Serie “De Ramos a Resurrección” - III -El aviso de Cristo - La incredulidad de los hombres

 De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 

El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - II. El principio del fin - El aviso de Cristo -  Incredulidad de los hombres

 

“La gente le respondió: ‘nosotros sabemos por la Ley que el cristo permanece para siempre. ¿cómo dices tú que es preciso que el Hijo del hombre sea levantado? ¿Quién es ese Hijo del hombre?’” (Jn 12, 34).

 

Parece, a pesar de lo dicho hasta ahora, que aquellos que le escuchaban o, al menos, muchos de ellos, no acababan de entender lo que Jesús había querido decir. Los que así hablaban lo hacían porque habían interpretado las santas escrituras en el sentido que ellos determinaban. así, por ejemplo,

 

“Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado. La soberanía reposa sobre sus hombros y se le da por nombre: ‘consejero maravilloso, Dios fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la paz’. su soberanía será grande, y habrá una paz sin fin para el trono de David y para su reino; él lo establecerá y lo sostendrá por el derecho y la justicia, desde ahora y para siempre. el celo del señor de los ejércitos hará todo esto” (Is 9, 5-7).

 

O también cuando se dice:

 

“Mi servidor David reinará sobre ellos y todos ellos tendrán un solo pastor. observarán mis leyes, cumplirán mis preceptos y los pondrán en práctica. habitarán en la tierra que di a mi servidor Jacob, donde habitaron sus padres. allí habitarán para siempre, ellos, sus hijos y sus nietos; y mi servidor David será su príncipe eternamente” (Ez 37, 24, 25).

 

Entendían, por tanto, que el Mesías sería hijo de David, de la estirpe de David como, en efecto, a través de San José, acabó siendo Jesús o, mejor, empezó siendo Jesús. También atribuían una duración sin término al cristo según lo dicho aquí:

 

“Estableceré tu descendencia para siempre, mantendré tu trono por todas las generaciones” (Sal 89, 5).

 

O, como diremos más abajo, con aquello relacionado con el Hijo del hombre a quien el profeta Daniel atribuye, por su condición divina, un “dominio que no pasará”. Se podría decir, según esto, según lo escrito, que el Cristo debía reinar para siempre, siempre, siempre. Pero ellos lo entendían en el sentido de que, habiendo sido enviado por Dios, no moriría jamás. sin embargo, resulta extraño que, al igual que habían hecho caso a lo que se decían en los libros escritos y propios de su religión, no hubieran hecho lo mismo con uno en concreto: el de Isaías. 

En este libro, en lo escrito por aquel profeta, se encuentra lo referido al Mesías. Pero no deja de ser curioso que lo que se dice de Él, lo que se profetiza es que… morirá de una forma terrible. Y así se dice en el capítulo 53 del cual aquí traemos completo por lo clarividente del mismo y por lo que, ciertamente, supone la historia, avisada entonces, de la salvación de la humanidad:

 

“¿Quién creyó lo que nosotros hemos oído y a quién se le reveló el brazo del señor? el creció como un retoño en su presencia, como una raíz que brota de una tierra árida, sin forma ni hermosura que atrajera nuestras miradas, sin un aspecto que pudiera agradarnos. Despreciado, desechado por los hombres, abrumado de dolores y habituado al sufrimiento, como alguien ante quien se aparta el rostro, tan despreciado, que lo tuvimos por nada. Pero él soportaba nuestros sufrimientos y cargaba con nuestras dolencias, y nosotros lo considerábamos golpeado, herido por Dios y humillado. Él fue traspasado por nuestras rebeldías y triturado por nuestras iniquidades. El castigo que nos da la paz recayó sobre él y por sus heridas fuimos sanados. Todos andábamos errantes como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, y el señor hizo recaer sobre él las iniquidades de todos nosotros. Al ser maltratado, se humillaba y ni siquiera abría su boca: como un cordero llevado al matadero, como una oveja muda ante el que la esquila, Él no abría su boca. Fue detenido y juzgado injustamente, y ¿quién se preocupó de su suerte? Porque fue arrancado de la tierra de los vivientes y golpeado por las rebeldías de mi pueblo. Se le dio un sepulcro con los malhechores y una tumba con los impíos, aunque no había cometido violencia ni había engaño en su boca. El señor quiso aplastarlo con el sufrimiento. Si ofrece su vida en sacrificio de reparación, verá su descendencia, prolongará sus días, y la voluntad del señor se cumplirá por medio de él. A causa de tantas fatigas, él verá la luz y, al saberlo, quedará saciado. mi servidor justo justificará a muchos y cargará sobre sí las faltas de ellos. Por eso le daré una parte entre los grandes y él repartirá el botín junto con los poderosos. Porque expuso su vida a la muerte y fue contado entre los culpables, siendo así que llevaba el pecado de muchos e intercedía en favor de los culpables”.

 

Resulta verdaderamente imposible no ver en la persona, en el servidor, a quien se refiere este texto de Isaías a quien, siglos después, se manifestaría como el Hijo de Dios. Y es que no puede ser casualidad que un relato tan certero de la Pasión de nuestro señor como se hace en estos versículos bíblicos tenga tanto que ver con la realidad. es más, eso sólo puede darse si antecede inspiración divina a la hora de escribir lo que escribió el naví Isaías. Y basta llevarse al corazón cualquiera de los párrafos aquí traídos para atribuir al hijo de maría lo que del siervo se dice. Así, tanto la humillación que sufre, como los pecados ajenos con los que carga o, en fin, el papel de oveja llevada al matadero que no abre la boca (se entiende que para protestar por lo que estaba sufriendo injustamente) son manifestación de una muy cruda realidad que todos conocen, al paso de los siglos, como cierta y exacta. 

Ciertamente, como decía Jesús y los otros rebatían, era necesario que fuese levantado el Hijo del hombre. Y lo era porque, en efecto, estaba escrito desde hacía mucho tiempo. otra cosa es que no hubieran sido capaces de entenderlo así. Y es que resulta síntoma de no conocer bien la santa escritura judía, o de querer esconderla, preguntar sobre el “Hijo del hombre”. Ya el profeta Daniel hizo referencia al mismo y, sobre todo, al poder que se le otorgaba: “Yo estaba mirando, en las visiones nocturnas, y vi que venía sobre las nubes del cielo como un Hijo de hombre; él avanzó hacia el anciano y lo hicieron acercar hasta él. Y le fue dado el dominio, la gloria y el reino, y lo sirvieron todos los pueblos, naciones y lenguas. Su dominio es un dominio eterno que no pasará, y su reino no será destruido” (Dn 7, 13.14). 

En realidad, tal título, “Hijo del hombre” no era nada nuevo en tiempos de Jesús pues, como muchas veces recordamos, lo escrito, escrito estaba y servía, o debiera haber servido, para comprender lo que se decía del maestro. Por eso el Hijo de Dios, atendiendo, por ejemplo, a lo dejado dicho por el profeta Daniel, se presentaba como el “Hijo del hombre”. Pero ¿Qué significaba para Jesús ser el Hijo del hombre? En primer lugar, Jesús se identificaba con aquel Hijo del hombre de Daniel pues es enviado al mundo con poder y gloria que es lo que quiere decir el enviado de Dios al sumo sacerdote Caifás:

 

“Dícele Jesús: ‘sí, tú lo has dicho. Y yo os declaro que a partir de ahora veréis al hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir sobre las nubes del cielo’” (Mt 26, 64).

 

Pero el Hijo del hombre tiene potestad para perdonar los pecados:

 

“Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados - dice al paralítico -:’A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa’” (Mc 2, 10-11). Además, “El Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido” (Lc 19,10) porque: “no necesitan médico los que están sanos, sino los que están mal. no he venido a llamar a conversión a justos, sino a pecadores” (Lc 5, 31-32).

Y, también, en la continua polémica que mantienen con Él aquellos que le persiguen, Jesús sabe que, como Hijo del hombre, tiene un poder muy especial que está por encima de muchas de las consideraciones que tienen sus perseguidores:

 

“Y les dijo: ‘el sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado. De suerte que el Hijo del hombre también es señor del sábado’” (Mc 2, 27-28).

 

Y es que Jesús tenía muy en cuenta la misericordia a la que ponía, también, por encima de los sacrificios (cf. Mt 9, 13). Y, como expresión suprema de humildad, Jesús, expresa maravillosamente lo que supone ser, con precisión, el Hijo del hombre:

 

“Dícele Jesús: ‘Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza’” (Mt 8, 20; Lc 9, 58).

 

Pero además de dar a entender, con sus palabras, lo que el Hijo del hombre hace, al respecto de qué puede hacer y en qué condiciones vive, Jesús, como tal, tiene mucho que decir sobre una función muy especial que no es que tenga que ver sólo con el perdón de los pecados (como hemos visto arriba) sino, en todo caso, con el rescate de los pecados:

 

“No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo; de la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos” (Mt 20, 26-28).

 

En este texto Jesús dice mucho acerca de lo que supone ser discípulo suyo. Dicho pronto y por abreviar: es necesario ser el último o, lo que es lo mismo, servir al prójimo. Sólo así, con una tal actitud de servicio (propia del siervo de Dios como es cristo) se entiende el ser denominado “discípulo de Jesús” y, así, se entiende como, en los primeros tiempos del cristianismo, decían de ellos, “Mirad cómo se aman” (cf. Hch 4, 33) pues seguían de modo y forma fiel a Quien les había enseñado. Pero todo aquello dicho por Jesús acerca del Hijo del hombre con el que se identificaba exactamente (era Él queremos decir) no estaría acabado de no haber hecho referencia a lo esencial, a lo que ha de venir cuando regresara al mundo. Es bien cierto que aún no había muerto pero, en el contexto del que habla el Hijo de Dios, una explicitación como la que hace aquí no deja de tener importancia:

 

“Dijo a sus discípulos: ‘Días vendrán en que desearéis ver uno solo de los días del Hijo del hombre, y no lo veréis. Y os dirán: ‘Vedlo aquí, vedlo allá’. no vayáis, ni corráis detrás. Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su Día. Pero, antes, le es preciso padecer mucho y ser reprobado por esta generación. ‘Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre. comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca; vino el diluvio y los hizo perecer a todos. Lo mismo, como sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían; pero el día que salió Lot de Sodoma, Dios hizo llover fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Lo mismo sucederá el Día en que el Hijo del hombre se manifieste” (Lc 17, 22-30).

 

Vemos aquí que Jesús, en tanto en cuanto sabe lo que ha de pasar, advierte a los que le escuchan, o quieran escucharle, que ellos, que tantas ansias tienen de la vida eterna y de la llegada del Mesías, no se dan cuenta de que lo tienen ante sí:

 

“Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: ‘Demonio tiene.’ Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: ‘ahí tenéis un comilón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores.’ Y la sabiduría se ha acreditado por sus obras’” (Mt 11. 18-19).

 

Por eso querrán ver, pero… no verán porque ya lo deberían haber visto pero están ciegos, sobre todo, del corazón. Y apreciaba, con eso, el Hijo de Dios, que no lo iba a tener fácil a la hora de hacer comprender la verdad de las cosas a quienes dudaban de lo más elemental de su propia fe. Y es que Jesús que, como decimos, es muy consciente de Quién es y no anda por el mundo desorientado a tal respecto, manifiesta de forma concreta y bien determinada acerca de su ser. Y lo hace cuando al curar a un ciego se da cuenta de que, ni a pesar de llevar a cabo acto tan extraordinario, creen en Él:

 

“Jesús se enteró de que le habían echado fuera y, encontrándose con él, le dijo: ‘¿Tú crees en el Hijo del hombre?’ respondió: ‘¿Y quién es, señor, para que crea en él?’’ Jesús le dijo: ‘Le has visto; el que está hablando contigo, ése es’” (Jn 9, 35-37).

Él es el Mesías y, por tanto, el Hijo del hombre al que se habían referido las escrituras. En realidad, otra cosa no se puede entender del contexto en el que se habla y que, cuando se dice: “nosotros sabemos por la Ley que el cristo permanece para siempre”, es claramente mesiánico (el contexto, queremos decir, de la conversación) y no otro es el cristo que el Mesías. Por eso dirá, seguramente con tristeza: “Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?” (Lc 18,8). 

Es bien cierto, por otra parte, que el título de Hijo del hombre no tiene mucho que ver, en cuanto a connotaciones políticas, con el de Mesías. Y es que el segundo era, para el pueblo judío, garantía de defensa del mismo por haber sido elegido por Dios (por eso algunos, como Judas, no creían en un Mesías pacífico sino guerrero) mientras que el primero, “del hombre”, tenía mucho que ver, como hemos visto, con una realidad como, por ejemplo, el perdón de los pecados, la posibilidad de juzgar, etc. De todas formas, eso no quería decir que nada tuviera que ver con realidades humanas como, por ejemplo, el comer y beber con los pecadores o similares formas de proceder pues, como decimos, había venido a salvar lo que necesitaba ser salvado. El caso es que Jesús, como Hijo del hombre, es el Mesías y es Dios mismo. Por eso alcanza un valor universal el sentido mismo de la palabra “Mesías”. No se circunscribe a un pueblo, en exclusiva, como era el judío por mucho que, en tiempos, hubiera sido elegido por Dios de entre los que entonces tenía a su disposición. Y es que tiene mucho que ver aquel “Yo soy el que soy” (ex 3, 14) que dijera Dios a Moisés, cuando se acercara a la zarza que no se apagaba, y “el que está hablando contigo, ese es” del que hemos hecho referencia arriba. nada, pues, estrecho y temporal sino extenso y eterno. Al fin y al cabo, Jesús tenía la misión de convertir a los que necesitaban conversión, llevar a Dios a los alejados y, en general, de servir de ejemplo a los que le veían y escuchaban. Por eso recomendaba, en el contexto del que hablaba, y hablamos, del Hijo del hombre, acerca de la necesidad de trabajar por lo que verdaderamente importa y no por aquello que muere y que se pierde:

 

“Trabajad, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que dura hasta la vida eterna, que os dará el Hijo del hombre” (Jn 6, 27).

 

Y hablaba, para qué ponerlo en duda, de la santa Eucaristía, de su cuerpo entregado, en oblación, al Padre. Pero tal tema es cuestión, materia, de otro capítulo. Ahora dejamos a Jesucristo con aquel:

“Porque el Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡más le valdría a ese hombre no haber nacido!” (Mc 14, 21). El peligro de caminar en las tinieblas. 

Lo bien cierto es que Jesús, que conoce la naturaleza humana y, sobre todo, la que es espiritual de un pueblo al que pertenece, sabe que es muy importante delimitar lo que son las tinieblas y qué es la luz. Y así lo hace.

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.