InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Marzo 2017

16.03.17

El rincón del hermano Rafael – “Saber esperar”- Esto sí es darse cuenta de las cosas

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

“Saber Esperar” - Esto sí es darse cuenta de las cosas

“¿Qué ves  a tu alrededor? Si te pones a examinar, no verás nada que te llene del todo, mucha frivolidad, quizá paganismo oculto entre los pliegues de un cristianismo mal entendido, afanes, bienestar, como si la vida fuera eterna, luchas, disputas…, y de Dios muy poco.”

Cualquiera diría que el hermano Rafael acaba de escribir el artículo ya muy empezado el siglo XXI en el que nos encontramos. Sin embargo, lo escribió hace muchos decenios. Y eso nos hace pensar que, en tal aspecto, poco ha cambiado y, seguramente, todo ha ido, a tal respecto, a peor.

Leer más... »

15.03.17

Reseña: “Mes de mayo a la Virgen María. 1 minuto con la Madre de Dios”

Mes de mayo a la Virgen María. 1 minuto con la Madre de Dios              Mes de mayo a la Virgen María. 1 minuto con la Madre de Dios

Título: Mes de mayo a la Virgen María. 1 minuto con la Madre de Dios.

Autor: Eleuterio Fernández Guzmán

Editorial: Lulu

Páginas: 54

Precio aprox.: 4.15 € en papel – 1€ formato electrónico.

ISBN: 5800121488870, papel; 978-1-326-97520-3, electrónico.

Año edición: 2017

 

Los puedes adquirir en Lulu (pinchando en cada imagen, se le dirige a cada libro en concreto).

 

“Mes de mayo a la Virgen María. 1 minuto con la Madre de Dios” - de  Eleuterio Fernández Guzmán.

 

Continuamos con la publicación de textos dentro de la Colección Fe sencilla. Este libro pertenece al apartado de título Virgen María y es el primero del mismo.

Vayamos, pues, con la reseña. 

El mes de mayo es muy especial para un católico. Dedicado, especialmente, a la Madre de Dios, supone, para cada uno de nosotros, la oportunidad (siempre repetida, por cierto) de acercarnos un poco más a la Virgen Santísima e Inmaculada. 

Tenemos muchas razones para tener un amor muy especial, profundo y fecundo, por aquella joven que se casó con José, el carpintero. Por ejemplo, éstas: 

Leer más... »

14.03.17

Un amigo de Lolo – Dios es como es

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Libro de oración

 

En el libro “Rezar con el Beato Manuel Lozano, Lolo” (Publicado por Editorial Cobel, www.cobelediciones.com ) se hace referencia a una serie de textos del Beato de Linares (Jaén-España) en el que refleja la fe de nuestro amigo. Vamos a traer una selección de los mismos.

Dios es como es

“El Dios que amasó los planetas y nos dio el prodigio de los soles, es también el mayor portento de los desvelos paternales. Nuestra debilidad garantiza el lado asequible de su corazón como un recién nacido tiene fijo el sudor del padre y hasta los mimos que se ganó con su infancia. Gertudris Von le Fort pensaba bien: “la humildad es una hija de la omnipotencia y penetra hasta el rostro del Señor”. (Los pantanos se construyen en las afuerasde “Desde este lado de la tapia").

Solemos decir, porque lo creemos, que Dios tiene un corazón misericordioso. Con eso sabemos que todo lo mejor hacia su descendencia, hacia su criatura humana, ha de venir y siempre esperamos, sencillamente, lo más bueno de su parte.

El Beato Manuel Lozano Garrido sabe que el Todopoderoso lo es. Es decir, que tiene todo el poder y que puede hacer con él lo que quiera. Por eso, pudiendo, llevó a cabo la Creación y donde no había nada… lo hubo todo y, por cierto, sigue habiendo porque el Creador no nos ha abandonado nunca.

Leer más... »

13.03.17

Serie oraciones – expresiones de fe -Venerable Marta Robin - Las tentaciones

OrarNo sé cómo me llamo…

Tú lo sabes, Señor.
Tú conoces el nombre
que hay en tu corazón
y es solamente mío;
el nombre que tu amor
me dará para siempre
si respondo a tu voz.
Pronuncia esa palabra
De júbilo o dolor…
¡Llámame por el nombre 
que me diste, Señor!

Este poema de Ernestina de Champurcin habla de aquella llamada que hace quien así lo entiende importante para su vida. Se dirige a Dios para que, si es su voluntad, la voz del corazón del Padre se dirija a su corazón. Y lo espera con ansia porque conoce que es el Creador quien llama y, como mucho, quien responde es su criatura.

No obstante, con el Salmo 138 también pide algo que es, en sí mismo, una prueba de amor y de entrega:

“Señor, sondéame y conoce mi corazón, 
ponme a prueba y conoce mis sentimientos, 
mira si mi camino se desvía,
guíame por el camino eterno”

Porque el camino que le lleva al definitivo Reino de Dios es, sin duda alguna, el que garantiza eternidad y el que, por eso mismo, es anhelado y soñado por todo hijo de Dios.

Sin embargo, además de ser las personas que quieren seguir una vocación cierta y segura, la de Dios, la del Hijo y la del Espíritu Santo y quieren manifestar tal voluntad perteneciendo al elegido pueblo de Dios que así lo manifiesta, también, el resto de creyentes en Dios estamos en disposición de hacer algo que puede resultar decisivo para que el Padre envíe viñadores: orar.

Orar es, por eso mismo, quizá decir esto:

-Estoy, Señor, aquí, porque no te olvido.

-Estoy, Señor, aquí, porque quiero tenerte presente.

-Estoy, Señor, aquí, porque quiero vivir el Evangelio en su plenitud. 

-Estoy, Señor, aquí, porque necesito tu impulso para compartir.

-Estoy, Señor, aquí, porque no puedo dejar de tener un corazón generoso. 

-Estoy, Señor, aquí, porque no quiero olvidar Quién es mi Creador. 

-Estoy, Señor, aquí, porque tu tienda espera para hospedarme en ella.

Pero orar es querer manifestar a Dios que creemos en nuestra filiación divina y que la tenemos como muy importante para nosotros.

Dice, a tal respecto, san Josemaría (Forja, 439) que “La oración es el arma más poderosa del cristiano. La oración nos hace eficaces. La oración nos hace felices. La oración nos da toda la fuerza necesaria, para cumplir los mandatos de Dios. —¡Sí!, toda tu vida puede y debe ser oración”.

Por tanto, el santo de lo ordinario nos dice que es muy conveniente para nosotros, hijos de Dios que sabemos que lo somos, orar: nos hace eficaces en el mundo en el que nos movemos y existimos pero, sobre todo, nos hace felices. Y nos hace felices porque nos hace conscientes de quiénes somos y qué somos de cara al Padre. Es más, por eso nos dice san Josemaría que nuestra vida, nuestra existencia, nuestro devenir no sólo “puede” sino que “debe” ser oración.

Por otra parte, decía santa Teresita del Niño Jesús (ms autob. C 25r) que, para ella la oración “es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como desde dentro de la alegría”.

Pero, como ejemplos de cómo ha de ser la oración, con qué perseverancia debemos llevarla a cabo, el evangelista san Lucas nos transmite tres parábolas que bien podemos considerarlas relacionadas directamente con la oración. Son a saber:

La del “amigo importuno” (cf Lc 11, 5-13) y la de la “mujer importuna” (cf. Lc 18, 1-8), donde se nos invita a una oración insistente en la confianza de a Quién se pide.

La del “fariseo y el publicano” (cf Lc 18, 9-14), que nos muestra que en la oración debemos ser humildes porque, en realidad, lo somos, recordando aquello sobre la compasión que pide el publicano a Dios cuando, encontrándose al final del templo se sabe pecador frente al fariseo que, en los primeros lugares del mismo, se alaba a sí mismo frente a Dios y no recuerda, eso parece, que es pecador.

Así, orar es, para nosotros, una manera de sentirnos cercanos a Dios porque, si bien es cierto que no siempre nos dirigimos a Dios sino a su propio Hijo, a su Madre o a los muchos santos y beatos que en el Cielo son y están, no es menos cierto que orando somos, sin duda alguna, mejores hijos pues manifestamos, de tal forma, una confianza sin límite en la bondad y misericordia del Todopoderoso (¡Alabado sea por siempre!).

Esta serie se dedica, por lo tanto, al orar o, mejor, a algunas de las oraciones de las que nos podemos valer en nuestra especial situación personal y pecadora.

Durante las semanas que Dios quiera vamos a traer a esta serie palabras de la Venerable Marta Robin contenidas en el libro “Ce que Marthe leur a dit” escrito por el postulador de la Causa de Canonización y por la vice postuladora, a la sazón, el sacerdote P. Bernard Peyrous y Marie-Thérèse Gille.

   

Las tentaciones

“En el momento de las tentaciones hace falta ponerse de rodillas ante el crucificado, rezar, rezar; son las tentaciones… Y debemos sufrir este género de cosas por los otros.”

Los creyentes católicos, los cuales rezamos muchas veces la oración que Jesús enseñó a sus Apóstoles, el Padre Nuestro, sabemos que en un momento determinado pedimos a Dios que no nos deje caer en las tentaciones.

Leer más... »

12.03.17

La Palabra del Domingo - 12 de marzo de 2017

 

 

 

Mt 17, 1-9

 

“1 Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los lleva aparte, a un monte alto. 2 Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos  como la luz. 3 En esto, se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con él. 4 Tomando Pedro la palabra, dijo a Jesús: ‘Señor, bueno es estarnos aquí. Si quieres, haré aquí tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.’ 5 Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y de la nube salía una voz que decía: ‘Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle.’ 6 Al oír esto los discípulos cayeron rostro en tierra llenos de miedo. 7 Mas Jesús, acercándose a ellos, los tocó y dijo: ‘Levantaos, no tengáis miedo.’ 8 Ellos alzaron sus ojos y ya no vieron a nadie más que a Jesús solo. 9 Y cuando bajaban del monte, Jesús les ordenó: ‘No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos.’”

                                                                            

 

A veces no comprendemos

 

1.- Jesús era conocedor de la especial dificultad que existía en el hecho de que sus discípulos comprendiesen su ministerio y que fuesen capaces de entender aquello que les decía pues, como es sabido, no eran letrados ni personas formadas intelectualmente, o, al menos, con una gran formación. Pero eso no iba a ir en detrimento de su aprendizaje. 

Por eso, además de las parábolas como forma de explicarse, forma que hacía más fácil la comprensión a base de ejemplos tomados de la vida ordinaria, tan dada a la analogía, se veía obligado a recurrir a ciertos momentos en los que lo que sucedía impelía a una rápida fijación en el corazón de aquello que acontecía. Por esto les hablo en parábolas, porque miran y no ven, escuchan y no oyen ni entienden (Mt 13,13) respondió a la pregunta de sus discípulos de porqué les hablas en parábolas (Mt 13,10).

Leer más... »