Meditaciones de Adviento – Jueves II de Adviento. ¿Puede ser Adviento siempre?

 Resultado de imagen de Siempre es Adviento

Esta pregunta, quizá, pueda resultar extraña. En realidad, es una provocación al espíritu y a nuestra alma. Y es que se rompe con el esquema mental que determina que lo que tiene que ser sólo puede ser cuando tiene que ser. 

Con esto queremos decir, con la pregunta que hacemos, si es posible que el tiempo de Adviento se “extienda” a todo el tiempo litúrgico y, por decirlo pronto, natural. Vamos, que si es posible que siempre sea Adviento. 

Aquí caben dos posibilidades: que eso pueda ser posible y que no pueda ser. 

Pensemos lo segundo: no puede ser que Adviento sea todo el año, que sea siempre.

Bueno, en tal caso, nosotros esperaremos con gozo el nacimiento del Hijo de Dios y creeremos que, recordar tal acontecimiento, es algo que queda circunscrito a unas semanas antes del día en el que recordamos que nació Quien iba a ser nuestro Señor y Salvador. 

También, a tal respecto, todo aquello que tenemos por bueno y mejor para la vida del discípulo de Cristo (para los que luego, en tras su predicación lo serían) se hará realidad: podremos meditar sobre el gozo que nos produce que se vaya a hacer realidad lo que dijera el Ángel Gabriel a la Virgen María o sobre lo que eso ha supuesto para el mundo. Pero también sabremos que aquel día, cuando llegue (el de Navidad queremos decir) mucho de lo que hayamos pensado como posible, en realidad, se habrá hecho posible.

Todo esto que apenas decimos aquí sobre lo que supone creer que Adviento es tiempo determinado litúrgicamente y que ahí se queda la cosa, no podemos decir que no sea cierto. Es más, seguro que lo es porque es lo que esperamos los hijos de Dios que tenemos por lo mejor que ha sucedido en la historia de la salvación que el Todopoderoso enviara a su Hijo al mundo y que su llegada se verificara en un momento determinado. Y que al tiempo de antes, apenas unas semanas, se ha dado en llamar Adviento porque esperamos al que viene, a Quien viene. 

No dudamos, por tanto, de que eso sea así. 

Pero podemos seguir con la provocación o, mejor, empezar con ella. 

Nosotros apoyamos lo que dice que tiempo de Adviento puede ser todo el año. Sí, todo el tiempo que va desde el primer día del año, el 1 de enero, hasta el último del mismo, el 31 de diciembre. 

Esto, así dicho, suena y parece absurdo porque el tiempo de Adviento es el que es. Y, sin embargo, nosotros queremos extrapolar, sacar fuera de tales semanas y centrarnos, mejor, en lo que significa tal tiempo. Entonces, a lo mejor, todo esto no nos parece tan absurdo como a primera vista pueda parecer. 

A lo mejor baste con poner aquí algunos principios o fundamentos del Adviento para mejor defender lo que decimos: 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico sea un tiempo de espera y de esperanza en Dios nuestro Señor? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico sea un tiempo de conversión, de confesión de fe, como lo es el de Adviento? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico sea un tiempo en el que la bondad se adueñe de todos los corazones? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico sea un tiempo en el que Dios se acerque a nosotros de una forma tan especial? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico sea un tiempo en el que se anhelen las promesas de Dios? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico sea un tiempo en el que la Palabra se haga Vida? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico sea un tiempo en el que la paz sea con nosotros? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico sea un tiempo en el que el gozo llene el corazón de los hijos de Dios? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico sea un tiempo en el que, como en Adviento y queriendo recibir al Niño con el alma limpia, confesemos nuestras muchas culpas? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico seamos conscientes de que Cristo, que ahora viene por primera vez, también vendrá un segunda? 

* ¿Acaso no es posible que todo el tiempo litúrgico pueda ser un tiempo en el que Cristo nazca cada día en nuestros corazones y, así, todo lo bueno y mejor, se haga realidad, cada día, cada instante, cada momento? 

Ciertamente, es poco probable que haya realidades del Adviento, digamos, “oficial” (unas pocas semanas antes de la Navidad) que no puedan trasladarse a cada uno de los restantes días del año litúrgico. Es más, es más que conveniente que así sea porque al igual que Cristo tuvo que nacer en un día determinado, no es menos cierto que debería hacer lo propio cada día, cada día repetimos, porque cada día necesitamos de su amor. También necesitamos de su misericordia, de la bondad propia de Dios y de un corazón de carne o, en fin, que cada día tenemos necesidad de darnos cuenta que la Paz tiene un nombre y que el mismo es Jesucristo; que la esperanza tiene una realidad, que es el nacimiento del Hijo de Dios y que, por fin, lo que anhelamos nosotros, los discípulos del Emmanuel, es que siempre esté a nuestro lado en aquella pequeñez santa de un recién nacido siendo, además, el mismo, el más limpio de los limpios de alma y puros de entre los que pudieran, siquiera acercarse a su pureza de espíritu.

¿Puede ser, o no, Adviento, todo el año?

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

………………………

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Esperamos que nazca el Hijo de Dios y esperamos porque creemos que ha de nacer en bien de quien crea en Él.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

1 comentario

  
Carlos A. Manzo Fontes
Espléndida reflexión. De nosotros depende asumir tal actitud y disponer el alma, el corazón y la conducta para que el Adviento sea un tiempo real en el mundo de hoy.
¡Feliz Navidad!, un deseo desde México para Ud. y todos los suyos.
14/12/17 8:41 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.