Noticia de última hora: Charlie, el niño obligado a morir por el sistema - Serie “De Ramos a Resurrección” - Inoculando el veneno del Mal

Hoy, 30 de junio de 2017, según instancias judiciales europeas (le llaman algo así como Tribunal de Derechos Humanos (¿?) el niño Charlie Gard va a ser desconectado para que tenga una “Muerte digna” (¿?). ¿Hasta cuándo vamos a soportar esta dictadura asesina?

Si eso se lleva a cabo, pidamos a Dios por el alma de este ángel, para que interceda por nosotros y, sobre todo, por los que han permitido que muera quitando a sus padres (que no son delicuentes, ni drogadictos ni lo han dejado abandonado nunca) la patria potestad a la que, al parecer, no tienen derecho. ¿Hasta cuándo vamos a soportar esto?

De-ramos-a-resurrección

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

 El Mal que acecha                                  

 Hay grados entre los perseguidores          

 Quien lo conoce todo bien sabe               

II. El principio del fin                          

 Un júbilo muy esperado                                       

 Los testigos del Bueno                           

 Inoculando el veneno del Mal                         

III. El aviso de Cristo                           

 Los que buscan al Maestro                      

 El cómo de la vida eterna                              

 Dios se dirige a quien ama                      

 Los que no entienden están en las tinieblas      

 Lo que ha de pasar                                 

Incredulidad de los hombres                    

El peligro de caminar en las tinieblas         

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

 El ejemplo más natural y santo a seguir          

 El aliado del Mal                                    

 Las mansiones de Cristo                                

 Sobre viñas y frutos                               

 El principal mandato de Cristo                         

       Sobre el amor como Ley                          

       El mandato principal                         

Elegidos por Dios                                    

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo                                   

El otro Paráclito                                      

Santa Misa                                             

La presencia real de Cristo en la Eucaristía        

El valor sacrificial de la Santa Misa                   

El Cuerpo y la Sangre de Cristo                 

La institución del sacerdocio                     

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos                              

La voluntad de Dios                                        

Dormidos por la tentación                        

Entregar al Hijo del hombre                            

       Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

       La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús                                

       Yo soy                                            

       El arrebato de Pedro y el convencimiento   

       de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta  

Fin de un calvario                                   

Un final muy esperado por Cristo              

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

        La verdad de Pilatos                        

        Lanza, sangre y agua                      

 Los que permanecen ante la Cruz                   

       Hasta el último momento                  

       Cuando María se convirtió en Madre          

       de todos

 La intención de los buenos                      

       Los que saben la Verdad  y la sirven          

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación                 

El ansia de Pedro y Juan                          

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios                            

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre                       

Sobre los frutos y la gloria de Dios                  

La eternidad de la gloria de Dios                      

 

La glorificación de Cristo                                

 

Primera Palabra                                             

Segunda Palabra                                           

Tercera Palabra                                             

Cuarta Palabra                                               

Quinta Palabra                                        

Sexta Palabra                                         

Séptima Palabra                                     

 

Conclusión                                          

 

 

El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” - II. El principio del fin - Inoculando el veneno del Mal

 

“Entonces los fariseos se dijeron entre sí:

‘¿Veis cómo no adelantáis nada?,

todo el mundo se ha ido tras él”

(Jn 12, 19).

 

Ya hemos visto como los que querían a Jesús poco o, mejor, nada de nada, urdían cómo terminar con el enviado de Dios. No extraña que, entre ellos, hubiese quien quería que las cosas pasaran según fuesen pasando. Es decir, que no todos podían estar por la labor de fabricar acusaciones falsas contra aquel que tanto daño, según ellos, les estaba haciendo. Por eso, cuando pasó aquello de la entrada gloriosa de Jesús en Jerusalén, no tardaron mucho, los que sí querían que desapareciese, en hacer ver, a los demasiado tibios, que nada se había conseguido con eso de  esperar. Y es que el corazón del hombre muestra, demasiadas veces, mucha prisa cuando es el mal quien lo dirige. 

Algunos querían adelantar o, lo que es lo mismo, ver cómo sucedían las cosas. Así, creían que verían como Jesús se entregaba en manos de sus perseguidores sin tener que hacer nada contra Él. Y es que bien sabían, también ellos, que el pueblo, mucha parte del pueblo, tenía al hijo del carpintero por un gran maestro grande en señales y grande en palabras. Y eso les impedía actuar de forma expeditiva por el miedo que tenían a su propia  gente, a la que, formando parte del pueblo escogido por Dios, llevaba muchos siglos esperando la respuesta del creador a su llamada  de auxilio espiritual y material. 

Pero los otros, los ávidos de venganza y partidarios de una solución radical a la situación que, a lo largo de su predicación, había ido produciendo el nazareno, no dejaban de sembrar cizaña entre los suyos: ¿no es suficiente con haber esperado tanto tiempo?; ¿Hasta cuándo vamos a soportar sus blasfemias y salidas de tono?; ¿nos dejaremos vencer por un charlatán?… 

Todas sus preguntas sólo tienen una respuesta posible:”sí, es suficiente” o, también, “ya no podemos esperar más”. Todo, al parecer, estaba dispuesto para procurar el encarcelamiento de Jesús y, tan sólo, esperaban el momento oportuno. Cercana la fiesta de la Pascua debían pensar muy bien lo que hacían. Y es que un grave escándalo en aquel tiempo, con tantos forasteros dentro de la ciudad santa, no era nada recomendable pues los romanos andaban, conociendo la naturaleza de aquel pueblo, a la espera de cualquier motín para sofocarlo no de forma, precisamente, angelical. Todos sabían hasta dónde podía llegar el Gobernador y, sobre todo, sus poco delicados soldados. 

Ellos, sin embargo, buscan que los otros, a los que consideran demasiado blandos con Jesús y sus seguidores, acaben convenciéndose de lo inútil de la espera, de que es conveniente  que uno muera por todos y que, en definitiva, había llegado el momento de poner las cartas sobre la mesa y, si era necesario (que lo sería según el perseguido y su doctrina) hacer uso de todas las artimañas posibles.

 El caso es que el veneno acaba matando. Y, en este caso, iba a acabar con la vida espiritual de aquellos que se podían haber salvado de ser tildados de ejecutores intelectuales de la definitiva persecución de Jesús. Y es que si, hasta entonces, se habían limitado a inquirir, de su persona, acerca de realidades espirituales para ver si caía en alguna trampa y se delataba como un impostor o, incluso, como un amigo de Roma (aquello de la moneda con la cara del césar tenía tales intenciones) creían haber llegado a su final la época de poner paños calientes o soluciones tibias a lo que estaba pasando con aquel maestro tan especial. 

Seguramente lo que más les molesta es que su orgullo se está viendo capitidisminuido. Es más, está quedando en nada. Y es que lo que hace que se les revuelvan hasta los rincones más recónditos de su corazón es un hecho que, no por cierto, deja de ser para ellos preocupante. Y es que si Jesús, con su predicación, hubiera atraído a unos cuantos y estos le hubieran seguido por los caminos… nada hubiera pasado. 

Sin embargo, ellos mismos saben la verdad: “todo el mundo se ha ido tras él”. Eso dicen. Y es que si todo el mundo se ido tras él ¿quién va a seguirlos a ellos? 

La respuesta a esto era terrible y suponía un golpe demasiado duro para sus egoístas corazones: nadie. Y eso era el colmo, la gota que colmaba el vaso que había ido llenando, con su predicación y obras, aquel que viniendo de donde se suponía no podía venir ningún mesías, había conseguido lo imposible: convertir el corazón de muchos y hacer que los mismos no hicieran caso de la levadura de los fariseos. Y, si sabemos que la levadura ayuda a que la masa aumente su tamaño, podemos entender a la perfección  que Jesús no quería, para nada, que aquel espiritual condimento puesto en manos de determinados creyentes judíos completara la dieta alimenticia del espíritu de sus discípulos.

 

“Jesús les dijo: ‘abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y saduceos.’ ellos hablaban entre sí diciendo: ‘es que no hemos traído panes.’ mas Jesús, dándose cuenta, dijo: ‘Hombres de poca fe, ¿por qué estáis hablando entre vosotros de que no tenéis panes? ¿aún no comprendéis, ni os acordáis de los cinco panes de los 5.000 hombres, y cuántos canastos recogisteis? ¿ni de los siete panes de los 4.000, y cuántas espuertas recogisteis? ¿cómo no entendéis que no me refería a los panes? Guardaos, sí, de la levadura de los fariseos y saduceos. Entonces comprendieron que no había querido decir que se guardasen de la levadura de los panes, sino de la doctrina de los fariseos y saduceos” (Mt 16, 6, 12).

 

Y eran aquellos mismos fariseos y escribas, que habían tergiversado la Ley de Dios hasta límites insoportables, de los que Jesús había dicho: “en la cátedra de moisés se han sentado los escribas y los fariseos. Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen. Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas. Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres; se hacen bien anchas las filacterias y bien largas las orlas del manto; quieren el primer puesto en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, que se les salude en las plazas y que la gente les llame ‘Rabbí’” (Mt 23, 1-7). Pero Jesús iba más lejos. Les advertía, a sus discípulos, acerca de algo muy importante y que traía a mal traer a sus perseguidores: “Porque os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los cielos” (Mt 2,20). 

Vemos, por tanto, que ellos y según ellos tenían razones más que suficientes como para perseguir a Jesús. Y los más intransigentes de entre su clase no iban a dejar que algunos de sus mismos hermanos de cargo u oficio miraran para otro lado para ver qué pasaba. Y si ellos tenían que acelerar el proceso de persecución de Jesús de Nazaret no iban, siquiera, a pensar en no hacerlo.

Eleuterio Fernández Guzmán

Nazareno

Para entrar en la Liga de Defensa Católica

INFORMACIÓN DE ÚLTIMA HORA

A la venta la 2ª edición del libro inédito del beato Lolo

Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Ya está disponible la 2ª edición de Las siete vidas del hombre de la calle, libro inédito de nuestro querido beato Lolo. La acogida ha sido tal que hemos tenido que reeditarlo para atender la creciente demanda del mismo: amigos de Lolo y su obra, para regalar, para centros de lectura y bibliotecas, librerías,… innumerables destinos para los hemos realizado una segunda edición de hermoso e inédito libro.


Si aún no lo compraste o si aún no lo regalaste ¡ahora es el momento de pedirlo!
 
portada del libro Las siete vidas del hombre de la calle, segunda edición, del beato Lolo

Recuerda que, con la adquisición de estos libros…

  • … enriqueces la vida espiritual de quién lo lea.
  • … colaboras a difundir la obra y devoción hacia nuestro querido Beato Lolo.
  • … colaboras a sufragar los gastos de la Fundación.

Ahora puedes adquirir tu ejemplar de la 2ª edición del libro inédito del Beato Lolo, escrito en el año 1960, “Las siete vidas del hombre de la calle”, pidiéndolo en:

Teléfono: 953692408

E-mail: amigoslolos@telefonica.net.

Colaboración económica: 6 € + gastos de envío

¡No pierdas esta oportunidad!

…………………………..

Por la libertad de Asia Bibi. 
……………………..

Por el respeto a la libertad religiosa.

……………………..

Enlace a Libros y otros textos.

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

De Ramos a Resurrección es un tiempo de verdadera salvación eterna. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.
…………………………….

InfoCatólica necesita vuestra ayuda.

Escucha a tu corazón de hijo de Dios y piedra viva de la Santa Madre Iglesia y pincha aquí abajo:

 

da el siguiente paso. Recuerda que “Dios ama al que da con alegría” (2Cor 9,7), y haz click aquí

Todavía no hay comentarios

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.