InfoCatólica / Eleuterio Fernández Guzmán / Archivos para: Abril 2013

30.04.13

Un amigo de Lolo -Somos hijos de un Padre que es Dios

Por la libertad de Asia Bibi.
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

7 Ten presente a Dios en todo aquello que hagas porque, de otra forma, difícilmente podrás llamarte hijo suyo.

Y, ahora, el artículo de hoy.

Presentación
Manuel Lozano Garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infringían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Somos hijos de un Padre que es Dios

“¡Qué grandes con Dios, qué Dios más grande! ”
Manuel Lozano Garrido, Lolo
Bien venido, amor (5)

A lo largo de la historia de la humanidad, el ser que creó Dios y que puso en la tierra para que se enseñoreara de ella y transmitiese a sus descendientes el poder sobre la misma, se ha relacionado con el Creador de muchas formas.

Así, por ejemplo, ha habido épocas en las que el hombre creyó que había muchos dioses a los que prestar devoción. Entonces, su corazón se embotó y se llenó de imágenes que no se correspondían con la verdad.

Abrahám pudo, sin embargo, transmitir a su pueblo que había un Dios que era Dios a quien debían seguir. Por tanto, debían abandonar los cultos paganos y politeístas que habían dominado a la descendencia del Todopoderoso.

El pueblo judío, elegido por Dios para ser quien transmitiese la Ley (dada a Moisés y reflejada en las Tablas) fue el primero que se dio cuenta de que con Dios era, en realidad, el pueblo más poderoso porque a nadie ni a nada podía temer. Y tuvo, como prueba, la persecución del Faraón por el desierto y la muerte de sus soldados ahogados en el Mar Rojo.

Leer más... »

29.04.13

Serie Padre nuestroDanos hoy el pan de cada día

Por la libertad de Asia Bibi.
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Dios nos entrega, cada día, alimento espiritual para alcanzar su definitivo Reino. No lo deberíamos desperdiciar nunca.

Y, ahora, el artículo de hoy.
Serie “Padre Nuestro” - Presentación

Padre Nuestro

La predicación de Jesús iba destinada a revelar a la humanidad el verdadero rostro de Dios, el misericordioso corazón del Padre y el la luz que podían encontrar en mantener una relación personal con el Creador. Por eso el Maestro se retiraba, muchas veces, a orar en solitario.

Seguramente sus apóstoles, aquellos discípulos que había escogido para que fueran sus más especiales enviados, veían que la actitud de recogimiento de Jesús era grande cuando oraba y, podemos decirlo así, quisieron aprender a hacerlo de aquella forma tan profunda. Y le pidieron que les enseñara a orar, según recoge, por ejemplo, San Lucas cuando le dijeron a Jesús “Maestro, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus discípulos” (Lc 11, 1).

Jesús, como era humilde y sabía cuál era la voluntad de Dios, les dice (esto lo recoge todo el capítulo 6 del Evangelio de San Mateo, que recomiendo leer completo en cuanto se pueda) qué deben y qué no deben hacer. Dios ve en lo secreto del corazón y, por lo tanto, no le sirve aquellas actuaciones que, a lo mejor, tienen sentido desde un punto de vista humano pero que, con relación al Creador, sobran y están fuera de lugar: aparentar la fe que, en realidad no se tiene; andar demostrando que se hace limosna; orar queriendo hacer ver en tal actitud; hacer que se sepa que se ha ayunado… Todo esto con intención de enriquecer su espíritu y presentarlo ante Dios limpio y no cargado de lo que no debe ir cargado.

Pues bien, entre aquello que les dice se encuentra la justa manera de orar al dirigirse al Padre. No se trata de una oración rimbombante ni muy extensa sino que es una en la que se encierra lo esencial para la vida material, incluso, pero, sobre todo, espiritual, que cada hijo de Dios ha de tener.

El “Padre nuestro” es, según Tertuliano, “el resumen de todo el Evangelio” o, a tenor de lo dicho por Santo Tomás de Aquino, “es la más perfecta de todas las oraciones”.

El punto 581 del Compendio del Catecismo dice, respondiendo a la pregunta acerca de qué lugar ocupa el Padre nuestro en la oración de la Iglesia, responde que se trata de la

Oración por excelencia de la Iglesia, el Padre nuestro es ‘entregado’ en el Bautismo, para manifestar el nacimiento nuevo a la vida divina de los hijos de Dios. La Eucaristía revela el sentido pleno del Padre nuestro, puesto que sus peticiones, fundándose en el misterio de la salvación ya realizado, serán plenamente atendidas con la Segunda venida del Señor. El Padre nuestro es parte integrante de la Liturgia de las Horas.

Por lo tanto, aquella oración que Jesús enseñó a sus apóstoles y que tantas veces repetimos (con gozo) a lo largo de nuestra diaria existencia, “es la más perfecta de las oraciones […] En ella, no sólo pedimos todo lo que podemos desear con rectitud, sino además según el orden en que conviene desearlo. De modo que esta oración no sólo nos enseña a pedir, sino que también llena toda nuestra afectividad (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 83, a. 9)” pues, en realidad, nos une al Padre en lo que queremos y en lo que anhelamos para nosotros y, en general, para todos sus hijos, como San Juan Crisóstomo “In Matthaeum, homilía 19, 4” cuando nos dice que “El Señor nos enseña a orar en común por todos nuestros hermanos. Porque Él no dice “Padre mío” que estás en el cielo, sino “Padre nuestro”, a fin de que nuestra oración sea de una sola alma para todo el Cuerpo de la Iglesia”.

Y, ya, para terminar esta presentación, les pongo aquí una imagen con el Padre nuestro en arameo como, es posible, lo rezara Jesús.

Padre Nuestro arameo

Danos hoy el pan de cada día

Danos hoy el pan de cada día

De las peticiones que hacemos en la oración, digamos, principal, del cristiano, la que se refiere al pan de cada día destaca porque supone, a diferencia de las otras, una serie de expectativas en las que centramos la misma.

Al respecto del significado del pan que pedimos a Dios, el Catecismo de la Iglesia Católica abunda en el mismo porque es importante no olvidar lo que tanta importancia tiene para los discípulos de Cristo lo que demandamos a Dios tantas y tantas veces. Dice lo siguiente (aunque pueda parecer un tanto extenso, nada es demasiado para quien necesita conocer y, si conoce, necesita recordar):

2828 “Danos”: es hermosa la confianza de los hijos que esperan todo de su Padre. “Hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos” (Mt 5, 45) y da a todos los vivientes “a su tiempo su alimento” (Sal 104, 27). Jesús nos enseña esta petición; con ella se glorifica, en efecto, a nuestro Padre reconociendo hasta qué punto es Bueno más allá de toda bondad.

2829 Además, “danos” es la expresión de la Alianza: nosotros somos de Él y Él de nosotros, para nosotros. Pero este “nosotros” lo reconoce también como Padre de todos los hombres, y nosotros le pedimos por todos ellos, en solidaridad con sus necesidades y sus sufrimientos.

Leer más... »

28.04.13

La Palabra del Domingo - 28 de abril de 2013

Por la libertad de Asia Bibi.
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Amor, amor, amor. Tal es el mandamiento nuevo que Dios quiere que no olvidemos. Y perdón, perdón, perdón, su consecuencia.

Jn 13, 31-33a. 34-35

Biblia

31 Cuando salió, dice Jesús: ‘Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en él. 32 Si Dios ha sido glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo y le glorificará pronto.’ 33 ‘Hijos míos, ya poco tiempo voy a estar con vosotros. Vosotros me buscaréis, y, lo mismo que les dije a los judíos, que adonde yo voy, vosotros no podéis venir, os digo también ahora a vosotros. 34 Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros. 35 En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros.’”

COMENTARIO

Sobre todo… amor

Recoge el evangelio de San Juan lo que se ha llamado el discurso escatológico de Jesús. En él escancia, en el corazón de aquellos que entonces le escuchaban y ahora mismo le escuchamos, la verdad suprema que no puede ser olvidada: Jesús es Dios y a través de Él llega la salvación al mundo y a nosotros mismos.

Jesús sabía, a la perfección, lo que le iba a pasar. Acepta tal como está escrito que sea, Él, el cordero de Dios que va al matadero. Y, en cierta forma, eso dice en el texto que trae hoy la liturgia del día.

Leer más... »

27.04.13

Serie P. José Rivera - Textos proféticos

Por la libertad de Asia Bibi.
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

El amor a los semejantes es propio de personas que saben que son descendencia divina.

Y, ahora, el artículo de hoy.
Serie P. José Rivera
Presentación

P. Ribera

“Sacerdote diocesano, formador de sacerdotes, como director espiritual en los Seminarios de El Salvador e Hispanoamericano (OCSHA) de Salamanca (1957-1963), de Toledo (1965-1970), de Palencia (1970-1975) y de nuevo en Toledo (1975-1991, muerte). Profesor de Gracia-Virtudes y Teología Espiritual en Palencia y en Toledo.”

Lo aquí traído es, digamos, el inicio de la biografía del P. José Rivera, Siervo de Dios, en cuanto formador, a cuya memoria y recuerdo se empieza a escribir esta serie sobre sus escritos.

Nace don José Rivera en Toledo un 17 de diciembre de 1925. Fue el menor de cuatro hermanos uno de los cuales, Antonio, fue conocido como el “Ángel del Alcázar” al morir con fama de santidad el 20 de noviembre de 1936 en plena Guerra Civil española en aquel enclave acosado por el ejército rojo.

El P. José Rivera Ramírez subió a la Casa del Padre un 25 de marzo de 1991 y sus restos permanecen en la Iglesia de San Bartolomé de Toledo donde recibe a muchos devotos que lo visitan para pedir gracias y favores a través de su intercesión.

El arzobispo de Toledo, Francisco Álvarez Martínez, inició el proceso de canonización el 21 de noviembre de 1998. Terminó la fase diocesana el 21 de octubre de 2000, habiéndose entregado en la Congregación para la Causas de los Santos la Positio sobre su vida, virtudes y fama de santidad.

Pero, mucho antes, a José Rivera le tenía reservada Dios una labor muy importante a realizar en su viña. Tras su ingreso en el Seminario de Comillas (Santander), fue ordenado sacerdote en su ciudad natal un 4 de abril de 1953 y, desde ese momento bien podemos decir que no cejó en cumplir la misión citada arriba y que consistió, por ejemplo, en ser sacerdote formador de sacerdotes (como arriba se ha traído de su Biografía), como maestro de vida espiritual dedicándose a la dirección espiritual de muchas personas sin poner traba por causa de clase, condición o estado. Así, dirigió muchas tandas de ejercicios espirituales y, por ejemplo, junto al P. Iraburu escribió el libro, publicado por la Fundación Gratis Date, titulado “Síntesis de espiritualidad católica”, verdadera obra en la que podemos adentrarnos en todo aquello que un católico ha de conocer y tener en cuenta para su vida de hijo de Dios.

Pero, seguramente, lo que más acredita la fama de santidad del P. José Rivera es ser considerado como “Padre de los pobres” por su especial dedicación a los más desfavorecidos de la sociedad. Así, por ejemplo, el 18 de junio de 1987 escribía acerca de la necesidad de “acelerar el proceso de amor a los pobres” que entendía se derivaba de la lectura de la Encíclica Redemptoris Mater, del beato Juan Pablo II (25.03.1987).

En el camino de su vida por este mundo han quedado, para siempre, escritos referidos, por ejemplo, al “Espíritu Santo”, a la “Caridad”, a la “Semana Santa”, a la “Vida Seglar”, a “Jesucristo”, meditaciones acerca de profetas del Antiguo Testamento como Ezequiel o Jeremías o sobre el Evangelio de San Marcos o los Hechos de los Apóstoles o, por finalizar de una forma aún más gozosa, sus poesías, de las cuales o, por finalizar de una forma aún más gozosa, sus poesías.

A ellos dedicamos las páginas que Dios nos dé a bien escribir haciendo uso de las publicaciones que la Fundación “José Rivera” ha hecho de las obras del que fuera sacerdote toledano.

Serie P. José Rivera
Textos proféticos

Textos proféticos

Este libro del P. José Rivera son dos libros. Lo decimos porque existen dos volúmenes (Textos proféticos y Textos proféticos II) que recogen aquellos que pueden así considerarse.

Estos dos libros nos muestran una faceta, otra más, muy particular del P. José Rivera. Si ya dimimos que también era poeta, no esta de más que digamos, ahora, que era profeta.

En la Introducción del primero de los 2 libros se dice, con relación al título de este (luego, otro más) libro (Textos proféticos) “porque nos descubren una dimensión fundamental de la vida y del testimonio de D. José Rivera. El fue, en medio de la Iglesia, voz profética que supo avistar el paso de la gracia por nuestras vidas personales y por tantos derroteros de la vida eclesial”.

Pues bien, estos dos libros están repletos de textos que muy bien nos pueden servir para darnos cuenta del carácter especial de este sacerdote toledano.

Así, desde lo que significa ser hijos hasta la fe o desde la figura de Jesucristo al valor del silencio, se va escanciando en nuestros corazones multitud de reflexiones que nos permiten tener una visión muy amplia del pensamiento del P. José Rivera Ramírez.

Pues bien, nos dice el autor de los textos aquí traídos, que “Dios, fuente de todo-necesaria (es decir, enguanto algo existe, tiene por fuente necesaria a Dios) es Padre, Hijo, Espíritu Santo. Se hace fuente del hombre, a quien crea como hijo” (1).

Somos, por lo tanto, hijos de Dios y en tal filiación reconocemos Quién es nuestro Creador. Por tanto, “el hombre recibe libertad, pero como imagen deficiente del Padre, en la tierra tiene una libertad imperfecta; capaz del mal. Sobre esa deficiencia quedan el hombre Cristo y la Virgen, que tienen antológicamente, otra relación con Dios (Hijo unigénito-Madre del Unigénito)” (2)

¿Y qué recibimos por el hecho de ser hijos de Dios?

Leer más... »

26.04.13

Eppur si muove - ¿Por qué no se van los que deben irse?

Por la libertad de Asia Bibi.
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Alejarse de la Iglesia católica y mantener que se está en ella es lo mismo que tratar de engañar a Dios cuando, además, es más que sabido que eso es imposible

Y, ahora, el artículo de hoy.

En materia de defensa de la fe católica, no es poco cierto que, en muchas ocasiones no se trata la misma de hacer frente a acometidas del Mal desde fuera de la Esposa de Cristo. Tristemente tenemos que decir o, mejor, tenemos que decir con tristeza, que en otras muchas ocasiones, se trata de acciones que, en el seno mismo de la Esposa de Cristo, se producen las que originan que haya que sostener que no está bien lo que no está bien y mal, lo que está mal. Y esto por aquello de cumplir lo que dijo Jesús acerca de cuando es sí, ha de ser sí y, cuando es no, ha de ser no.

Dentro de la Iglesia católica sabemos que hay muchas personas que no están, para nada, contentas con lo que hay. Es decir, no les gusta nada de nada ni lo que se dice o escribe desde la jerarquía, ni les gusta el papado ni, en fin, nada que pueda sonar a oficial.

En algunas ocasiones se trata de teólogos que manifiestan no su disconformidad con algo diciendo que están en contra sino, más bien, planteando teorías “imaginativas” acerca de las más diversas realidades, dogmas incluidos.

En otras ocasiones se trata de religiosos (incluyo aquí a hombres y a mujeres) que creen que tienen una extraña misión que cumplir y que consiste, sobre todo, en decir blanco donde es negro o negro donde es blanco pues creen que si algo está mal según se haga ha de estar bien o bien si algo está bien, que lo contrario, que está más que mal y que hay que cambiar el rumbo.

Pero, incluso, hay personan que rizan el rizo (que debe ser algo difícil de conseguir) y creen que, lo mejor, es que se le dé la vuelta, como a un calcetín, a la Iglesia católica, y que venga a ser otra cosa. Lo que pasa es que cuando se hace eso con un calcetín lo que se ve es la parte de dentro que suele tener peor vista que la que se ve por fuera. Y creo que me explico…

Leer más... »