Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro"- Dios nos cuida siempre

Presentación

Resultado de imagen de manuel lozano garrido

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de Mesa redonda con Dios

 

A partir de hoy, y con la ayuda de Dios, vamos a dedicar los próximos artículos referidos al Beato Manuel Lozano Garrido, a traer aquí textos de sus libros. Y vamos a hacerlo empezando por el primero de ellos, de título “Mesa redonda con Dios”. 

Dios nos cuida siempre

 

“Hubo un hombre que puso un telón de manzanas soberbias ante las mejillas del Padre. Desde entonces, cuando somos tentados, la Cruz Roja de lo alto permanece invisible, pero leal, en la penumbra que nos rodea. La expectación del combate la vive Dios en la ansiedad de los ángeles”.

 

¡Si se sabe, qué bien se pueden explicar las cosas de la vida, del espíritu y, en fin, de lo que fuimos y somos!

El Beato Manuel Lozano Garrido pone sobre la mesa un tema muy importante: el pecado original y, luego, las muchas tentaciones que, desde entonces, han recaído sobre el ser humano a manos del Mal.

A lo mejor hay quien dude que el pecado original, según lo expresa el Génesis, pudiera ser como se nos dice que fue. Sin embargo, la verdad de la cosa es que, se tratase de una manzana o de lo que fuese, el ser humano fue soberbio.

La soberbia humana creyó que podía ser igual a Dios. Tal fue la tentación que puso en el corazón, primero, de Eva y, luego, de Adán, aquella serpiente que muy bien representa el Mal y a Satanás, verdadero urdidor de todo aquello y de las consecuencias que derivaron de aquella desviación fundamental.

Quiso el ser humano separarse de Dios. A lo mejor no sabía que eso podía pasar pero nunca debió olvidar lo que le había dicho el Creador acerca de la muerte que padecería si comía del árbol prohibido. Por eso Lolo nos dice que puso un “telón de manzanas” delante de Dios. Así, aquello que había hecho, supuso el establecimiento de algo que lo separaba de su Creador.

Nosotros, desde entonces, somos capaces de pecar. Es decir, el hombre peca porque entonces entraron en el mundo la muerte y el pecado. Y, a decir verdad, no podemos decir que tardara mucho el ser humano en pecar gravemente porque, pronto, Caín mató a Abel…

Hay, sin embargo, Quien piensa en su descendencia: Dios.  Y eso lo decimos porque, sí, es cierto que somos tentados por Satanás o por alguno de sus diablos pero eso no quiere decir que hayamos sido abandonados por el Todopoderoso. Ni lo ha hecho nunca (a lo largo de la historia del ser humano se ha podido comprobar esto) ni lo va a hacer ahora. Dios, por tanto, nunca nos abandona.

Que Dios hace eso, no abandonarnos, lo explica muy bien el Beato de Linares (Jaén, España). Y lo explica cuando dice que la “Cruz Roja” está ahí, para echarnos una mano. Es cierto que no la vemos como no vemos lo espiritual (aún no somos capaces de eso y sólo lo seremos en el Cielo) pero no es menos cierto que el auxilio de Dios, a través de sus ejércitos de ángeles no va a permitir, si queremos nosotros, que caigamos en la tentación.

Eso nos lo enseñó Jesucristo: pedir a Dios que no nos dejara caer en la tentación. Y lo decía eso el Hijo porque sabía que las tentaciones existirían. Pero sabía que su Padre y el nuestro no iba a permitir (tal es su voluntad aunque nosotros, muchas veces, no hagamos caso a la misma).

El caso es que, cuando somos tentados, hay tiniebla a nuestro alrededor. La misma no nos deja ver, sino, la tentación y, por decirlo así, nubla nuestro corazón y no nos deja ver a Dios, que nos mira y quiere, de nosotros, fidelidad y amor. Pero el Mal provoca eso y, si caemos en la tentación, la tiniebla se vuelve oscura, espesa, casi imposible de obviar…

Pero ahí está Dios. Y es que gusta y goza con el cuidado de su descendencia. La quiere junto a sí y por eso nunca la abandona. Basta con mirar al Padre. Al menos, hay que mirarlo…

  

 Eleuterio Fernández Guzmán

 Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

 ……………………….

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa 
……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Nunca deberíamos olvidar que Dios, al crearnos, no se olvidó de nosotros.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.