos de Dios, y el único placer que podemos experimentar sus verdaderos hijos, es hablar de Él y el encontrar almas en las cuales Dios tiene sus complacencias.”

 

Viene ahora a la memoria aquella frase, verdaderamente dura, de Jesús cuando dijo algo así como que no había que darle las margaritas, o perlas, a los cerdos. Y esto lo decimos por lo último que aquí nos dice el hermano Rafael acerca de qué es lo que conviene al hijo de Dios y con quién debe tener sus tratos espirituales.

Leer más... »