Serie “De Ramos a Resurrección” - III -El aviso de Cristo - Dios se dirige a quien ama

 De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 

El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - II. El principio del fin - El aviso de Cristo -  Dios se dirige a quien ama

“Ahora mi alma está turbada. Y ¿qué voy a decir? ¡Padre, líbrame de esta hora! Pero, ¡si he llegado a esta hora para esto! Padre, glorifica tu nombre’. Vino entonces una voz del cielo: ‘Le he glorificado y de nuevo le glorificaré.’ La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno. Otros decían: ‘Le ha hablado un ángel.’ Jesús respondió: ‘No ha venido esta voz por mí, sino por vosotros’".

 

(Jn 12, 27-30).

 

Algunos han sostenido que Jesús no era consciente de que era el Hijo de Dios y, por tanto, que de aquello que le pasó no se pueden extraer consecuencias espirituales. Pero nada está más alejado de la realidad que tal forma de ver las cosas. Y Jesús bien que lo demuestra en estos versículos del evangelio de san Juan. De fijarnos con atención nos daremos cuenta que Jesús repite, no con las palabras pero sí con el mismo sentido, lo que luego dirá en Getsemaní. Allí, cuando se encuentre en el umbral de su Pasión se dirigirá al Padre:

 

“Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lc 22, 42).

 

Y ahora dice algo que, dicho de otra forma, indica lo mismo. El caso es que si entonces dirá que sea la voluntad de Dios ahora, antes de aquel momento en concreto sabe y dice que, en realidad, no puede negar la hora que está viviendo porque ha “llegado a esta hora para esto”. Aquí, en tales palabras, radica todo lo que se refiere a la conciencia que tenía Jesús de que era el Hijo de Dios. Nadie que no sepa a lo que ha venido al mundo puede sostener, a lo largo del tiempo, lo que ha de llevar a cabo. Por eso dice que tal momento es como es porque ha de ser así. Y no será Él quien se niegue a cumplir con lo que quiere su Padre. Por eso no es de recibo decir que Jesús no sabía ni quién era ni qué había venido a hacer. al contrario es la verdad: sabe que es el mesías y, perfectamente, que ha de morir en una cruz. Es bien cierto que Jesús tiene miedo. Como hombre no puede dejar de sentir zozobra sabiendo lo que le va a pasar. Por eso les hace saber que se siente turbado, que su alma así se encuentra. Pero hay una fuerza superior a Él mismo que le hace ver que todo aquello tiene sentido, que lo que ha venido a hacer está a punto de cumplirse y que, en fin, un trabajo tan grande como el suyo ha de dar fruto abundante.

El caso es que la misión que Jesús había venido a cumplir al mundo se hace explícita en aquello que pasa a continuación. Queremos decir que si Jesús dice que quiere que Dios glorifique su “nombre” y, acto seguido, una voz, que no puede ser otra que la del creador, dice que le ha glorificado y que, es más, le va a volver a glorificar, queda claro que se trata del mismo Dios hecho hombre quien va a ser glorificado. a su vez, es Dios mismo a Quien va a glorificarse con el sacrificio del Hijo. Y es que Jesús había procurado, siempre, la glorificación de Dios Padre. Así concurrió la misma cuando “De suerte que la gente quedó maravillada al ver que los mudos hablaban, los lisiados quedaban curados, los cojos caminaban y los ciegos veían; y glorificaron al Dios de Israel” (Mt 15, 31) o cuando, ante los fariseos, tuvo que defender la verdad de lo que estaba pasando:

 

“Jesús respondió: ‘si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada; es mi Padre quien me glorifica, de quien vosotros decís: ‘el es nuestro Dios’’ (Jn 8, 54).

 

Glorificar a Dios era un deber inexcusable para el Hijo. Y lo hace a conciencia de lo que eso puede suponer para el desarrollo de su vida porque aunque tal glorificación es absolutamente merecida, dicha por Él puede resultar dificultosa de entender para según qué personas como, por ejemplo, aquellos que le persiguen y quieren verlo muerto. Y, sin embargo, aquello que estaba pasando no pasaba para que Jesús supiese que iba a ser glorificado y que Él glorificaba a Dios. Eso se daba por sabido y por supuesto de parte del Hijo  del hombre. Lo que allí pasaba afecta a los que, en aquel momento, escuchaban la voz del Todopoderoso pues era necesario que comprendiesen que aquel maestro era más que alguien sabio y bien sabedor de la Ley de Dios: era su autor. En otras ocasiones había pasado algo parecido. Una de ellas es más que conocida y acaeció, justamente, cuando Jesús fue bautizado en el Jordán:

 

“Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma  y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía: ‘este es mi Hijo amado, en quien me complazco’” (Mt 3, 16-17).

 

Otra cuando, en el monte se transfiguró ante Pedro, Juan y Santiago:

 

“Todavía estaba hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra y de la nube salía una voz que decía: ‘este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle’” (Mt 17, 5).

 

Quiso Dios, por tanto, que comprendiesen que Jesús era su gloria, su propia gloria, y que todas las ocasiones en las que había hecho hincapié en la necesidad de escucharlo llegaban, ahora, a su culminación con su entrega al mal en beneficio de sus amigos. Tiene este episodio espiritual mucho de la paciencia de Cristo para con sus hermanos. Y es que parecía que no querían comprender nada de lo que en aquellos años les había comunicado. Es más, ahora mismo, ante la voz de Dios que especifica que lo iba a glorificar se ve en la obligación de concretar que es a ¡ellos! a quienes van dirigidas aquellas palabras. Y que tengan en cuenta que significan, exactamente, lo mismo que aquello que dijera Dios de Él en el Jordán y en Tabor y que se resume, rápidamente en esto: seguir a Cristo o, lo que diría luego su madre en Caná: “Haced lo que Él os diga” (Jn 2, 5).

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí.

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.