El rincón del hermano Rafael – “Saber esperar”- Así sí se cree

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” -  Así sí se cree

 

“Mi enfermedad…, ¿qué más da comer solo que acompañado, lentejas que patatas, padecer hambre o sed, vivir hacia la derecha o hacia la izquierda?

Todo es igual.

Sólo quiero amar a Dios y cumplir su Voluntad…, deseos pueriles de hombre”.

 

Cuando el hermano Rafael acuña aquella expresión de fe que dice “Sólo Dios” no lo dice por quedar bien con su Padre del Cielo ni por expresar algo en lo que, en el fondo no crea. No. San Rafael Arnáiz Barón dice lo que cree con todas sus fuerzas y lo muestra y demuestra muchas veces.

Nuestro santo sufrió, en su corta vida, mucho. Es decir, físicamente no andaba en el mejor de los mundos aunque él supiera que el mejor de los mundos era aceptar su enfermedad y ofrecer por santas intenciones.

El hermano Rafael se ve, digamos, en dos planos: uno el del mundo, lo que le pasa a él; otro, el de Dios, lo que le importa el Todopoderoso.

Por una parte, su propio ser. Es decir, aquello que le acontece y que, como sabemos, tiene mucho que ver con el padecimiento, con el sufrimiento…

Pero San Rafael Arnáiz sabe, a diferencia de muchos hermanos suyos en la fe, dar a cada cosa la importancia que, en verdad, tiene. Y, al parecer, tiene poca importancia aquello que lo sustenta, aquello que lo mantiene en el mundo. Es decir, para él, que esté enfermo o las cosas mundanas y ordinarias le importa bien poca cosa.

Seguramente por eso, por el sentido exacto que tiene de su realidad natural y sobrenatural, dice que todo lo que cita al respecto de su realidad material, le importa poco. Vamos, no le importa nada de nada, todo le da igual.

Nadie pueda pensar que eso supone que el hermano Rafael fuera una especie de irresponsable que nada le importaba de su vida. No. Lo que aquí pasa es que sabía que le debía importar de verdad.

Sobre lo otro, sobre su vida espiritual, San Rafael Arnáiz es consciente de que el Primer Mandamiento de la Ley de Dios, “Amarás a Dios sobre todas las cosas” no tiene vuelta de hoja y es muy sencillo de comprender. Lo que nos dice es que debemos poner a Dios, nuestro Padre del Cielo, por encima de todas las cosas. Así de sencillo. Y, aunque eso pueda parecer duro, nuestro ser material está muy por debajo, debería estar, del amor que debemos profesar por Dios nuestro Señor. Y Rafael lo sabe. Y lo dice. Y lo cumple a la perfección.

Él sólo quiere una cosa: amar a Dios. Es más, quiere, consecuentemente, cumplir su santa Voluntad, así dicha, con mayúscula porque es lo más importante que un hijo del Creador puede hacer. Otra cosa, no puede ni debe hacer.

Y ya, para finalizar, lo más maravilloso de un alma grande. Y es que el hermano Rafael cree que amar a Dios sobre todas las cosas y hacer su Voluntad son simples deseos “pueriles de hombre”. Y es que quien sabe que debe ser como un niño para entrar en el Reino de los Cielos y así actúa ya sabe, de antemano que en su Juicio Particular la sentencia de Dios será, sin duda, la de inocente, la de santo.

Y es que, verdaderamente, así sí se cree; así sí.  

Eleuterio Fernández Guzmán 

 

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

………………………

Por la libertad de Asia Bibi. 

……………………

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………

Enlace a Libros y otros textos.

……………………

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Sólo Dios es expresión de saber Quién es el Padre y a Quién se ama.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

 

 

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.