Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra

 

María

Dejó dicho Tertuliano que “Es necesario creer en un Dios único, todopoderoso, creador del mundo, y en su Hijo Jesucristo, nacido de la Virgen María” (De virg. vel., 1, 3). 

Por otra parte, el Catecismo de la Iglesia católica dice (No. 495) que “Llamada en los Evangelios ‘la Madre de Jesús’ (Jn 2, 1; 19, 25; cf. Mt 13, 55, etc.), María es aclamada bajo el impulso del Espíritu como ‘la madre de mi Señor’ desde antes del nacimiento de su hijo (cf Lc 1, 43). En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, la segunda persona de la Santísima Trinidad. La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios "Theotokos". 

“Nacido de la Virgen María” porque siendo Jesucristo Dios hecho hombre, su Madre es, por eso mismo, también de Dios y siéndolo del Creador también lo es nuestra. Por eso la Iglesia católica confiesa que María es verdaderamente la Theotokos o Madre de Dios. 

Todo, tiene, sin embargo, un origen… 

Cuando Jesús, en su cruz colgado, encomendó a Juan, el discípulo amado, que cuidara de Su Madre hizo algo más: nos la entregó para que fuera, también, Madre nuestra. 

Así, las palabras “He ahí a tu madre”, que dijera Cristo al Zebedeo, en aquel momento de entrega suprema a la voluntad de Dios, están dirigidas a cada uno de nosotros. “Nos invitan a amar a María como Cristo la amó, a recibirla como Madre en nuestra vida, a dejarnos guiar por ella en los caminos del Espíritu Santo” (San Juan Pablo II, en la Audiencia General del 29 de abril de 1998). 

Para más abundancia, en la encíclica Redemptoris mater, El Papa polaco dice sobre el hecho citado que

“Sin lugar a dudas se percibe en este hecho una expresión de la particular atención del Hijo por la Madre, que dejaba con tan grande dolor. Sin embargo, sobre el significado de esta atención el ‘testamento de la Cruz’ de Cristo dice aún más. Jesús ponía en evidencia un nuevo vínculo entre Madre e Hijo, del que confirma solemnemente toda la verdad y realidad. Se puede decir que, si la maternidad de María respecto de los hombres ya había sido delineada precedentemente, ahora es precisada y establecida claramente; ella emerge de la definitiva maduración del misterio pascual del Redentor” (Rm 23). 

Por tanto, “esta ‘nueva maternidad de María’, engendrada por la fe, es fruto del ‘nuevo’ amor, que maduró en ella definitivamente junto a la Cruz, por medio de su participación en el amor redentor del Hijo” (Rm 23). 

No puede, sin embargo, quedar, en los que nos consideramos hijos de Dios, la maternidad de María como una gracia de Dios que no afecte a nuestro corazón. 

Muy al contrario, como dice San Josemaría en “Es Cristo que pasa” (143)

“Porque María es Madre, su devoción nos enseña a ser hijos: a querer de verdad, sin medida; a ser sencillos, sin esas complicaciones que nacen del egoísmo de pensar sólo en nosotros; a estar alegres, sabiendo que nada puede destruir nuestra esperanza. El principio del camino que lleva a la locura del amor de Dios es un confiado amor a María Santísima. Así lo escribí hace ya muchos años, en el prólogo a unos comentarios al santo rosario, y desde entonces he vuelto a comprobar muchas veces la verdad de esas palabras. No voy a hacer aquí muchos razonamientos, con el fin de glosar esa idea: os invito más bien a que hagáis la experiencia, a que lo descubráis por vosotros mismos, tratando amorosamente a María, abriéndole vuestro corazón, confiándole vuestras alegrías y vuestras penas, pidiéndole que os ayude a conocer y a seguir a Jesús”. 

María es, pues, Madre de Dios. 

Decir que aquella joven que aceptó, de parte del Ángel Gabriel, lo que le proponía Dios de ser quien trajera al mundo al Salvador, es la Madre del Creador, es algo que tenemos por verdad y por realidad espiritual misteriosa que conforma nuestra fe y que nos sirve para llevar a nuestro mundo lo que el Todopoderoso quiere que tengamos como bueno y benéfico para nuestra existencia.

Francamente, ¿puede haber mejor Madre?

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

………………………

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

María, Madre de Dios y Madre nuestra, nos espera a cada uno de sus hijos. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

1 comentario

  
Hector R
Bendito seas Señor! Por habernos dado a Tu Santísima Madre, como Madre Nuestra. Gracias Mama, porque tu me has ayudado a ser mejor hijo de Dios, no hay mejor Madre que Tu. Feliz año nuevo y bendiciones para ti Eleuterio Fernández, para tu familia y tu apostolado. Que Nuestra Señora te acompañe siempre y nos guíe a todos sus hijos a Dios. Amen.

---
EFG


Lo mismo le deseo a usted y a su familia. Que la Virgen María no nos abandone por nuestro comportamiento..., que tenga paciencia con nosotros, sus hijos.
01/01/18 3:19 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.